La fuerza de los embajadores de marca internos (Employee Advocacy)

¿Eres de los que se miran el bloque de anuncios entero en un intermedio de un programa TV? ¿Esperas a que termine el anuncio del vídeo de YouTube que quieres ver? ¿mantienes el volumen de la radio cuando los anuncios interrumpen tu programa favorito? ¿entras en la sala de cine antes de hora para ver todos los anuncios? ¿abres y lees todos los newsletters que llegan a tu correo electrónico?

Si has contestado mayoritariamente NO a estas preguntas, podemos confirmar el dato que nos avanzó Nielsen: la publicidad tradicional (aunque sea online) está en la UCI.

¿Qué está pasando con la comunicación “de toda la vida”?

La eficacia de los formatos de comunicación convencionales (publicidad, RR.PP, patrocinio, notas de prensa…) ha caído en la misma proporción en que ha subido la eficacia de recomendaciones que nos llegan a través de personas como nosotros.

¿Qué pueden hacer las marcas ante un panorama tan complejo?

  1. Dejar de interrumpir, de perseguir. Y empezar a atraer con contenidos que tengan VALOR
  2. Cambiar el B2C (de empresa a consumidor) y B2B (de empresa a empresa) por P2P (de persona a persona)

Por simplificarlo, podríamos decir que el contenido, el relato, es el mensaje. y la forma en que nos llega es la plataforma, el medio, el vehículo. La una y la otra se complementan. Si el relato no encuentra vía de comunicación, existe, pero no nos llega. Y al contrario, si nos llega un mensaje basura, aunque lo haga muchas veces, pasará a la papelera de nuestra memoria.

Contenidos de valor

Un contenido de valor nos atrae. Y lo hace porque 1. está pensado  para nosotros y 2. se ha preparado para provocarnos una reacción y una emoción (reír, llorar, reflexionar, inspirarnos, compadecernos,…).

Ese contenido puede ser visual (imagen, infografía, texto, gif…), auditivo (podcast, música, emisión de radio…), audiovisual (vídeo, TV, cine) o sensorial (realidad aumentada, simulación 3D…). El formato no importa, puede ser directo (TV) o diferido (Netflix), analógico (un libro) o digital (un ebook).

Lo importante es que ese contenido nos provoque una reacción, nos cree una necesidad, nos la resuelva, nos advierta de un problema, nos lo resuelva, nos abra una oportunidad. Y eso no es fácil en un entorno donde la economía de la atención nos lleva a quedarnos solo dos o tres de los 3.000 impactos que recibimos diariamente. Para ello es primordial que las marcas desarrollen una propuesta (única) de valor dentro de un relato diferente, relevante y transformador.

¿Marketing de contenidos o branded content?

Hay similitudes pero también diferencias. La marca Michelin genera acciones de marketing de contenidos para vender sus neumáticos, con acciones actractivas y a la vez informativas sobre sus productos y marca. Y por otro lado, esta marca fue pionera en branded content con la creación de la Guía Michelin, un referente de la gastronomía mundial. ¿Qué tendrá que ver un neumático con un restaurante? Más de lo que pensamos, la guía se creó para que los conductores “en ruta” identificaran buenos lugares para comer o cenar. El branded content, como explica Antevenio en su blog, tiene un carácter más lúdico.

P2P (persona a persona), la fuerza de los embajadores de marca internos

Cuando se habla de embajadores de marca muchos pensamos en influencers (término confuso), celebridades o fans de la marca (brand advocates). Y eso es porque el recurso clásico de utilizar a  personas famosas por parte de las marcas eclipsa otras acciones de marketing. Eso es lo que se conocería como embajadores de la marca externos.

Buscando ejemplos fáciles, el gran tenista Rafa Nadal es un embajador de marcas externo, y también lo fue el gran jugador de golf Tiger Woods. Creo que ya intuyes los pros y contras de todo esto.

La  credibilidad y confianza están dentro de casa

Los programas de embajadores de marca internos (employee advocacy, en su versión anglosajona) persiguien objetivos similares a los externos, pero obtienen resultados distintos… ¿mejores? Depende de la variable que consideremos.

Humanización

Si se trata de humanizar la marca (comunicación P2P, de persona a persona), ambas estrategias pueden resultar eficaces. El embajador de marca externo puede aportar notoriedad de marca muy rápida, ya que la marca se apoya en la gran comunidad de la celebridad. El embajador de marca interno no aporta tanta notoriedad, pero sí experiencia y conocimiento sobre el producto o servicio que abandere la marca. El branding eficaz es humano, conector, empático y ético. Y si no, no es branding.

Para entender mejor el contexto de la humanización en tiempos de automatizaciones, te invito a ver este vídeo de Jeff Leonhard que me atreví a traducir incorporando la voz de mi colega personal brander Helena Casas:

 

¿Te queda claro tu papel absolutamente vital en este futuro que ya está encima nuestro?

Como dice Leonhard, la tecnología es el CÓMO del cambio, y los humanos somos el POR QUÉ.

Credibilidad y confianza 

Aquí la balanza se inclina a favor del embajador interno. El informe anual Edelman Trust lleva años confirmándonos que quienes generan mayor confianza (y por ende credibilidad) son los expertos técnicos de las organizaciones. Es razonable ¿quién sabe más de un producto o servicio que la persona que lo ha desarrollado?

Gestión de crisis 

No hablas con una marca, tampoco con una empresa. La comunicación tiene lugar persona a persona (lo de los bots es otro asunto, no es un diálogo, es una conversación programada).

Si te enfadas con una línea aérea porque retrasa tu llegada cuatro horas, esperas un trato P2P. Si te contesta la empresa (una abstracción) sabes que es alguien siguiendo una respuesta de estándar de manual. Pero si en una crisis de un hospital, además de la marca te contesta una enfermera o enfermero con nombre y apellido, tu reacción será menos airada, ya que ese “alguien” se ha quitado la máscara.

Sinceramente, no me imagino a un cocinero famoso dando la cara por un error de fabricación en una olla a presión que anuncia en un programa de cocina.

Fidelización de profesionales 

Actuar de forma consciente como embajadores de marca internos (de forma inconsciente, todo el mundo que trabaja por cuenta ajena lo es) es tan beneficioso para el profesional -o más incluso- como para la organización:

Ponen en valor su marca personal, adquieren nuevas competencias de comunicación y digitales, actúan como líderes informales, como portavoces… en el fondo, adquieren un sentido de pertenencia con la marca, se convierten en algo así como “accionistas emocionales”.

No me gusta hablar de retención del talento, se trata de que los profesionales se sientan parte activa de la marca.

Atracción de nuevos profesionales 

También conocido como employer branding. Lo que nos puede atraer como proyecto tiene poco que ver con un futbolín o con que haya un famoso que anuncie las virtudes de las marcas de la organización. Lo que nos atrae es el purpose (propósito), el pensar que podemos generar valor a determinados clientes, y sobre todo, el saber que quienes ya trabajan en o para esa organización están satisfechos y muestran sin problemas ese orgullo de pertenencia.

