¿Sénior? ¿Tienes miedo al salto digital?

Hacía tiempo que quería tratar este tema en este blog. Si no me has leído antes y tampoco me conoces, me incluyo en las dos categorías del título: sénior y digital.

Y para empezar, déjame que rompa una creencia asentada: Ni todos los séniors son analfabetos digitales ni todos los millennial se manejan bien en lo digital.

Vengo de dar una charla sobre personal branding a un grupo de professional bankers de Banco Mediolanum. Cuando ha terminado mi exposición, el responsable de planificación comercial, selección y formación de la empresa, Francesco D’Italia, ha comentado algo llamativo:

Puede que alguno de vosotros no sea digital, pero ¿qué pasará si vuestros clientes lo son?

Guillem Recolons / Banco Mediolanum

Photo by Francesco D’Italia -Banco Mediolanum-

Esa pregunta es de las que llega al tuétano. Si tu cliente (o jefe, o paciente…) es digital, puede que hables el mismo idioma, pero no podrás oirlo ni seguirlo, ya que lo hablas a través de distintas plataformas. Si el miedo a volar se cura, el miedo a lo digital tiene el mismo remedio: mentalización, formación, prueba y análisis de resultados. Todo ello sazonado por la PACIENCIA, un ingrediente básico para el éxito de la misión.

Detallo las cuatro fases del proceso, pero aviso de antemano que no sobra ninguna, y menos aún el tener una paciencia infinita.

Mentalización

Trata del proceso por el cual el sénior toma consciencia de la necesidad de no quedarse atrás. El entorno digital para el sénior es un medio, no un fin en sí mismo.

Es una etapa de benchmarking intensivo, de consultar con distintas fuentes cómo ha podido ayudar a una persona de costumbres analógicas la utilización de entornos digitales. Ya sean los más simples, como herramientas de trabajo en red o los más complejos como el análisis big data de un CRM.

En esta etapa es bueno contactar con personas como nosotros que hayan pasado de ser únicamente analógicos a una combinación equilibrada de analógico/digital.

Aconsejo visionar este TEDx de la especialista sénior Laura RosilloLa revolución madurescente” para inspirarse y darse cuenta de la necesidad de adaptarse al cambio. También recomiendo si tienes algo más de tiempo (1h) visionar este webinar de otro especialista en séniors, Prudencio López llamado Vida laboral satisfactoria después de los 40 ¿Es posible? Webinar. Aunque no es especialista en el tema, mi colega y personal brander Neus Arqués publicó el excelente libro “Vive 50“, donde afirma que los cincuenta son los nuevos dieciocho.

Formación

El concepto es “nunca es tarde“. Según Prudencio López, hoy los sénior de +45 representan un 43% de la población en España, por ejemplo, y eso llegará a un 60% en 2030 (27,7 millones de personas). ¿Alguien piensa que el 60% de la población no es importante en una economía productiva?

Escuelas de formación digital hay muchas, como también hay centenares de blogs a seguir, webinars en YouTube… Si vas en serio, te aconsejo o bien contratar a un consultor/mentor especializado, como los mencionados Laura Rosillo y Prudencio López, y si eres directivo te aconsejaría a Almudena Gallo, una coach especialista en capital humano con largo historial en management y mentoría.

Como dice Prudencio, el mundo necesita a los séniors de hoy. Y yo añado, séniors preparados para afrontar los nuevos retos.

En segundo lugar, hay dos escuelas especializadas de gran nivel, ISDI e INESDI. Por supuesto, también muchas escuelas de negocio generalistas incluyen estos tipos de formación.

Prueba

Tras la mentalización y la formación, llega el momento de implementar, el momento de la prueba. Lo llamo “prueba” y no “plan de acción” porque considero que el sénior tiene derecho a crear su propia área test para saber si esto va a ser táctico o estratégico. Me explico

  • Táctico: Pongo en marcha mis nuevas competencias digitales cuando la ocasión lo requiere. No adquiero el hábito, solo lo adopto temporalmente a conveniencia.
  • Estratégico: Adquiero un nuevo hábito y pongo los mecanismos necesarios para incluirlo en mi agenda diaria.

Aquí se trata de arrancar con cada una de las competencias digitales que podrán mejorar sustancialmente nuestro trabajo y nuestra vida. Me gustan los 5 puntos que define el especialista Jordi Adell y que recoge Leandro Fridman en Medium:

1) Competencia informacional: saber plantear un problema de información, buscar, acceder, gestionar, organizar, crear y difundir, etc.
2) Competencia informática: el manejo de las herramientas y dispositivos electrónicos, ya sea una computadora, un celular, pero también una cámara fotográfica, etc.
3) Las alfabetizaciones múltiples: es decir, ser competentes en los múltiples lenguajes, ya no sólo el tradicional lenguaje escrito, sino también en el sonoro y visual, por ejemplo.
4) Una competencia cognitiva genérica: y hasta transversal al resto de las competencias, que nos permita seleccionar de toda la información de la que disponemos, aquella que sea relevante y convertirla en conocimiento.
5) Ciudadanía digital, es decir, la preparación para un mundo donde está siendo superada la dicotomía entre mundo “real” y el “online”.

Análisis de resultados

Afortunadamente, y como repite Pedro Rojas, todo lo digital se puede medir. Un ejemplo es la difusión de contenidos digitales. Por ejemplo un blog: nos permite saber las visitas que ha generado un contenido, el tiempo medio de lectura, el perfil de personas que lo han leído, el rebote (si únicamente han leído eso o han husmeado en otras partes de la web), la procedencia geográfica de la visita, la fuente del enlace (redes sociales, suscripción, newsletter…) y mucho más.

Dependiendo del presupuesto disponible, podremos disponer de análisis más o menos precisos, pero en cualquier caso, las herramientas de medición suelen ofrecer una parte básica gratuita. La medición nos permite corregir errores o reforzar planteamientos, algo indispensable.

 

Imagen: shutterstock.com

 

Empezar desde cero tras un bache… ¿tarea imposible?

Empezar desde cero ¿te ha pasado? ¿te puede pasar?

Me he encontrado con algunos casos de personas que, tras un bache en su carrera, se plantean empezar desde cero. En gestión de marca personal hablamos a menudo de cambio. Cuando alguien busca un nuevo enfoque se puede deber a muchos factores.

