Del marketing personal de tracción al de atracción

Sí, se sigue confundiendo marca personal con marketing personal

Sin negar en absoluto la importancia del marketing personal como PARTE, la marca personal sería el TODO. Es como el marketing (parte) y el branding (todo).

La marca personal (en inglés personal brand) es lo que dejamos en los demás, una huella, una impresión, un legado. El marketing personal sería un conjunto de rutinas estratégicas incluidas en un proceso de branding personal (personal branding) que tiene por objeto satisfacer las necesidades de los clientes o grupos de interés de un profesional.

Como afirma Iván Díaz (Branzai), “Todos sabemos que la Marca es el resultado de todo lo que hace, de la experiencia que vivimos con ella. La Marca es lo que significa para nosotros. Y eso pasa por hacer realidad aquello que contamos, por hacer realidad las palabras que utilizamos.”

El marketing, como el branding, es proceso, no resultado

Destaco eso de “marca es lo que significa para nosotros”. Y lo aplico a marca personal. Una persona es lo que significa para cada uno de nosotros, y por tanto podríamos decir que cada uno de nosotros imprime en los demás distinta marca personal. Y en eso la diferencia con el marketing es clara. El marketing, como el branding, es proceso, no resultado.

¿Te imaginas que para llegar a 1.000 impactos con tu mensaje tuvieras que pagar 1.000 euros, dólares…?

Pues eso era así antes del año 2004 (aprox.). Si queríamos ser vistos por 1.000 individuos correspondientes a nuestro público objetivo, debíamos pagar. Pagar por insertar un anuncio en un periódico, en una revista, pagar por emitir una cuña de radio. Pagar por comprar una base de datos y por arrancar una acción de email marketing o envío por correo ordinario. El marketing personal anterior a 2004 utilizaba los recursos clásicos de la publicidad. Pocos se lo podían permitir, fuera de acciones y campañas con efecto muy local.

Ahora nos encontramos con una oportunidad y una amenaza:

  • Oportunidad porque es más fácil publicar un libro (autoedición). Porque todos podemos tener un site en Internet, que, debidamente alimentado y con buen marketing personal, puede llegar a grandes audiencias. Porque una buena gestión de contenidos en redes sociales nos permite llegar y consolidar contactos. Si no a coste cero (eso no existe), a muy bajo coste.
  • Amenaza porque al universalizarse la comunicación gracias a las facilidades anteriores, separar el grano de la paja se hace difícil. Me gustó el concepto de “economía de la atención” que leí a Antonio Núñez en sus libros Será mejor que lo cuentes (Empresa Activa, 2007) y La estrategia del Pingüino (Conecta, 2011). Se refiere a que el individuo occidental promedio está expuesto a 6.000 impactos de mensajes comerciales cada día. Y que en este contexto, la diferenciación a través del valor es crítica. Esa es la amenaza.

Marketing de Tracción

Según la RAE, “tracción es la acción y efecto de tirar de algo para moverlo o arrastrarlo”. Eso implica que, sin importar la calidad y el valor del contenido, uno mismo lo arrastra hasta el público objetivo (aunque éste no lo haya solicitado). Esta fue durante muchos años la base del marketing tradicional. Ahí tenemos acciones de publicidad, de RR.PP, de merchandising, patrocinios, product placement… Tú no lo pides, y algo te interrumpe (un anuncio) o te aparece hasta convertirse en uno de tus 6.000 impactos diarios.

¿Quiere eso decir que no funcione? Claro que sigue funcionando. Aunque según Nielsen, pierde fuelle cada día que pasa. Pero funciona. Una acción SEM, por ejemplo, es marketing de tracción. Tú buscas cualquier cosa en Google, por ejemplo, y te aparecen varios anuncios antes o después de los resultados orgánicos (los de verdad, vaya). Pero no te aparecen anuncios cualquiera, sino relacionados con la palabra clave que has buscado; eso se conoce como afinidad.

Marketing de Atracción

Término creado por Hubspot, se refiere a una inversión en el proceso tradicional. No es el mensaje quien busca al público objetivo, es todo lo contrario. Como define Hubspot, “El marketing de atracción (inbound marketing) consiste en crear experiencias valiosas que tengan un impacto positivo en las personas y en su negocio. Se atrae a clientes y prospectos a su sitio web y blog a través de contenido relevante y útil.

A diferencia del marketing de tracción, con el marketing de atracción no competimos en la carrera de la economía de la atención. Al generar contenidos diseñados específicamente alrededor de una propuesta de valor, abordamos los problemas (pain) y oportunidades (gain) de nuestros grupos de interés, generando confianza.

Recomiendo, si no lo has hecho ya, la lectura del ebook gratuito de Oscar Del Santo y Daniel Álvarez Marketing de Atracción 2.0 (2012).

Marketing Personal de Atracción

Si bien el marketing de atracción se pensó inicialmente para empresas, hoy lo estamos aplicando también como estrategia de marketing personal dentro de los planes de personal branding. De hecho, no hay mucha diferencia de enfoque, quizás la haya de presupuesto. Vaya ¿he dicho presupuesto? ¿no se basa el marketing de atracción en contenidos? Sí. Pero eso también se puede “comprar”. No es mi caso, pero en el mercado hay muchos especialistas en redacción y curación de contenidos para terceros. Es una nueva profesión, y va al alza.

Me atrevería a afirmar que el marketing personal de atracción es una de las claves de la generación de confianza y valor añadido. Tenlo muy en cuenta en tu plan de gestión de marca personal.

Cover vector by Bersky23 on Shutterstock

Diálogo sobre personal branding, la previa del #BrandingWeekRD

Quisimos despedir el mes de agosto como merece la ocasión. Mi colega Paula Fernández-Ochoa y yo ofrecimos un diálogo sobre personal branding que titulamos “Te distingues o te extingues“. Fue en el marco de un webinar organizado por Quifer Consultores (República Dominicana) como warm up o calentamiento de los eventos que tendrán lugar en la #BrandingWeekRD de principios de octubre 2018 en Santo Domingo.

Te dejamos el vídeo del webinar, y si tienes poco tiempo, te hemos dejado un resumen del diálogo en formato texto que encontrarás tras el vídeo.

Te distingues o te extingues (diálogo sobre personal branding)

 

Paula: Guillem, empezamos el diálogo sobre personal branding. ¿A qué viene el título Te distingues o te extingues?

Guillem: La generación de nuestros padres apostaba por la discreción. Hoy la discreción equivale a la desaparición. Paula ¿Dónde quedó la discreción de los abogados?

Paula: Eso lo conozco bien… Soy abogado y he visto la evolución: confidencialidad de la profesión, prohibición de publicidad… Muchos no ven la necesidad de hacerse visibles, un error. 

Guillem: Volviendo al título “Te distingues o te extingues”, Paula, ¿por qué crees que es importante hacer las cosas de forma diferente?

Paula: En el mercado actual hay un exceso de oferta y demanda, estamos saturados de profesionales e información, por lo que es preciso diferenciarte, tener una propuesta que te haga único y realmente aporte valor

Guillem: Un factor que da sentido a la diferencia es la relevancia. En otras palabras, la diferencia por sí sola no es un factor de elección. Lo que hagas, además de ser distinto, debe aportar valor.

Paula: Es lo que conocemos como La Propuesta de Valor,… Pero vayamos por partes.

 

El Método Iceberg de la Marca Personal

Paula: ¿Por dónde empezamos nuestra gestión de marca personal o plan de personal branding? El Iceberg de la marca personal

Guillem: Me gusta pensar en el símil de casa = Iceberg, no se empieza por el tejado. Las partes del Iceberg son Autoconocimiento. Estrategia. Visibilidad

Autoconocimiento, el diagnóstico de nuestra marca personal

Paula: Autonocimiento es una fase diagnóstica para conocer cuál es la marca que proyectamos

Guillem: Hay distintas herramientas para conocerla: DISC, Crystal, How to Fascinate, IE, test 90º…

Paula: El ejercicio final de autoconocimiento es una síntesis que conocemos como FODA, DAFO, SWOT…

Estrategia personal, hacia dónde vamos y cómo llegamos

Guillem: La siguiente fase a nuestro diagnóstico es saber dónde queremos ir, qué queremos hacer y cómo podemos hacerlo. Es lo que conocemos como estrategia personal. Paula, ¿por dónde empezaría una estrategia?

Paula: Por definir un objetivo. Sin eso no podremos valorar el proceso, el éxito o el fracaso.

Guillem: La ventaja es que en Personal Branding nos centramos en un objetivo: Ser referente en algo, con una especialidad definida, en un área geográfica concreta y con una propuesta de valor diferencial.

Paula: No parece fácil, aunque sea uno, pero es cierto que esto marca todo lo que haremos a continuación, así que hay que darle máxima prioridad.

Guillem: Es importante no confundir el objetivo, que se refiere a nosotros, con el purpose o propósito, que se refiere a nuestra contribución hacia el mundo.

Paula: Decía Nietzsche que si encontramos nuestro porqué ya encontraremos el cómo, y tenía razón. Después de Nietzsche, el especialista en liderazgo Simon Sinek (Teoría Golden Circle) nos invitaba a generar nuestro discurso empezando por el porqué, siguiendo por el cómo y acabando por el qué (producto, servicio), y no al revés como se viene haciendo desde siempre.

Guillem: Definir el propósito no es fácil, pero hay un ejercicio, que quizás no nos guste, que puede ayudar. ¿Qué te gustaría que pusiera en tu epitafio?. Pues si lo sabes, cambia la forma “hice” por “haré” y ya tienes tu purpose.

Paula: Otros utilizan aquella fórmula que combina 1. Lo que te apasiona 2. Lo que sabes hacer 3. Aquello por lo que te pagan (Mercado + Pasión + Talento)

Guillem: En cualquier caso, el propósito podríamos considerarlo como la Visión. Todo lo que pongamos en marcha en pos de ese propósito será nuestra Misión.

Paula: Importante considerar los valores. Guillem los llama “superpoderes” y los tenemos como herencia emocional y educativa desde muy pequeños.

Guillem: Seguramente al trabajar el feedback para llegar al FODA han emergido algunos de ellos, pero una fórmula para identificarlos es buscar una lista de valores (las hay de hasta 200), pre-seleccionar 10 valores que sean importantes para nosotros y luego de ahí quedarnos con 3 o 4, esos son nuestros superpoderes.

Paula: Definido el objetivo, la visión, misión y valores, llega el momento de la verdad, definir nuestra propuesta de valor y nuestro modelo de negocio. Estamos en el momento cumbre de la estrategia. David Barreda dice que una propuesta de valor es la que hace que un determinado cliente o empresa se decante por ti.  

Guillem: Muy de acuerdo. De hecho la defino con una frase: ¿Por qué diantres te deberían elegir a ti?  Si no aportas, no importas…

Paula: Y de eso va la cosa, de aportar. La propuesta de valor se centra en tu cliente, no en ti. Y tu cliente puede ser tu jefe, no lo olvides.

Guillem: Así es, no es hablar de uno mismo, sino de cómo podemos mejorar la situación de quien nos contrate. Ya sea aliviando un problema (pain) o detectando una oportunidad (gain).

Paula: Lo interesante, y lo difícil, es que esa propuesta, además, sea única. Si tu propuesta dice lo mismo que la del vecino, no será diferencial, y el factor de elección queda en el aire.

Guillem: Deja que ponga un ejemplo. Marta. Se definía como Senior Manager y tras trabajar con ella colocó en su perfil de Linkedin “Auditora especializada en el entorno inmobiliario. Auditando con una sonrisa”

Paula: Y otro ejemplo: el abogado que escribió una coletilla tras su especialidad “nunca me rindo”. Ahí puede estar la diferencia. 

Guillem: Vemos que en ambos casos, el de Marta y el del abogado, la propuesta se dirige al cliente, crea valor y es única- En el caso de Marta, resuelve un problema, pero de manera más agradable que el resto…

Paula: en el otro caso, se abre una oportunidad de explorar nuevas vías de ingresos gracias a un valor de resiliencia. 

Guillem: Es importante que no nos fijemos únicamente en nuestros atributos racionales. Las actitudes cuentan, y los valores también. Algo como una sonrisa, como un “nunca me rindo”, puede ser un factor de diferenciación. Paula, ¿Por qué no explicas tu caso propio, el de una abogado, personal brander y embajadora del deporte y la salud?