El employer branding no atraerá talento externo si el interno no está en condiciones (bien remunerado, integrado, con proyecto, alineado con la visión corporativa…). No olvidemos que hoy estamos a un clic de cualquier persona, y es fácil dar con alguien y preguntarle sobre la organización para la que trabaja.

Los resultados

Esta es la mejor noticia de un programa de embajadores de marca internos. Es medible, sin excesivas complicaciones.

La multiplicación del alcance de la comunicación y del engagement (interacción alcanzada con los usuarios de la marca) son solo dos factores. Pero hay más, como la mayor facilidad en la conversión de los contactos (leads) obtenidos a través de profesionales de la organización.

En el artículo El auge del empleado social en la empresa publiqué muchísimos datos sobre la eficacia de este tipo de programas. Hoy existen además diversas plataformas, que  mediante un panel de control y una app móvil permiten a la organización medir a tiempo real el retorno de inversión. Eso sí, una formación previa es necesaria para todos los que participen (de forma siempre voluntaria) en el programa. Y para ello recomiendo contar con facilitadores que:

  • Proyecten una marca personal fuera de duda, tanto en el ámbito privado como público (Google…)
  • Tengan experiencia formativa en personal branding corporativo y habilidades digitales
  • Idealmente, que hayan ejercido cargos de dirección en empresas

Como resumen de resultados, el engagement de los profesionales equivale al engagement de la marca (Employee engagement = Brand engagement).

La infografía

Aquí puedes  ver la infografía que resume lo hablado hasta ahora. Clicando en este enlace de Slideshare > Employee Advocacy: La fuerza de los embajadores de marca internos te la podrás descargar sin problemas. Espero que la información te haya sido de utilidad.

 

People illustration from shutterstock.com

De obligados a vencer a motivados por luchar #EKHuelva18 #MarcaPersonal (el relato)

Los más jóvenes quizás no recordéis al gran Luis Arribas Castro (Don Pollo), el que puso la voz a la Cadena Ser en Barcelona allá por los años 80. Aquella Barcelona hospitalaria, todavía con fuerte herencia franquista, contestataria, peligrosa, algo anárquica, cerrada al mar. Pero muy humana. Tuve el honor de ver en directo cómo Arribas Castro despedía todos los días su programa con una frase que jamás olvidaré:

La ciudad es un millón de cosas

El verdadero latido de la ciudad son su personas. Barcelona no estaba en el mundo, como lo está desde 1992. Pero estaba en nuestros corazones. Entre 1975, año de la muerte de Franco, y 1990, en estos quince años, el FC Barcelona solo ganó un campeonato de liga. Y muchos años estuvo en la zona media y baja de la tabla. Pero la afición animaba como hoy lo hace con su equipo el fan del Recre o del Athletic Club. No estaban obligados a ganar, por eso estaban motivados para luchar, para jugar bien.

El caso Avilés.

En mayo de 2017 tuve ocasión de conocer la ciudad de Avilés, en Asturias. Fue de la mano de mi querida colega y personal brander Elena Arnaiz. Elena, para mí persona revelación 2017, nos llevó a unos cuantos a esa pequeña ciudad y organizó un pequeño congreso de un día que reunió -atención- a 300 personas. Hablé de ello hace un año en el post Si buscas trabajo, mejor ir a por el 80 y olvidarse del 20 y también en Lo mejor de 2017 en Personal Branding. Y Elena lo resumió en un post magistral de título Dejar huella en el espacio líquido.

Ahí coincidí con mis compañeros del alma Eva Collado Durán y Fran Segarra (Ponte en Valor) y mis colegas del alma Andrés Pérez Ortega, Isabel Iglesias, Víctor Candel, con la magia de Nilton Navarro y la propia Elena, fue un exitazo. No solo por la cantidad de gente que asistió. Por la calidad de sus personas, las ganas, la proximidad, la cantidad de amistades surgidas desde aquel momento, de las que todos seguimos conectados viendo sus progresos, escuchando sus historias. Fue un evento 100% humano. Había sed de conocimiento, pero sobre todo había ganas de acoger, de saludar, de apretar manos, dar besos, repartir abrazos. Un subidón.

Un éxito sin precedentes en España. El misterioso caso del Espacio Knowmads Huelva 2018 (alias #EKHuelva18)

En la antípoda ibérica de Avilés se encuentra la vieja ciudad de Huelva, la latina Onuba. Puede que penséis que Huelva no tiene nada que ver con Avilés. En lo político, histórico y geográfico, no. En el aspecto social y humano, sí, absolutamente sí.

Pero vamos a ver, ¿cómo ha conseguido Huelva llenar un Gran Teatro con cerca de 500 personas que incluso han bailado al ritmo de I will survive animado por una mujer embarazada de 8 meses y medio?

Dejad que os cuente algo que parece increíble: No recuerdo eventos de marca personal como este.

El secreto está en recuperar la conexión humana

La ignición del proyecto se produce hace casi un año como iniciativa y patrocinio de la fundación pública andaluza  Andalucía Emprende, de la Fundación Cajasol y del empeño ilusionante de David Barreda, desde este enero 2018 persona revelación del año y “patrón” de la marca personal. Su biografía es impresionante, y más lo es la reflexión que dejan sus escritos.

Creo que la clave de esto no era hacer un evento masivo, era hacer algo bonito.

La importancia de marcar perfil propio

Los ponentes pudimos, entre todos, dar un abrazo a casi todos los asistentes, un beso, una conversación, una fotografía. Un “hace tiempo que te sigo y me has gustado más en persona”. Normal, el diálogo persona a persona siempre superará el texto dirigido a un colectivo. Cuando te conozco me atrevo a ser imperfecto, a mostrar mi lado vulnerable, a reír, a llorar.

#EKHuelva18 marca personal

Foto: Manuel Morillo. Final del Espacio Knowmads Huelva 18

Gracias, una palabra que se queda corta

Todas las personas que conocí en Huelva tienen perfil propio, humano, cercano. Huelva no es el fresón, el Recre, el jamón o la gamba, son sus personas. Gracias de corazón a todos los que asististeis al acto. Gracias a los onubenses Helen Gómez de Ruano y David Barreda. Gracias también a los que vinisteis de muy cerquita y disteis alma al EKHuelva18, como Meme Romero, Silvia Saucedo, Seve Izquierdo,  Rocío Martín, a los que vinisteis de lejos como Eva Añón, Claudio Inacio, Alex Durán, a mis compañeros de escenario, Eva Collado Durán, Elena Arnaiz, Andrés Pérez Ortega, el propio David BarredaEnrique Cejudo (onubense, por cierto), Patricia VázquezAdela de Mora, a toda la organización. Un agradecimiento más que especial a todo el equipo de la fundación Andalucía Emprende, la Fundación Cajasol, (discurso magistral de su presidente Antonio Pulido), al Ayuntamiento de Huelva y la Junta de Andalucía. Lo que habéis hecho no tiene precedentes. Sois la pequeña aldea de los cuentos de Astérix que se resiste a ser un pueblo de sosos, aburridos y clonados ciudadanos. Humanidad pura. Aportáis, importáis, y mucho. No cambiéis, por favor.

PD: ¿Queréis saber de qué hablamos en el Espacio Knowmads? Atentos al blog de David Barreda.