Causas que nos llevan a empezar desde cero

  • Despido. En este caso me gustaría recordar que cuando una persona finaliza involuntariamente su trayectoria en una organización, le despiden de la organización, no de la profesión. A menudo se produce un síndrome de “voy a romper con todo” que desemboca en decisiones no siempre adecuadas. Hay que analizar profundamente las razones del despido, que es posible que no tengan relación con las competencias y los logros.
  • Insatisfacción con el desarrollo de carrera . Se produce cuando una persona se da cuenta de que se ha equivocado de carrera. Ejemplo: una persona estudia economía, y cuando lleva dos años trabajando en una consultora se da cuenta que lo que hace no le gusta.  No es culpa de la empresa, simplemente que la visión y valores propias no están alineadas con el “job description”.
  • Trabajar en ambientes “contaminados” (despido interior). Estar mirando el reloj, perder la ilusión por el trabajo, salir unos minutos antes de la hora. No es un problema del tipo de trabajo a realizar. El despido interior tiene que ver con la estabilidad emocional, con la convivencia con superiores o iguales con los que no hay química.
  • Incertidumbre. En un post reciente traté sobre profesiones con riesgo de automatización. Si eres agente de seguros o contable habrás visto que muchas de las tareas que desempeñabas ahora las puede gestionar un software, un CRM, una aplicación. El riesgo de futuro incierto está ahí.
  • Enfermedad. Muchas personas se plantean un cambio tras sufrir una enfermedad que pudiera tener relación con estrés laboral. Problemas de corazón, depresión, algunos tipos de cáncer… Es algo habitual buscar una nueva vida, aunque sea a costa de renunciar a ingresos u otros beneficios. Hay algo muy importante en juego, más que cualquier empleo o proyecto emprendedor.
  • Proyecto emprendedor fracasado. Quizás sea el caso más frecuente. Entre los emprendedores, que levante la mano aquel que no haya tenido uno o más proyectos fracasados. En esto, y por experiencia propia, sólo puedo decir que cada fracaso es una lección que indica los caminos por los que no hay que volver. Hay que levantarse e insistir.
  • Nuevas competencias adquiridas. Me viene en mente el coaching. Muchas personas que conozco se han formado en coaching como actividad paralela a su trabajo y han acabado iniciando un nuevo proyecto desde cero. O incluso cambiando de departamento en la propia organización.

Superar la autocompasión

En la mayoría de los casos en que la razón del cambio es involuntaria, se produce un período de auto-compasión. No valgo para nada, esto no es lo mío, no hay lugar para mí. Curiosamente, se trata de un momento en que en lugar de buscar respuestas, nos seguimos haciendo preguntas. Como si no creyéramos en el diagnóstico.

Me declaro fan de la serie Suits (la clave del éxito). En un pasaje del 7º episodio de la 4ª temporada encontré una reflexión en este sentido que dejo aquí. Dura menos de un minuto, pero contiene una idea de las que ayuda a entender cómo superar la auto-compasión:

Mike Ross (Patrick J. Adams) se encuentra en un momento de tránsito profesional. Va a ver a uno de sus clientes, alguien que superó un bache, y le pregunta cuál fue la clave del éxito. El empresario creó un nuevo concepto llamado “béisbol de fantasía”. Para llegar ahí fue indispensable dejar de hacerse preguntas para empezar a encontrar respuestas. Pero eso no fue lo único, ni lo más importante.

El empresario admite un cambio en sus valores, un proceso de maduración profesional que le llevó a poner por delante las relaciones humanas que los beneficios económicos. Lo entiendo ¿no es acaso un beneficio estar rodeado de personas con las que compartes objetivos y valores?

Nuestra marca personal lleva cicatrices, no puede ser de otra manera

Empezar desde cero no es una tarea imposible. Las cicatrices de nuestras experiencias anteriores son pura savia para el devenir. Hay que asumir que nunca es tarde para volver a empezar. Eso sí, siempre analizando cuál es el motor del cambio y cuál será el combustible que impulsará nuestra nueva vida.

Si esto no te motiva lo suficiente, anímate escuchando al gran Willie Nelson y su On the road again.

 

Guillem Recolons y Enrique Rueda

20 agosto 2017

Dedico estas líneas a mi gran amigo Enrique Rueda, alguien al que nunca le tembló el pulso para empezar desde cero, ilusionarse con nuevo proyectos, y hacerlo siempre desde desde la humildad, la humanidad, desde el respeto a los valores y el entusiasmo por la amistad y la vida. Es una pena que ya no estés en este mundo, Doc. El mundo necesita más personas como tú. Abrazo eterno. 

 

Embajadores de marca… ¿externos o internos?

Eres CEO de una empresa. Tienes que tomar una decisión:

1. Apostar por embajadores de marca externos
2. Echar el resto por los embajadores internos

Planteé esta pregunta hace unos días desde Linkedin, y las respuestas que obtuve me parecieron enriquecedoras, así que pienso que el resultado bien merece una reflexión en este post.

Antes de analizar las respuestas y llegar a conclusiones, vale la pena detenerse para definir qué significa embajadores de marca externos e internos.

¿Qué son los embajadores de marca externos?

Este grupo se compone de dos grandes perfiles, el influencer externo y el brand advocate. Traducido, hablaríamos de los que pueden ejercer una influencia temporal y positiva sobre la marca (influencers) y de los clientes satisfechos o fans de la marca (brand advocates).

Influencers

A su vez, los influencers pueden ser celebrities (personas famosas) o expertos. Los primeros proporcionan un rápido alcance del mensaje, grandes audiencias, y credibilidad regular. Los expertos proporcionan un alcance de comunicación más lento, audiencias especializadas y credibilidad total.

Los influencers externos, tanto famosos como expertos, son contratados de forma temporal (campañas) por las marcas para representarlas.

Brand advocates

Se puede tratar de clientes satisfechos o de socios clave. Los clientes satisfechos son posiblemente el mejor medio de comunicación, credibilidad y confianza que pueden representar a una marca. Han vivido la experiencia de marca y les satisface lo suficiente como para repetir el proceso de compra y prescribirla. En marketing se conocen como “fans de la marca”.

Los socios clave, por su parte, representan al resto de prescriptores de una marca. Normalmente se ubican en el ecosistema de la misma: proveedores, colaboradores, administración, colegios profesionales, prensa sectorial, familiares de empleados,…

Los brand advocates no son contratados, son fidelizados, convencidos, y por ello su apoyo, aunque temporal, puede ser duradero en base a la experiencia.

¿Qué son los embajadores de marca internos?

