magdalena muffin cupcacke, mentor, coach o consultor, por Guillem Recolons

¿De qué vas? ¿De magdalena, de muffin o de cupcake?

Ya sabes que no me entusiasman los estereotipos, pero hoy te pongo en la tesitura de decidir si tu marca pertenece al tipo magdalena, muffin o cupcake.

El producto puede parecer el mismo, pero la forma en que te llega es diferente.

¿Eres magdalena?

Las españolas utilizan aceite, las francesas mantequilla. Y ambas utilizan además en su forma básica huevos, azúcar, harina de trigo, levadura, y aroma de limón.

Podríamos decir que la magdalena sacia la necesidad básica de comer y de reponer combustible (azúcar). Las magdalenas ya tienen una historia larga, muchas experiencias culinarias. La magdalena sería equivalente a la figura del mentor, una persona con experiencia, con una trayectoria que le permite guiar al mentorizado en base a los aciertos y errores de carrera del mentor.

Pienso que esta figura va a desarrollarse en los próximos años debido a la madurez del grupo Baby Boomer, que puede aportar sabiduría a los que empiezan. No solo eso, la mentoría puede ser una solución profesional para aquellos séniors que se queden descolgados del mercado de trabajo. Te invito a leer el blog del especialista en séniors Prudencio López para saber más.

Magdalena, Muffin, Cupcacke

Magdalena, Muffin y Cupcacke

¿Eres muffin?

En apariencia no hay diferencias con la magdalena, pero las hay. Menos dulces, muchos incluso se encuentran salados, los muffins son la versión estadounidense de la magdalena. Son prácticamente los mismos ingredientes. Admiten sabores, frutos secos… El muffin cubre algún aspecto más que el propiamente alimentario, ya que su aspecto (envase) llama más la atención, así que las neuronas del deseo se activan a través de colores, formas y olores.

El muffin me recuerda al coach, a alguien que ayuda a las personas a identificar y desarrollar sus metas personales y profesionales de una manera más rápida y efectiva.  El coaching trata de extraer lo mejor del coachee, le acompaña también en su camino, pero no interviene sobre que camino debe adoptar. No se basa tanto en la experiencia como en una metodología de trabajo. Desgraciadamente, el coaching está en una situación crítica de saturación (te aconsejo leer “El coach que mató al coaching” de Rubén Turienzo). Es absurdo que convivan coaches de larga formación y larga experiencia con otros formados en un fin de semana.

¿Eres cupcacke?

Aunque pueda compartir ingredientes con la magdalena y el muffin, el cupcake es un pastel metido en una taza o en un molde de magdalena. Además de las necesidades alimentarias, cubre necesidades de autoestima, como la repostería de lujo. Es una pequeña orgía de sensaciones, azúcares, sabores, texturas y olores para un tentempié en forma de recompensa. .

En cierta forma, me recuerda a un consultor, alguien no solo capaz de identificar objetivos, también de trazar estrategias, de acompañar, de “mojarse” en el camino que conviene adaptar. Un consultor es un solucionador de problemas, es Mr. Wolf de la película Pulp Fiction. Puede que el consultor no tenga la experiencia del mentor, pero debe tener una especialidad, ya que no es lo mismo un consultor de marca, de marca personal, de carrera o de inversiones, aunque todos sean consultores estratégicos.

El precio varía, pero no nos venden humo

Cierto, mucha gente piensa que el precio de más que pagas por un cupcake es por el nombre. No es así: pagas más porque hay más. Cubre más necesidades, es más complejo. No me importa que lo llames pastelito, siempre será más sofisticado que una madalena o un muffin. Por su parte, el muffin es algo más caro que la magdalena: es más compacto, menos esponjoso (hay más materia) y está mejor presentado.

No hay uno mejor que otro. Cubren distintas necesidades, como el mentor, el coach o el consultor.

¿Ya lo tienes claro? ¿Cual es tu rol? ¿Magdalena, muffin o cupcake? ¿Mentor, Coach o Consultor?

All images by Shutterstock.com

 

 

Convencido de que todo deja marca, ayudo a humanizar empresas y ayudo a profesionales a proyectar su marca para lograr sus objetivos.

Soy socio de Soymimarca, consultora especializada en personal branding, consultor en AdQualis Consultants y formador en Ponte en Valor.

Como docente, soy Profesor del Posgrado en Personal Branding (URL / Blanquerna) y del Posgrado en Social Media de UPF. Publicitario colegiado, Estudiante de Humanidades (UOC). Voluntario comprometido en la fundación La Salut Alta.

Muchas experiencias me han dejado marca, entre ellas las de Tiempo/BBDO, J.W.T., Bassat Ogilvy, Saatchi & Saatchi, Altraforma y TVLowCost entre otras.

Twitter LinkedIn Google+ YouTube 

9 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Tienes que decidir. Eso te propone Guillem Recolons: elegir entre ser magdalena, muffin o cupcake. Una magdalena equivaldría a la experiencia, a una carrera consolidada. ¿Y el muffin? Sería el coach, el que acompaña al resto en el camino. Para descubrir quién va de cupcake, entra para leer el post completo. […]

  2. […] Tienes que decidir. Eso te propone Guillem Recolons: elegir entre ser magdalena, muffin o cupcake. Una magdalena equivaldría a la experiencia, a una carrera consolidada. ¿Y el muffin? Sería el coach, el que acompaña al resto en el camino. Para descubrir quién va de cupcake, entra para leer el post completo. […]

  3. […] Tienes que decidir. Eso te propone Guillem Recolons: elegir entre ser magdalena, muffin o cupcake. Una magdalena equivaldría a la experiencia, a una carrera consolidada. ¿Y el muffin? Sería el coach, el que acompaña al resto en el camino. Para descubrir quién va de cupcake, entra para leer el post completo. […]

  4. […] Tienes que decidir. Eso te propone Guillem Recolons: elegir entre ser magdalena, muffin o cupcake. Una magdalena equivaldría a la experiencia, a una carrera consolidada. ¿Y el muffin? Sería el coach, el que acompaña al resto en el camino. Para descubrir quién va de cupcake, entra para leer el post completo. […]

  5. […] Tienes que decidir. Eso te propone Guillem Recolons: elegir entre ser magdalena, muffin o cupcake. Una magdalena equivaldría a la experiencia, a una carrera consolidada. ¿Y el muffin? Sería el coach, el que acompaña al resto en el camino. Para descubrir quién va de cupcake, entra para leer el post completo. […]

  6. […] Tienes que decidir. Eso te propone Guillem Recolons: elegir entre ser magdalena, muffin o cupcake. Una magdalena equivaldría a la experiencia, a una carrera consolidada. ¿Y el muffin? Sería el coach, el que acompaña al resto en el camino. Para descubrir quién va de cupcake, entra para leer el post completo. […]

  7. […] Tienes que decidir. Eso te propone Guillem Recolons: elegir entre ser magdalena, muffin o cupcake. Una magdalena equivaldría a la experiencia, a una carrera consolidada. ¿Y el muffin? Sería el coach, el que acompaña al resto en el camino. Para descubrir quién va de cupcake, entra para leer el post completo. […]

  8. […] Tienes que decidir. Eso te propone Guillem Recolons: elegir entre ser magdalena, muffin o cupcake. Una magdalena equivaldría a la experiencia, a una carrera consolidada. ¿Y el muffin? Sería el coach, el que acompaña al resto en el camino. Para descubrir quién va de cupcake, entra para leer el post completo. […]

  9. […] ¿DE QUÉ VAS? ¿DE MAGDALENA, DE MUFFIN O DE CUPCAKE? […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *