De influencers a influyentes (un cambio sustancial)

¿Influencers o influyentes? Esta es la tercera de las tendencias que apunté hace unos días en el post Tendencias 2020 en Personal Branding. La primera, ya desarrollada, es El impulso de la conciencia social y la marca personal. Y la segunda, Cuando los hechos se imponen a los dichos.

Desde luego, la palabra influencers está “on fire”, pero aquí explico la necesidad de migrar hacia influyentes, un paso gigante en la creación de valor de una marca personal. 

Si tienes poco tiempo, te invito a ver este vídeo-resumen de un minuto:

Influencers e Influyentes ¿Cometas o estrellas?

En el avance de las tendencias apuntaba la metáfora que define a una buena parte (no todos) de este colectivo: A los influencers como cometas y a los influyentes como estrellas. Hablé de esto en el obituario de mi gran amiga Cristina Torrens. Entonces escribí esto: 

La marca cometa: es una persona que ha aparecido de forma repentina, espectacular, notoria. Pero su presencia se debilita con el tiempo, no hay consistencia de marca, es algo veleta. Es fugaz, y al final se va dejando sinsabores.

La marca estrella: es una persona que brilla, pero también ilumina a los demás, siempre está ahí cuando se necesita,  da calor cuando es necesario y también puede dar sombra. La marca estrella es consistente, no se rinde, su tozudez hace que tarde o temprano, los demás se fijen en ella. Quizás su trayectoria no sea tan espectacular y rápida como la de un cometa, pero lo importante de la estrella es que, pasado un tiempo desde que se ha apagado, su recuerdo y su luz sigue entre nosotros con toda la fuerza posible. 

Aspiracionalidad vs relevancia y valor

Muchos darían un brazo por experimentar un día de gloria como alguno/a de los/las igers (instagramers) o youtubers del momento. Pero fijaos en las trayectorias, en su aportación de valor y en su duración: 

Los influencers luchan por crear una comunidad muy grande, y ese es su modelo de negocio: saben que la plataforma online les pagará por número de visualizaciones. “Viven” de la comunidad, y lo que venden no es un secreto de belleza, una receta de cocina, venden aspiracionalidad. Muchas personas aspiran a ser como ellos. Pero eso tiene vida corta. De acuerdo, quizás son años, pero difícilmente una carrera profesional. 

Los influyentes no se plantean serlo. Sencillamente lo consiguen a través de una propuesta de valor única y relevante. Aportan, luego importan. La persona influyente crea valor a través de un producto, servicio o conocimiento capaz de transformar las vidas de los demás, de lograr cambios. 

Carlos Rebate escribió un magnífico libro “Influencers” (Empresa Activa, 2017) sobre el tema “Influencers” en que distingue a los influencers efímeros con los que transforman vidas y cuentan con “fans verdaderos”. Yo he preferido distinguirlos llamando a los primeros Influencers y a los segundos Influyentes

¿Te pagan por tu fama o por tu valor?

Al final se trata de una cuestión de modelo de negocio. Kim Kardashian es millonaria. Le pagan por “estar”. Su aportación de valor mayor es aparentemente banal (unos glúteos muy grandes).

A los influyentes les pagan por “ser”, por generar valor, por aportar, por transformar, por crear. Detrás del influyente no hay fama, hay influencia verdadera. Unos aparecen en la prensa rosa, otros aparecen referenciados en libros, tesis, artículos, y en los corazones y mentes de quienes se han beneficiado de sus conocimientos. 

En conclusión ¿cómo avanzo?

Adelantaba en el post inicial de tendencias 2020 que el personal branding se sustenta en la aportación neta de valor diferencial

Si mi hija, que está estudiando un grado universitario, encuentra un modelo de negocio temporal a través de su recién creada comunidad en Instagram @HappyMealsByB, no seré yo quien la frene. Pero intentaré evitar que abandone sus estudios. 

Lo interesante es influir de verdad, transformar, aportar valor. Y eso tiene zancada larga. Es una estrella a la que cuesta localizar, pero cuyo brillo es duradero, no es cometa. 

 

Stock Photos from LightSpring / Shutterstock

Branding: Hoy no se crean Marcas, se construyen relaciones.

Branding campus en Branzai / Grávita, noviembre 2019

Branzai Winter Campus 2019. A la izquierda, Iván Díaz

El fin de semana pasado lo conseguí. Llevaba años tratando de asistir como alumno al curso de Branding organizado por Iván Díaz, la esencia de marca de Branzai y Grávita. Y al final pudo ser. 

Una experiencia intensa, valiosa, inmersiva y, sobre todo, transformadora. Me llevo muchos aprendizajes de Iván; quizás el mayor es que branding es la forma de construir las relaciones entre una compañía, sus profesionales y los stakeholders del mercado. La otra es que esto evoluciona, mejora, el branding está vivo. Por eso mismo, volveré. 

La Tweetentrevista

El pasado miércoles me entrevistaron desde Twitter, ¿curioso, no? Aunque no es un formato nuevo, me parece muy interesante.  

Y así lo ha hecho Gina Arán e Inginium con La Tweetentrevista, un formato de conversación en Twitter que estoy seguro se consolidará como una gran idea. Por ahí han pasado buenos amigos como Joan Clotet, Alex Durán, Nilton Navarro, Ronald Durán y muchos más. Bravo.

Recomiendo leer: Nuestros cerebros no son rivales para nuestra tecnología

Un artículo para reflexionar, desde el New York Times, cuyo título original es Our Brains Are No Match for Our Technology, escrito por Tristan Harris, director y fundador del Center for Humane Technology. Gracias Joan Clotet por dármelo a conocer. 

Curiosa su forma de entender un anacronismo actual: Tenemos emociones paleolíticas, instituciones medievales y tecnología que casi roza lo divino

UdG

Sesión Marca Personal UdG

Esta semana he vuelto a tener la oportunidad de impartir un taller sobre marca personal y oportunidades laborales en la Universitat de Girona, área de empleo. 

Me he encontrado con un grupo extraordinariamente interesado y curioso por saber cómo gestionar nuestra marca en momentos de búsqueda o transición profesional. El próximo 5 de marzo de 2020 entre las 12 y las 15h repito la experiencia por si te interesa asistir. 

Catalunya Convention Bureau

Charla Personal Branding en Catalunya Convention BureauEste jueves tuve ocasión de impartir una charla de marca personal para profesionales de los sectores turístico y eventos. El objetivo era cómo gestionar nuestra marca y nuestra capacidad de generar contactos en un entorno tan complejo como el de las redes sociales. 

El entorno fue genial, el “Lounge” de La Roca Village, y la organización del grupo de Catalunya Convention Bureau, impecable. Gracias Sonia Serracarbassa por “abrir este melón”.  

Una semana para el Personal Branding Lab Day 2019

Solo recordar que el sábado 14 de diciembre arranca la 5ª edición del webinar Personal Branding Lab Day, gratuito y abierto para todos. Empezará a las 11h hora española y finalizará a las 19h. Ocho horas con 11 ponencias, dos mesas redondas y cerca de 30 intervenciones en vídeos cortos. 

Aquí tienes el enlace del webinar. Nos vemos el sábado!

Cuando los hechos se imponen a los dichos (la buena marca personal)

Digámoslo claro ¿crees que, hoy por hoy, los hechos se imponen a los dichos? Yo tampoco. Esta es la segunda de las tendencias que apunté hace unos días en el post Tendencias 2020 en Personal Branding. La primera, ya desarrollada, es El impulso de la conciencia social y la marca personal

Si tienes poco tiempo, te invito a ver este vídeo-resumen de un minuto:

La clave está en cómo desarrollamos cada experiencia

No lo digas, hazlo. Este es el nuevo mantra. Se trata de un cambio de orden. Primero se hace, luego se comunica. Justo lo contrario que en política, donde se dice y no siempre se hace. 