Obviamente, se trata de los profesionales de una organización. Este grupo se puede componer de tres partes: El presidente o CEO, el equipo directivo y el colectivo de empleados (odiosa expresión, pero para que me entendáis).

CEO como embajador de marca interno

El máximo representante de una organización debería ser su portavoz más eficaz y creíble, al menos en teoría. En la práctica, no es así. No lo digo yo, eso queda reflejado año tras año en el estudio de confianza Edelman Trust. Es difícil conocer la razón de ese desencuentro, en el que sin duda intervienen múltiples factores, pero está ahí, y es grave.

Por un lado muchos CEO no ven indispensable actuar como portavoces y delegan la función. Por otro muchos CEO siguen viviendo en el entorno 1.0, más eficaz pero menos abierto que el 2.0.

El máximo representante de una organización debe practicar con el ejemplo y ser espejo para sus equipos. Si es un mal comunicador, la organización se contagiará de ese virus.

El equipo directivo

Los comités de dirección y equipos directivos no se libran de la escasa confianza que generan. Según el mismo estudio Edelman, y por decirlo suavemente, necesitan mejorar.

Un estilo de liderazgo más transversal, abierto y comunicativo puede ser un buen antídoto, pero de la teoría a la práctica hay un trecho.

Los empleados como generadores de confianza

Nadie habla con una empresa, con una organización, con una marca; hablamos con personas. Las técnicas de comunicación tradicionales (relaciones públicas, publicidad en medios, promociones,…) pierden eficacia porque quien comunica con nosotros, quien trata de persuadirnos, es un ente abstracto (marca, producto, servicio, empresa).

Desde el momento en que somos capaces de humanizar la marca a través de las personas que la mueven, conectamos. Arruda lo dice claro “your people are your brand” (tu gente es tu marca), y las personas, al fin y al cabo, confiamos en personas.

Y ahí está de nuevo es estudio Edelman para demostrar que empleados, personas como nosotros (peers) y expertos técnicos son los perfiles que generan mayor confianza (de hecho, son los únicos que aprueban).

¿Por qué? porque los mensajes de empleados o peers no están marketinianamente edulcorados. El mecánico de un taller de automóviles no te engañará con la misma facilidad que el directivo del taller con respecto a las bondades de una máquina.

Las respuestas

Vistas las consideraciones previas, y aclarado lo que, en mi opinión, son embajadores de marca, analicemos las respuestas (por orden de llegada):

  • Jose Ignacio Cenoz Checa, consultor de marketing
    No creo que sea cuestión de elegir sino de complementar las dos acciones. La primera sirve para proyectar la empresa hacia el exterior con un enfoque más comercial y la segunda para atraer el interés desde fuera hacia los valores de la empresa a través de los empleados, directivos, etc…
  • Carmen Herrada, vice-presidente de gran organización
    Estoy de acuerdo que las 2 opciones deberían ser complementarias, pero puestos a elegir me quedo con los embajadores de marca internos. He conocido empresas con las mejores celebrities como embajadores de marca… y luego el equipo interno quemado con la empresa… Tal y como esta evolucionando el mundo daría prioridad a la opción 2.

    • Jose Ignacio Cenoz Checa
      Carmen Herrada, estoy de acuerdo con el matiz. El problema con el cliente interno es activar su capacidad de movilización y su alcance en audiencia que suele ser más limitado.
  • Davinia de León Martín, técnico de producto
    Sin lugar a duda, embajadores internos. Son los más reales y fiables.
  • Eduard Perez-Mañanet Lozoya, digital marketing manager
    Un mix sería lo mejor. Pero si hay que escoger una opción de acuerdo al ejemplo, lo mejor es apostar por los embajadores internos.
  • Alejandro Suárez Sanchez-Ocaña, CEO de empresa editorial
    La 3: que tus clientes se conviertan en tus mejores embajadores.
  • Jose Antonio Quesada, global project manager en empresa IT
    Dependerá de la estrategia de la empresa y del contexto de la misma. A priori, los mejores embajadores de tu marca deberían ser tus clientes seguidos de tus empleados, y a continuación terceras partes, pero siempre será muy relativo, y condicionado a la estrategia.
  • Mariña Sabaris, profesional sanitaria
    En mi humilde opinión un mix sería lo suyo, pero si se ha de elegir una única opción, me quedo con los embajadores internos. Sin ninguna duda.
  • Rosendo Hernández Rubio, profesional sector seguros, docente y bloguero
    Parece que gana la segunda opción, lo que confirmaría un reciente tuit de Guillem que compartía este post. Vale: el post habla de que se prefieren los influencer a los famosos y ambos son embajadores externos. Pero, en la misma publicación, leemos sobre el lado oscuro del marketing de influencers, el valor de las comentarios de otros consumidores y las ventajas de los embajadores de marca internos. De esas 3 lecturas, concluyo que el mejor “influencer” es el anónimo que conoce bien la empresa o el producto, es decir, un trabajador de la empresa.
  • … Y, ya que hay que echar el resto por los embajadores internos, el CEO debe asumir que él tiene que ser el primer embajador. Un CEO que “dé la cara” por su empresa ante el público y que anime con su ejemplo a los empleados en esa labor. En mi sector (los seguros), lo estamos viviendo y no solemos destacar por apuntarnos a la última locura, así que la eficacia de los embajadores internos estará más que contrastada.
  • Fernando Duarte Merelo, director de agencia de formación profesional
    “Que hablen de ti, aunque sea mal” Oscar Wilde. Es decir, todo vale.
    Los embajadores externos sólo si son clientes-apóstol, el resto son mercenarios, y los internos han de serlo porque está incluido en el sueldo fijo.
  • Mario Villar, CEO y fundador de empresa de apps web & mobile
    ¿Cuántos y qué calidad de difusión tienen en cada lado?
  • Xavi Igual, CEO en empresa audiovisual
    En mi caso, apuesto por la opción 2, y como han dicho anteriormente, LOS CLIENTES!
  • Juan Rodriguez Talavera, experto en analítica digital
    Trabajadores, siempre. De su felicidad depende la de los clientes 🙂
  • Nacho Jiménez Delgado, Consultor de Comunicación
    La 4: Un mix de empleado / externo / cliente.
  • Jordi Sabat, emprendedor sector vídeo online
    Entre las opciones que planteas, la 2. Aunque la que propone Alejandro Suárez Sanchez-Ocaña me parece la más adecuada

Algunas conclusiones

No se trata de un estudio cuantitativo, pero las opiniones y los opinadores son más que respetables.

