Los tres estadios de actividad digital de nuestra marca personal ¿cuál es el tuyo?

Esta semana me entrevistó Rosa Carvajal, periodista, preguntando sobre aspectos relacionados con los reclutadores, los candidatos y los estadios de actividad digital en Internet y las redes sociales. 

Una de las preguntas refería hasta qué punto la no-presencia en Internet se podría equiparar a la no existencia para reclutadores. Y eso me hizo ver que realmente existen tres estadios de presencia digital de nuestra marca personal: Ausencia, presencia y esencia.

Aquí desarrollo estos tres estadios de actividad digital, con sus pros y contras. Si tienes poco tiempo, te invito a ver este vídeo-resumen de un minuto.

Ausencia. No estás. Nadie te va a encontrar ahí

No estás. Es uno de los estadios de actividad digital (en este caso, ausencia) que representa, según el estudio de IAB 2019, al 15% de la población adulta en España. Posiblemente tu actitud ante Internet y las redes sociales sea alguna de estas: 

  • Si ya me va bien fuera de las redes sociales ¿para qué diablos debería estar ahí?
  • Soy celoso de mi privacidad. Estar en redes sociales me la va a robar.
  • Con el correo electrónico, Google y Whatsapp me comunico con la gente que me importa ¿necesito más?
  • Eso es para gente a la que le sobra el tiempo, y no es mi caso.

No espero convencerte de lo contrario, pero al menos déjame listarte los pros y contras de esa ausencia

Ventajas de la ausencia

  • Discreción máxima. Óptima para algunos perfiles muy concretos
  • Evitarás que los buscadores y las redes dispongan de datos sobre ti
  • Concentración total en tu trabajo o actividades
  • Evitarás “enfermedades” propias del entorno de redes sociales (Nomofobia, Cibercondria…)

Inconvenientes de la ausencia

  • Imposibilidad de ser encontrado mediante la búsqueda por nombre
  • Imposibilidad de ser encontrado mediante la búsqueda por palabras clave
  • Oportunidades que se pierden por ser exclusivas de entornos digitales
  • Dificultad de gestión integral de una marca personal
  • Pérdida total de control de la marca personal digital y su reputación en ese medio

Siguiendo con el estudio IAB España 2019, el perfil medio del no-usuario de redes sociales es, en mayor proporción, masculino y adulto, sin mostrar diferencias entre estudios o actividad profesional (salvo que hay menos estudiantes entre los no usuarios).

Presencia. Estás. Poco más

Este es el estadio mayoritario del internauta medio. Presencia en alguna red social, utilización de alguna herramienta digital. Es un perfil mayoritariamente observador. Lees, miras, pero no actúas, pensando que así no dejas marca. Tu actitud corresponde a estos patrones:

  • Si me buscan ya me encontrarán en alguna red social
  • Prefiero observar, que ser observado
  • Utilizo las redes sociales a título personal
  • Solo si hay algo excepcional interactúo con personas en la red

Los pros y contras de esta presencia más bien discreta son: 

Ventajas de la presencia

  • Mayor facilidad para ser encontrado
  • Mayor conocimiento del medio digital online
  • Aprovechamiento de recursos que solo se encuentran en Internet
  • Mayor control de la marca personal

Inconvenientes de la presencia

  • Falta de compromiso y continuidad
  • Dificultad para ser elegido al no haber historia de interacción
  • Dificultad de generar networking cualitativo
  • Falta de línea estratégica

Esencia. Eres, creas valor, compartes, agradeces, gestionas, conectas

Este es un estadio minoritario, pero muy generador de valor y aprovechador de oportunidades. Hablamos del internauta avanzado. Aquí se encuentras los creadores y curadores de contenidos, los wikipedistas, y las personas que las redes sociales necesitan para sobrevivir. Desde la óptica del personal branding, la esencia sería un estadio óptimo para obtener el máximo rendimiento del entorno digital.

Si perteneces al más comprometido de los tres estadios de actividad digital, posiblemente pienses así. 

