Entradas

Hay un café que quiere conocernos

Hace algo más de dos años el especialista en personal branding Dan Schawbel explicaba por qué él acepta todos los requerimientos de contacto en la red profesional Linkedin. Es un post breve, así que no costará leerlo, pero en resumen Schawbel identifica cinco ventajas para hacerlo:

Referencias, investigación, memorabilidad, influencia y branding

Curiosamente hay un referente de la estrategia en Linkedin en España, Pedro de Vicente, autor de “Exprimiendo Linkedin” que también apuesta de forma abierta por aceptar a todos los que nos solicitan contacto. También expone sus razones, que se refieren más a la oportunidad de invertir los términos clásicos del networking: en vez de conocernos primero tomando un café y después seguirnos en las redes propone conectar en las redes y esperar el momento oportuno de desvirtualizar la relación alrededor de un café.

El café, protagonista de buenas relaciones

Lo curioso de todo esto del networking es que, empecemos en el mundo real o empecemos en el virtual, es café es el protagonista, el nexo de unión. Siempre habrá un café que quiera conocernos. La tertulia del café es muy distinta del speed dating de un evento de networking, tiene duende, no se trata de cinco minutos estresantes y un elevator pitch, se trata de entender con calma las afinidades de uno y otro, de marcar perfil humano, y de descubrir empatías y sintonías. Quedar para tomar un café ocupa entre 30 minutos y una hora.

¿Hay que aceptar a todo el mundo?

No se trata de aceptar a todo el mundo, sólo a esas personas con las que compartirías un café. Personalmente no suelo aceptar a aquellos perfiles que son sospechosos: no llevan foto de perfil, el titular profesional es equívoco o no da ninguna información (CEO, por ejemplo), personas que trabajan en estructuras piramidales tipo multinivel y personas que mienten. Creo que vale la pena ser algo selectivo, ya que tu red de contactos forma parte de tu marca y de tu reputación.

Los españoles sacan buena nota en gestión de networking

Según un estudio realizado por Linkedin en 2012, parece que los españoles destacan en la gestión de relaciones, y más las mujeres que los hombres. Llama la atención que el networking offline aún está por encima del online, pero lo que es común es que los acuerdo se suelen sellar alrededor de unas tapas o de un café. Si os fijáis, los establecimientos que más han proliferado en los últimos años en las ciudades han sido eso, cafeterías y bares de tapas, que ganan a los restaurantes clásicos. ¿Por qué? Es el formato. No es tan rápido como un speed dating ni tan largo como un almuerzo al estilo castizo, que se puede prolongar tres horas.

En resumen, no colecciones contactos

En resumen, no vale la pena coleccionar contactos en la red, lo que de verdad importa es tener claro que un café quiere conocernos, esa es la clave, lo que Bogart llamaría “el comienzo de una hermosa amistad”.

Imagen: Freepik

23 definiciones de marca personal -el vídeo-

Si aun no tenías claro lo que es marca personal, este vídeo ayuda a aclarar conceptos. Feliz 2013!

Ojalá hubieras existido antes, Posgrado en Personal Branding

Hace ya dos años que el rotativo La Vanguardia situaba el personal branding como una de las profesiones de futuro de 2020. Se equivocaban. La cosa se ha adelantado unos cuantos años.

Aunque varía según el autor, mi definición va así: Personal Brand es la marca que proyectas en los demás y Personal Branding sería el proceso estratégico para gestionar dicha marca.

Tenemos que dar las gracias a Tom Peters, Neus Arqués, Andrés Pérez OrtegaDan Schawbel, William ArrudaBrenda Bence, los zapadores del personal branding, los que empezaron a hablar del tema publicando los libros de referencia en la materia. Luego hemos sido otros los que hemos entrado, como Jordi Collell, Pablo Adán, Oscar Del Santo, Arancha Ruiz, muchos otros… y yo mismo.

Aunque todo evoluciona, hoy existe muchísima bibliografía sobre el personal branding, pero hasta ahora, y que yo sepa, no se ha tratado el tema desde una perspectiva formativa universitaria. Hasta ahora. El primer paso -no será el último- lo ha dado Blanquerna Comunicació, de la Universitat Ramon Llull, presentando el primer Posgrado en Personal Branding.

Lo que hace este posgrado único es la novedad, pero sobre todo la calidad de los que van a impartirlo y de su director y coordinador, Jordi Collell (Soymimarca) y Antoni Solanilla. También es destacable lo completo del programa, que se puede consultar en el micro-site del posgrado.

Me hubiera encantado que existiera algo así hace unos años, cuando era estudiante. No tengo duda de que lo hubiera elegido. Pero no me quejo, ahora lo podré ver desde el profesorado, que compartiré con colegas de excepción entre los cuales hay algunos de los pioneros de la marca personal.

Si tienes mentalidad creativa y emprendedora, si te gusta ayudar a las personas, si quieres sentir la satisfacción de convertirte en uno de los pocos consultores en personal branding, no lo dudes, éste es tu posgrado. Creo que empieza en octubre, así que no te duermas, las plazas son las que son.

¿Es siempre bueno que su gente sea su marca?

Adjuntamos artículo de Tino Fernández sobre marca personal publicado en Expansión y Empleo, en el que colabora Guillem Recolons

Muchas compañías recelan de los profesionales clave que alcanzan un protagonismo superior al de la identidad corporativa. Resulta difícil luchar contra ello.

Expansión y Empleo

Son embajadores excepcionales de las empresas, de sus marcas y de sus productos. Pero su gran capacidad de comunicación, la cantidad de seguidores que arrastran y el protagonismo que alcanzan, impulsado por las redes sociales y profesionales, asusta a más de una compañía.

Eva Levy, socia fundadora de Eva Levy & Partners, habla de empleados con mucho talento que son excelentes comunicadores. Se trata de profesionales clave que han entendido el poder de las redes sociales haciendo márketing de su marca personal a la vez que impulsan la de sus firmas, creando un auténtico valor económico y estableciendo relaciones con los clientes, los medios, los analistas y los accionistas.

Mónica Deza, socia directora de W&M Consulting Group, añade que estos empleados clave aprovechan las ventajas y circunstancias de un nuevo paradigma económico: “Cada vez hay más freelance en lo que se conoce como la gigeconomy, el entorno del pequeño trabajo. Se trata de profesionales bien formados, con una buena gestión de su marca personal y que aprovechan el talento fuera de las organizaciones, con grandes posibilidades de desarrollar su propia carrera”. Enseñar a la gente clave dónde está la suma de su marca personal con la de la compañía es un beneficio indudable para la propia empresa.

Nuevos expertos
Dan Schawbel, socio director de Millennial Branding y autor del bestseller Me 2.0, asegura que la recesión implica que no sea suficiente con ser bueno en el propio trabajo. “El escenario económico obliga a que cada uno sea un experto en su campo. Cada vez más, es necesario ser creativo para distinguirse de los demás. Tu gente es tu marca –talento es lo mismo que marca–, y una compañía debe decidir si finalmente permite a sus empleados este tipo de evangelización. Las ventaja de hacerlo es contar con una voz mucho más poderosa, con un mensaje más consistente para los clientes y que los empleados se sientan autorizados y mucho más productivos. Si las empresas no ven a sus plantillas como embajadores de su propia marca corren el riesgo de perderlos para otras compañías”.

Guillem Recolons, fundador de Lateral Consulting, explica que “las organizaciones se van dando cuenta de que resulta cada vez más difícil frenar el hecho de que la gente con talento desarrolle una identidad fuerte. Es mejor apoyarlas, porque al final van a favor de la corporación, siempre que esta marca personal esté vinculada a ella. Hay que dejar camino para desarrollar esa marca personal, que hablen de ella en la compañía, porque es un medio de comunicación con más fuerza y credibilidad que los mensajes corporativos. Y se debe vincular a los valores positivos de la firma”.

Detener o retener
Eva Levy coincide en que “si no te diferencias y no tienes a los mejores no es posible sobrevivir en un mercado tan competitivo. Hoy existe una necesidad de distinción de las empresas, y esta se da más por las personas que por los productos. Hasta ahora las organizaciones daban escasa importancia a esos profesionales”.