Lo paradójico es que todos tienen razón. Aunque hay una opinión mayoritaria favorable a los embajadores de marca internos, la idea de utilizar también -y según la estrategia de marca- a los externos se tiene en consideración.

Diría que hay aspectos comentados que merecen debate, uno es el de Carmen Herrada cuando se refiere a que los embajadores externos pueden “quemar” a equipos internos.

Rosendo Hernández trata la importancia del CEO como primera portavocía, sin la cual lo que venga después tendrá poca validez. Estoy de acuerdo.

  • El 77% de consumidores tienen más predisposición a comprar a una empresa cuyo CEO utiliza las redes sociales (Fuente: MSLGroup)

Hace pocos meses, un CEO del sector energía tuvo un mal papel ante una crisis alrededor de una persona fallecida a causa de la pobreza energética. A pesar de que esa empresa invierte millones de euros en publicidad, sus palabras llevaron la reputación de la compañía a un estadio lamentable.

Mario Villar establece una relación directa con su pregunta entre la calidad y cantidad de difusión de cada stakeholder. Razonable cuestión. Invertir un millón de euros en una campaña con un celebrity no puede compararse con invertir 100.000 euros en formación con 200 embajadores internos.

En cualquier caso, algo está pasando. La eficacia de la comunicación tradicional es cada vez menor. Según el Nielsen Global Online Consumer Survey, sólo el 33% de los compradores confían en las marcas. En cambio, el 90% de los clientes confía en las recomendaciones de productos o servicios de las personas que conocen.

Employee Advocacy, la solución

El employee advocacy, o programas de fomento de los embajadores internos de marca, es una solución transversal que afecta a dirección, comunicación, RR.HH. y ventas.

No trata únicamente de convertir a los empleados en portavoces, trata de mejorar el clima interno, de mejorar la confianza entre directivos y equipos, de formar en competencias digitales y de comunicación (soft skills).

Lo más importante es entender que no sólo conlleva ventajas para la organización, también para el empleado y el mercado.

Anímate a dar tu opinión sobre las dudas planteadas. Hay pocas preguntas sin respuesta.

Image by Shutterstock.com

Personal Branding en la cuarta revolución industrial ¿amenaza u oportunidad?

Ya estoy empezando a escuchar la expresión “darwinismo tecnológico“. Te lo puedes imaginar: quien no se adapte al cambio tecnológico no logrará sobrevivir. La cuarta revolución industrial ya está aquí.

Qué supone la cuarta revolución industrial

Podría explicar una teoría sobre lo que eso significa, pero prefiero poner algunos ejemplos de sus implicaciones en nuestras vidas y en nuestros trabajos:

  • Automatización: ¿Qué será de los taxistas -incluyendo a Uber y similares- cuando las flotas de taxis sean de automóviles autónomos sin conductor? ¿Y de las autoescuelas?
  • IoT: El nuevo iPhone watch es un teléfono autónomo (datos integrados), además de un pequeño ordenador multifunción ¿qué será de los smartphones? ¿y de los pulsómetros?
  • Logística: Prime Now, el nuevo servicio de supermercado de Amazon, te lleva un encargo a casa en dos horas sin pasar por la tienda ¿qué será de los supermercados online? ¿y de los tradicionales? Una farmacia podría enviar un encargo a través de un drone a 200 Km en apenas veinte minutos ¿qué será de los servicios tradicionales de mensajería?
  • Big Data: Alphabet (Google, YouTube…), Facebook (Whatsapp, Instagram…), Amazon, WeChat, Weibo… son capaces de generar datos más precisos a tiempo real que nadie ¿qué será de las empresas de investigación y demoscopia?

Esto no es nada nuevo. Cada revolución trae cambios, y la sociedad acaba adaptándose (aunque algunos de sus individuos no lo hagan). La primera revolución industrial, con la máquina de vapor, modificó el mapa de la industria y del trabajo. La segunda revolución, a principios del S.XX hizo lo mismo con el petróleo, la electricidad, el zinc, el acero, el aluminio, el automóvil… La tercera, más cercana y global, es la de la inteligencia, donde convergen las nuevas tecnologías de la comunicación con los nuevos sistemas de energía.

Esta cuarta revolución industrial, viene marcada por la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas, que anticipan que cambiará el mundo tal como lo conocemos. Así lo describe un excelente artículo de BBC.

Y lo mejor es la vertiginosa rapidez con la que se producen los cambios. Si entre la 1ª revolución y la 2ª pasaron más de 50 años, ahora los nuevos entornos digitales y de inteligencia artificial propician velocidades increíbles.

Las malas noticias

La visión pesimista de todo esto es que quizás nuestro trabajo desaparezca. Hace pocas semanas, un excelente profesional del mundo de los seguros que prefiere cierto anonimato, me dio a conocer una app llamada Will robots take my job?

Si colocas tu profesión actual (de momento está en inglés) te da un porcentaje de robotización previsto para 2024, siendo cero una profesión segura y 100 un profesión sin futuro. No sólo eso: te da una estimación de salario (en USA) y número de “competidores”.

Hay que leer con precaución los porcentajes, ya que se refieren al mercado estadounidense y no tienen en cuenta los elementos que conforman la propuesta de valor diferencial en un currículo (idiomas, experiencia, competencias, logros…).

Aquí algunos ejemplos: agente de seguros, diseñador gráfico, contable, abogado, ejecutivo de publicidad o taxista.

robotización agentes seguros

Alto nivel de robotización. “Estás condenado”. Futuro incierto para los agentes de seguros.

robotización diseñadores gráficos

Bajo nivel de robotización. Futuro asegurado para los diseñadores gráficos.

robotización contables

Altísimo nivel de robotización. Futuro negro para los contables.

robotizacion abogados

Muy bajo nivel de robotización. Futuro sin peligro para los abogados.

robotizacion ejecutivos publicidad

Nivel de robotización en alerta para los ejecutivos de publicidad

robotización taxistas

Alto nivel de robotización para los taxistas y chóferes. Futuro incierto.

Las buenas noticias

Como avanzaba, cada revolución industrial a traído amenazas para quien no se “subiera al carro” pero también oportunidades para quien lo hiciera. En esta recomendable lectura de Enrique Dans, el autor no descarta que se pueda provocar destrucción de puestos de trabajo, pero cree que la velocidad será más lenta de lo que prevé la web de willrobotstakemyjob.