  • Lo digital ya está integrado en nuestras vidas, no es un ente invasor, es una nueva realidad con la que vale la pena convivir
  • Internet y las redes sociales son grandes fuentes de información y conocimiento al alcance de la mano
  • Nunca fue tan fácil comunicar nuestra propuesta de valor a las personas a las que les aporta e importa
  • Nunca fue tan fácil conectar con personas de una forma selectiva

Los pros y contras de este estadio de esencia son: 

Ventajas de la esencia

  • Facilidad para ser encontrado, con una propuesta de valor establecida y clara
  • Facilidad para ser pre-elegido en un proceso
  • Mejora de las relaciones profesionales y personales, incluyendo las de larga distancia
  • Aprovechamiento del potencial de conocimiento para formarse, para formar y para vender

Inconvenientes de la presencia

  • Nivel absoluto de compromiso, continuidad y coherencia
  • Pérdida de la privacidad
  • Requiere formación específica
  • Necesita solidificar un nuevo hábito y ponerle foco y acción

Es tu turno para valorar qué estadio te puede ser más interesante

No hay una regla para saber en un minuto si conviene la máxima discreción o reflejar el patrón de la vida real en un medio como Internet y apostar por la esencia. 

El sentido común dice que no debemos ser personas diferentes dentro y fuera de la red, esa sería una situación lógica. Si somos amables, lo seremos en red. ¿Somos generosos?, también. Si preferimos los entornos cerrados y controlados, mejor valorar un estadio de presencia. 

Como consultor en gestión de marca personal, las experiencias con mis clientes me indican que una situación controlada de “esencia” es la que mayores satisfacciones produce en cuanto a networking y venta social

Un perfil escondido o troll solo beneficia a una persona. Un perfil abierto y generador de valor beneficia a una comunidad. Es tu turno. Hay tres estadios de actividad digital ¿estás satisfecho con el tuyo?

Stock Photos from Best Backgrounds/ Shutterstock

¿Googleas tu nombre? Mejor googlea por lo que sabes hacer como nadie

Los que nos dedicamos a esta bonita combinación de arte y ciencia que es el personal branding lo tenemos claro. Nos van a encontrar googleando por nuestra profesión (ejemplo: experto en personal branding) y si nos encuentran ahí nos googlearán por el nombre y nos elegirán -o no- por la fuerza de nuestra marca personal.

En este post, te quiero dar algunas pistas para gestionar tu marca personal en un medio tan hostil y a la vez mágico como internet. 

Si tienes poco tiempo, te invito a ver este resumen de un minuto:

Tu “encontrabilidad” digital depende de tu especialidad y tu propuesta de valor ¿Googleas tu nombre?

Siempre he dado mucho valor a los primeros 10 resultados que aparecen en buscadores como Google cuando ponen ahí tu nombre. Hoy veo que eso es importante para una segunda etapa. Me explico. 

Si una empresa busca a un experto en ingeniería robótica, en una primera fase le importa un bledo tu nombre, no buscará por ahí, buscará “ingeniería robótica”. Eso significa que si tú eres ese experto, debes asegurarte de aparecer en esa primera página de Google, al menos en tu zona geográfica de actuación cuando alguien busque por esa keyword.

¿Cómo se logra eso? Trabajando duro, siendo relevante y además -y esto es importante- poniendo en valor lo que haces. Debes lograr aparecer en programas de radio hablando eso, en blogs de expertos hablando de eso, en algún artículo de prensa. Y además, debes competir con todos los anuncios patrocinados y con las miles de escuelas que enseñan esa disciplina.

Si además te atreves con un blog propio (muy aconsejable), habla de tu especialidad aportando valor, sin aportar valor tus artículos no serán leídos ni compartidos. 

Por ejemplo, yo debo preocuparme para que me encuentren en la búsqueda de mis especialidades: executive branding, personal branding empresa y employee advocacy.

Segunda fase: Preocúpate por el nombre y los resultados que arroja en Google

Cuando ya hayas logrado que te encuentren por lo que haces como nadie, cosa que te llevará un tiempo, viene lo del nombre. Ahí reconozco que la singularidad del nombre + apellido o apellidos ayuda. Llamándote Juan Martínez, lo tienes complicado, pero no imposible. Precisamente conozco al Juan Martínez que lo ha conseguido. 

Si tienes apellidos comunes, te puede ayudar darle un vistazo a mi serie de artículos La putada de llamarse García I, II y III en que doy algunas pistas para vencer la falta de singularidad del nombre.

Si finalmente decides, por ejemplo, dejar tu “García” como una “G.” tras el nombre y antes del segundo apellido, deberás trabajar con ese nombre de marca en todo el ámbito real y digital. La coherencia va primero. 