Paula: El caso VivirCoRiendo > (Dar un vistazo a Instagram)

Guillem: Gran caso! Tenemos lo más difícil para arrancar con nuestro modelo de negocio, la propuesta de valor. Ahora nos falta completar nuestro segmento de clientes…

Paula: Definir quiénes son y -muy importante- a quiénes puede hacer crecer nuestra propuesta de valor

Guillem: Definir las relaciones con nuestros clientes…

Paula: Si somos solucionadores de problemas, si somos creativos o innovadores, consultores, formadores, investigadores…

Guillem: Listar cuáles son nuestros canales…

Paula: nuestro canales son los que nos ayudar a llevar la propuesta de valor a nuestros clientes… ¿cuáles deberíamos añadir o suprimir?

Guillem: Definir nuestras actividades…

Paula: las actividades sería lo que aparece en nuestra tarjeta de visita, es nuestro catálogo de servicios o productos.

Guillem: Detallar nuestros recursos clave…

Paula: En pocas palabras, qué necesitamos para realizar nuestro trabajo: oficina, idiomas, premios, certificados, equipo humano…

Guillem: Muy importante, definir a nuestros socios clave…

Paula: Y aquí no se refiere a socios legales, sino a personas que pueden validar nuestra propuesta de valor frente a nuestros posibles clientes

Guillem: Y para acabar el modelo, lo referido a ingresos y gastos

Paula: Sin ese cálculo no sería un modelo de negocio.

Guillem: Este modelo, y las instrucciones para completarlo, se llama Business Model Canvas y lo podéis encontrar en la web Strategyzer.com

Visibilidad. Cómo nos presentamos

Paula: Con el modelo de negocio, tenemos definida una estrategia: hay que mantener lo que funciona y crear un plan de acción para lo que aún no tenemos. Y con esto pasamos al siguiente nivel: Visibilidad.

Guillem: la punta del Iceberg, nuestro plan de comunicación y networking. Como todo plan, aquí necesitamos objetivos, con el foco puesto en indicadores precisos sobre audiencias, personas a las que alcanzamos… ¿no es así, Paula?

Paula: Así es, Guillem. Los conocemos como objetivos SMART, cuyas siglas nos indican que deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y relativos a un tiempo.

Guillem: por ejemplo, imaginemos este objetivo SMART:  Vamos a aumentar la actividad y la frecuencia de publicación en Twitter y Facebook para conseguir un 500% de seguidores (de 100 a 600) durante los siguientes 12 meses, con objeto de aumentar nuestra reputación online y tener una comunidad de seguidores activos.

Paula: Aquí lo específico son nuestros seguidores en Twitter y Facebook. Lo medible es pasar de 100 a 600. Lo alcanzable es aumentar la actividad y frecuencia. Lo relevante es aumentar nuestra reputación online y tener una comunidad de seguidores activos. Y lo relativo al tiempo son los siguientes 12 meses.

Guillem: De acuerdo, definimos nuestros objetivos SMART con la máxima precisión posible, solo así podremos medir la evolución de resultados. El siguiente paso es definir a nuestros públicos objetivos.

Paula: La ventaja es que si hemos trabajado bien el modelo de negocio, ya conocemos los segmentos de clientes.

Guillem: Sí, pero aquí necesitamos definir mejor sus perfiles demográficos y de comportamiento para luego afinar al máximo en los medios y soportes para vehicular nuestros mensajes hacia ellos.

Paula: Con un perfil neard no hablaríamos por teléfono, y con un abogado sénior no utilizaríamos snapchat. Por eso es clave definir bien a nuestro público objetivo.

Guillem: Definido nuestro público objetivo, llega el momento de los mensajes y las palabras clave. ¿Cómo queremos ser encontrados? Hoy el marketing que funciona bien es el marketing de atracción, mejor que el clásico basado en la interrupción. Definir mensajes específicos y palabras clave es primordial

Paula: Para trabajar el mensaje utilizaremos la base de la propuesta de valor, pero adaptada a nuestros públicos y a los distintos formatos de canal que utilicemos.

Guillem: Ahí está. No es lo mismo la frialdad de un encuentro fortuito en un ascensor que la calidez de un almuerzo o de una videoconferencia de una hora.

Paula: El elevator pitch pide un primer impacto muy fuerte para captar la atención, tipo ¿Sabe que su empresa fidelizaría un 50% más a sus profesionales con un programa interno de salud y deporte?

Guillem: Ese es un mensaje hecho a medida de un segmento de clientes. Sin embargo, cuando nos presentamos en las redes sociales debemos redactar un discurso más genérico, y ahí podemos aprovechar la base de la propuesta de valor. Por ejemplo, en el caso de Paula podría ser > “Ayudo a mejorar las condiciones de salud y motivación en las organizaciones”, o mejor “Impulso organizaciones saludables a través del deporte y la marca personal”  

Paula: Podría ser, podría. Fijaos que sin propuesta de valor es muy difícil llegar al mensaje. Y un mensaje como este podría encabezar nuestros perfiles de redes sociales. ¿Dónde entra la parte más emocional del mensaje?

Guillem: Estás hablando del relato personal o storytelling personal. Hoy sabemos que lo que nos conecta tiene más relación con nuestros valores, nuestra historia, nuestro propósito, que sobre nuestro cargo profesional.

Paula: Y esa baza hay que saber aprovecharla. El relato quiere generar empatía, tratar de ponernos en la piel de quien lo cuenta, experimentar y vivir lo que ha vivido. En el terreno de marca personal, un relato puede ser un vídeo de 1h de duración, uno de 10 minutos, o un simple Tweet. Mi compañero Guillem se define en Twitter como “Versión S. XXI de limpiabotas, me gusta trabajar para que los demás brillen”. Eso es una historia en sí misma, es un propósito trasladado a un relato de presentación.

Guillem: Y otro relato corto es el referido antes ”Vivir Corriendo”, una evolución del primer “Vivir Riendo” de Paula adaptado a su nuevo entorno deportivo. Como veis, no se necesitan 20 folios para explicar una pequeña historia que nos defina, lo que necesitamos es la base, y tanto en el caso de Paula como en el mío, detrás está el propósito.

Paula: De acuerdo, en nuestro plan de comunicación personal tenemos los objetivos, el público objetivo y el mensaje ¿Qué nos falta?

Guillem: Algo importante, el medio y la medición del mismo. Como cuenta el brander Andy Stalman, hoy el mundo es OFF y ON, una simbiosis, y tiene razón.

Paula: Dicen que hoy no hay una cosa sin la otra. El mundo real necesita al virtual y viceversa. Aquí, si hemos trabajado bien nuestro modelo de negocio, sabemos ya cuáles son los canales que necesitamos para trasladar nuestra propuesta de valor a nuestros clientes.

Guillem: Hay medios fusionados “espejo” como la radio, analógica y también digital, la TV, la prensa, las revistas. Estos medios funcionan de maravilla, ya que convierten una entrevista efímera en un diario en un enlace digital casi eterno.

Paula: Y luego hay medios necesarios OFF para el networking, como una tarjeta de visita. También hay medios digitales puros, como las redes sociales y los blogs. Guillem, ¿recomiendas un blog en un plan de marca personal?

Guillem: Claro. Si se publica regularmente, será lo primero que encuentren de nosotros en Google. No solo buscando nuestro nombre, sino buscando palabras clave. Un reto > Buscad “Personal Branding Empresa” en vuestro PC o smartphone. Si salgo yo, es que algo habré hecho bien, es una keyword importante para mí. Y eso, un blog lo facilita. Como dice Alfonso Alcántara, “sin blog somos sintechos digitales”. Paula ¿Con qué red social te quedarías?

Paula: Por interés personal con Instagram, sin duda, aunque cada red llega a un tipo de público y permite un formato de mensajes. Instagram me gusta porque es muy visual, muy inmediata (stories). Pero para negocios B2B funciona genial Linkedin, para B2C Facebook, y para conocer personas Twitter. Para buscar imágenes Pinterest. Y me dejo la N1, la más completa ¿de qué red hablo?

Guillem: Ya me extrañaba que YouTube tardara en aparecer. Desde la marca personal, YouTube es la red que mejor nos permite comunicar, con lenguaje verbal y no verbal.

Paula: Otros medios a considerar sería publicar o co-publicar un libro, utilizar el webinar como éste, el podcast, las conferencias, talleres, Wikipedia. Hago caso a Stalman y lo mezclo todo.

Guillem: Paula, ¿y cómo medimos el éxito de todo esto?

Paula: Afortunadamente hay muchos indicadores. El primero es cumplir los objetivos. Pero luego tenemos herramientas muy potentes para medir los resultados de nuestra red y nuestras redes sociales.

Guillem: Para medir resultados, incluso de conversión en ventas, de nuestra web o blog, no hay nada como la herramienta Gratuita Google Analytics. También Semrush y otras nos ayudan a seguir la eficacia del SEO, nuestro posicionamiento online.

Paula: Para redes sociales, hay muchas herramientas, las propias de cada red, muy potentes. En Linkedin el Social Selling Index, en Twitter, Twitter Analytics, en YouTube, YouTube Analytics. En Instagram y Facebook necesitamos una página profesional para medir con eficacia, pero siempre podemos contar likes y seguidores.

Guillem: Yo siempre digo que no importa cuántos nos siguen sino quiénes. Pero en venta masiva, necesitamos comunidades grandes o alianzas estratégicas o campañas publicitarias, desde AdWords a las propias herramientas promocionales de las redes sociales.

#BrandingWeekRD

Aquí os remitimos al post sobre el Evento #BrandingWeekRD que tendrá lugar entre el 28 de septiembre y el 5 de octubre 2018 en el Hotel Embassy Suites by Hilton de Santo Domingo (República Dominicana). Organizado por el equipo de Quifer Consultores y con presencia de Eva Collado Durán, de la propia Paula Fernández-Ochoa, de Nancy Vázquez (desde México) y de quien os escribe, Guillem Recolons

Se tratarán talleres y conferencias de:

Conecta con Anabel Ferreiras de Quifer Consultores para reservar plaza o para patrocinar el evento.

Esperamos que te haya gustado este diálogo sobre personal branding, ojalá te animes a participar en Santo Domingo para profundizar y ponerte en valor.

Las habilidades inhábiles (relato corto)

A menudo pensamos que unas habilidades que adquirimos hace mucho tiempo nos pueden ser útiles toda la vida. Desgraciadamente no es así.

Vengo hablando mucho de la importancia del contexto. El contexto es el que confirmará si esas habilidades son vigentes o deben ser actualizadas.

Si estudiaste una ingeniería de la construcción y sobreviene una  crisis como la que hubo en 2008 en muchos países, posiblemente esa crisis te arrastre. A no ser que tengas habilidades adicionales que te permitan una salida, un plan B.

Aquí traigo un relato breve (nuevamente anónimo) que escenifica bien esa necesidad de adaptarnos:

El lugar adecuado

Una madre y un bebé camello charlaban bajo un árbol.

El camello bebé preguntó: “¿Madre, por qué los camellos tienen jorobas?”

La madre camello lo consideró y dijo: “Somos animales del desierto, así que tenemos las jorobas para almacenar agua y así poder sobrevivir con muy poca reserva”.

El camello bebé pensó por un momento y dijo: “De acuerdo… ¿por qué nuestras piernas son largas y nuestros pies redondeados?”

La mamá le respondió: “Son para caminar por el desierto”.

El bebé se detuvo. Después de un rato, el camello le preguntó: “¿Por qué nuestras pestañas son tan largas? A veces se interponen en mi camino”.

La mamá respondió: “Esas largas y gruesas pestañas protegen tus ojos de la arena del desierto cuando sopla el viento.

El bebé pensó y pensó. Y respondió: “Ya veo. Así que la joroba es para almacenar agua cuando estamos en el desierto, las piernas son para caminar por el desierto y estas pestañas me protegen los ojos del desierto. Entonces ¿qué hacemos en un zoológico?”

Nuestras habilidades y competencias son útiles en el lugar y momento correcto

Así es. Tener un Ferrari en la selva amazónica es tan inútil como la joroba del camello en el zoológico, cuyo utilidad es únicamente fotográfica. Desde luego, nuestras habilidades no caducan. Nuestra pareja de camellos podría ser “liberada” por un grupo ecologista y devuelta al desierto. Quizá lo que necesiten practicar entonces es otra habilidad: la de utilizar unas habilidades “oxidadas”. Afortunadamente, el instinto es poderoso.