Imagen cabecera: Manuel Morillo (grande)

 

¿Cuál es el detonante de tu carrera profesional?

¿Por qué estudiaste lo que estudiaste? ¿por qué empezaste en esa empresa tu primer trabajo? Cuando pregunto sobre el detonante de carrera las personas se suelen quedar en blanco.

La respuesta habitual, cuando emerge, es “no lo sé”. “Estudié eso porque es lo que se me daba mejor”. O “fue la primera empresa que me aceptó como candidato”. Yo no me lo creo. Siempre hay un detonante, aunque esté depositado en nuestro subconsciente.

Si no te gusta la palabra detonante, algo bélica, puedes cambiarla por “catalizador” o “impulsor”. Pero en cualquier caso siempre existe algo que nos empuja a hacer lo que hacemos.

Cuando armas tu relato, el detonante es un elemento clave. Yo suelo distinguir el impulso idealista del impulso canalizador.

El impulso idealista

El idealista, como su nombre indica, se basa a menudo en un sueño de infancia: seré médico para salvar vidas, seré policía para acabar con “los malos”, seré comerciante como mi padre, seré presidente de mi país para que nadie pase hambre y todos vivamos mejor. Sí suena utópico, pero ¿acaso un niño quiere ser político pudiendo ser presidente? ¿o enfermero pudiendo ser cirujano? Los niños piensan en grande. Es una pena que se pierda esa primera ambición en cuanto maduramos.

El impulso canalizador es el que te lleva a esa primera decisión firme sobre el tipo de estudios a cursar o el que te lleva a tu primera nómina en una organización.

Por poner un ejemplo, mi impulso idealista estaba compuesto de la pasión temprana por la fotografía, la música y las formas de comunicación no verbal, pero especialmente por la admiración que me produjo ver al físico británico Stephen Hawking comunicarse mediante un sistema primario de ordenador. Hawking podía renunciar a hablar, a mover sus piernas, pero no a comunicarse.

Años más tarde de mis pensamientos utópicos, en 1993, BT (British Telecom) lanzó un anuncio corporativo con música de Pink Floyd y un insight de Hawking que debería estar escrito en la frente de nuestros gobernantes:

For millions of years, mankind lived just like the animals. Then something happened which unleashed the power of our imagination. We learned to talk and we learned to listen. Speech has allowed the communication of ideas, enabling human beings to work together to build the impossible. Mankind’s greatest achievements have come about by talking, and its greatest failures by not talking. It doesn’t have to be like this. Our greatest hopes could become reality in the future. With the technology at our disposal, the possibilities are unbounded. All we need to do is make sure we keep talking.

Durante millones de años, la humanidad vivió como los animales. Entonces sucedió algo que desató el poder de nuestra imaginación. Aprendimos a hablar y aprendimos a escuchar. El habla ha permitido la comunicación de ideas, facilitando a los seres humanos trabajar juntos para construir lo imposible. Los mayores logros de la humanidad se han producido al hablar; sus mayores fracasos al no hacerlo. No debería ser así. Nuestras mayores esperanzas podrían convertirse en realidad en el futuro. Con la tecnología a nuestra disposición, las posibilidades son ilimitadas. Todo lo que tenemos que hacer es asegurarnos de mantener el diálogo.

El impulso canalizador

detonante marca personal

Paco y Elena

El impulso canalizador es el plan de acción. Una vez has decidido cuál de tus fantasías de infancia podría ver la luz, necesitas activar los resortes necesarios para que se haga realidad.

En mi caso, fue la pareja que ves en esta fotografía. Tíos míos, debía correr el año 1977 (yo con 15 años) cuando se tomó esta fotografía. Solían moverse en una moto que hoy llamaríamos vintage, una NSU de la que creo que hay pocos ejemplares en el mundo. Formaban una pareja atípica por la época: su forma desenfadada de vestir, el peinado. No sé si era la pareja perfecta, pero era un buen modelo en el que inspirarse. Pronto supe que eran publicitarios. Elena tuvo un paso fugaz por la publicidad, pero Paco Miret fue y sigue siendo uno de los grandes creativos publicitarios.

Paco trabajaba en Tiempo BBDO, una de las grandes agencias españolas y una de las top 10 mundiales. Necesitaban un ayudante para el estudio de arte. Y ese fui yo. Conocía las técnicas fotográficas (en mi casa siempre tuve equipo de revelado) y me apasionaba lo relacionado con el diseño.

Mi primera nómina es de enero 1979, en Tiempo BBDO. 5.000 pesetas al mes (unos 30€). Tenía 16 años. Categoría profesional: botones. Hoy, con 55, sigo siendo publicitario, aunque he cambiado la forma de reforzar las marcas. Ahora estoy convencido que debe hacerse a través de las personas. Y por eso me dedico al personal branding.

Ya ves como una fantasía de infancia o juventud puede determinar tu carrera y forjar tus primeras pasiones.

Me gusta recordar la frase del psicólogo Carl Jung:

Yo no soy lo que me sucedió, yo soy lo que elegí ser

Te lo vuelvo a preguntar ¿cuál es tu detonante?

Imagen cabecera de shutterstock.com

¿Y tú? ¿Has descubierto ya tus superpoderes? #TEDxLleida16

¿Superpoderes? ¿De qué va esto?

El 30 de septiembre recibo una llamada de alguien con superpoderes. Ricard Pons, buen amigo y personal brander, además de otros roles no menores. Solemos hablar de vez en cuando, y vernos cuando se puede. Me propone para un TEDx de ponente. No me lo creo. ¿Por qué yo? ¡Ostras! ¡Parece que va en serio! Poco después hablo con Pau Samo, su gran colega, buen amigo mío y coordinador del TEDxLleida. Pau confirma.

¡Caramba! La cosa se complica. La fecha que me proponen no me va bien. Consulto con Eva y Fran, los responsables del compromiso que tenía adquirido para el 11 de noviembre, fecha prevista para el TED. ¡Salvados! El otro compromiso es flexible en fechas. El 12 de octubre ya está anunciada mi participación en la web de TEDxLleida. Queda menos de un mes. Ya no hay vuelta atrás. O sí. Una gripe oportuna. No. Me lanzo. Con dos. Además, prepararlo puede ser divertido. Allá voy. Vaya… ¿y de qué hablo? Me dicen que la audiencia es muy amplia, no especializada. Vamos, que entre el público podría estar mi madre. Un reto.

Buscando tema

Hablar de personal branding como si estuviera en un congreso no funcionará. Pero habré visto cientos de charlas TED a lo largo de mi vida. Y hay un patrón. Siempre hay una idea inspiradora. Casi siempre hay un relato personal relacionado con esa idea. Miro hacia mi interior. ¿Para qué estoy aquí? ¿Tengo una visión? ¡Sí! ¡Es eso! Ayudar a dibujar futuros. Esa es mi visión desde hace muchos años. Y ahora la cuestión: ¿Qué me llevó a definir esa visión? ¡Claro! Trabajar con personas. Pasé de trabajar para “grandes” marcas y empresas a trabajar con “pequeñas” marcas. Y no hay color. From big to small. Las pequeñas son humanas, son personas, reales, duraderas, auténticas. De hecho, sin las pequeñas no existirían las grandes. Esto se pone bonito. Pero necesito algo más. ¿Qué nos diferencia a empresas y personas? ¡Voilà! Lo tengo. Y empieza por “V”. Son los valores.