Puedes hacer “limpieza” en Google de aquellos enlaces cuyos resultados son lo que yo llamo “basura digital”. Eso incluye, entre otros:

  • Enlaces en que aparezcan tus datos personales, como teléfono personal, dirección personal…
  • Enlaces con contenidos realizados por terceros que afectan negativamente a tu marca personal.
  • Enlaces sobre cargos administrativos en empresas.
  • Y, en general, todo aquello que no quieres q ue sea público. Por ejemplo, el tiempo de cronómetro de una competición en la que participaste, la membresía a algún club, etc…

La manera más efectiva de limpiar es generando nuevos enlaces de valor que pasen por delante de la basura. Pensemos que normalmente nadie mira la segunda página de resultados de Google, así que esa labor que planteo no es imposible. 

Curar y crear contenidos es un acelerador de nuestra marca personal digital

Hay únicamente un 1% de personas que creamos contenidos. Si tienes el síndrome del bloqueo de la página en blanco, la curación de contenidos es una solución idónea y al alcance de tu mano. Consiste en clasificar los mejores contenidos que leas o veas sobre una materia, y compartirlos. Lo importante aquí es añadir algo de cosecha propia, como un resumen, una crítica, o una fusión de contenidos que dé un resultado novedoso. 

Otros aceleradores de la marca personal en Internet son la presencia activa en plataformas digitales. Aquí tenemos los ejemplos de About.me, directorios profesionales, la participación en artículos de prensa o programas de TV o radio, y las redes sociales. En este último apartado considera no solo las clásicas Linkedin, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube, sino también BeBee (red profesional muy rica en contenidos), Slideshare (red que contiene contenidos en PDF de todas las áreas del conocimiento), Pinterest (contenedor de imágenes y vídeos) etc.

Concluyendo, recuerda que Internet es un medio más, pero muy potente. Permite acelerar nuestro conocimiento mediante estrategias de marketing clásico e inbound marketing. También permite acelerar nuestro reconocimiento (branding) gracias a recomendaciones de terceros, críticas… La clave es ser constante, persistente y no olvidar que por ese canal podemos acceder a clientes, proyectos, ofertas de trabajo que de otra manera sería difícil acceder. Cuando Googleas tu nombre diagnosticas el estado de salud de tu marca, pero recuerda antes definir las palabras clave por las que quieres ser encontrado (y trabájalas a fondo).

Stock Photos from antb / Shutterstock

Un regalo por suscripción

ebook embajadores de marca

Me suscribo a este blog y tras confirmar la suscripción vía correo electrónico recibiré inmediatamente la descarga gratuita del ebook “Employee Advocacy: El poder de los embajadores de marca de la casa”.

 

boton suscripcion blog guillem

Tus redes sociales son tuyas, forman parte de tu marca personal

 

 

Tus redes sociales son tuyas. Pensarás “este se ha vuelto loco, ¿de quién van a ser?”

Lo cierto es que de un tiempo a esta parte estoy viendo cómo muchas personas creen que sus redes personales pertenecen a la organización para la que trabajan. Y no es así. En absoluto.

Tus redes sociales son tuyas. O mejor dicho, son personales

Bueno, exactamente tuyas no son. Son de Zuckerberg (Facebook, Whatsapp, Instagram). Son de Bill Gates / Microsoft (Linkedin). Son de Jack Dorsey (Twitter). Son de los chicos de Google (YouTube)… Así que en honor a la verdad, tus redes sociales son personales, aunque no sean estrictamente tuyas.

Digamos que sus propietarios te alquilan su espacio a cambio de algo muy valioso: tus datos, tus contenidos y el análisis de tu comportamiento (engagement).

Si tus redes sociales son personales, son tu tesoro

Parafraseando a Gollum, mi red social personal “es mi tesoro”. Y por ello es importante mantener esa privacidad desde que la creas hasta que la cierras. Para ello, piensa en tomar las siguientes precauciones:

El correo de contacto de cada red debe ser personal

Un error clásico es crear una red social a partir de un correo de empresa. Sí, todos habremos caído en esa trampa alguna vez.

Estamos en las empresas de forma provisional. Lo mismo sucede en proyectos colaborativos. El trabajo para toda la vida hace tiempo que no existe. Quizás queda alguna excepción con los funcionarios públicos, poco más. Es fácil que se produzca un despido formato película estadounidense: está despedido, recoja sus cosas y váyase. Quizás quien se despide eres tú.

Desde que pasé del branding al personal branding, hace algo más de 12 años, habré negociado con redes sociales la eliminación de 200 perfiles. Se trata de perfiles de profesionales que sólo habían puesto como correo electrónico de contacto el de su ex compañía. Así que ya sabes, usa tu gmail, hotmail o el email de tu dominio personal.

En tu fotografía de perfil deberías aparecer tú, sin logos

… Y si apareces con algún logo, que sea el tuyo. Tu fotografía de perfil es mejor que te muestre sin más, con tu mejor yo. Y si es posible que seas tú quien contrate al fotógrafo/a, mejor; así, si sales de la compañía podrás seguir utilizando la imagen sin problemas.

mal ejemplo foto perfil redes sociales

Ejemplo de lo que NO es interesante hacer

Por supuesto, si sientes la camiseta, eres un verdadero employee advocate y quieres presumir de tu empresa, hay formas de hacerlo. Por ejemplo, utilizar la imagen que muchas redes nos dejan como fondo (Linkedin, Facebook, Twitter, YouTube…). Aquí tenéis dos ejemplos:

Buen ejemplo perfil redes sociales

Buen ejemplo de cómo tratar la foto de perfil y la de fondo

 

Aplicación perfil a YouTube

Otro ejemplo, esta vez aplicado a YouTube

El titular y extracto de Linkedin son tuyos 100%

Otro tema: Tu empresa puede formarte en cómo mejorar tu marca personal y cómo ser el mejor embajador de marca. Pero no puede “dictarte” el titular profesional ni el extracto de tu perfil en Linkedin. Eso te pertenece. No tienes ninguna obligación de incluir el nombre de tu empresa en tu titular; yo te puedo recomendar que lo hagas si crees que aporta valor, pero la decisión solo es tuya. El extracto o resumen es tuyo, y ahí tienes la oportunidad de mostrar tu propuesta de valor y tus valores. 

En cambio, puedo estar de acuerdo que la información de la empresa que des esté alineada con los responsables de RR.HH y Marketing. Se trata de dar una información consensuada. En cuanto a descripción de tu puesto de trabajo, si no mientes, la empresa no debería influir demasiado en eso.

La otra cuestión: ¿Tus contenidos son tuyos?

Gran cuestión. Ya vemos que eso de “tus redes sociales son tuyas” es una verdad a medias. ¿Y los contenidos? En teoría, los contenidos que compartes en las redes son tuyos. El problema es que las redes “requieren” contar con ciertos permisos sobre esos contenidos. Requisitos significa que si no los aceptas, no puedes crear el perfil. 

Esos permisos habilitan a las redes para (literalmente) “alojar, usar, distribuir, modificar, mantener, reproducir, mostrar o comunicar públicamente y traducir tu contenido”. En otras palabras, cuando subes una imagen o un vídeo o un texto a una red social, ellos la pueden compartir a su antojo sin pedir permiso. Eso equivale, en la práctica, a afirmar rotundamente que tus contenidos en las redes sociales no son solo tuyos.

Si cierras tu cuenta, teóricamente revocas el permiso. Pero claro, si alguien lo ha compartido, ahí queda. Así que hazte a la idea de que muchos de tus contenidos vagarán por el espacio digital por los siglos de los siglos… hasta que quien cierre sea la red social.

En resumen

Ya lo ves, tus redes sociales son tuyas. Forman parte de tu marca personal. Pero solo desde la perspectiva de tu control personal. No son de tu empresa. Son de los propietarios de cada plataforma, que imponen sus reglas, hasta el punto de poder utilizar tus contenidos como les complazca.

Tener el control de tu contenido puede considerarse una utopía. Lo más cercano a ese control es disponer de tu propio blog, tu verdadera casa digital. ¿Te animas?

 

Cover image by pathdoc on Shutterstock.com

Nueva Ley de Propiedad Intelectual: volvemos al NO-DO

Uno de los vicios comunes en las mayorías absolutas es que los ganadores las acaban convirtiendo en absolutismos. Eso esta pasando hoy con la mayoría absoluta que obtuvo el PP en 2011, y que a pesar de que los sondeos actuales castigan los abusos de este partido en lo que llevamos de legislatura, sus dirigentes se niegan a adaptarse a los nuevos tiempos y siguen legislando como si mantuvieran un apoyo público sin fisuras.