Adquirir nuevas habilidades, una competencia obligada del SXXI

Mi colega Eva Collado Durán habla a menudo del “estado beta permanente” como una de las competencias de los profesionales del siglo XXI. El estado beta permanente significa no dejar caer los codos a la hora de estudiar, de ponernos al día.

Un director comercial está obligado a formarse permanentemente en nuevas formas de aproximación a clientes, nuevos canales de venta, social selling… Si viene una  situación de crisis, la empresa siempre considerará a aquellos profesionales que dominen esas nuevas habilidades.

Hoy disponemos de muchísimos recursos para no quedarnos “oxidados”. Entre ellos, los libros, los MOOC de las universidades, cursos en empresa, talleres, webs educativas, postgrados, másters (muchos de ellos con la facilidad de ser online).

Si te encuentras como nuestros camellos en el zoológico, piensa qué nueva habilidad puedes desarrollar para no quedarte como un mero objeto de exposición.

Camels photo by Paul Michaels NZ on Shutterstock.com

No juzgues sin conocer el contexto y el relato del otro

Observa al chico de la imagen. No lo conoces, pero quizás serías capaz de aventurar un estereotipo del personaje en base a tu experiencia… ¿Niño pijo que se ha escapado de casa? ¿joven aventurero en busca de experiencias?

Lo cierto es que tenemos una cierta tendencia a juzgar y fabricar historias sin antes conocer el contexto y el relato. Todo se debe a la fuerza imaginativa que causa la primer impresión. ¿podría tratarse de un asesino en serie viajando tras su próxima víctima? ¿y del próximo inquilino de la Casa Blanca dentro de 10 años?

Una historia corta de contexto y relato que te sorprenderá

Un chico de 24 años que miraba por la ventana del tren gritó….

“¡Papá, mira los árboles que van detrás!”
El padre sonrió y una pareja joven que estaba sentada cerca, miró con cierta lástima el comportamiento infantil del chico cuando éste volvió a gritar…

“¡Papá, mira cómo las nubes nos persiguen!”

La pareja no pudo resistirse y le dijo al padre…

“¿Por qué no lleva a tu hijo a un buen médico?” El padre sonrió y dijo… “Lo hice y acabamos de salir del hospital, mi hijo era ciego de nacimiento y acaba de recibir sus ojos hoy”.

Cada persona en el planeta tiene una historia. No vale la pena juzgar sin conocer el contexto y el relato de las personas. Esa verdad podría sorprenderte.

Confieso que he buscado con ahinco al autor de este relato sin éxito. Si sabes quién es, por favor, escríbeme al final del post para incluirlo.  

La importancia del contexto

En plena era de la postverdad, nos olvidamos del contexto y buscamos el titular fácil. Y eso nos convierte en tertulianos de tweets. Y sabemos que el contexto es con mucha frecuencia lo que da sentido a la historia, como en el caso de nuestro joven del tren. Prejuzgar es demasiado fácil.

La marca personal, el contexto y el relato

Si no queremos que los demás fabriquen su verdad sobre nosotros, es vital que dominemos el contexto y el relato propios. Muchas de las respuestas acerca de por qué hay que trabajar la marca personal (lo que conocemos como estrategia de personal branding) están tras la necesidad de controlar nuestro relato.

No dejemos que prejuzguen. Quizás tampoco sea necesario desvelar todos nuestros secretos, algo de discreción es apreciada. Pero cuando alguien nos busque, fuera y dentro de la red, mejor que no se haga una idea equivocada, sesgada o incompleta de quiénes somos y de qué podemos hacer por los demás.

Boy looking at the window photo by Corepics VOF on Shutterstock.com

#BrandingWeekRD Días de Branding en la República Dominicana

Save the date #BrandingWeekRD

Es posible que ese pequeño paraíso del Caribe llamado República Dominicana te quede lejos. Por eso, se trata de que el viaje hacia ahí valga la pena. Y organizando eventos, mis amigos y socios Anabel Ferreiras e Issac G. Merino, “culpables” del Congreso MADI y fundadores de Quifer Consultores, son únicos en su especie. ¿Qué será eso de #BrandingWeekRD?

Su última idea, que apoyo al 100%, es organizar una semana del branding, la bautizada como #BrandingWeekRD, donde RD es el acrónimo de país de la República Dominicana.

Las fechas: del 28 de septiembre al 5 de octubre.

Temas a tratar en la #BrandingWeekRD

La #BrandingWeekRD es el evento que reúne en un mismo foro a un equipo de expertos profesionales del área de Personal Branding, con los protagonistas de liderar el cambio en sus organizaciones, empresas y proyectos personales. Las principales actividades, salvo cambios de última hora, serán:

  • Personal Branding Político -workshop-
  • Employee Advocacy: El impulso de los embajadores de marca internos -workshop-
  • Claves para lograr empresas saludables -workshop-
  • Gestión de la marca personal en el entorno digital -workshop-
  • Marca personal para directivos y emprendedores -charla-
  • Marca personal para el sector legal -charla-
  • Si no aportas, no importas -charla-
  • De empleados a implicados -charla-
  • Transformación digital para departamentos de RR.HH -charla-

#BrandingWeekRD contenidos

Personal Branding Político en la #BrandingWeekRD

  • Taller de 8h (una jornada completa) en Santo Domingo, Hotel Embassy Suites by Hilton.
  • Dirigido a Candidatos de todas las áreas de la organización política y responsables de la gestión de campaña del candidato. Máximo 25 participantes.
  • El objetivo central del workshop de Personal Branding Político es impulsar el desarrollo de la marca personal de los candidatos políticos.
  • Fecha: por definir, pero muy posiblemente la semana del 28 de septiembre.
  • Se muestra infografía que resume los contenidos del workshop:

Personal Branding Político Quifer / Guillem Recolons

Employee Advocacy: el impulso de los embajadores de marca internos en la #BrandingWeekRD

  • Taller de 12h (una jornada y media) en Santo Domingo, Hotel Embassy Suites by Hilton.
  • Dirigido a Directivos de todas las áreas de la organización y responsables de la gestión del cambio cultural interno. Máximo 25 participantes.
  • El objetivo del workshop de Employee Advocacy es convertir a los responsables de mandos medios en embajadores de marca.
  • Fecha: por definir, pero muy posiblemente los primeros días de octubre.
  • También en este caso se muestra infografía:

Employee Advocacy Quifer & Guillem Recolons

Claves para lograr empresas saludables, en la #BrandingWeekRD

  • Taller de 4h (media jornada) en Santo Domingo, Hotel Embassy Suites by Hilton.
  • Dirigido a Directivos de todas las áreas de la organización y responsables de la gestión del cambio cultural interno. Máximo 25 participantes.
  • El objetivo del workshop de Empresas Saludables es contextualizar la importancia del bienestar en un mercado tan competitivo e hiperconectado como el actual .
  • Fecha: por definir, pero muy posiblemente los primeros días de octubre.