Lo bueno de invertir el orden es que la parte de acción, de experiencia, ya está realizada. Primero, los hechos.

Inspirado en los hechos reales

Los casos con el sello “inspirado en hechos reales” generan más interés que las exposiciones teóricas. Es positivo mostrar la experiencia de tus clientes una vez les has ayudado a resolver su problema. 

Hay una forma de explicarlo clásica pero magistral, el antes y el después. Y si puedes visualizarlo, mucho mejor. 

Del dato al relato

Las estadísticas son meras sopas de cifras si no somos capaces de convertirlas en historias

Hace un par de años impartí una charla en el IE sobre este tema. Nos emborrachamos de datos sin ser capaces de lograr que nos emocionen y nos lleven a la acción. 

Recuerdo una campaña a finales de los 80 de British Airways. En una investigación descubrieron que era la línea aérea con más pasajes vendidos del mundo. Ese dato fue reconducido por Saatchi & Saatchi en un claim directo: “The World’s favourite airline”. Aquí tienes el spot de la campaña premiada en 1989:

Cuando son los demás quienes venden tus servicios (Testimonios)

El testimonio se utiliza desde tiempos remotos. Y por supuesto, no se aplica solo a la experiencia con marcas corporativas, también con personas. 

Las validaciones de competencias de Linkedin, las recomendaciones en esta misma red profesional… Si marketing es exponerte, branding es lograr que otros te den reconocimiento, te prescriban, te recomienden. Eso no tiene precio. Y recuerda: nunca recomiendes a alguien que no lo merezca: tu reputación está en juego. 

La magia del Feedback 

El feedback es opinión sobre acción, y por eso me gusta. No es positivo vivir únicamente guiado por el feedback ajeno, al final hay que ser uno mismo. Pero el feedback sincero nos pone en nuestro lugar, en lo bueno y en lo malo. 

Un feedback positivo representa nuestras fortalezas. Y veces nos sorprendemos de nuestra propia falta de autoestima. El negativo, muy interesante, plantea nuestros puntos de mejora y nuestras limitaciones. Creo que es bueno conocerlas. 

Indicadores de éxito

Los logros representan nuestro mayores indicadores de éxito. Llegar a un objetivo es un logro, superarlo es una quimera. Sucede poco, pero cuando ocurra, no tengamos miedo de ponerla en valor

Los formatos infográficos explican muy bien los logros, son excelentes narrativas digitales. Sigue a Alfredo Vela en Pinterest (9 millones de visitas mensuales) y verás lo que da de sí el formato. 

Transmisiones en directo

¿Te gustan los desafíos? Este es uno de los buenos. Hoy existen múltiples plataformas off y online para emitir en directo

En online, ya no hay red que se precie que no contemple este formato. Empezó Twitter con Periscope, pero hoy las principales redes como Facebook, Instagram, Linkedin, Tik Tok… ya lo han integrado.

El directo es como el momento de la verdad, no hay posibilidad de corregir, es la prueba de fuego. Si quieres un buen ejemplo de directos en Linkedin, te aconsejo seguir a la doctora Natalia Wiechowski, que emite todas las semanas sobre Personal Branding.

 

Los hechos se imponen a los dichos. Te espero la semana que viene analizando la 3ª tendencia en Personal Branding para 2020: De ser influencer a ser influyente.

Foto portada: Pepj desde Shutterstock.com. Parque Natural del Montseny

30 años de #AQAwards, los premios al talento de AdQualis Human Results

El pasado 26 de noviembre por la noche tuvo lugar la 30ª entrega de los AQ Awards en el Teatre Nacional de Catalunya. Un evento ya indispensable en el campo RR.HH. Me encantó escuchar a Consuelo Castilla, presidenta de AdQualis, la empresa organizadora, referirse a la razón por la que llevan 30 años premiando al mejor talento: la gratitud. Se entregaron los premios en seis categorías:

  • General Manager
  • HR Director
  • Talent Management.
  • HR Specialist
  • Dirección enfocada al Desarrollo de Personas.
  • Mejores prácticas en RSC

Como publicista, agradecí mucho que se premiara a Estrella Damm por mejores prácticas RSC a la campaña de conciencia social “Mediterráneamente: Otra forma de vivir”, una pequeña joya con una banda sonora genial. Aquí la tienes:

Como consultor externo de AdQualis para acciones de Executive Branding y Employee Advocacy, me gustó que Anabel Obeso, responsable de HR Consultants, nos reuniera a todos los consultores externos en esta fotografía:

AQAwards 2020 grupo HR Consultants de AdQualis

Empezando por arriba y de izquierda a derecha: Jaume Zardoya, Diana Garcia, Ana Puig, Sergi Nicolás, Anna Castellvi, Susana Gallen, Anabel Obeso, Eva Marco, Oriol Jiménez, Hind Bonua, Marti Félix, Pepa Belles, Guillem Recolons y Eduard Marti-Poch

#EquipsQueSumen, gran iniciativa de Creu Roja Catalunya

Lara Vidal / Cruz Roja

Lara Vidal

Y el 27 de noviembre el equipo de orientadoras laborales de Cruz Roja en Catalunya organizó un gran evento para el que tuve el honor de colaborar con una intervención titulada: “De empleados a implicados” sobre la fuerza de la unión de la marca corporativa con la marca personal. Lo mejor de la mañana: volver a ver a Lara Vidal en directo, la responsable de orientación de Cruz Roja Española, facilitando contenidos y herramientas para que perdamos el miedo a ser embajadores de las marcas que nos mueven.

creu roja Equips que sumen nov 2019

El impulso de la conciencia social y la marca personal

Hace una semana apuntaba en el artículo Tendencias 2020 en Personal Branding  siete de las que para mí serán las tendencias más relevantes para 2020. 

Y me he propuesto desarrollar cada una de estas tendencias durante 7 semanas, empezando por una de las que más creo que puede cambiar las cosas: el impulso de la conciencia social.

Como apunte introductorio, la consciencia con “s” es la capacidad del ser humano para percibir la realidad y reconocerse en ella, mientras que la conciencia es el conocimiento moral de lo que está bien y lo que está mal.

Si tienes poco tiempo, te invito a ver este vídeo-resumen de un minuto:

La gran amenaza de un mundo sin conciencia: 

Cuando se cumplen 30 años de la caída del muro de Berlín, hoy hay líderes mundiales que propugnan la creación de otros muros. Eso lo conocemos como involución

Pero la amenaza no solo viene de la política. Algunas empresas, y sus líderes, han contribuido a esa amenaza a través de discriminación, falta de confidencialidad, falta de compromiso, control social… Algunos ejemplos:

  • La estadounidense centenaria Wells Fargo traicionó la confianza de de su público creando millones de cuentas falsas a nombre de sus clientes para multiplicar sus ganancias.
  • Dieselgate. Aunque el problema ya se ha resuelto, Volkswagen mintió durante años sobre el impacto ambiental real de sus automóviles diesel.
  • Explotación de personas: Algunos activistas de la República Democrática del Congo han denunciado la actividad de milicias armadas y condiciones de esclavitud en los trabajadores de las minas. Minas cuyo producto son componentes para procesadores de ordenadores. Nintendo es una de las empresas compradoras.  

El mundo necesita más que nunca un fuerte liderazgo ético

La Humanidad está amenazada. La Gran Barrera de Coral está en peligro de ser destruida. Perdemos una hectárea de bosque tropical cada dos segundos. El mal uso de la tecnología puede acabar con la seguridad. Grandes potencias se están volviendo al rearme nuclear. La desigualdad social debida a un mal reparto de la riqueza está polarizando a la sociedad. 

Estos son los grandes retos de los grandes líderes, incluir la conciencia social en sus programas. Y no hablamos solo de los líderes políticos, sino de los grandes empresarios que tienen en su mano cambiar la forma de producir. Y también de los grandes grupos mediáticos que pueden aplicar la ética en su forma de explicar lo que acontece. 

Los líderes cuyo propósito incluya la conciencia social destacarán 

Y no solo destacarán, sino que llevarán a la organización y a sus marcas la aplicación de ese propósito. Necesitamos a más líderes como el responsable de la empresa láctea La Fageda, Cristóbal Colón Palasí, que ha creado un ecosistema empresarial de éxito partiendo de personas discapacitadas psíquicas. 

“Nosotros no estamos aquí para hacer yogures, sino para que nuestros trabajadores tengan una vida más digna”. Cristóbal Colón Palasí

No te pierdas su historia:

Tenemos por costumbre adorar a los empresarios que más beneficios económicos generan, pero olvidamos a los que apuestan a que nuestro planeta sea un lugar mejor. La Fundación Melinda & Bill Gates ha contribuido a erradicar la temible polio en muchos países subdesarrollados. El dinero no mejora el mundo, las iniciativas para invertirlo en mejoras sociales sí. 

Los nuevos líderes serán aquellos que empaticen con los refugiados, con el calentamiento global, con la injusticia social, los que apliquen la conciencia social

Los profesionales quieren trabajar en algo significativo, con un propósito más allá del beneficio

Y no todo se reduce a los grandes líderes. Cada uno de nosotros puede contribuir a una mayor conciencia social. Los nuevos empleados, millennials y centennials, quieren desarrollar sus carreras en empresas y proyectos con significado, con propósito. 

El nuevo employer branding debe evolucionar. Ya no se trata de mejorar únicamente las condiciones del trabajador, también del entorno en que vivimos todos. 

Conciencia social y marca personal

La propuesta de valor muestra un camino para proyectar nuestra marca personal, a través de un beneficio a un cliente y una forma diferente de plantearlo. Pero en los años venideros, esta propuesta no será el único factor clave por el que seremos elegidos o dejaremos un legado. 

Adoptar la conciencia social en nuestra gestión de marca personal no es solo un factor de diferenciación, es también un compromiso con lo que nos rodea. 

Cada cual a su manera puede aportar valor y conciencia, y lograr así una satisfacción interior y una proyección que nos haga mejores como personas. 

Novedades editoriales: Hipolina quitamiedos

Hipolina Quitamiedos en guillemrecolons.comYa tengo en mis manos Hipolina Quitamiendos, un delicioso cómic escrito por mi amiga Natalia Gómez del Pozuelo, ilustrado por Evaduna y publicado por Empresa Activa (2019). 

Natalia está “on fire” publicando libros fáciles de leer, que nos ayudan en áreas como hablar en público (Libérate del miedo a hablar en público), gestionar Internet y las redes sociales (Por dónde empiezo 2.0 y Twitter para torpes), gestionar el liderazgo como padres o como jefes (Buen padre, mejor jefe). También nos alegra muchas tardes de domingo con sus novelas cortas pero directas como El código del garbanzo y Dos de tres

Hipolina es un bot, un asistente virtual con la misión de ayudarnos cuando estamos fuera de control. Nos ayuda a enfrentarnos a nuestros miedos. Es divertida la forma de “consumir el cómic”. Puedes leer el cómic y luego el ensayo, o al revés. Una maravilla. 

Personal Branding Experiencie México 2019

Esta semana ha tenido lugar el PBEX México, la segunda edición mexicana del congreso creado hace cuatro años por Daniela Viek en Brasil y para el mundo. El año pasado fue presencial, en Puebla, y este año mis socios de Integra Personal Branding lo han desarrollado 100% online, de acuerdo con los nuevos tiempos. Tuve el honor de dar una pequeña charla sobre propuesta de valor junto a excelentes profesionales como Nancy Vázquez, Alan Urbina, Daniela Viek, Gaby Alviso, Mayte Calva, Xiomara Zetina, Esteban Villagómez, Leo Larrea y Gustavo Nolasco. 

TEDxEixample tiene algo que contar (y es importante)

Dos noticias:

La primera es que el 21 de noviembre 2019 tuvo lugar en las instalaciones de Aticco Verdaguer el tercer #TEDxEixampleSalon de 2019. Esta vez, hubo dos grandes protagonistas, dos ponentes que dieron el contrapunto a la tecnología y la humanidad: Alfred Batet speaker y experto en Internet de las Cosas. Ingeniero Telemático por la UPC, ingeniero de Telecomunicación por la Universitat Ramon Llull y Executive Máster, especialidad de Marketing y Ventas por ESADE. Y Joan Vinyets, speaker TEDx, experto en Innovación Basada en las Personas y co-fundador de DonandMerit. Diseñador, Antropólogo, y Doctor en Comunicación Social.

Se produjo un maravilloso debate, moderado por Ana Reyes, entre las consecuencias del progreso tecnológico (Batet) y la necesidad de una mayor ética en la aplicación de esos avances, poniendo por delante las personas (Vinyets).

TEDxEixample Salon Aticco

Ana Reyes moderando el debate con Joan Vinyets y Alfred Batet

La segunda noticia es que Pau Samo, el organizador (the boss) de TEDxEixample anunció la fecha de celebración de la edición 2020 del TEDxEixample, el 22 de mayo 2020 en la Antiga Fábrica Damm de Barcelona. Pronto conoceremos más detalles, speakers… No necesito decir que los patrocinadores serán bienvenidos.

Es un honor formar parte de este grupo de voluntarios junto a los mencionados Ana, Pau, y a Robert Ferrer, Helena Casas, Rubén G. Castro, Carme Gibert, Eva Soto, Alba Espejo, y a Oscar (La Pinza) e Irina (Lab Creative Studio).

Notición: Ya tenemos fecha, agenda y cartel para el Personal Branding Lab day 2019

Nilton Navarro y Alicia Ro, con mi ayuda y la de Jordi Collell, están ultimando los detalles de la 5a edición del Personal Branding Lab Day. Este año volverá a ser 100% online, y gratuito, y  tendrá lugar el sábado 14 de diciembre entre las 11 y 19h hora española (4 y 12h hora CDMX). 

El tema central es “Impulsando tu marca personal” y contará con (lo lees bien) 65 profesionales entre las 17 ponencias, las 2 mesas redondas y 35 vídeos. 

No te lo pierdas, guárdate este enlace: Enlace del Webinar Personal Branding Lab day 2019

Aquí tienes el cuadro de participantes y la agenda del acto, que contará con el patrocinio de Infojobs, Blanquerna Comunicació y R.I., Telepizza, SEO Canarias y Lid Editorial.

Participantes Personal Branding Lab Day 2019

Agenda Personal Branding Lab Day 2019

Tendencias 2020 en personal branding

Ante todo, adelanto que estas tendencias son una estimación muy personal. No he hablado antes con los gurús mundiales. Sencillamente, intento observar las tendencias 2020 de branding y entender cuáles de ellas son de mejor aplicación a las personas. 

Las tendencias tienen un aire de mito, como el mito cretense de Pasífae, hija de la luna, que se casó con el rey Minos. Cuenta la leyenda que Pasífae evitó que Minos, infiel por naturaleza, tuviera hijos con otras mujeres. Finalmente ella se enamoró del guerrero cretense Taurus y tuvieron un hijo que fue llamado Minotauro, ya que no se sabía si era de su esposo Minos o de su amante Taurus.