Una de las consecuencias de esta política de huida hacia adelante es sin duda la nueva Ley de Propiedad Intelectual, LPI, que situaría a España en tiempos del NO-DO. La ley, impulsada por José Ignacio Wert, ministro de “cultura”, obedece a la presión de los lobbies mediáticos y coarta la libertad de los ciudadanos, ya que beneficia a los rotativos más tradicionales a costa de impuestos a los diarios digitales. Como comenta Enrique Dans en su blog, es una forma de asegurarse que los diarios de gran tirada sigan el guión del gobierno en sus editoriales.

La vergonzosa ley sido aprobada por los únicos votos del Partido Popular y entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2015. La ley incluye en sus apartados la conocida como tasa Google o Canon AEDE, que nos obligará a pagar por enlazar noticias de estos diarios (¿no debería ser al contrario?) y eliminará los enlaces de Google News. Curiosamente, en Alemania los diarios han pedido volver a ser indexados por Google News tras la espectacular caída de sus visitas en la red.

Fijaros en estas dos noticias, una publicada por El Mundo (adscrito a AEDE) en 2012 y la otra por diarios no adscritos a AEDE hace pocos días

En estos dos años los diarios Alemanes se han dado cuenta de su error, pero Wert y el lobbie de la prensa española del AEDE hace oídos sordos a esa advertencia y mantiene su canon para el próximo 2015. Sinceramente, espero que en España pase lo mismo que en Alemania, aunque temo que será peor. Somos muchos los que estamos utilizando ya enlaces de otros diarios no adscritos a AEDE (ver listado) e incluso muchos influencers llaman directamente al boicot a los medios AEDE.

Pero la nueva LPI no solo afecta a los enlaces de diarios en internet. Como comenta Miguel Ángel Méndez en Gizmodo, la LPI nos afecta directamente en cuatro áreas:

  1. Limita nuestro acceso a la cultura
  2. Restringe nuestro derecho a la información
  3. Genera inseguridad jurídica y empresarial
  4. Encarecerá las matrículas universitarias

Muchos atribuyen a Noa Chomsky el escrito sobre las 10 estrategias de la manipulación mediática. En este caso, desgraciadamente, aplica. Os recomiendo para entender mejor las consecuencias de la nueva LPI leer el post de Miguel Ángel Méndez.

Bienvenidos al NO-DO.

[subscribe2]

 

 

¿Quién mató a Morgan Freeman?

El extraño caso de las falsas muertes en Internet

De un tiempo a esta parte no es extraño escuchar o leer la noticia de que tal famoso, actor, músico… ha muerto, y luego resulta no ser cierto. ¿Te ha pasado?

Quizás uno de los casos más sonados y repetitivos ha sido el del actor Morgan Freeman, y de ahí el título del post. Parece que a Freeman alguien le quiere ver muerto y año tras año anuncian su muerte. El día en que el gran Freeman traspase de verdad no nos lo creeremos hasta que veamos la foto del cadáver y la familia velándolo.

Pero Morgan Freeman no es el único: se ha dado por muertos a Cher, a Jeff Goldbum, a Jackie Chan, a Pedro Almodóvar, Britney Spears, Miley Cirus, Adam Sandler, Oprah Winfrey, Paris Hilton, Will Smith, Rihanna, Jon Bon Jovi, Bill Cosby, Paul McCartney, Jordi Sánchez

Pero… ¿A qué obedece “matar” virtualmente a un famoso? ¿Qué tipo de persona lo hace? ¿Qué sale ganando?

En cada caso los engaños se han creado sin seguir un patrón distinto al puro capricho, a la simple notoriedad de su creador. Leí hace unos días en el NYT que un profesor de la Universidad de Indiana llamado Mark Bell asociaba los patrones de falsas muertes a que a la gente le gusta mentir. Parece que hay una recompensa emocional en forma de sobredosis de dopamina cuando consigues engañar de forma masiva a las personas, y más aún tras el anonimato que amparan las redes sociales.

Lo creas o no, existe un generador oficial de falsas muertes por Internet llamado Fake a Wish en que puedes generar la muerte de quien prefieras, y te facilita causas creíbles de muerte en función de cada personaje.