Gestión de la marca personal en el entorno digital, en la #BrandingWeekRD

  • Taller de 8h (una jornada) en Santo Domingo, Hotel Embassy Suites by Hilton.
  • Dirigido a Directivos y mandos intermedios, y muy especialmente profesionales del área RR.HH y comunicación de las organizaciones. Máximo 25 participantes.
  • El objetivo del workshop de Empresas Saludables es contextualizar la importancia del bienestar en un mercado tan competitivo e hiperconectado como el actual .
  • Fecha: por definir, pero muy posiblemente los primeros días de octubre.

Gestión de la marca personal para directivos y emprendedores, (conferencia)

  • Charla de 1h + 30′ de interacción con los participantes en Santo Domingo, Hotel Embassy Suites by Hilton.
  • Dirigido a Directivos, emprendedores e intraemprendedores. Limitado al aforo de la sala del hotel.
  • El objetivo de la charla sobre Marca Personal para Directivos y Emprendedores es mentalizar sobre la necesidad de poner a las personas por delante como máximos exponentes de la confianza en los mercados.
  • Fecha: por definir, pero muy posiblemente la primera semana de octubre.

#BrandingWeekRD ponentes

Gestión de la marca personal en el sector legal, (conferencia)

  • Charla de 1h + 30′ de interacción con los participantes en Santo Domingo, Hotel Embassy Suites by Hilton.
  • Dirigido a abogados, procuradores, notarios, jueces y todo el ámbito legal. Limitado al aforo de la sala del hotel.
  • El objetivo de la charla sobre Marca Personal para en el sector legal es mentalizar sobre la importancia creciente de cada profesional por encima del despacho y las claves para gestionar este factor con eficacia.
  • Fecha: por definir, pero muy posiblemente la primera semana de octubre.

Si no aportas, no importas (conferencia)

  • Charla de 1h + 30′ de interacción con los participantes en Santo Domingo, Hotel Embassy Suites by Hilton.
  • Dirigido a todos los profesionales “commodity” que necesitan desarrollar una propuesta de valor sólida y diferenciadora para resultar elegidos en procesos.
  • El objetivo de la charla Si no aportas, no importas es encontrar nuestra área diferencial como profesionales y la mejor manera de comunicarla.
  • Fecha: por definir, pero muy posiblemente la primera semana de octubre.

De empleados a implicados (conferencia)

  • Charla de 1h + 30′ de interacción con los participantes en Santo Domingo, Hotel Embassy Suites by Hilton.
  • Dirigido a directivos de la organización, especialmente dirección general, de RR.HH, de Comunicación y de Formación.
  • El objetivo de la charla De Empleados a Implicados es lograr una nueva forma de entender el liderazgo transversal y el rol de la comunicación externa e interna a través de los profesionales internos como embajadores de marca naturales.
  • Fecha: por definir, pero muy posiblemente la primera semana de octubre.

Transformación digital para departamentos de RR.HH (conferencia)

  • Charla de 1h + 30′ de interacción con los participantes en Santo Domingo, Hotel Embassy Suites by Hilton.
  • Dirigido a directivos y mandos intermedios de departamentos de Personas o Recursos Humanos.
  • El objetivo de la charla sobre Transformación digital para departamentos de RR.HH es poner las bases de un cambio exponencial que a través de un mejor flujo de datos permitirá crecer a la organización, fidelizar a sus profesionales y atraer al mejor talento externo, entre muchas otras ventajas.
  • Fecha: por definir, pero muy posiblemente la primera semana de octubre.

Dinámica de los eventos

Durante la #BrandingWeekRD, la metodología a utilizar en los talleres es hacer que los asistentes sean los protagonistas incentivando su participación a través de dinámicas, role play y ejercicios de gamificación que faciliten el trabajo y generen el mejor ambiente. Las conferencias, por su parte, permitirán la interacción con el speaker a través de preguntas y repuestas al final de cada sesión.

Formadores / Conferenciantes

Desde la propia República Dominicana, desde México y desde España, la #BrandingWeekRD ha decidido ir a lo grande y contar con algunos de los mejores especialistas del mundo en las áreas de personal branding, employee advocacy, recursos humanos, branding en el sector legal, personal branding político…

Aquí van algunos nombres, a falta de confirmar otras incorporaciones:

Eva Collado Durán

Eva Collado Durán

Eva Collado Durán es consultora estratégica de Capital Humano. Conferenciante, Formadora y Escritora. Especialista en personas, transformación digital y marca personal. Autora del libro Marca Eres Tú (Ed. Rasche, 2014).

Paula Fernández-Ochoa

Paula Fernández-Ochoa

Paula Fernández-Ochoa es socia +MoreThanLaw: Consultora y Docente en Marketing Jurídico  y MarcaPersonal. Fundadora de la plataforma #VivircorRiendo, que promueve el deporte y bienestar.

Nancy Vázquez

Nancy Vázquez

Desde Puebla, México, Nancy Vázquez es socia fundadora de Integra Personal Branding, la agencia especializada en gestión de marca personal y emprendimiento más importante en habla hispana.

Guillem Recolons

guillem recolons, especialista en gestión de marca personal o personal branding

Guillem Recolons.  Soy consultor estratégico en marca personal, formador y conferenciante. Fundé Soymimarca, una de los referencias en Personal Branding. Co-autor y autor de 7 libros y 500 artículos relacionados.

Organización

Como decía al principio, la organización de la #BrandingWeekRD corre a cargo de dos especialistas en éxitos en eventos en la República Dominicana: Anabel Ferreiras e Isaac G. Merino.

