Executive Branding. Todo empieza por arriba

¿Por qué el Executive Branding?

Impulsar el desarrollo de la marca personal de los directivos supone un beneficio para la organización y para los propios directivos: es el alma del Executive Branding. La organización logra portavoces más eficaces y empáticos, alineación de valores, mayor alcance de la comunicación y mejora muy clara en la confianza hacia los stakeholders, tanto internos (equipos, comité de dirección…).

Con el programa de Executive Branding, los directivos se benefician de una mejora en su autoconocimiento, un trabajo a fondo sobre su propuesta de valor, un perfil de gestión de marca propia, mayor conocimiento de las herramientas internas e internas de comunicación y, por supuesto, mayor visibilidad y a medio plazo, un mayor reconocimiento.

Y lo mejor, activan su liderazgo transversal como changemakers o gestores del cambio, actuando como ejemplo hacia sus equipos.

VUCA, un entorno que es problema y oportunidad

El programa Executive Branding trata la marca personal del directivo en el actual (y parece que futuro) entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo (V.U.C.A.).

Una de las competencias del directivo del siglo XXI es la detección de líderes informales y transversales en la organización. Se trata de profesionales que no ostentan una determinada responsabilidad, pero la ejercen de facto y forma informal. Son los changemakers o futuros directivos. El Executive Branding tiene una estrecha relación con la gestión del cambio cultural de la organización.

Artículos relacionados:

  • Perfiles

    Directivos de todas las áreas de la organización y responsables de la gestión del cambio cultural interno

  • Duración

    6 sesiones de una hora ya sea in-company, vía remota o en lugar acordado

  • Beneficios

    Mejora en la autoconfianza, en la propuesta de valor, en el mensaje. Creación de plan de comunicación interno/externo, trabajando herramientas digitales y entorno personal de aprendizaje