Por ejemplo, a Morgan Freeman le atribuyeron un aneurisma. La forma de anunciarlo es diversa. Desde crear una página en Facebook hasta un simple Tweet. Pero debe estar bien redactado para ser creíble. Algo así apareció en Facebook:

Hacia las 11h de la mañana de hoy, nuestro amado actor Morgan Freeman ha fallecido a causa de una obstrucción coronaria”. Morgan Freeman nació el 1 de junio de 1937 en Memphis. Le echaremos de menos, pero jamás le olvidaremos. Rogamos que mostréis vuestra solidaridad y condolencias a través de vuestros comentarios y likes en esta página

CNN_guillemrecolons.com

Las falsas muertes no son un fenómeno exclusivo de Internet. El caso más antiguo conocido es de los rumores sobre la muerte de Mark Twain en 1897, que él mismo se encargó de desmentir con una frase genial “El anuncio de mi muerte es una exageración”. También circula la leyenda de que Paul McCartney falleció en 1966, y desde entonces quien ostenta su nombre es un impostor.

Sea como sea, Internet nos trae una velocidad de propagación de la información que hace que la noticia llegue en pocos minutos al entorno del falso muerto y se genere una sensación de caos indescriptible.

La utilización de los hashtags en Twitter o Facebook contribuyen a generar un relato aún más fantástico, como el caso del cantante Justin Bieber, que sido asesinado en discotecas, ha sufrido terribles accidentes de tráfico y también sobredosis de drogas.

Lo curioso del caso que existe una absoluta impunidad para quien crea y circula estos falsos rumores. No existe un marco legal que prevenga a los asesinos virtuales de seguir actuando.

En España, aunque no sea el mismo caso, durante este 2014 hemos vivido dos muertes adelantadas: el muerto aún estaba vivo pero las redes sociales ya lo daban por muerto. Así fue el caso del ex presidente del gobierno español Adolfo Suárez y el del ex entrenador de F.C. Barcelona Tito Vilanova, cuya muerte se dio por hecha un día antes de tiempo. Desgraciadamente, en este caso se trataba de muertes reales. Descansen en paz.

¿Cómo se lo toman los afectados por una falsa muerte?

Hay de todo, pero no os perdáis la genial reacción de Jeff Goldbum:

 

[subscribe2]

Presencia online: la visibilidad de tu empresa

En la empresa, cada nuevo avance tecnológico se ha hecho a regañadientes. En su momento, se cuestionó el uso de la máquina registradora, del ordenador, fax, teléfono móvil o Internet. Adoptar la tecnología en cuestión en el momento oportuno siempre supone una gran ventaja competitiva, así que entrar con retraso puede salir muy caro.

En la empresa, cada nuevo avance tecnológico se ha hecho a regañadientes

Nadie discute ya si hay que estar en Internet, pero hace tiempo que estamos asistiendo a una etapa de adopción de las redes sociales a nivel personal y empresarial. Sin embargo muchas empresas, especialmente PYMES, están confundiendo la introducción en redes sociales con la adopción de una tecnología: hay que estar en redes sociales y están.

Para ello, con mayor o menor acierto, encargan el aprendizaje de las herramientas a una o varias personas. Es decir, les enseñan a utilizar un martillo, un serrucho y una paleta, y esperan que construyan una casa, aunque tampoco tienen muy claro cómo debe ser ésta, ni les entregan los planos que deben seguir para construirla. Como en el mundo físico, en el online también encontramos muchas “obras abandonadas”, por haberse comenzado sin criterio, sin una estrategia adecuada en redes sociales o para la propia marca.

A finales de 2011 se contabilizaban más de 500 millones de sitios web, casi la mitad de ellos creados durante el mismo año. Con este dato, podemos imaginar cómo está creciendo Internet y cómo seguirá haciéndolo en los próximos años. En cuanto a usuarios, las cifras hablan de 2.000 millones de usuarios a nivel mundial, aunque esta cifra aumentará por lo rápido que se extiende el uso de Internet en los países emergentes gracias a los smartphones y las tabletas.

Se estiman unos 1.000 millones de cuentas en Facebook y cerca de 500 millones en twitter

Los datos de las redes sociales no son menos impresionantes, con unos 1.000 millones de cuentas estimadas para Facebook y cerca de 500 millones para twitter, además de un buen número de redes sociales que van apareciendo regularmente y acumulando usuarios.

En cuanto al comercio electrónico, la facturación estimada en 2011 rondó los 700.000 millones de dólares en todo el mundo y se calcula que puede llegar a 1,4 billones de dólares en 2015.