Isaac G. Merino y Anabel Ferreiras, almas del Congreso Madi y socios de Quifer Consultores

Isaac G. Merino y Anabel Ferreiras, almas del Congreso Madi y socios de Quifer Consultores

Para cualquier gestión de patrocinio y preinscripción, o para información más detallada sobre la #BrandingWeekRD te ruego contactes con Anabel:

  • Anabel Ferreiras, Socia Directora
  • Quifer Consultores
  • Tel. +1 (829) 694 8080
  • Mail: anabel@quiferconsultores.com

 

¿Debería importarte lo que piensen los demás de ti?

Es una pregunta que me han hecho muchas veces, que me he hecho muchas veces . Y ahora la lanzo: ¿Debería importarte lo que piensen los demás de ti?

Internet es un lugar en que se puede encontrar de todo. Y entre el todo, últimamente he visto muchos vídeos, infografías, frases, que invitan a ser tú mismo olvidando lo que piensen y digan los demás de ti.

Desde un punto de vista existencial, podría estar de acuerdo: lo que piensen y digan los demás de mí me puede importar un bledo. Pero, ¿qué pasa desde el punto de vista de nuestra marca personal?

Lo que piensen los demás de ti, ¿cómo afecta a tu marca personal?

Si eres un científico, y contra viento y marea has conseguido un logro importante (un Nobel, por ejemplo), lo que piensen o digan de ti puede ser irrelevante. Pero si eres ese mismo científico en los principios de su carrera buscando financiación para un proyecto, la relevancia es alta.

Eso de “vive tu vida al margen de lo que digan de ti” es válido cuando has llegado al zenit de tu carrera, pero no cuando dependes de clientes, inversores, colaboradores, prescriptores, jefes…

No saber lo que tu jefe piensa o dice de ti te pone en desventaja. No saber la impresión que deja tu huella digital a un reclutador mientras buscas trabajo es un punto débil. No saber lo que piensa un cliente, un colaborador, un socio, puede ser letal para tu carrera, y para tu marca personal.

Sin obsesionarse, pedir feedback en su justa medida es un ejercicio saludable

Soy de los que piensa que la definición de Jeff Bezos sobre marca personal “lo que dicen de ti cuando no estás delante” es bastante acertada. Así que si no sabemos eso que dicen, no tendremos un buen diagnóstico de nuestra marca personal. En otras palabras, no sabremos cuál es la marca personal que dejamos.

Pedir feedback a aquellos stakeholders que sean clave para nosotros podría ayudarnos. Y mucho. El personal branding es el proceso de gestión para que nuestra marca personal vaya alineada a nuestros objetivos… y a los de nuestros clientes. Por tanto, conocer su feedback nos permitirá saber si vamos en la buena vía o estamos pendientes de un hilo.

La reputación importa

Ser auténtico no significa ser pasota. Tu puedes tener una marca sustentada en la polémica, como la que tuviera Risto Mejide. La clave es saber si conoces lo que sustenta tu marca y si hay un modelo de negocio detrás.

Si no te importa lo que otros piensen o digan de ti, tampoco te importa tu reputación. Allá tú con eso, ya sabrás en qué momento de tu vida estás. Hasta Donald Trump ha tenido que rectificar para no ver dañada su reputación ¿Debería importarte lo que piensen los demás de ti? Valóralo. Siempre dependerá de quién sean “los demás”.

Cover photo by Ditty about Summer on Shutterstock.com

¿Cuál es el impacto positivo que quieres dejar en la sociedad? ¿Lo tienes? Se llama propósito

¿Por qué te levantas todas las mañanas, más allá del dinero o la felicidad? ¿Está en tus manos mejorar el mundo, o una pequeña parte del mismo? ¿Por qué o por quiénes estás dispuesto a luchar? ¿Qué es lo que hace que a veces no recuerdes la hora de comer? y añado ¿Cuál es el impacto positivo que quieres dejar en la sociedad?

Demos la bienvenida al Propósito, al purpose, a la visión, a la búsqueda de sentido.

Hace un tiempo publiqué en este blog el post La persona como ser irrepetible, una reseña del magnífico libro del psicólogo Viktor Frankl “El hombre en busca de sentido” y sus observaciones sobre el propósito durante su cautiverio en diversos campos de concentración nazis durante la 2ª Guerra Mundial. Una conclusión de sus estudios es que las personas con un propósito superior, con algo que les estuviera esperando más allá de las alambradas, sobrevivían mejor que las demás.

En el ámbito de las organizaciones, como comentaba Iván Díaz, experto en branding y fundador de Branzai, “La realidad, es que toda aquella compañía que disponga de elementos de foco, es decir de proposiciones que ayuden a caminar en un mismo sentido, crece por encima de la media. Es más, toda compañía que tenga definido un Brand Purpose, es altamente probable que tenga una mayor cultura de marca, y eso por sí mismo ya te hace estar por encima de la media.”

El filósofo transcendentalista Ralph Waldo Emerson (1803-1882) dijo “El próposito de la vida no es ser feliz. Es ser útil, ser honorable, ser compasivo, hacer que marque la diferencia que hayas vivido y vivido bien “. Estoy de acuerdo, la felicidad puede ser una consecuencia de tu propósito y la manera como lo llevas a cabo, no un fin en sí misma.

Ayudar a dibujar futuros“. Ese es mi propósito. Tardé años en descubrirlo, y lo hice sencillamente analizando el impacto positivo de lo que hacía en mi trabajo como personal brander.

De acuerdo, y ¿cómo se aplica esto en una organización?, ¿quién es el reponsable?

Te recomiendo la lectura de un fantástico artículo de Harvard Business Review titulado Creating a Purpose-Driven Organization, de Robert E. Queen y Anjan V. Zhakor, dos profesores y consultores. Es un artículo largo pero lleno de ejemplos, fruto de sus investigaciones y experiencia en consultoría.

Es extraordinaria la fuerza movilizadora de un buen propósito. Pero también desmoviliza su ausencia o un propósito que no sea auténtico. En el artículo se habla de una empresa que en plena crisis de 2008 triplicó sus ingresos en los años siguientes, fidelizó mejor a sus profesionales y mucho más. Por tanto, no es únicamente una mejora de aspectos intangibles.

Lo sé, pensarás que es mucho más fácil redactar el propósito de una organización sin ánimo de lucro (ONG, administraciones, escuela pública, hospitales públicos…). No es así. Hasta una empresa funeraria puede generar un impacto positivo en la sociedad, humanizando el trato con los familiares, facilitando los trámites… Lo mismo con una empresa de material bélico ¿acaso los cascos azules de las O.N.U. no actúan como fuerza pacificadora? No sirven las excusas. Toda organización (no criminal) crea un impacto positivo en la sociedad. Hay que investigar cuál es. Y lo más importante, compartirlo.