Si tienes poco tiempo, aquí te resumo las tendencias 2020 en un minuto:

1.- El impulso de la conciencia social

Más allá de algunas tendencias efímeras, la conciencia social adquiere un significado permanente. En parte es lógico. Es un rasgo humano, y por eso lo están adoptando algunas marcas (*Ikea es un buen ejemplo). 

Si las empresas lo están adoptando no es por cuestiones modales. Estamos pasando de priorizar beneficios + personas a personas + planeta + beneficios

Las personas nos preocupamos por el medio ambiente, la paz, la diversidad, la educación, la justicia social, los recursos, las pensiones, la conciliación, la salud, la igualdad… Es bueno que nos comprometamos por esas causas y lo demos a conocer para favorecer el efecto contagio. Contagio a otras personas, y sobre todo, a las marcas corporativas. 

Los millennials y centennials nos han dado una lección. Siempre han defendido que las empresas, las marcas, tienen la capacidad de aliviar algunos de los mayores problemas de la sociedad. 

*IKEA es una más de las marcas que lucha por un futuro sostenible. Controlan el uso del agua en sus tiendas, usan paneles solares y compran todo el algodón que usan de fuentes sostenibles. Están trabajando para utilizar energía 100% renovable y obtener toda su madera de fuentes sostenibles.

2.- Experiencia. Los hechos se imponen a los dichos

No es nuevo, pero va a más. La experiencia se impone al marketing. Lo importante no será solo lo que digamos, será, especialmente, lo que hagamos. En plena economía de la atención, los contenidos e ideas que podamos crear o compartir deberían centrarse en experiencias reales, no en conjeturas. 

Nuestros clientes se van a interesar más que nunca por elementos que transmitan “hacer” por encima de “decir”. Algunos ejemplos de formatos que transmiten acción: 

  • Casos reales 
  • Estadísticas convertidas en historias (del dato al relato)
  • Testimonios
  • Feedback 
  • Infografías que muestren indicadores de éxito
  • Transmisiones en directo 

Un ejemplo: En 2009 decidí comunicar un caso de un profesional, un cliente de 55 años que tras un despido como director general de una empresa vio su carrera estancada. Un proceso de personal branding le re-posicionó como el mejor director “interim” a proyecto, y gracias una propuesta de valor sólida, y al uso de la web, blog y redes sociales logró reentrar en el mundo laboral de una forma más autónoma y orientada a resultados. 

La comunicación de ese caso atrajo a nuevos clientes que empatizaban con esa situación. A los clientes les gusta entender que un proceso de personal branding no solo mentaliza o empodera, también genera ingresos y aporta un grado razonable de libertad. 

3.- De ser influencer a ser influyente

Muchos matarían por vivir un día de gloria como alguno/a de los/las youtubers del momento. Pero fijaos en las trayectorias, en su aportación de valor y en su duración: 

Algunos se han retirado por la presión de contentar diariamente a millones de fans (y no olvides que “fans” viene de “fanáticos”). 

Otros han sido más cometa que estrella, su paso por nuestras vidas ha sido efímero porque su casa no tenía cimientos, el mensaje no estaba sustentado y todo se basaba en la forma. 

Lo interesante es influir de verdad, transformar, aportar valor. El personal branding se sustenta en la aportación neta de valor diferencial. Es mejor ser influyente, transformador, que ilusionista. Y si no es mejor, por lo menos garantiza una carrera más larga. Si un limpiabotas no logra pasar de un zapato sucio a otro limpio y brillante, sencillamente tendrá que cambiar de oficio. 

4.- No pienses en Google, piensa en tus clientes

Google lo intenta, pero su algoritmo es imperfecto. ¿Por qué los verdaderos expertos en una materia no aparecen hasta la página 4 o 5  de Google? ¿Nos tendremos que acostumbrar a ir a las últimas páginas de una búsqueda para encontrar lo que de verdad funciona bien? 

Hace pocos días, el “padre” de la marca personal en lengua española Andrés Pérez Ortega denunciaba que las tres primeras páginas de Google no incluyen a ningún especialista en “marca personal”. Los que están ahí, delante de todo, son los que conocen el algoritmo de Google, no los secretos de la estrategia de marca personal. 

Si Google no te ayuda, olvídate y piensa en fórmulas alternativas para que tus clientes te encuentren. A mí, por ejemplo, me va muy bien en Linkedin (en B2B es imbatible). Si vendes fundas de smartphone es mejor Facebook, si vendes cursos de cocina quizás debieras fijarte en Instagram y si vendes un curso para periodistas posiblemente debas acudir a Twitter. 

Empatiza. Piensa en cuáles son las necesidades de tus clientes y las fuentes que consultan. Pregunta. Vuelve a preguntar. Y ves ahí, y crea valor, y atrae, y convence, y persuade, y brilla, y conquista. Si Google no humaniza su algoritmo, tarde o temprano aparecerá alguien que lo haga. Entretanto, ponte en la mente de tus clientes y busca soluciones creativas y útiles a sus problemas. 

5.- No dejes que la tecnología te pise. Úsala en tu favor

En las tendencias 2020 no podía faltar la tecnología. Soy un gran defensor de la filosofía “Human Branding”, de aprovechar rasgos humanos como la empatía, la creatividad, la imperfección, la improvisación, la intuición… Es algo innato en la naturaleza humana. 

Pero también pienso que la tecnología nos hace mejores, más rápidos, precisos, nos ayuda a eliminar la idea del tiempo (en Internet nuestra marca está despierta 24h al día) y del espacio (nuestros mensajes online trascienden del ámbito local). 

Debemos actuar como humanistas digitales, como Joan Clotet, aprovechando lo mejor de la condición humana y lo mejor de la tecnología. No es el uno CONTRA el otro, es el uno CON el otro.

Mi amiga y colega Arancha Ruiz ha incluido un chatbot en su web para orientar mejor a sus posibles clientes. Se llama Maria José, y lo importante no es si existe o no. Lo importante es si resuelve nuestro problema. Tecnología al servicio de la persona, y no al revés. 

6.- Vigila. La brevedad es efectiva pero efímera

Y la profundidad no epata pero da resultados gota a gota de forma continua. Elige tu formato. No es blanco o negro. Pero ten en cuenta que un contenido largo, aunque pueda no dar resultados a corto, puede aportar más valor que una frase inspiradora o una genialidad efímera. 

No tengas tanta prisa. El buen guiso requiere tiempo. Y hasta un maki de salmón perfecto requiere de la experiencia de un maestro “sushi” que ha necesitado un año para seleccionar la mejor materia prima, otro año para cortarla y otro para prepararla. A veces, la punta del iceberg parece el todo, y no vemos lo que hay debajo. 

Estamos dispuestos a ver una película de tres horas solo porque la dirige Tarantino y no somos capaces de leer un artículo de doble página de un periódico. Los formatos nos tientan, buscamos el tweet rápido, el titular fácil, el libro de 100 páginas o el vídeo de un minuto (y eso va por mí). 

7.- Soy el contenido… pero sigo siendo el Rey

José Alfredo Jiménez Sandoval escribió la ranchera favorita de mi madre, “El rey”. Me encanta esa estrofa: 

“Con dinero y sin dinero

Yo hago siempre lo que quiero

Y mi palabra es la ley

No tengo trono ni reina

Ni nadie que me comprenda

Pero sigo siendo el rey”

Nunca sabía a quién se refería. Pero ya te lo imaginas. El contenido sigue siendo el REY. Y su príncipe es el blog. Si quieres posicionarte bien, y a fuego lento, haz como el amigo Iván Díaz, el alma de Branzai y de Grávita, el transfomador de marcas. Demuestra lo que sabes, escríbelo, compártelo, crea valor, y espera a que la cosecha de su fruto. Y hazlo desde tu casa digital, tu blog. Las redes sociales nunca serán tuyas

Por cierto, puestos a elegir una versión de “El Rey” me quedo con la de María Dolores Pradera, una joya. 