Por tanto, está abierta una gran oportunidad para las empresas que quieran aprovechar las ventajas que el entorno 2.0 ofrece, que no solo consisten en vender. Este entorno también facilita la creación de marca, el servicio al cliente, los test de producto y, a partir del contacto con el cliente, el conocimiento del gusto del consumidor o la detección de tendencias.

La presencia online es algo más que tener una web y estar en redes sociales

Estos números tan apabullantes insinúan una de las claves para prosperar en este entorno: conseguir una visibilidad adecuada. La presencia online es algo más que tener una web y estar en redes sociales.

Hace tiempo que quedó superado aquello de “si no estás en Internet, no existes” y casi lo está también otra máxima: “si  Google no te encuentra, no existes”. Lo importante para tu empresa es lo que pasa después de esa búsqueda.

Una vez que el posible cliente haya llegado a tu web debe poder acceder fácilmente a la información que busca y debe encontrar un proceso de compra sencillo y que le ofrezca seguridad. Seguridad y autoridad son valores que, entre otros, proporcionan los contenidos ofrecidos en tu blog corporativo y la relación con tus clientes en distintas redes sociales, así como su opinión acerca de tus productos o servicios. También debería ser fácil que este cliente pueda compartir sus descubrimientos, dar su opinión o pedir más información.

Aunque esto pueda parecer algo enrevesado, en realidad no es muy diferente de cómo hemos hecho las cosas antes de existir Google o Internet.

Hasta hace poco tiempo, cuando querías saber algo de una marca o producto, por ejemplo, cuando querías cambiar de coche, comprabas varias revistas para informarte, consultabas la opinión de tus amigos y te basabas en las experiencias de otros usuarios a tu alrededor para tomar una decisión de compra.

Ahora consultamos Google en lugar de comprar revistas, pedimos la opinión de nuestros amigos en las redes sociales y valoramos la reputación online de la marca antes de tomar la decisión. Incluso, a través de las redes sociales, podemos contactar con algún experto en la materia.

No hemos hecho otra cosa que replicar en el mundo digital lo que ya hacemos en el mundo de los átomos, adaptándolo al nuevo entorno.

En el mundo físico, seguro que tienes muy claro que si tuvieras que poner un negocio lo harías en un lugar concurrido, allá donde los potenciales compradores van a pasar frente a tu escaparate. También resulta bastante obvio decir que tratarías de que tu local fuese lo más cómodo posible para tu visitante y que, tanto la colocación de los productos como la información relativa a éstos, tendría como prioridad la facilidad para ser encontrados y entendidos. Asimismo, te cuidarías de ofrecer un excelente servicio para que las opiniones favorables de los clientes satisfechos fuesen tu mejor publicidad.

Esto, que resulta tan obvio en el mundo físico, no parece tan fácil cuando hablamos del entorno digital. Por otra parte, en este entorno aparecen a diario nuevos recursos y herramientas, que requieren de un importante esfuerzo tanto en conocimiento como en la fase de aprendizaje.

Este hecho está provocando que cada vez cobre más importancia el diseño de una estrategia adaptada al “ecosistema social”, cuyo funcionamiento es bastante diferente de su equivalente físico. Las redes sociales están compuestas de personas que se relacionan y comparten intereses, por lo que no son bien recibidas las técnicas de marketing intrusivas, más generalizadas en el mundo físico.

La visibilidad no se puede conseguir de cualquier manera. Una estrategia equivocada o inexistente será una bomba de relojería de efectos imprevisibles. Las buenas estrategias de presencia online combinan la presencia en varias redes y manejan varios recursos, cada uno de ellos adaptado a sus particularidades y a los objetivos marcados.

Desplegar las acciones necesarias para conseguir la visibilidad en el entorno 2.0 requiere una inversión económica menor que en otras plataformas de promoción para conseguir los mismos resultados. Sin embargo, si se carece de una estrategia, se puede malgastar una gran cantidad de tiempo y recursos y, así y todo, no conseguir resultados.

Las personas pasan ya más tiempo en Internet que en ningún otro medio y una gran parte de ese tiempo lo pasan interactuando en las redes sociales.

Por supuesto, la visibilidad existe aunque tu empresa o marca no esté utilizando estos canales. La mala noticia es que esa visibilidad y, por lo tanto la imagen de tu empresa en el entorno 2.0, está en manos de terceros y puede que un comentario negativo puntual sea lo único que aparezca en una búsqueda, con el consiguiente perjuicio.