Ya de cosecha propia, la clave en personal branding viene dada por factores poco “robotizables” que tienen que ver con la inteligencia emocional más que por las puras competencias. Un factor clave, como en su día avanzó el responsable de innovación de VISA Inc. es la gestión de nuestra marca personal (personal branding), sin duda una de las nuevas competencias transversales indispensable para identificar la propuesta de valor, las áreas diferenciales y de relevancia que proyecte nuestra marca.

Transformación digital y valor

La transformación digital es un concepto que -a mi juicio- en 15 años se extinguirá. Básicamente porque el concepto está dirigido a las generaciones no digitales -baby boomers y gen X-, que deberán adaptarse al cambio o morir en el intento. Pero en unos años, los nuevos profesionales tendrán integrado el chip digital de manera natural.

Eso no quita que no haya nuevos retos y cambios que gestionar, y parece claro que todo girará en torno al Valor, a la capacidad de comunicarse con los demás y a la facilidad de adaptarse a nuevos entornos.

Recordemos que sin transformación personal no hay transformación digital.

La gran oportunidad

Si eres contable, agente de seguros, taxista o estás en la lista de “condenados”, no desesperes. De la misma manera que se cierne una amenaza sobre tu futuro, existe la posibilidad de ser tú mismo quien busque qué parte de tu trabajo es automatizable y qué parte aporta mayor valor.

Por ejemplo, para un agente de seguros la tramitación de siniestros es algo automatizable (apps, programas de gestión, CRM…) pero la labor de venta o asesoría personal no tanto. En este caso el valor estaría alrededor de la capacidad de conectar, de persuadir, y el agente podría centrarse en esa tarea para aumentar su Valor y evitar la obsolescencia.

Cover photo by Shutterstock.com

Se busca a jóvenes sin experiencia (aunque sobradamente preparados)

¿Jóvenes sin experiencia es lo mismo que sin Valor?

Hace unos días la periodista Alba Casilda (Expansión) me llamó para preguntarme cómo debían hacerlo los jóvenes sin experiencia laboral para tener éxito en networking y entrar con buen pie en el mercado laboral. La entrevista dio para mucho, y una pequeña parte de mis inputs quedó reflejada en su artículo “Sin experiencia laboral, ¿puede llegar a tener buenos contactos?” en que comparto espacios con mi colega Alicia Linares, entre otros.

Dado que además de la entrevista le envié también algunas notas escritas (que por razones de espacio no fueron publicadas), me parece este un buen foro para analizar las oportunidades que se presentan a los jóvenes sin experiencia o con poca experiencia. Con independencia de si son millennials o centennials o el estereotipo que queramos ponerles, lo cierto es que se trata de profesionales con un tremendo potencial, pero que en muchos casos no son conscientes de lo que valen.

Para ilustrar el ejemplo, simplemente imaginaos a una persona joven sin experiencia (aunque sobradamente preparada) que tenga previsto lanzar una StartUp para instalar empresas en el Reino Unido. Aquí van las preguntas de Alba y mis respuestas:

¿Cómo deben empezar a realizar networking los jóvenes sin experiencia laboral?

Ofreciendo Valor, uno de los fundamentos del marketing de atracción (inbound marketing). La experiencia laboral es importante, pero la clave del networking es conectar con personas que te pueden aportar valor, y eso no está relacionado con la edad ni con la experiencia. Imagina que un profesional puede ayudarte a que tu negocio entre sin dificultades en la economía del Reino Unido, imagina que eso, a medio plazo, pueda suponer que las ventas de tu negocio o proyecto crezcan un 20% y además imagina que eso se pueda llevar a cabo con una inversión baja… ¿Realmente importará que quien te lo ofrece (con garantías) tenga 26 años o poca experiencia laboral?

¿A qué dificultades se enfrentan?

A las creencias limitantes, que indican que solo alguien con experiencia puede llevar a cabo unas competencias. El ejemplo anterior es claro. Un profesional joven crea un “hub” con el Reino Unido para simplificar la instalación de empresas externas y para buscarle mercado, fuerza laboral… ¿Por qué confiaron los bancos en Mark Zuckerberg cuando empezaba? Porque detrás había una excelente propuesta de valor en forma de modelo de negocio. Es cierto que para ejercer de mentor se necesita experiencia, pero también existe la mentoría inversa, jóvenes que ejercen mentoría sobre competencias digitales a séniors.

¿Cómo clasificarías los contactos que puede tener alguien? ¿En qué diferentes círculos un profesional así puede encontrar ‘contactos’?

Yo defino cuatro niveles de contactos:

  1. Socios clave o prescriptores. Son los primeros a identificar y activar, ya que facilitan el camino para llegar al “cliente final”, ya sea un reclutador, un comprador, … Pueden ser mentores, amigos de amigos, contactos de contactos, familia, clientes satisfechos, compañeros de estudios…
  2. Personas que han interactuado alguna vez desde las redes sociales, situación que evitaría un abordaje “a puerta fría”
  3. Los destinatarios finales de nuestra propuesta de valor. Clientes, mayoritariamente. Se trata de personas o empresas que se beneficiarán de las acciones que podamos ejercer sobre sus marcas, productos o servicios. En el caso del joven con el “hub” en el Reino Unido, serían aquellas PYMEs cuyo mercado local está estancado, maduro o muy competido, y que tienen oportunidad de crecer exportando o instalándose en otros mercados.
  4. Responsables de instituciones que puedan facilitarnos bases de datos sobre posibles clientes. En nuestro caso, una cámara de comercio, por ejemplo. En el caso de un diseñador gráfico, un colegio profesional. En caso de un periodista, el colegio de periodistas. También son útiles aquí los grupos de Linkedin, las listas de Twitter y otros directorios digitales.

¿Qué diferentes estrategias se deben llevar a cabo?

Las estrategias se basan en la segmentación. Sería absurdo tratar de llegar a un directivo senior de banca a través de Snapchat o tratar de llegar a un cantante de Rock en una reunión de una escuela de negocios del Opus Dei. Es vital identificar a cada uno de los integrantes de los 4 grupos definidos, y acto seguido analizar a fondo su rol como “prosumers“, es decir, qué producen y consumen, con qué frecuencia, tono, protocolo, nivel de actividad… Me refiero a todos los medios, no únicamente a los digitales. Si quieres vender algo a un escritor plantéate ir a la presentación de su último libro, intervenir en un debate, pedirle firmar el libro; el camino estará despejado.

¿Cómo debe elaborar su discurso el profesional según cada una de esas estrategias?