Small Data: el poder de las personas

Small Data: el poder de las personas. Genial. Ya tengo título. Seguramente no soy la primera persona a la que se le ocurre lo de “Small Data”. En efecto. Miro en Google. Ricard mira en Google. Compartimos enlaces. Pero no hay que temer nada. Mi enfoque es distinto, habla de humanizar, de dotar a marcas corporativas y empresas de alma. Y eso sólo se consigue con el poder de las personas. Las personas y sus superpoderes. Sin ser muy conscientes, las personas tenemos algo, un driver, que nos convierte en superhéroes… ¿Qué será? Son los valores.

Los superhéroes ya no gastan capa

No. Esa idea de un tipo que vuela o trepa y lleva capa la dejamos para el cine y los cómics. En la vida real los superhéroes no llevan capa. Y muchas veces no sabemos que lo son. El mundo está lleno de personas que han superado obstáculos impensables. Personas corrientes. Viven en tu escalera. Entre tus amigos. Entre tus familiares, tus colegas, tus clientes… Viven dentro de ti. Tienen más aspecto de Woody Allen que de Arnold Schwarzenegger. Y entonces, ¿qué les ha permitido levantar cabeza y tirar hacia adelante? Son los valores.

Las empresas aún no conocen el alcance de ese driver en las personas

Está muy verde. Pocas empresas han comprendido el poder de su gente más allá de sus competencias profesionales básicas. Todavía, en pleno SXXI, llaman “empleados” a sus profesionales. RAE. Empleado = Utilizado, usado, Gastado. Así no vamos a ninguna parte. ¿Dónde está nuestra humanidad? Pero volviendo al meollo de la cuestión. Las empresas tienen gente, y esa gente tiene superpoderes. Lo sé. Pensarás que estoy como una cabra. Y no vas mal del todo.

Estás a pocos segundos de saber qué narices son los superpoderes. Y cómo pueden ayudar a las empresas a multiplicar su fuerza de conexión con sus mercados. Te dejo con el vídeo Small Data: El poder de las personas. Contiene una pequeña historia personal. Estoy muy seguro de que cuando acabes de verlo palparás tu propia espalda en busca de una capa. No busques, son tus valores. 

¡Feliz semana!

 

Knowvacaciones, las vacaciones de los knowmads

¿Las personas que trabajamos en diversos proyectos colaborativos hacemos vacaciones?

La respuesta es sí, de forma inequívoca. Aunque posiblemente sean unas vacaciones diferentes, algo deconstruidas, por etapas y con muchos momentos de desconexión total pero sin romper el hilo. Son las vacaciones de los knowmads.

Knowmads

Para saber qué es un knowmad te recomiendo, si no lo has leído ya, el libro de Raquel Roca Knowmads, los trabajadores del futuro, pero a modo de avance, Knowmad es un neologismo que combina las palabras know (conocer) y nomad (nómada) y que tiene su razón de ser en la innovación y la flexibilidad. El trabajador del conocimiento es el trabajador del futuro.

Según Raquel Roca, “Un tipo de profesional que supone la evolución –más sofisticada y completa- de casi todos los otros perfiles laborales, como autónomo, freelance, emprendedor o auto empleado, al que se le añade unas características (como soft skills, capacidad de aprendizaje…) que van más mucho allá de un régimen o forma de financiación. Cualquier persona, desde CEO o empresario hasta el empleado de primera línea, puede ser knowmad. Y no es moda pasajera porque va a ser el tipo de profesional que más crezca y se desarrolle en el futuro cercano, básicamente porque es el que reúne todas las condiciones para trabajar con las exigencias que piden los nuevos tiempos, y que por lo tanto también será el que requieran las empresas”.

Cómo gestionar las vacaciones

Con paciencia, por supuesto, sin perder la cabeza y dejando entender a nuestro círculo cercano que en determinados momentos del día o la semana necesitaremos como el pan acercarnos a un lugar con WIFI para resolver asuntos que no pueden esperar (demasiado).

No cabe duda de que las vacaciones son un momento de descanso, pero precisamente esa paz que nos separa del ajetreo habitual nos inspira creatividad, nuevas ideas y –al menos en mi caso- soluciones a proyectos en marcha. ¿Dejaremos escapar esa fuente de inspiración?

San Skype

Espero que no se enfaden conmigo los muy religiosos, pero herramientas de trabajo a distancia como Skype o Hangout, como Google Drive, o el gestor de proyectos colaborativos Slack se han unido al teléfono, mail, Whatsapp… nos salvan la vida, ya que evitan que debamos estar presencialmente en reuniones y nos permiten seguir nuestro ritmo de descanso con apenas pequeñas intervenciones para resolver asuntos puntuales.

Bajando el ritmo

Los que estamos abonados a servicios de noticias online, suscritos a vídeos, a blogs o hacemos seguimiento de determinadas personas, lo que solemos hacer es reducir el “ruido” por unos días y buscar la información que necesitemos cuando la necesitemos.

Maldito agosto

Reconozco que siento cierta envidia por los que pueden hacer sus vacaciones cuando su mente se lo pide. Eso pasa en todos los países del mundo excepto en España. En España tenemos la desgracia de que no está bien visto hacer vacaciones en junio, julio, septiembre… a pesar de ser meses de verano.

Eso es un problema, ya que –por ejemplo- este año se me ha ocurrido salir de la ciudad el 22 de julio y la que se ha liado. Como si no tuviera derecho a hacer las vacaciones cuando mi logística personal me lo permita.

Knowmads pero no tan raros

A los knowmads también nos gusta aprovechar este tiempo para leer, para hacer siestas, contemplar paisajes, embobarnos con las olas del mar, hacer deporte, pasear, quedar con amigos, degustar nuevos platos, escribir, reunirnos con la familia…

No somos tan raros. Solo pasa que necesitamos seguir “on” si no queremos que algunos proyectos interesantes se vayan al traste y nos encontremos con una vuelta de vacaciones complicada.

Muchas personas se plantean nuevos propósitos a la vuelta de vacaciones. Los knowmads lo hacemos 365 días al año.

¿Eres uno de nosotros?

En este excelente artículo de Social You podrás saber si tienes ADN de Knowmad. Si es así seguro que ya te estarás planteando las vacaciones de los knowmads.

Working holidays photography by Shutterstock.com

Gestionando nuestra comunicación personal

Si aceptamos que la marca personal es la huella que dejamos en los demás, deberíamos distinguir entre nuestra área de comunicación pública (la que conocemos de nosotros y conocen los demás en nuestro entorno), nuestra área ciega (los demás la conocen y nosotros no) y nuestra área secreta (nosotros la conocemos, los demás no). Solo así mejoraremos nuestra estrategia de comunicación personal.

La ventana de Johari

Posiblemente conozcas esta útil herramienta que diseñaron en su día los psicólogos Joseph LuftHarrington Ingham, pensada para ayudarnos a entender mejor nuestra relación con nosotros mismos y con los demás.

Gestionando nuestra comunicación personal / marca personal

Wikimedia Commons

En la zona superior de la ventana se maneja la información disponible a los demás y en la zona inferior la no disponible a los demás.

Arena (área pública) es lo que nosotros sabemos de nosotros mismos y los demás también. Es nuestra zona pública, pero no representa la totalidad de nuestra marca, ya que nos falta conocer más información sobre nosotros (blind spot, punto ciego) y ya que nos falta incluir esas informaciones que reservamos para nosotros (façade o área secreta). Del área desconocida no hablaremos, son informaciones que quizás yacen en nuestro inconsciente y que aparecerán -o no- algún día.

Necesitamos más arena. No nos podemos permitir desconocer lo que conocen otros sobre nosotros, y para que esa área ciega deje de serlo debemos recurrir a una acción tan efectiva como poco utilizada: pedir feedback.

¿Cómo pedimos feedback?

Mensaje: para tener un 360 no hace falta lanzar 20 preguntas complejas. Yo propongo tres, solo tres, que nos darán toda la información que necesitamos para que nuestra área ciega pase a pública (conocida por nosotros):

  1. Defíneme en tres palabras
  2. Qué crees que hago especialmente bien
  3. En qué crees que podría mejorar

No, no son preguntas dicotómicas de sí o no, son abiertas, lo que hará el análisis de resultados algo más largo, pero también más rico.

Público: No necesitamos entrevistar a 400 personas, con 20 nos bastará. Pero sería interesante que pertenezcan a ámbitos diferenciados de nuestra vida: 5 amigos, 5 familiares, 5 compañeros de estudios y 5 compañeros de trabajo. Como bonus extra podríamos elegir también a 5 superiores, es una información de de gran valor.

Medio: Existen varias plataformas que nos ayudarán a gestionar esta información. Lo importante es que sea anónimo para que se animen a contestar sin miedo. Personalmente me gusta mucho Google Forms, un cuestionario online muy personalizable y gratuito de Google que también tiene aplicativo para Chrome y para smartphone. También he utilizado Survey Monkey, quizás algo más “friendly” en cuanto a diseño y mejor adaptado para versiones smartphone. Pero en el mercado hay muchas más aplicaciones, como Survio, PoolDaddy… En la base del post incluyo un enlace con las 10 más importantes.

Gestionando secretos

Seguimos necesitando más arena. El feedback nos ha ayudado a conocernos mejor, pero ahora necesitamos hacer algo para que los demás nos conozcan un poco mejor. Analicemos de nuestra façado o área secreta: ¿Qué es lo que no hemos contado de nosotros que nos podría beneficiar como profesionales -y como personas-? Necesitamos contestar a eso. Es obvio que siempre tendremos algún secreto guardado, pero ciertas informaciones relativas a nuestros hobbies, pasiones, hábitos de lectura, de viaje, gastronómicos o altruistas nos pueden reforzar nuestro posicionamiento de marca.

A menudo utilizo el ejemplo del que se prepara para una 1/2 maratón (o maratón entera) ¿qué información se extrae de ahí? planificación, control, disciplina, cultura del esfuerzo, autosuperación personal. ¿Y si somos poetas de fin de semana? creatividad, pasión, ¿y si somos cocineros de fin de semana? trabajo en equipo, rigor, empatía, sociabilidad… ¿y si reconocemos en nuestro CV o extracto en Linkedin que nos han despedido de una empresa? sinceridad, proximidad, cultura del aprendizaje, superación…

La delgada línea fina que separa nuestra vida personal de nuestra vida profesional cada vez es más borrosa, ciertas informaciones es mejor pasarlas a la esfera pública para ganar en autenticidad y en proximidad. La decisión es nuestra. No es necesario confesar nuestras gamberradas de infancia, no se trataría de nada distintivo, se trata de sopesar si soltamos lastre o dejamos que el globo vaya cayendo.

Para saber más:

Jane del Tronco: 10 pasos para gestionar y aprovechar un feedback 360

Carlos Guerra: 10 herramientas gratuitas para hacer encuestas online

Yellow wall and window image by shutterstock.com

Algo se muere en el alma… y Cris se ha ido

Hasta siempre, Cris, esencia de vida

Los Del Río se hicieron famosos por muchas canciones, pero sin duda por su interpretación de “El adiós” (algo se muere en el alma). Hasta ahora no había interiorizado del todo su significado, pero lamentablemente Cris se ha ido, y eso me hace fijarme en dos estrofas concretas de la canción:

Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va, 
Y va dejando una huella que no se puede borrar.

El barco se hace pequeño cuando se aleja en el mar, 
Y cuando se va perdiendo qué grande es la soledad.

Cris se ha ido, y nos deja sin esa llama de vida: organizadora, alegre, apasionada, madre perfecta, esposa perfecta, amiga perfecta, culer hasta en los momentos difíciles, amante de la música y del bailoteo, de una buena partida de canasta, amante de los placeres de la buena mesa, de un buen libro (que era capaz de releer 5 veces si le gustaba mucho), de un buen café con pitillo y prensa de la mañana… amante de la vida.

El cáncer no distingue a las buenas de las malas personas. Cris se ha ido poco antes de cumplir los 50, con muchas cosas pendientes, muchos viajes, muchas tertulias… Escribo esto con lágrimas en los ojos pero con sonrisas que me devuelven a los grandes momentos que los que hemos estado cerca de ella siempre recordaremos. 

A veces pienso que Dios se lleva a las personas que han absorbido tanta esencia de vida, como si tuviéramos un límite, un cupo de momentos excelentes que no se pueda sobrepasar. Jorge, Pati, Carlos y Jorge junior la echarán de menos, más que nadie en este mundo, pero jamás podrán decir que no tuvieron una esposa y madre que lo dio todo, absolutamente todo.

Para acabar, os dejo una de las piezas musicales que Cris me pedía una y otra vez que pusiera en los momentos místicos: El viatge a Itaca, ese visionario texto del poeta griego Konstandinos Kavafis, traducido por Carles Riba y versionado magistralmente por Lluís Llach.

Cris se ha ido. ¡Bon viatge, Cris!

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=hNVJpIRt_JQ[/youtube]

#11s2013 Comunicación y contracomunicación: espadas en alto

 

Los ecos de la pasada Via Catalana del 11 de septiembre pasado han sobrepasado las portadas de la siguiente semana en la prensa. La guerra de cifras continua con el ritmo habitual: los que están molestos con la cadena humana presentan cifras bajas (400.000 personas según el ministro del interior, el catalán Jorge Fernández Díaz). Por contra, los que quisieran ver a Catalunya como nuevo estado europeo acogieron inicialmente la cifra de 1.500.000 personas y ahora, a medida que a gigafoto de la Via Catalana se va haciendo nítida, se habla de una movilización cercana a los 2.000.000 de personas, lo que significaría un hito sin demasiados precedentes.