Novedades editoriales

Cuarto y Mitad de Contactos y Los cuatro escalones

Cuarto y Mitad de Contactos, de Juan Martínez y Los cuatro escalones, de Jordi Collell

Esta semana he tenido ocasión de ojear (de momento) dos novedades editoriales que tienen mucha relación con la marca personal. 

Cuarto y mitad de contactos

El nuevo libro de Juan Martínez de Salinas, editado por Rasche y dedicado al networking con todo lujo de detalles. 

Los cuatro escalones. Sube a la cima de tu marca personal

Segundo libro de Jordi Collell, esta vez editado por Narrativa Profit y que cuenta el proceso de marca personal a través de la historia de Martín. 

¿Se acerca una recesión? Es el mejor momento para dejar de ser una marca blanca

Después de unos cuantos años martilleados por las siglas VUCA o VICA (Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad, Ambigüedad) ahora ya sabemos que lo que nos llega es una recesión de buen calibre. 

Si tienes poco tiempo, aquí tienes un vídeo resumen de un minuto:

Qué entendemos por recesión

Antes hablaban de recesión si se daba un crecimiento negativo del PIB (Producto Interior Bruto). Ahora la recesión simplemente viene cuando no crecemos tanto como los años anteriores. Es una de las servitudes del capitalismo. Hay que crecer como sea. Y ese “como sea” nos hace daño, al empleo, al medio ambiente y a la estabilidad política y social. 

El caso P & G (Gilette, Ariel, Tampax, Dodot, H&S, Max Factor, Fairy…)

Los que venimos del sector publicitario habremos leído y oído una y mil veces que en tiempos de recesión, las marcas que mantienen o aumentan la inversión son las que sobreviven al caos

Se ponía como ejemplo a Procter & Gamble (P&G), que una época de recesión profunda en los EE.UU (creo que durante el crack del 29), mientras muchas marcas optaron por una posición conservadora, la empresa P&G mantuvo y en algunos casos aumentó la inversión en sus marcas. Y eso las convirtió en líderes. No sé cuánto de leyenda tendrá la información, pero tiene sentido, o al menos lo tenía en tiempos de radio y prensa cómo prácticamente únicos medios que se utilizaban en la época. 

Las marcas blancas y su reputación

Durante mucho tiempo los publicitarios despreciamos el poder de la marca blanca. Hubo una época en que las únicas marcas que importaban eran las que veían en TV. Y puede que siga así, pero ahora “importar” es relativo, ya que sabemos que muchas marcas blancas se fabrican en empresas con marcas muy reconocidas. 

Como decía Ogilvy, “el consumidor no es tonto, es mi mujer”. La frase puede sonar sexista hoy, pero creo que todos entendemos el sentido. Si una marca blanca me da la garantía del detallista que la vende y además sé que la puede haber fabricado uno de los grandes, y además es más barata, ¿por qué no incluirla en la cesta?

La deseabilidad no siempre se materializa en compra. Si te pregunto por tres marcas de zapatillas deportivas, posiblemente no consideres ninguna marca blanca. Pensarás en Adidas, Nike, Reebok, Asics y alguna más. 

Pero a la hora de comprar, distinguimos la compra “commodity” (las zapatillas para un niño pequeño que le durarán dos meses) o la compra “premium” cuando queremos recompensarnos ya siendo adultos con el mejor producto para correr sin rompernos las piernas. 

Infografía: ¿En qué regiones creen los ejecutivos que empeora la economía? | Statista Más infografías en Statista

 

Otra cosa es la persona marca blanca, ojo con eso

A pesar de esa convivencia pacífica de las marcas “premium” con las blancas, en el caso de personas la cosa no funciona igual. El valor añadido de un profesional ya no es solo su propuesta de valor, y tampoco su precio. También es su “encontrabilidad” y visibilidad, y sus valores como persona

Aquí, ser marca blanca es no ser nadie, no ser encontrado, no ser seleccionado para una promoción, no ser tenido en cuenta para formar un equipo, para liderar un proyecto. La persona marca blanca es invisible, no deja huella, y eso también deja marca, pero negativa

Debo reconocer que si alguien hace muy bien su trabajo, entra en la terna de candidatos a una mejora. Pero hoy “hacer” no es suficiente, también hay que “poner en valor”, y eso tiene mucho que ver con un proceso consciente de gestión de marca personal, lo que conocemos como personal branding. 

Cuando todo oscurece, toca brillar

Cuando llegan momentos difíciles, llega nuestro “momento P&G”, y es momento de brillar. Brillar es “hacer” pero dejando reflejo de lo hecho, de manera que se ponga en valor para ser percibido sin matices por los stakeholders o grupos de interés responsables de una mejora. 

Dejar de ser persona marca blanca es posible. En este blog hay muchas pistas de cómo hacerlo. No te quedes fuera de la lista, ponte en valor. Feliz semana. 

Stock Photos from Mohd KhairilX Shutterstock

Un regalo por suscripción

ebook embajadores de marca

Me suscribo a este blog y tras confirmar la suscripción vía correo electrónico recibiré inmediatamente la descarga gratuita del ebook “Employee Advocacy: El poder de los embajadores de marca de la casa”.

 

boton suscripcion blog guillem

¿Es bueno esconder información para impulsar tu marca personal?

La humanidad no deja de sorprenderme: Ahora resulta que para encontrar trabajo necesitas esconder información relevante en tus perfiles digitales (y también en los analógicos).

Si tienes poco tiempo, te invito a ver este resumen de un minuto: 

Esconder información académica, la última moda

No sé desde qué país lees este artículo, pero en España está pasando. Personas que eliminan formaciones complementarias tan importantes como un máster o un postgrado universitario. Y lo hacen para no forzar a las empresas a remunerar mejor. Así es, vivo en un país low cost, que penaliza el mérito, la formación y la experiencia (traté este último tema hace dos semana en el post ¿Qué está pasando en España con los séniors?)

Parece que una buena formación se entiende como sobre-cualificación, y eso se castiga. Una lástima. Y la paradoja es que por otro lado, las mismas empresas que contratan exigen formación académica amplia. En pocas palabras y para que nos entendamos, la exigen pero no la pagan. Y por eso, al candidato no le queda otra que esconder información.  

Privatizar redes sociales, otra forma de escapar al cazatalentos online

esconder información en redes socialesTambién resulta que muchas personas que buscan trabajo empiezan a esconder información y privatizan sus perfiles en redes sociales para escapar de las fauces de los e-recruiters, nethunters o cazatalentos online.

No desaconsejo tener un perfil privado, sólo faltaría. Pero llegar al extremo de tener Facebook, Twitter, Instagram privados y de no aparecer por Linkedin por miedo a la exposición me parece sinceramente absurdo. 

Si tu intención es la de compartir fotos con la familia, hay otras opciones, como crear un tablero privado en Pinterest. Tener perfiles privados equivale para un reclutador a que tenemos algo que esconder. Y eso no es bien percibido, aunque tengamos toda la libertad para hacerlo. 

Las redes sociales y profesionales son una ventana al mundo del networking y una oportunidad para explicar qué podemos hacer por los demás (propuesta de valor), de explicar cómo somos (valores) y quién somos (perfil, CV…). No aprovechar eso es volver al siglo pasado. 

Evitar a tus superiores o equipo de la empresa, otra forma de esconder información

Otra corriente: también veo que muchas personas no admiten ni invitan a sus jefes o equipo en redes sociales para evitar ser “espiados”. 