Dejando claro qué ganaría “el cliente” antes de presentarse formalmente. Un buen ejemplo está en el discurso del ascensor o “elevator pitch”, en que hay poco tiempo para despertar mucho interés. Por este orden, propuesta de valor, garantías de cumplimiento de la propuesta (en nuestro caso del hub, disponer de un equipo en el Reino Unido con experiencia en estas gestiones y testimonios de otras empresas que lo hayan hecho) y presentación formal (pero rápida, no hace falta explicar las notas de la ESO).

¿Qué factores dirías que son claves para realizar un buen networking para este tipo de profesionales?

Inspirar confianza, ofrecer valor, tener paciencia, trazar un plan, seguirlo, crear micro-objetivos, ser sinceros, insistir, mantener en orden las bases de datos, inspirarse con lo que han hecho otros, pero creando un camino propio.

Existen múltiples herramientas, algunas tan clásicas como un Excel mantenido vía noticias en Linkedin, y otras más sofisticadas como “Sales Navigator” una solución compleja y completa de Linkedin para automatizar los seguimientos (entre muchas cosas). Es difícil mantenerse al día de todos los cambios y actualizaciones, pero no imposible.

 

Como resumen, un mensaje a todos los jóvenes sin experiencia: vuestra propuesta de valor, si es potente, es mejor que 10 años moviendo papeles. También recuerdo que un joven Michelangelo Buonarroti terminó la obra de arte “La Piedad del Vaticano” con sólo 26 años. Marcad este libro como el inicio del camino: Diseñando la propuesta de Valor (Deusto, Alexander Osterwalder, Yves Pigneur, Alan Smith, Gregory Bernarda).

 

Young Mark Zuckerberg image by Shutterstock.com

Valor y Valores, el corazón de la marca personal

Una marca personal es la que transmite Valor y Valores

  • Hace 40 años: Un factor de elección de profesionales de hace 40 años se basaba en méritos, familia, contactos, experiencia acumulada…
  • Hace 20 años: El mismo factor de hace 20 años valoraba por encima de todo las competencias y la reputación, especialmente por parte de “jefes”.
  • Hoy: Hoy uno de los factores de elección principales es la combinación del Valor y los Valores. Me explico. Con Valor me refiero a propuesta de Valor, la capacidad de resolver problemas de una forma única. Con Valores me refiero a nuestra forma de afrontar los problemas, las soluciones y de conectar con los demás. Hoy una marca personal es la que deja entrever Valor y Valores.

No se trata de comunicar, se trata de comunicar bien

Pronto se cumplirán 10 años de este blog, y 9 que escribo sobre marca personal. Yo fui de los primeros en acuñar la frase: “si no comunicas no existes”, pero transcurrido ese tiempo me doy cuenta de que la frase no define en absoluto el corazón de la marca personal.

No se trata de comunicar, se trata de comunicar bien, y para ello necesitamos mensaje que transmita nuestra propuesta de Valor y un estilo (forma de hacer, de interactuar…) que transmita nuestros Valores.

Por supuesto, también necesitamos un público, un destinatario del mensaje, también unos canales, unas vías de transmisión,..

Sobre la propuesta de Valor se ha hablado y escrito mucho. Si me conoces, sabes que no me gusta andarme con rodeos, mi definición favorita de propuesta de Valor es: qué problema resuelvo. Y la forma en la que resuelves el problema refleja tus Valores. Puede parecer muy simple, pero lo difícil es encontrar la propuesta y la mejor manera de reflejarla.

propuesta de valor

Ejemplo de una buena propuesta de valor

Si dices que eres bombero me transmites una profesión, una actividad. Si me dices que ayudas a salvar vidas me estás diciendo qué problema resuelves; y puede que eso no sea suficiente.

En la imagen, Tsavo Neal ayuda a consultores a ganar clientes a través de su web para que dediquen menos tiempo al marketing y más a facturar. Es una propuesta de Valor completa, que no solo indica qué problema resuelve Neal sino qué sale ganado su cliente.

Los Valores son los factores -a mi juicio- determinantes de una elección. Me explico. Ante dos profesionales con idénticas propuestas de Valor siempre nos inclinaremos a elegir al que transmita unos Valores que nos den confianza y que sean acordes a la actividad que requerimos. 

Tienes a dos candidatos para un puesto de trabajo; ambos han estudiado el mismo grado y el mismo máster, tienen parecida edad y experiencia ¿a quién eliges? Te das una vuelta por Instagram y descubres al candidato A trabajando como voluntario de recogida de alimentos en Navidad. A eso me refiero, el candidato A no ha dicho que es alguien solidario, altruista, comprometido; lo ha transmitido con una simple imagen.

Transmitir mejor que explicar

En pocas palabras, en nuestras relaciones no solo buscamos a profesionales competentes, también a buenas personas. Lo primero lo tenemos con la propuesta de Valor, lo segundo con los Valores.

GANAS DE DORSAL Buenos días ☀️!l Mi próximo RETO, 16sep: @rialpmatxicots . -💥Ultratrail de 57k 4800m💥- . Es técnico, con mucho desnivel y en altura. Pero increíblemente bonito y desafiante 😉 Infinitas ganas de darlo TODO!l ⛰⛰⛰⛰⛰ ➕🔗 . #VivircorRiendo #QueAReirNoTeGaneNadie #GanasDeMas #running #trailrunning #runner #bestoftheday #runbrands #motivation #fit #lifestyle #trailandkale #bodybuilding #nevergiveup #cardio #fitness #training #gymnastics #womenrunning #skyrunning #neverstopexploring #ArchMax #smile #muscles #Rialp #TomTom #GetGoing #summer #mountains #nature 🔹@arch_max @tomtomglobal @salice_spain @neonstyle.es @rfedinv @haglofs @push_bars @foodspring_es

Una publicación compartida de VivircorRiendo (@vivircorriendo) el

 

Los Valores no se cuentan, se transmiten. Por más que digas que eres una persona comprometida, lo tendrás que demostrar o tendrás que conseguir que los demás te reconozcan como tal. Tus palabras, en este caso, tienen poco efecto.

En la imagen, mi colega Paula Fernández-Ochoa desde su perfil Instagram @vivircorriendo transmite los valores del deporte: autosuperación, disciplina, preparación, esfuerzo,

Blog, propuesta de Valor y Valores

Suelo repetir que todo deja marca, lo que hacemos y lo que no hacemos, lo que decimos y lo que callamos. En un momento en que comunicar (bien) es conectar, aprovecho este espacio de Valor y Valores para reivindicar el blog como gran transmisor de ambos drivers.