Imagen: Unicat Sabadell

Imagen: Unicat Sabadell

Con las espadas en alto, los gabinetes de comunicación política de uno y otro bando se están esmerando por encontrar la mejor forma de neutralizar o maximizar el efecto de la cadena humana. Existen elementos contaminantes de todo tipo, aunque tal vez el más notorio es el protagonizado por grupos de extrema derecha al grito de “Cataluña es España” o “Puta Cataluña” en su irrupción en la librería Blanquerna de Madrid. También aparecen elementos contaminantes en el lado independentista, los clásicos descerebrados que queman banderas etc.

El papel de la prensa es clave para alimentar o neutralizar esta movilización. En la prensa estatal estaría “El País” por un lado y “ABC”, “La Razón” por el otro. “El Mundo”, por libre, siempre apostará por el titular que ayude a generar más polémica, vaya contra unos o contra otros. Las televisiones refuerzan su papel como pro o contra, y así tendremos a algunas más neutrales como Mediaset (Cuatro y Tele5) y otras más oficialistas como TVE o el grupo A3Media. En Catalunya, TV3, líder de audiencia, ha dado máxima cobertura a la Via Catalana, y también lo ha hecho el Grupo Godó en menor medida.

Algo que como ciudadano catalán me llama poderosamente la atención es la obsesión de muchos medios de comunicación por hacer responsable a Artur Mas de esta movilización. Que me perdone el Sr. Mas, pero ya le hubiera gustado tener ese poder de convocatoria. El Sr. Mas no leyó con nitidez la manifestación del 11S 2012 en Barcelona, pensó que buena parte de ese millón y medio de personas eran potenciales votantes suyos y se estrelló en su adelanto electoral. El Sr. Mas no ha tenido nada que ver con la Via Catalana. Como mucho, habrá podido influir en la cobertura mediática del evento, poquito más.

La Via Catalana ha sido un movimiento transversal de una parte importante de la sociedad civil catalana, un movimiento cuyo combustible principal ha tenido una doble fuente:

  1. El anticatalanismo visceral de una parte de la sociedad española, manifestado por muchos de sus representantes políticos en forma de presión económica, declaraciones explosivas, corazas constitucionales, boicots etc.
  2. Los movimientos civiles catalanes como la ANC, Omnium Cultural y muchos otros, que han conseguido mayor respeto y credibilidad que la clase política.

En la guerra de comunicación que estamos viviendo, Catalunya tiene las de perder, ya que se enfrenta al mundo en solitario y con pocos apoyos. El comisario Almunia, que hace pocos meses planteaba como algo posible la inclusión automática de Catalunya en la UE en caso de independizarse, está abanderando el discurso contrario desde que le han estirado las orejas.

Entretanto, han aparecido mensajes por las redes sociales que, al no venir revestidos de color político, se están convirtiendo en excelente munición para Catalunya: la carta de una tenista catalana, el artículo de Jordi Évole sobre la mayoría silenciosa, el artículo “Catalunya” de Andreu Buenafuente, las manifestaciones de Ona Carbonell, campeona olímpica… En las redes sociales, la comunicación que huele a partido o a medio de comunicación no consigue el interés viral de los cibernautas. Pero todo lo que venga de personas humanas, de ciudadanos, de líderes de opinión no política, se constituye en “la conversación”. Y no olvidemos el poder de una conversación bien planteada. Ya lo decía la introducción del Manifesto Cluetrain (1999): los mercados son conversaciones.

Si los gobiernos de uno y otro lado no analizan al detalle la transversalidad de este fenómeno, sus gabinetes de comunicación dispararán salvas, poco más. Un economista exfalangista insinuando que hay que bombardear Barcelona no asusta a los catalanes, al contrario, suma nuevos adeptos a largarse de España.

En Madrid me han expulsado dos veces de un taxi por hablar catalán por teléfono… ¡con mi hija! ¿Quién alimenta esa ignorancia, esa contaminación?. La comunicación lo es todo, y si los políticos tienen voluntad de evitar el odio, lo pueden conseguir. De lo contrario, la Via Catalana se irá haciendo cada vez más grande.

Cortinas de humo, eufemismos, y esonotocas, menudo verano el del 13

Pocos días antes de las elecciones, los opositores al presidente le acusan de abuso sexual sobre una menor que visitaba la Casa Blanca. La estrategia para eludir el escándalo es levantar una cortina de humo: inventar una guerra con un país prácticamente desconocido y no muy importante para la mayoría del pueblo estadounidense, Albania.

¿Suena? Sí, se trata del argumento de la película “Wag the dog” (Cortina de humo) de 1997, dirigida por Barry Levinson y escrita por David Mamet y Hilary Henkin.

Este verano político hispánico nos ha sorprendido con una de las mayores cortinas de humo conocidas por nuestra especie: El drama del peñón. El relato está muy bien orquestado:

Wikimedia Commons

Wikimedia Commons

Misión: evitar el desgaste del Gobierno por los casos acumulados de Bárcenas, Gurtel y una gestión de crisis mal resuelta –especialmente en aspectos comunicativos-.

Estrategia: Dirigir la atención de los españoles hacia otro asunto que afecte emocionalmente a su sentido patriótico. Crear una amenaza contra los intereses de España.

Propuesta: Generar un conflicto alrededor del Peñón de Gibraltar, de soberanía británica en virtud del Tratado de Utrech (1713), un regalito que hicieron los Borbones a la Corona Inglesa para poder invadir Barcelona sin demasiadas bajas.

Antecedentes: En su día, Aznar consiguió colgar miles de banderas rojigualdas en los balcones gracias a la defensa de una piedra llamada “Perejil” que había sido ocupada por hordas de Marruecos. La unidad de España estaba en peligro. La acción fue un éxito a todos los niveles, y acabó con una “toma” de la isla al estilo “Hombres de Harrelson”.

La excusa perfecta. El gobierno de España necesitaba un detonante, y tuvo la suerte de cara cuando el  24 y 25 de julio de este año, las autoridades del Peñón lanzaron al agua bloques de hormigón con la idea de crear un arrecife artificial, poniendo trabas a los pescadores de La Línea de la Concepción y Algeciras.

La ejecución: Dos días después España intensificó de manera exagerada el control aduanero en la Verja, lo que provocó inmensas colas de varias horas que el Gobierno justifica afirmando que esos registros son su obligación, ya que el Peñón no forma parte del espacio Schengen y por lo que Reino Unido y Gibraltar han protestado enérgicamente. Como dirían en Italia, “Ce l’abbiamo fatta” (ya la hemos liado).

La reacción: El manual de comunicación empezó por la página 1. Los medios más afines al gobierno (La Razón, ABC, RTVE, Antena 3…) dieron la avanzadilla y avisaron de la nueva amenaza contra la unidad y la soberanía de España. Acto seguido el asunto ha ocupado portadas de todo el país, culminando una excelente y bien orquestada estrategia de comunicación “Wag the dog”. Es cierto que no todos los medios ha dado el mismo tratamiento a la noticia, La Sexta y El Mundo han seguido fieles al asunto Bárcenas, y quizás también la prensa “separatista” catalana.