Casi todas las redes sociales disponen de mecanismos para ocultar determinadas publicaciones a determinadas personas. Hay mucha literatura sobre eso en la red. 

¿Tiene algún sentido esconder información para progresar o para no ser descalificado? Estamos en tiempos convulsos, pero también en momentos de fake news en los que la verdad y la autenticidad se agradecen. Está claro que no todo el mundo opina igual. 

Yo por mi parte, pienso que todo deja marca, y lo que no hacemos y no mostramos también la deja. Es muy personal, pero a mí me gusta trabajar con personas abiertas, que tengan poco que esconder y que se comporten de forma similar dentro y fuera de la red. Si eres introvertido fuera de la red, no tienes por qué simular no serlo dentro de la red

¿Y tú, qué opinas?

 

Stock Photos from Rogistok & Prostock Studio / Shutterstock

 

Un regalo por suscripción

ebook embajadores de marca

Me suscribo a este blog y tras confirmar la suscripción vía correo electrónico recibiré inmediatamente la descarga gratuita del ebook “Employee Advocacy: El poder de los embajadores de marca de la casa”.

 

boton suscripcion blog guillem

¿Y si las empresas actúan como personas y las personas como empresas? El Mundo al revés

Hoy me he despertado provocador y viendo el Mundo al revés. Verás que la cosa tiene más sentido de lo que parece. 

Si tienes poco tiempo, te invito a ver un video-resumen de un minuto. 

El personal branding es ver el mundo al revés

Esta afirmación “el personal branding es ver el mundo al revés” se basa en una observación simple. De un lado, a las empresas les falta humanizarse para conectar mejor. Y de otro lado, a las personas nos iría bien autogestionarnos como empresas. Esto último lo anticipó Tom Peters dibujando un imaginario Me Inc. (traducible como Yo, S.L.) en su artículo “The Brand Called You” de 1997. 

A las empresas les falta humanizarse

A algunas empresas les iría bien humanizarse. En su artículo Adiós Clientes, Hola Personas: Branding to People (B2P), Ivan Díaz (Branzai) lo dice claro: 

Desde que nacemos somos capaces de reconocer a otros humanos. Estamos programados para interactuar con las personas

Muchas empresas insisten en llamarnos clientes. Desde la sociología nos llaman individuos. Muchas marcas insisten en llamarnos usuarios, consumidores, pacientes…También nos llaman ciudadanos, transeúntes, conductores, deportistas, participantes…

Lo cierto es que nuestra singularidad principal pasa por ser personas, seres humanos, no por el rol que ocupamos para una determinada marca o producto. Suelo decir que el branding, si no es humano, no es branding. Y las empresas (no todas) tienen una asignatura pendiente que podemos ayudar a resolver desde las aplicaciones corporativas del personal branding:

El hecho de que una marca se humanice la convierte en conectora. Y ello requiere que el emisor del mensaje y el receptor sean personas. Requiere que el mensaje aporte valor. Y requiere que haya un relato. Eso, la publicidad tradicional basada en el bombardeo masivo de anuncios ya no lo consigue. 

A las personas nos iría bien autogestionarnos como empresas

Lo dicho, el mundo al revés. Si a la empresa y sus marcas les vendría bien humanizarse, a las personas nos vendría bien aprender a gestionarnos de una forma más organizada y eficaz. 

Déjame romper algunas creencias limitantes:

  • Si analizas la competencia de marcas corporativas, ¿por qué no hacerlo de personas que pueden estar ocupando tu territorio de marca?
  • Si una empresa tiene un propósito, una misión y unos valores (algo profundamente humano) ¿no tiene sentido que también lo tenga una persona?
  • Las organizaciones trabajan en base a modelos de negocio para cada una de sus marcas ¿sabes que existen lienzos de modelo de negocio para personas?
  • Toda marca se mueve alrededor de una propuesta de valor ¿podemos sobrevivir las personas (profesionalmente) sin una propuesta única de valor?
  • Las marcas a menudo abanderan un “claim”, un eslógan ¿y por qué una persona no podría tenerlo?
  • Las marcas y sus productos se dan a conocer a través de planes de comunicación ¿habías oído hablar del plan de comunicación personal?

Te doy la bienvenida al vertiginoso y apasionante mundo del Personal Branding (o si lo prefieres, descubrimiento, desarrollo y proyección de la marca personal). No es exclusivo de famosos, ni de súper-directivos, ni de gurús. Es para ti, seas quien seas, estés donde estés, pienses lo que pienses, hagas lo que hagas. Si sigues teniendo dudas, te invito a leer las respuestas a las 20 preguntas más recurrentes que he recibido durante los últimos 10 años. Si ves el mundo al revés, vas por el buen camino. 

Stock Photos from Nikolas_jkd / Shutterstock

 

Podcast: Estaríamos mejor si las personas pensaran como empresas y las empresas como personas (Entrevista de Julio Muñiz)

Si quieres profundizar en lo tratado en este post, haz clic en la imagen para escuchar el podcast de una entrevista que me hizo hace unos días el experto en marketing digital y emprendimiento afincado en Florida Julio Muñiz en su programa Inconfundiblemente.

podcast guillem recolons

 

¿Eres de los que confunde autoestima con egoísmo?

Quererse no es malo, lo malo es creerse; creerse el centro del universo. Ayer conversaba con Julio Muñiz, en su podcast Inconfundiblemente, entre otras cosas, sobre las diferencias entre autoestima y egoísmo. Las hay, y más grandes de lo que pensamos. 

Si tienes poco tiempo, aquí tienes un video-resumen de un minuto. 

La autoestima es un hábito, al menos para mí

Entre los hábitos que confesé a Julio que me ayudan mucho a enfocar mi trabajo y mi vida hay uno que destaca: 

Me ayuda mucho madrugar y dedicar un tiempo a caminar y meditar. Eso lo vengo haciendo desde hace 20 años, y la verdad, es un tiempo precioso para ordenar las ideas, preparar el día y, dado que soy más early bird, aprovechar para crear y apuntar o grabar las ideas en mi smartphone. No estoy diciendo que madrugar haya sido el único hábito que practique, pero gracias a eso puedo y meditar, mantenerme en forma física y mental y pensar en cosas nuevas, contenidos, nombres, proyectos,…

Es un momento de encuentro con uno mismo, no es soledad, al contrario, es autoestima. Es un diálogo interior imprescindible para afrontar el día que llega. 

Invertir en ti no es egoísmo, es autoestima

Una de mis definiciones de Personal Branding es: el arte de invertir en ti en base al Valor que aportas a los demás. Invertir en ti no es egoísmo si luego vuelcas el conocimiento y la experiencia en ideas que mejoren la vida de los demás. 

Por contra, sería egoísmo si lo que aprendes lo usas para tu propio beneficio únicamente. Estoy muy de acuerdo con Chris Litster, CEO de Buildium, al que referí hace pocas semanas en el post Liderazgo, vulnerabilidad y marca personal: Nuestra prioridad debe ser servir a las personas al planeta y los beneficios (por ese orden). Cuando inviertes el orden, eso es egoísmo. 

No ver más allá de tus creencias, la peor manifestación de egoísmo

Entre las muchas manifestaciones del exceso de admiración propio, del egoísmo, está sin duda la que pienso que más daño hace a la Humanidad. Se trata de no ver más allá de tus creencias. De pensar que tu forma de entender el mundo (religión, política, relaciones laborales, valores, costumbres, filiaciones deportivas,…) es la única posible.

Esto está haciendo más daño que todos los desastres naturales de mundo. Cuando no te puedes poner en el lugar de alguien que piensa distinto a ti, cuando no existe la empatía, el egoísmo se adueña de la situación y genera el conflicto. 