El blog podría considerarse una casa digital. Y en nuestra casa guardamos menos secretos que en las casas ajenas (redes sociales). Pero como en todo, cada uno decide la graduación sobre la exposición de su personalidad. He visto blogs sin un about me y he visto otros en que el autor ha publicado resultados de sus test psicotécnicos o de inteligencia emocional.

Como dice mi colega Arancha Ruiz, no hay reglas, pero consideremos que nuestro relato importa. Cada vez más. La generación de nuestros padres, llamada “silenciosa” abogaba por la discreción. De nuevo, hoy, si no comunicamos “bien” no existimos. Con eso no digo que demos al traste con la privacidad. Hay que ser cuidadoso con lo que se publica, pero también vale la pena ser uno mismo. Recuerdo que los Valores no se comunican, se transmiten.

En el blog dominamos el medio, tenemos la última palabra. En las redes, justo al contrario. Hay personas que eliminan los comentarios negativos en los blogs, y creo que eso es un error. Es todo un reto responder con elegancia un comentario airado. En las redes luchamos a campo abierto, sin protección. Twitter ha “matado” a más de un político, artista, empresario. Es una red que requiere grandes dotes de comunicación asertiva, aunque no la única. No hay nada más cruel que ver los comentarios troll de centenares de personas tras una noticia en un diario digital. ¿Somos así de malos? Posiblemente no, pero el anonimato y el desahogo que se permiten algunos ciberextremistas es una respuesta a alguna frustración. Cuando se quitan la máscara, sin embargo ¿siguen siendo ellos mismos?

La forma de transmitir nuestra propuesta de Valor y nuestros Valores en distintos entornos digitales puede y debe diferenciarse. Cada cual elige el grado de intensidad de su privacidad. Yo tengo una estrategia diferenciada para cada red social, y únicamente he podido “clonar” una publicación en Instagram con Facebook, y lo he hecho muy pocas veces. Cada red tiene sus códigos y sus públicos. No tendría sentido publicar lo mismo y con el mismo tono en todas las redes sociales o profesionales, aunque esté lleno de gurús diciendo por ahí que tenemos que vincular todas nuestras redes sociales.

Un Valor esencial

La autenticidad es uno de los Valores obligatorios. Posicionarte políticamente es un riesgo incluso siendo de pensamiento moderado y pactista. Alabar un gol de CR7 puede cerrar puertas en Barcelona como alabar uno de Piqué las puede cerrar en Madrid. Parece que nos hemos vuelto intolerantes, así que la transmisión de valores debería imponerse a la de credos. Es un tema complejo, del que hay poca ciencia pero mucha experiencia. Me cuesta explicar que las personas tenemos una sola marca personal pero que podemos ostentar distintos roles.

 

Resumiendo, cada vez estoy más convencido de que la esencia de la marca personal es esta combinación poderosa de Valor (propuesta de valor) y Valores (superpoderes). Sin eso, ya podemos hacer SEO, SEM o estar presentes en muchas redes sociales. El secreto (si lo hay) es priorizar esencia sobre presencia. Ser sobre estar. Conectar sobre hacer ruido. Un abrazo!

Firemen photo by Shutterstock.com

Un toque picante para la marca personal

México, calor (humano), color y con un punto picante

Si algún lugar del mundo combina color, calor y un toque picante, ese es México. El pasado Personal Branding Lab Day mostró la musculatura de América Latina y Brasil en marca personal. Y estos días he tenido la oportunidad de vivir en directo la fuerza de México de la mano del equipo de Integra Personal Branding (Nancy Vázquez, Alan Urbina y Sandy Quiroz) a los que te aconsejo seguir muy de cerca.

integra personal branding mexico

Alan Urbina, Guillem Recolons, Nancy Vázquez, Sandy Quiroz y Abimael Mendoza (Cholula, México)

Brasil

Me llama la atención que la introducción del personal branding en algunos países de América, y especialmente Brasil, llegó a través de la imagen personal. Tiene cierta lógica; la imagen por sí sola sin identidad, autoconocimiento y estrategia carece de solidez, es una punta de iceberg que se hunde porque no tiene base. Necesitaba complementarse para darle el punto de coherencia de marca. De Brasil hay actualmente un grupo potentísimo en personal branding, con Ilana Berenholc, Daniela Viek, Nelson Emilio, Patricia Dalpra, Arthur Bender, Deize Andrade, entre muchos otros.

Argentina, Chile, Uruguay

A diferencia de Brasil, Argentina, Chile y Uruguay introducen la marca personal a través del autoconocimiento, el primer paso del desarrollo de una marca. Sería el equivalente al diagnóstico en branding, y de eso, la parte sur de América sabe y mucho. Quiero destacar en este grupo a Héctor Jiménez, cuya experiencia e influencia llegan a muchos países de la región. Sin dejarme a Roberto Arancibia, desde Chile.

Colombia, Venezuela, Perú

Otro foco partiría del liderazgo, y ahí tendríamos a Colombia, Venezuela, Perú. El liderazgo está vacío sin autoliderazgo, como así lo manifiesta Raquel Gómez desde su Bogotá del alma. Venezuela ocupa un papel vital en la promoción del personal branding, tanto desde dentro del país como desde fuera. Fernando Ríos, Verónica Sánchez, Edgady Aponte, Yrma Sánchez, Gabriel Patrizzi, Ylse Roa… Desde Perú, Rocío Ames también parte del liderazgo para armar el ciclo de marca personal.

República Dominicana

No quiero olvidar a un lobo solitario que le ha dado al personal branding una visión holística y académica, el profesor dominicano de origen cubano Vladimir Estrada, un magnífico investigador y creador de contenidos.

Aunque Brasil es uno de los países más dinámicos, el personal branding está calando progresivamente. Al principio, como pasó en España, se desarrolla la consultoría individual, y el ciclo lento pero sólido es la introducción del personal branding en las empresas.

Más centroamérica

En el área de Centroamérica, además del equipo de Integra Personal Branding en México, Arturo Fernández lleva trabajando la marca personal en México hace algunos años. Y en Panamá, se ha unido a la gran familia Yael Bern, joven pero sobradamente preparada.

Vivir es increíble

En México tuve la ocasión de platicar ante un grupo de élite de agentes de seguros de la compañía líder en el país, GNP Seguros. Son los autores del tagline Vivir es increíble, que se ha consolidado como una filosofía de vida tras más de 8 años de existencia. México necesita más compañías valientes como GNP que no teman formar a su gente en marca personal para empoderarles y darles armas para ser los mejores embajadores de marca.

vivir es increíble

San Juan del Río, Querétaro, Mx

En el fondo, siempre decimos que hay algo peor que formar a tu gente y que marche, que es no formarla y que permanezca en la compañía.

Futuro

El desarrollo y crecimiento de los programas de marca personal en las organizaciones en la región no será posible sin el concurso de las grandes empresas, que necesitan como ninguna establecer lazos de confianza con sus mercados más allá de la comunicación tradicional.

Y por otro lado, es necesario crear alianzas entre personal branders para mostrar equipos sólidos que puedan dar respuesta a todos los programas de personal branding en la empresa, tales como programas de formación, de executive branding, de employee advocacy (embajadores internos de la marca) y employer branding. Para ello hay que reunir competencias de autoconocimiento, estratégicas, y de comunicación corporativa y personal. Equipos como el de Integra Personal Branding están en la línea, y también las iniciativas de Ilana Berenholc y de Daniela Viek, promotora de la Semana Internacional del Personal Branding desde Brasil.

 

Para terminar, os dejo el vídeo de los jueves de Integra Personal Branding en que tuve el honor de participar el pasado 31 de agosto. Con un toque picante, claro. Feliz inicio de temporada!

 

Mexican Xile by Shutterstock.com

¿Cuál es el detonante de tu carrera profesional?

¿Por qué estudiaste lo que estudiaste? ¿por qué empezaste en esa empresa tu primer trabajo? Cuando pregunto sobre el detonante de carrera las personas se suelen quedar en blanco.

La respuesta habitual, cuando emerge, es “no lo sé”. “Estudié eso porque es lo que se me daba mejor”. O “fue la primera empresa que me aceptó como candidato”. Yo no me lo creo. Siempre hay un detonante, aunque esté depositado en nuestro subconsciente.

Si no te gusta la palabra detonante, algo bélica, puedes cambiarla por “catalizador” o “impulsor”. Pero en cualquier caso siempre existe algo que nos empuja a hacer lo que hacemos.

Cuando armas tu relato, el detonante es un elemento clave. Yo suelo distinguir el impulso idealista del impulso canalizador.

El impulso idealista

El idealista, como su nombre indica, se basa a menudo en un sueño de infancia: seré médico para salvar vidas, seré policía para acabar con “los malos”, seré comerciante como mi padre, seré presidente de mi país para que nadie pase hambre y todos vivamos mejor. Sí suena utópico, pero ¿acaso un niño quiere ser político pudiendo ser presidente? ¿o enfermero pudiendo ser cirujano? Los niños piensan en grande. Es una pena que se pierda esa primera ambición en cuanto maduramos.

El impulso canalizador es el que te lleva a esa primera decisión firme sobre el tipo de estudios a cursar o el que te lleva a tu primera nómina en una organización.

Por poner un ejemplo, mi impulso idealista estaba compuesto de la pasión temprana por la fotografía, la música y las formas de comunicación no verbal, pero especialmente por la admiración que me produjo ver al físico británico Stephen Hawking comunicarse mediante un sistema primario de ordenador. Hawking podía renunciar a hablar, a mover sus piernas, pero no a comunicarse.

Años más tarde de mis pensamientos utópicos, en 1993, BT (British Telecom) lanzó un anuncio corporativo con música de Pink Floyd y un insight de Hawking que debería estar escrito en la frente de nuestros gobernantes:

For millions of years, mankind lived just like the animals. Then something happened which unleashed the power of our imagination. We learned to talk and we learned to listen. Speech has allowed the communication of ideas, enabling human beings to work together to build the impossible. Mankind’s greatest achievements have come about by talking, and its greatest failures by not talking. It doesn’t have to be like this. Our greatest hopes could become reality in the future. With the technology at our disposal, the possibilities are unbounded. All we need to do is make sure we keep talking.

Durante millones de años, la humanidad vivió como los animales. Entonces sucedió algo que desató el poder de nuestra imaginación. Aprendimos a hablar y aprendimos a escuchar. El habla ha permitido la comunicación de ideas, facilitando a los seres humanos trabajar juntos para construir lo imposible. Los mayores logros de la humanidad se han producido al hablar; sus mayores fracasos al no hacerlo. No debería ser así. Nuestras mayores esperanzas podrían convertirse en realidad en el futuro. Con la tecnología a nuestra disposición, las posibilidades son ilimitadas. Todo lo que tenemos que hacer es asegurarnos de mantener el diálogo.

El impulso canalizador

detonante marca personal

Paco y Elena

El impulso canalizador es el plan de acción. Una vez has decidido cuál de tus fantasías de infancia podría ver la luz, necesitas activar los resortes necesarios para que se haga realidad.

En mi caso, fue la pareja que ves en esta fotografía. Tíos míos, debía correr el año 1977 (yo con 15 años) cuando se tomó esta fotografía. Solían moverse en una moto que hoy llamaríamos vintage, una NSU de la que creo que hay pocos ejemplares en el mundo. Formaban una pareja atípica por la época: su forma desenfadada de vestir, el peinado. No sé si era la pareja perfecta, pero era un buen modelo en el que inspirarse. Pronto supe que eran publicitarios. Elena tuvo un paso fugaz por la publicidad, pero Paco Miret fue y sigue siendo uno de los grandes creativos publicitarios.

Paco trabajaba en Tiempo BBDO, una de las grandes agencias españolas y una de las top 10 mundiales. Necesitaban un ayudante para el estudio de arte. Y ese fui yo. Conocía las técnicas fotográficas (en mi casa siempre tuve equipo de revelado) y me apasionaba lo relacionado con el diseño.

Mi primera nómina es de enero 1979, en Tiempo BBDO. 5.000 pesetas al mes (unos 30€). Tenía 16 años. Categoría profesional: botones. Hoy, con 55, sigo siendo publicitario, aunque he cambiado la forma de reforzar las marcas. Ahora estoy convencido que debe hacerse a través de las personas. Y por eso me dedico al personal branding.

Ya ves como una fantasía de infancia o juventud puede determinar tu carrera y forjar tus primeras pasiones.

Me gusta recordar la frase del psicólogo Carl Jung:

Yo no soy lo que me sucedió, yo soy lo que elegí ser

Te lo vuelvo a preguntar ¿cuál es tu detonante?

Imagen cabecera de shutterstock.com