Los gabinetes de comunicación política suelen trabajar con tres grandes formatos para eludir la atención sobre un asunto. Por orden de eficacia:

La cortina de humo, ya comentada, es la gran herramienta:

  1. Es Matrix, una recreación del mundo real para que los habitantes del planeta no vean la miseria en la que viven.
  2. En EEUU, el mismo día que Monica Lewinsky declaraba ante el gran jurado en la corte suprema se iniciaron los bombardeos a Sudán y Afganistán .
  3. El Gobierno del PSOE se encontró el 29 de Abril de 2011 con una estadística demoledora a 3 semanas de unas elecciones autonómicas: el récord histórico de 4.9 millones de parados. En este caso, el Gobierno no creó cortinas de humos sino que aprovechó la inercia de dos hechos importantes para cobijarse tras la cortina: la semifinal de la champions entre el Madrid y el Barcelona del 27 de abril que acaparó todos los titulares de la prensa hasta la semana siguiente, y la Boda Real entre William y Kate del 29 de Abril. ¿Suerte? Sí, pero hay que saber aprovecharla.
  4. En Cataluña, el derecho a decidir, la cadena humana por la independencia y el Barça dejan en la página 2 de Google todos los temas ásperos como el caso Millet, los casos de espionaje a raíz de las grabaciones en el restaurante “La Camarga”, la bicefalia de un PSC cuyo líder es cuestionado permanentemente por sus compañeros de partido…

El eufemismo, ese viejo amigo. Algunos ejemplos:

  1. Los “hilillos de fuel” de Rajoy, cuando era vicepresidente del gobierno, refiriéndose a la catástrofe ecológica del Petrolero Prestige
  2. Gravámen adicional” por subida de impuestos
  3. Movilidad exterior” por huida de jóvenes al extranjero
  4. Préstamo” por rescate
  5. Desaceleración transitoria” (ZP) por crisis
  6. Cese temporal de la convivencia” por divorcio (en la casa Real)
  7. Tiquet moderador sanitario” por euro por receta (Generalitat)
  8. Y la perla: “Medidas excepcionales para incentivar la tributación de rentas no declaradas” por amnistía fiscal

El “eso no toca”, una herramienta en auge. Ejemplos:

  1. Quizás el rey del “esonotoca” fue en su momento Jordi Pujol, un maestro de la evasión comunicativa. Lo hacía con arte, su “això no toca” siempre aparecía cuando el president quería comentar la exposición que había inaugurado hacía 2 minutos y no el asunto complejo de política interna. Por el contrario, su sucesor, Artur Mas, es un experto en el arte de dar la cara.
  2. En la actualidad tenemos al “presidente plasma”, Don Mariano, que ha llegado a irritar a la prensa con sus incomparecencias constantes y con la costumbre de instalar un televisor (plasma) en una sala anexa para los periodistas (así no molestan con preguntas inoportunas)

Sea como sea, los veranos siempre encontrarán noticias de contexto que ayuden a aliviar las tensiones de los distintos gobiernos. Cuando un verano trae pocos incendios, pocos accidentes en tránsito y pocos ahogados en el mar, el vendaval político está asegurado. Este verano del 13 lo recordaremos por ese trocito de piedra (los ingleses le llaman “The Rock”) que llamamos Gibraltar, una cortina de humo espeso.

Cristina Fernández de Kirchner se autoinmola

No acostumbro a rebloguear artículos de terceros, pero “No llores por mí Argentina. Llora por tí” del economista Xavier Sala i Martín es de lectura obligada para conocer los intereses partidistas y familiares que se esconden tras la decisión de expropiar un 51% de Repsol. Ahí os dejo con esta perla, que de hecho procede de una intervención en la emisora de radio RAC1 del pasado 17 de abril.

 Foto: Flickr

No llores por mí Argentina. Llora por tí

A ver si nos entendemos. Es verdad que el neonacionalismo Argentino ha jugado un papel en la expropiación de Repsol, es verdad que el naciolismo aparece con furibunda violencia cada vez que el gobierno necesita camuflar problemas graves (y el gobierno argentino no es una excepción) y es verdad que la nacionalización va a perjudicar, esencialmente, a Argentina (y aquí el único que ha dado en el clavo es el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, que parece que es el único político sensato de todo el país): ayer me preguntaba en público si quien se había pegado un tiro en el pie era Froilán, el rey Juan Carlos o Cristina Fernández de Kirchner. La respuesta es… ¡los tres a la vez!

Todo esto es verdad, pero me parece que los ciudadanos argentinos deberían empezar a ver que sus dirigentes políticos no solo utilizan el populismo nacionalista para ganarse sus simpatías, sino que son unos corruptos ladrones que roban la riqueza de su país. La nacionalización de YPF no tiene nada que ver con las necesidades energéticas del pueblo sino con la incompetencia de doña Cristina, las ansias de esconder una gestión nefasta y, sobre todo, con la CORRUPCIÓN de su entorno… y del de su hijo Máximo.

La historia empieza entre 1992 y 1999, cuando el gobierno peronista de Carlos Menem (del mismo partido de Kirchner) decide privatizar YPF debido a la enorme cantidad de pérdidas de la compañía. Era una época en que la empresa estaba mal gestionada (como casi todas las empresas públicas de todo el mundo) y el precio del petróleo rondaba los 15 dólares el barril. La empresa española REPSOL, entonces dirigida por Alfonso Cortina, compró YPF al gobierno de Menem (repito, del mismo partido que Kirchner).

1999 era una época en que “España iba bien”. ¿Lo recuerdan? Era la España del pelotazo, de los nuevo-ricos engominados que daban lecciones de gestión por todo el mundo y de los presidentes de gobierno que fumaban puros con los pies encima de la mesa. Esa arrogancia quedó grabada en las mentes de muchos latinoamericanos que han esperado años para cobrar sus deudas morales. A todo cerdo le llega su San Martín (que no su Sala i Martín, que es un fenómeno distinto) y parece que a España le ha llegado el momento de pagar la humillación a la que trató a los ciudadanos de América Latina.

Dicho esto, y aceptando la arrogancia de nuevo rico de los españoles, la verdad es que REPSOL pagó (repito, PAGÓ) el precio que le pedía el gobierno por la ruinosa compañía: 15.000 millones de dólares. La fusión fue ejemplar hasta el punto de que la revista Financial Times otorgó el premio anual a REPSOL por la mejor fusión del año.

Además de esos 15.000 millones iniciales, REPSOL ha invertido un total de 20.000 millones de dólares entre 1999 y 2012, incluyendo unos 3.200 millones en 2011. 20.000 millones en 12 años no es una inversión pequeña, diga lo que diga la presidenta Argentina. De hecho, uno de los resultados de esas inversiones ha sido el descubrimiento de los yacimientos de Vaca Muerta que pueden dar unos resultados económicos extraordinarios a pesar de que todavía está por ver la calidad del petróleo allí depositado.

En 2007, y ya con Antoni Brufau al frente de la petrolera, el presidente Néstor Kirchner pidió a REPSOL que un grupo argentino entrara a formar parte de la compañía. Se trataba del grupo Petersen de la familia de Enrique Eskenazi. La familia Eskenazi era una familia de la alta burguesía de Santa Cruz, región que había sido presidida (oh! casualidad!) por Néstor Kirchner, antes de ser presidente de Argentina. De hecho, Enrique Eskenazi era amigo íntimo de don Néstor, tan íntimo que le había financiado las campañas electorales que le llevaron al poder. Es decir, el presidente Kirchner obligó en 2007 a REPSOL a aceptar un socio argentino que, casualmente, era un amigo íntimo de toda la vida y al que se le debían algunos favores políticos. Antoni Brufau aceptó porque sabía que siempre es bueno tener inversores locales con conexiones políticas. Es bueno que los insiders te señales la existencia de luces ámbar antes de que se vuelvan rojas. Por esto aceptó que la familia Eskenazi tenga primero el 15% y luego el 25% de la compañía.