Ves a una mujer vistiendo burka en un centro comercial de tu ciudad. Tienes dos formas de reaccionar: la tolerante (aunque no lo compartas, lo comprendes y aceptas) y la intolerante (no lo aceptas porque crees que los de fuera se deben adaptar a nuestras costumbres). 

autoestima

Si no lo comprendes, no lo critiques

Aplicar una filosofía así nos iría mejor a todos. Y conste que muchas veces, sin darme cuenta, prejuzgo demasiado rápido. A veces hablamos con desprecio de cosas que no conocemos. Y eso también es egoísmo, o en este caso egocentrismo. 

Si resulta que rechazas todo aquello que no está de acuerdo con tus valores y principios y también lo que no comprendes, tu ecosistema es francamente pequeño. No puedes viajar, no puedes conversar, relacionarte con los demás se hace difícil, incluso en familia… En fin, una calamidad.

Un consejo si eres egoísta

Pienso que no existe el 100% egoísta o el 100% no egoísta. Todos habremos pecado en algún momento de egoísmo. Así que te propongo (si tienes brotes de egoísmo) que los cambies por hábitos de autoestima

Haz una prueba piloto: prueba durante una semana eso de madrugar, caminar en solitario, ver la salida del sol, reflexionar, anotar ideas. 

Te aseguro que evitarás problemas de creatividad, planificarás mejor tus jornadas, mejorarás tu humor y te regalarás momentos de tranquilidad y autoencuentro maravillosos. 

La herramienta que uso para ello se llama acostarsetemprano.ly (es broma), pero sí que es cierto que no necesito despertador porque me acuesto temprano, a eso de las 10 y media de la noche. Dormir es sagrado. Mira el caso de Trump, duerme un máximo de 4 horas diarias. Y así nos luce el pelo (también es broma). Feliz semana, y recuerda, invierte en autoestima

Stock Photos from Ipatov & Prostock Studio / Shutterstock

Ah, me olvidaba: dos recordatorios

Máster Marketing Digital 100% Online (con módulo de Personal Branding)

Sí, debo dar las gracias a Montse Peñarroya, Helena Casas y Alba Espejo por contar conmigo por tercer año consecutivo. La Universitat de Vic (UVic)  presenta sus distintos formatos de formación online en Marketing Digital, Redes Sociales y Personal Branding, y lo hace en español y en tres formatos, todos 100% online:

  • Máster online: Tercera edición. Inicio octubre 2019. 60 créditos. Incluye módulo Personal Branding
  • Postgrado online: Primera edición. Inicio octubre 2019. 30 créditos. Aviso: no incluye el módulo de Personal Branding.
  • Curso de especialización online. Segunda edición. Inicio febrero 2020. 23 créditos. Incluye módulo Personal Branding.

Como soy uno de los profesores, si te matriculas de mi parte obtendrás un 5% de descuento que se puede sumar a otros descuentos por pago anticipado.  

Déjame aquí tus datos y te enviarán una propuesta desde la UVic ya con un 5% menos en tu matrícula.

 

Postgrado presencial en Social Media y Marketing Digital (con módulo de Personal Branding)

Por quinto año consecutivo, volveré a responsabilizarme del área de Personal Branding en este Postgrado de Tecnocampus UPF. Debo dar las gracias a Pedro Rojas y María Redondo por mantener su confianza. 

El postgrado consta de 5 módulos, todos en español.

  1. Redes sociales, herramientas 2.0, marca personal y empleabilidad en el sector 2.0
  2. Desarrollo e implantación del Marketing digital estratégico
  3. Creación, gestión y difusión de contenidos digitales
  4. ORM, medición y monotorización de nuestra imagen en el Web
  5. Emprendimiento en entornos digitales

Más datos:

  • Fechas: del 17 de octubre de 2019 al 21 de julio de 2020
  • Duración: 30 ECTS/ 300 horas
  • Dias y horario: martes y jueves de 18.30h a 21:30h + tutorías personalizadas
  • Lugar: Tecnocampus, Mataró, Barcelona
  • Metodologia: presencial
  • Orientación: profesional
  • Idiomas: castellano
  • Precio: 2.500€ + 150€ de tasas

Preinscripción: hasta el día 20 de septiembre de 2019

Es un lujo compartir cartel con profesionales como los propios Pedro y María, Dolors Reig, Jeroen Sangers, Alex López, Mando Liussi, Christian Delgado Von Eitzen, Ari Vigueras y Víctor Gay Zaragoza, entre otros. 

Solicitud de información e inscripciones: formaciopermanent@tecnocampus.cat / Tel. (+34) 93 70219 59

Tú no tienes una marca. La corrupción del término “Marca Personal”

Los que nos dedicamos a la gestión de marca personal, conocida como personal branding, llevamos años tratando de evitar el equívoco; y temo que no lo hemos conseguido. 

La Chief Operating Office de Facebook, Sheryl Sandberg, lo dijo muy claro hace un par de años. Fue en el marco de una entrevista realizada por Jessica Holand en la BBC titulada “El caso contra las marcas personales”. Lo que dijo es “Tú no tienes una marca, así que no te empaques como una marca”. 

Si solo tienes un minuto, aquí tienes un resumen en vídeo:

Tú no tienes una marca. Tú dejas una (o muchas) marca/s. 

Sandberg se refería a la marca personal como una única versión de la persona. En sus propias palabras: 

Lo que cada uno de nosotros tiene es una voz, que puede ser compleja, contradictoria y a veces equivocada. No te empaques. Habla con honestidad, con hechos y desde tu propia experiencia.

No puedo estar más de acuerdo con ella. Hace pocos días trataba en este mismo blog sobre marca personal y vulnerabilidad. Somos maravillosamente imperfectos, y vulnerables. Eso nos diferencia de las máquinas (por el momento). 

La contradicción, la empatía, la honestidad, los hechos y la experiencia son parte de la rica y compleja marca personal que imprimimos en los demás. Tú no tienes una marca, Starbucks sí la tiene, y Zara, y Audi. Dalí no tenía una marca, la dejó, un gran legado. Churchill no tenía a una marca. Dejó varias marcas. 

Cada persona te interpretará de una manera distinta, y por eso puede dejar una marca personal poco homogénea entre distintas personas. 

El equívoco: pensar que la marca personal se crea como si fuera una marca comercial

Cuando alguien habla de “crear” tu marca personal empieza la confusión. Sé que nadie habla de “crear” con mala intención. Pero si creas marca, será empacada, pensada de una manera única, como un producto comercial. Hemos luchado mucho contra todo esto. El asunto no es crearte un personaje. El personal branding es más complejo, tanto como la personal brand. La corrupción del término marca personal viene de lejos y de personas que tienen doctorados universitarios. 

marcas comerciales / guillem recolons

Los primeros evangelistas estadounidenses (William Arruda, Dan Schawbel, Tom Peters, Catherine Kaputa, Seth Godin, Brenda Bence, Jason Alba…) hablaban de “crear”. Pero para mí la creatividad es partir de cero, o como dice el publicista Toni Segarra, es “no copiar”. Y la marca personal no parte de cero, porque es, según Jeff Bezos, “lo que dicen de ti los demás cuando no estás a su lado”. 

La otra confusión: imagen personal con marca personal

Sandberg también equipara la marca personal a la imagen personal. Según sus palabras: 

El énfasis en presentar una imagen pública fuerte es especialmente pronunciado en estos tiempos de incertidumbre económica; una “economía gigante” creciente y ferozmente competitiva ha hecho de los perfiles digitales una parte crucial para aprovechar las oportunidades de trabajo.