Las personas pasan ya más tiempo en Internet que en ningún otro medio y una gran parte de ese tiempo lo pasan interactuando en las redes sociales.

Cada vez hay más empresas que valoran lo que tiene de oportunidad esta tendencia. De hecho, de las 100 empresas más grandes del mundo, 87 tienen presencia en, al menos, una red social.

Por lo tanto, es importante utilizar los recursos 2.0 (página web, blog, redes sociales y otros) en base a una estrategia orientada a conseguir los objetivos marcados, utilizando herramientas adecuadas para optimizar las acciones, analizar las interacciones y medir los resultados. Esta estrategia debe ser diseñada, ejecutada y supervisada con la ayuda de buenos profesionales para rentabilizar las inversiones en tiempo y dinero y conseguir resultados.

Y… ¿Qué hará Mark Zuckerberg con 11.000 millones más?

La noticia de la salida a bolsa de Facebook generará un valor a la compañía de 88.000 millones de dólares, un récord en una puntocom desde que se valorara a Google por 23.000 millones en 2004.

Está claro que ahora todos podremos poseer un trocito de Facebook, pero esa no es la cuestión. La cuestión es qué hará Zuckerberg con los cerca de 11.000 millones de dólares que le puede reportar esta salida a bolsa. Ser un poco más rico, sí, queda claro. Pero qué hará, qué compañía comprará… ¿se atreverá con Yahoo? ¿Quién será el candidato?.

Recientemente hemos sabido que Apple, el primer valor bursátil del mundo, ha decidido repartir dividendos entre sus accionistas. Con eso ya se nota que Steve Jobs no está, ya que él seguro que hubiera aprovechado los beneficios para comprar otras compañías que hicieran crecer a Apple. ¿Cómo crecerá ahora Apple? Seguramente de forma más lenta.

Es evidente que una salida a bolsa de Facebook obligará a Zuckerberg a crecer de manera sostenida, y eso implica inversiones importantes. Seguramente por eso sale a bolsa, porque ya tiene en mente la compra de alguna empresa clave.

Se admiten apuestas.

Se cuece algo interesante en el entorno del personal branding

El lunes 4 de octubre os presentaremos algo interesante. Poned el radar.

Realidad aumentada y personal branding

El diario “El País” ya daba cuenta en noviembre de 2009 del fenómeno del “augmented reality“. En una definición de wikipedia, la realidad aumentada (AR) es el término que se usa para definir una visión directa o indirecta de un entorno físico del mundo real, cuyos elementos se combinan con elementos virtuales para la creación de una realidad mixta a tiempo real. Consiste en un conjunto de dispositivos que añaden información virtual a la información física ya existente. Esta es la principal diferencia con la realidad virtual, puesto que no sustituye la realidad física, sino que sobreimprime los datos informáticos al mundo real.

Aunque la realidad aumentada tiene múltiples aplicaciones, nos centraremos en una que afecta de forma muy directa a la marca personal: La compañía sueca TAT ha desarrollado un software de AR que permite grabar un vídeo de alguien y la aplicación te muestra los datos de esta persona disponibles en Internet. Alguien puede pensar que esto rompe con la privacidad, pero imaginaros lo que pagaría Facebook y otras redes sociales por una aplicación como esta.

¿No os lo creéis? Echad un vistazo a este vídeo:

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=tb0pMeg1UN0&fs=1&hl=en_US]

Si Facebook fuese un país, sería el NÚMERO 4 DEL MUNDO después de China, India y USA

Algunas estadísticas escalofriantes de la web:

– Facebook : 174.000.000 de usuarios se conectan una vez al día

– Twitter tiene ya 75.000.000 de usuarios

– LinkedIn tiene 50.000.000 de usuarios

– Flickr acumula 4.000 millones de imágenes

– Más de 35 millones de usuarios de Facebook actualizan su perfil cada día

– La Wikipedia tiene hoy más de 14 millones de artículos

– En el mundo hay más de 200.000.000 de blogs

– India tiene a 3 millones de usuarios de LinkedIn

– El 70% de los blogueros hablan de marcas en sus blogs  

¿Más? Dar un vistazo a este vídeo. Vale la pena.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=sIFYPQjYhv8&hl=es_ES&fs=1&]