Pero había un pequeño problema: los Eskenazi eran los ricos del pueblo en Santa Cruz, pero una cosa es que tus niños se paseen por el pueblo en lujosos horteras Ferraris rojos o que chuleen por las discotecas de moda de la zona y otra cosa muy distinta es comprar el 25% de una compañía que vale decenas de miles de millones de dólares. Los Eskenazi no eran tan ricos!

¿Cómo consigue la familia amiga de Kirchner comprar el 25% de REPSOL-YPF? Pues obligando a YPF a PRESTARLE EL DINERO! Repito, Néstor Kirchner obliga a REPSOL a prestar el dinero a una familia amiga para que ésta compre el 25% de REPSOL. ¿Y cómo va a pagar esa familia semejante millonaria cantidad? Pues con los dividendos de la propia REPSOL. Es decir, REPSOL, el gobierno de Kirchner y el grupo Petersen de la familia Eskenazi firman un contrato (depositado en la Security Exchange Comission de New York) que obliga a REPSOL a dar el 25% de su capital a la familia Eskenazi y ésta se compromete a pagar de vuelta con los dividendos de REPSOL. Para garantizar que REPSOL pueda cobrar ese “crédito” (o quizá deberíamos calificarlo de extorsión), se obliga a REPSOL distribuir en forma de dividendos el 90% de sus beneficios.

Es decir, cuando la señora de Kirchner acusa a REPSOL de no destinar una mayor parte de sus beneficios a inversiones y prospecciones petrolífera, no explica que su marido (repito, SU MARIDO) había obligado a REPSOL a utilizar el 90% de los beneficios a pagar dividendos para que sus amigos (repito, SUS AMIGOS) se apropiaran del 25% de REPSOL cuando no tenían ni un dólar para comprar semejante cantidad de acciones(*).

Pero la cosa no acaba aquí. El señor Enrique Eskenazi coloca a sus hijos en la compañía (en particular, coloca a su hijo Sebastián como vicepresidente) y en lugar de actuar como el socio local que juega el importante papel de alertar de las luces ámbar antes de que aparezcan las luces rojas, se comporta como un auténtico mafioso incompetente que hace poco para defender los intereses de la compañía que dirige.

Poco a poco, REPSOL ve que se ha metido en un buen lío y que los socios locales juegan más a favor de los políticos que les han colocado en el cargo que a favor de la compañía a la que representan y pronto aparecen rumores de nacionalización. Son los últimos días de 2011 y REPSOL ha descubierto los potencialmente millonarios yacimientos de Vaca Muerta. El resto de la historia ya es conocida. Cristina Fernández de Kirchner, teledirigida por el economista Axel Kicillof(**), académico marxista, mentor de la época de Cámpora (asociación creada por Néstor Kirchner) y amigo íntimo del hijo de la presidenta, Máximo Kirchner Fernández, anuncia la expropiación del 51% de REPSOL-YPF. “Curiosamente” el 51% de las acciones expropiadas provienen del 57% que es propiedad de los socios españoles. Exactamente el 0% proviene del 25% que tienen los socios argentinos, amigos del papá Kirchner, la familia Eskenazi (y también se expropia el 0% del fondo de inversión norteamericano propietario del 17%… y recordad que eso pasa tres días después de que la señora Cristina se reuniera con Obama para “negociar” el tema).

El gran problema de la expropiación de REPSOL es que la respuesta del gobierno de España, presidido por don Mariano Rajoy, va a ser necesariamente débil. España es un país empobrecido con muy poco poder de negociación y sin ninguna capacidad de presionar a sus (teóricos) aliados: la Unión Europea y los Estados Unidos. Tanto los unos como los otros tienen menos ganas de ayudar a sus “socios” españoles que de pasar cuentas por la arrogante actitud de los presidentes españoles (Aznar y Zapatero) que no hace mucho les daban leccioncillas cuando las cosas iban bien. Y digo que eso es el gran problema de España por dos razones. La primera es que los dirigentes argentinos, al ver la débil reacción de España, verán crecer su ego a la misma velocidad que disminuyó cuando la Inglaterra de Thatcher les humilló en su estúpida campaña de las Malvinas y con su ego inflado aumentará su sed expropiatoria ni su venganza antiespañola con REPSOL: pensarán seriamente en expropiar otras compañías españolas como Telefónica, Santander o BBVA. Ya veremos.

La segunda razón por la que el espectáculo de YPF es un problema para España es que los demás gobiernos latinoamericanos, igualmente heridos por la arrogancia neocolonialista española de los años noventa, están observando. Y las ansias de venganza argentinas se pueden contagiar al resto del continente. También tendremos que esperar a ver cómo evoluciona eso.

Mientras tanto, la crisis ha convertido a España en un cadáver económico que inducirá a los carroñeros de todo el mundo a alimentarse de su despojos: el gobierno Argentino seguirá sus chulescas amenazas, los del resto de una América Latina humillada no se quedarán atrás, pero eso no es todo: las compañías petroleras Chinas intentarán explotar los yacimientos que deja REPSOL y que Argentina no puede permitirse explorar, los bancos americanos van a llenar el vacío que deje el Santander y las multinacionales europeas, sí, sí, las de los socios y hermanos europeos, estarán al acecho, atentos a quedarse con cualquier parte del negocio que la incompetencia de los líderes españoles deje sin defender.

(*) Todo el mundo sabe que, por más que ahora doña Cristina haga caer la lagrimita cuando habla de su difunto marido, los señores Kirchner llevaban años viviendo vidas separadas y paralelas, muy mucho en la dirección de los reyes de España, donde el monarca se va a cazar elefantes (o eran elefantas?) a Botswana mientras su esposa se va a buscar huevos de pascua a Grecia y cuando ella se entera del accidente de él, tarda cinco días en hacerle una visita… de 20 minutos!

(**) Axel Kicillof  es el radical paleomarxista que ha conseguido eclipsar al ministro Amado Boudou, quien intentó prohibir los libros de Sachs o Samuelson en las universidades Argentinas por ser “neoliberales”. La vida profesional de Kicillof, un profesor de 41 años, ha sido la de un francotirador de la Universidad de Buenos Aires, donde se especializó en historia del pensamiento económico. Al doctorarse dijo que Keynes era un pensador radical tergiversado por el análisis burgués. Para él, Stiglitz o Krugman son casi tan neoliberales como Mankiw o Barro. Ya ven! El íntimo amigo de Máximo Kirchner y el ideólogo de la expropiación. Con estos líderes intelectuales dirigiendo la contrarrevolución kirchneriana uno debe decir que, a pesar que el episodio de YPF es un indicio de España tiene problemas, el problema grave no lo tiene España sino Argentina!