Tiene razón, en tiempos VUCA, si eres uno más, desapareces. Pero no se trata de presentar una imagen pública fuerte. Se trata de presentar tu propia imagen pública, sin más: eso ya te diferencia de quienes no lo hacen. Pero por favor, elimina la palabra “fuerte” de tu vocabulario, porque puede llevarte a modificar tu imagen. 

No abogo que en cada momento comuniquemos nuestros fracasos, pero es absurdo presentarnos como seres inexpugnables. Hace poco explique en este blog la diferencia entre marca personal e imagen personal, y también la diferencia entre marca personal y reputación. El lenguaje genera realidades, eso dicen los coach. 

No nos vendemos nosotros. Compran transformación. 

La otra confusión habitual sobre la marca personal es la de que debemos “vendernos”. No, el personal branding, no va de venderse. Va de ser autoconsciente, de entender si lo que proyectamos (la marca) está alineado con lo que somos (la identidad), va de crear un plan aferrado a una propuesta de valor, una diferencia relevante. Y claro, finalmente hay una etapa marketing, debemos dejarnos ver, sin eso nuestros posibles clientes no verán en nosotros a un agregador de valor, a un transformador. 

Lo que vendemos es nuestro trabajo. Pero no el tiempo que dedicamos, sino el valor que añadimos. Desgraciadamente, muchas empresas todavía pagan a sus empleados por calentar la silla (tiempo). Eso cambiará a resultados, a transformación, a valor. Mi hija lo verá. Afortunadamente. 

En resumen, la marca personal está corrupta, pero no muerta

Hace mucho tiempo que entre colegas hablamos de la necesidad de cambiar el término “marca personal. Han surgido varias ideas. Daniel Romero-Abreu, presidente de Thinking Heads habla de “posicionamiento personal”. Andrés Pérez Ortega prefiere “estrategia personal”. Yo hablo de branding humano “Human branding”. El término marca personal está corrupto, especialmente si personas tan relevantes como Sandberg lo entiende en un sentido único de marketing. 

Se admiten propuestas. De momento, y para salir de equívocos, me considero un estratega de personal branding que también aplica en formación y conferencias. 

Recuerda, tienes una identidad y dejas una marca rica, compleja variada… y única. Descúbrela, trabájala, moldéala, entiéndela y siempre con moderación, proyéctala. O no. 

 

Stock Photos from Iko / Shutterstock.

Liderazgo, vulnerabilidad y marca personal

 

 

La vulnerabilidad es humana, y supone para nosotros una poderosa diferencia frente a los robots (al menos por momento). Hace unos días pude leer un fantástico texto publicado en Fast Company por Chris Litster, CEO de Buildium, una plataforma para ayudar a los administradores de propiedades a racionalizar sus negocios.

No voy a traducir el artículo, pero sí a tratar de extraer algunas lecciones en clave de marca personal. Si tienes poco tiempo, te invito a ver este resumen de un minuto:

La promoción a CEO

Chris Litster fue promocionado a CEO dentro de su compañía, y se propuso ser un líder empático, escuchador, cercano. Listo para “bajar la guardia en el trabajo y crear un espacio para la comprensión y la empatía reales”, algo realmente arriesgado en un modelo de organización tradicional. 

Para mí, hay una pregunta clave que se hace Litster: ¿No sería positivo vivir en un mundo donde la gente fuera honesta sobre sus inseguridades y necesidades, en lugar de proyectar exceso de confianza y agresividad, especialmente en los negocios?

Lección 1: El binomio Liderazgo + vulnerabilidad no es fácil de ejercer

En sus primeros meses como CEO, Litster estaba tan concentrado en “no ser un dictador” que se fue al lado contrario. Por no adoptar un enfoque más vertical, acabó dejando a su equipo mayor en un vacío de liderazgo.

Su equipo dudaba sobre lo que Litster esperaba de ellos, no sentían que contaban con su apoyo, y eso generaba incertidumbre y estrés. 

Vulnerabilidad y claridad no son mutuamente excluyentes

Sólo cuando dejó las cosas claras se empezó a avanzar en la buena dirección. Como lección, vulnerabilidad y claridad no son mutuamente excluyentes. Ser vulnerable implica ser claro en cuanto a necesidades y expectativas y recibir feedback.

Lección 2: Honestidad sí, pero bajo un liderazgo de servicio

Estamos de acuerdo: ser muy honesto con tu equipo es la piedra angular del buen liderazgo. Pero la honestidad debe ir acompañada de una oferta de ayuda, apoyo y guía. 

Está bien reprender a alguien por no haber cumplido con su parte del trato o por no haber conseguido sus objetivos, siempre y cuando tengas a mano los recursos necesarios para ayudarles a superar sus obstáculos. Como lección, no olvidemos que el liderazgo debe ser de servicio. 

Lección 3: Un delgada línea separa la coherencia de la ingenuidad

Litster quiso mejorar los elementos que hacen que una organización se integre al 100% en el siglo XXI: la diversidad y la inclusión. Para ello, organizó un evento para mujeres con objeto de discutir los grandes retos tecnológicos. 

Sin darse cuenta, el evento, que buscaba ser integrador, se convirtió en excluyente. La lección aprendida es que no siempre hay que dar un paso atrás y arrepentirse de una decisión. Litster compartió el proceso de reflexión de esa postura con una filosofía nueva: El acuerdo no es necesariamente la meta; la comprensión sí lo es. 

En este punto, pienso que se requiere cierto coraje para justificar una contradicción aparente. El autor lo llama liderazgo desde la vulnerabilidad

Lección 4: Hay que activar todos los superpoderes

Los que me conocéis de lecturas anteriores sabéis que para mí nuestro Valores son nuestros superpoderes. Litster añade un nuevo superpoder: el de preguntar

Y lo añade a raíz de una anécdota: encontró en su escritorio un papel con un pájaro dibujado y la palabra “buitre”. Inicialmente lo atribuyó a una posible crítica a su estilo de liderazgo

Preguntando, el buitre era la mascota de un equipo en que Litster fue nombrado miembro honorario. Fin de la especulación. Lección clave: pregunta antes de llegar a conclusiones equívocas

Lección 5: Apóyate en otros líderes, evita el síndrome de la soledad del manager

La CEO anterior a Litster, que fue la que le dio las riendas de la empresa, estuvo con él en todo momento. Algo así como una asesora ejecutiva. 

Cierto, los CEO, por el hecho de serlo, no tienen todas las respuestas. En sus palabras “el verdadero liderazgo es saber lo que no se sabe y lo que no se sabrá”. Por eso mismo, tener un punto de apoyo da una visión más profunda y realista de las cosas.

A Litster le está yendo muy bien, y también a su organización. Él admite que vivir en la vulnerabilidad como líder le ha dado el conjunto de herramientas para empezar a mejorar: reconocer errores antes de que se conviertan en letales y corregir el rumbo lo antes posible.

La vulnerabilidad no es el talón de Aquiles

Hemos crecido pensando que la vulnerabilidad es la grieta del barco por la que entra el agua. En liderazgo no es así. Vulnerabilidad es sensibilidad, empatía, es llevar el timón de la nave dirigiendo al equipo para no encallar, para evitar las grietas. 

En clave de marca personal, la oportunidad reside en modificar la idea del líder como alguien irrompible, que lo sabe todo y al que no le importan los problemas de su gente. 

Los grandes directivos de la banca o de grandes empresas actuales dirigen todavía en formato vulnerabilidad cero. Posiblemente necesitemos que llegue la siguiente generación de personas como Chris Litster para lograr un ecosistema empresarial que priorice el propósito, y dentro de él las personas, el planeta y los beneficios (por ese orden).

 

Stock Photos from Professional Bat / Shutterstock.