Levy advierte que, evidentemente, esa visibilidad puede implicar que headhunters y otras compañías puedan pujar por esos profesionales más brillantes. La cuestión es cómo retener el talento, y esto implica más una simbiosis que ofrecer más dinero. La búsqueda de los mejores ha de ser constante.

Mónica Deza asegura que “las empresas las hacen las personas. Muchas compañías están en la fase de detener el talento, en vez de retenerlo. Hay que tratar de que la gente no se vaya, invirtiendo en ella”. En este sentido Andrés Pérez Ortega, experto en marca personal, afirma que una de las claves es “captar a ese 1% de profesionales que realmente quieren desarrollar este tipo de actividades, utilizando como herramienta de márketing a esa minoría que tiene voluntad de sobresalir. De directores de recursos humanos se debe pasar a gestores de marcas personales”.

Sintonía
Por su parte Dan Schawbel cree que “al reclutar a cada profesional hay que estar seguro de que existe una visión y una misión común, y atributos de marca. Si no se contrata talento que se pueda integrar en la cultura de la empresa, este puede abandonar la organización en poco tiempo y arruinar el ambiente corporativo”.

La idea es que, una vez que se capta a los empleados adecuados, es necesario formarlos en todo lo que se refiere a la agenda de la compañía y permitirles el uso de las redes sociales para construir su marca y apoyar la misión de su compañía.

Schawbel considera que “la marca personal se vuelve egoísta y trata de ser más importante que la propia compañía cuando la persona y la organización no están en sintonía. Es entonces cuando el empleado tiende a abandonar la organización, a crear la suya propia o a trabajar para otra empresa que sí esté alineada con sus principales intereses”.

Guillem Recolons se refiere asimismo al temor que muestran numerosas firmas ante la posibilidad de desarrollar las marcas personales. “En esto influyen negativamente los casos de personas que no están contentas en su compañía. Crean su marca personal para decir ‘¡Aquí estoy!’; es una forma alternativa de salir de la empresa. Lo ideal sería que las organizaciones conozcan con qué empleados pueden contar, y que éstos sepan que las empresas cuentan con ellos”.

Andrés Pérez recuerda que “muchas compañías tienen miedo de la información que sale, de que la percepción que se tiene desde el exterior no sea la que controla el departamento de comunicación. Que la imagen que ofrece la compañía no sea la que esta desea que se tenga. Es un miedo absurdo a perder el control, porque no se puede ocultar ni tratar de controlar, sino sacar el máximo rendimiento a esa capacidad de comunicación y favorecer las herramientas de visibilidad”.

1. ¿Qué te hace una persona indispensable?

¿Persona indispensable?

Con este post inicio una serie de preguntas que nos ayudarán a reforzar nuestra marca personal. Algunas están inspiradas en el blog de unos de los gurús mundiales del personal branding: Dan Schawbel.

Algunos dicen que los cementerios están llenos de personas indispensables. Cierto, posiblemente no exista nadie indispensable. Pero aquí la acepción de la palabra es más cercada a “highly valued“, una expresión de difícil traducción que vendría a decir “persona de alto valor añadido“.

Es una pregunta difícil de responder, y si la respuesta es “no lo sé” o “nada”, ya tenemos un elemento de refuerzo. Necesitamos una especialización, ser percibidos por los demás como alguien experto en algo. Puede tratarse de una especialidad técnica -un auditor- o de un skill emocional -alguien con fuerte empatía personal para las relaciones de negocio-.

El aprendizaje es útil, pero en mi opinión aún lo es más el arte de saber escuchar. Una gran campaña publicitaria de Midland Bank de los 80 resumía ese arte de esta manera: “The more we listen, the more we learn. The more we learn, the more we can help” (copywrite Saatchi & Saatchi).

Resumiendo, por un lado la especialización y por otro el arte de saber escuchar son las cosas que pueden contribuir a hacer de ti una persona indispensable.

Image by Shutterstock.com