No puedo estar más de acuerdo con la frase de Simon Sinek, experto en liderazgo: “Los clientes nunca sentirán nada por una empresa hasta que su gente lo sienta primero”.

En cualquier caso, y volviendo a recomendar la lectura del artículo, resumo sus 8 claves para crear una organización con propósito superior:

  1. Visualizar una fuerza laboral inspirada.
  2. Descubrir el propósito.
  3. Reconocer la necesidad de autenticidad.
  4. Convertir el mensaje auténtico en un mensaje constante.
  5. Estimular el aprendizaje individual.
  6. Convertir a los mandos intermedios en líderes impulsados ​​por objetivos.
  7. Conectar a las personas con el propósito.
  8. “Liberar” a los agentes del cambio

Conectar a la gente con su propósito

Quinn y Thakor concluyen que “aunque un propósito no garantiza beneficios económicos, hemos visto resultados impresionantes en muchas organizaciones. Y otra investigación -particularmente el estudio de Gartenberg, que incluyó a 500.000 personas en 429 empresas e involucró 917 observaciones anuales entre 2006 y 2011- sugiere un impacto positivo tanto en el rendimiento financiero operativo (rendimiento de los activos) como en las medidas de rendimiento prospectivas cuando el propósito se comunica con claridad.

Así el propósito no es solo un ideal elevado; tiene implicaciones prácticas para la salud financiera y la competitividad de su empresa. Las personas que encuentran sentido en su trabajo no acumulan su energía y dedicación:. Las liberan, desafiando las suposiciones económicas convencionales sobre el interés propio. Crecen en lugar de estancarse. Hacen más, y lo hacen mejor.”

¿Sigues pensando que el propósito obedece a una retórica vacía y simplista? Si has desterrado la idea, tienes una misión como líder de tu organización: conectar a la gente con su propósito. 

 

Photo Colourful defocused glitter by SBW18 on Shutterstock.com

La paradoja de la marca personal, ¿me preocupo de la imagen que proyecto o del valor que aporto?

Hace poco pude leer un artículo muy interesante, redactado por Daniel Romero-Abreu y publicado desde Fundacom.lat. Se titula Más allá de la marca personal: el posicionamiento personal y recomiendo encarecidamente su lectura, de la cual extraigo algunas partes en este post.

Ante todo quiero constatar que Daniel es una autoridad en la materia, presidente fundador de Thinking Heads. Ha creado una metodología que trasciende, según sus palabras, la gestión de la marca personal. Se trata de la Personal Positioning Strategy (PPS), y la define como “un sistema único de gestión de la propia marca personal de un individuo y que toma como eje de actuación —frente a los modelos tradicionales basados en la imagen— el conocimiento que el personaje es capaz de generar”.

En el artículo de referencia, Romero-Abreu asegura “…Proliferan los vendedores de Marca Personal como vendedores del bálsamo de Fierabrás en tiempos de El Quijote. Sin embargo, la compra de la creación de una marca que te dé resplandor no es el remedio mágico a nuestros males”. También afirma que “…la marca (personal) debe ser la consecuencia de lo que uno es o vale profesionalmente, y no al revés”. El estilo se impone a la sustancia.

Debo confesar que lo que está sucediendo con el término marca personal es lo más parecido a una adulteración, a la creación de un sucedáneo. Primero porque la confusión entre personal branding (gestión consciente de tu estrategia personal) y marca personal (el resultado) es común en muchos foros. Pero en segundo lugar parece que toda la parte de sustancia (fondo) queda reducida a la mínima expresión, quedando al servicio de la forma.

Las confusiones

Me imagino a un ser que llega de otro planeta aterriza en el mundo, y por sus propios medios trata de averiguar de qué trata esto del personal branding y marca personal.

Se encontraría con una definición muy confusa en la Wikipedia: Arranca así: “La marca personal, en inglés personal branding, es un concepto de desarrollo personal consistente en considerar a determinadas personas como una marca.” Ya me parece terribe que se traduzca marca personal como personal branding, cuando debería ser personal brand. Pero también que nos consideren, sin más, como marcas.

Y eso no es todo. Ese ser llegado de otro mundo encontraría más elementos de confusión, como verás en el experimento siguiente.

El experimento

Llevo un tiempo con un experimento de observación sobre la terminología alrededor de la marca personal. Lo llevo a cabo desde varias plataformas digitales, como blogs, redes como Instagram, Pinterest, Linkedin y Twitter. Sobre todo, lo centro en el seguimiento de hashtags como #marcapersonal y #personalbranding.

Normalmente sigo vía Feedly a un número limitado de profesionales de los que aprendo y a los que respeto. En este caso, me he dejado llevar por la corriente, sin pretender ser selectivo. No, no pretendo publicar ningún libro blanco con los resultados del experimento, pero sí me está sirviendo para ratificar la posición de Daniel Romero-Abreu.

Estas son algunos de los elementos asociados:

  1. Parece que esto va de famosos, de gente guapa.
  2. Se sostiene abiertamente que “marca es estilo”.
  3. En redes muy gráficas como Pinterest o Instagram, las frases de motivación personal copan el término.
  4. En Google Alerts, el récord deportivo y la marca personal van de la mano.
  5. Conseguir más seguidores en las redes sociales parece ser la Meca de la marca personal.
  6. Los colores que eliges en tu vestuario son más importantes que tu forma de pensar y actuar.
  7. El posicionamiento de marca es el lugar que ocupas en Google, no en la mente de los demás.
  8. La marca personal solo existe en medios digitales. Por la calle no dejamos ninguna marca.
  9. La palabra “ingresos pasivos” se vincula a menudo con la marca personal.
  10. Y así podría seguir…

Lo que no se asocia a la marca personal ni al personal branding

Me ha costado mucho, fuera de los círculos íntimos que sigo, encontrar asociaciones de marca personal o personal branding con:

  • Valor
  • Aportación de valor
  • Estrategia personal
  • Propuesta de valor
  • Purpose o propósito
  • Valores

Podría concluir que se confunde a menudo la gestión de marca personal (personal branding) con el marketing personal, con los elementos que hacen a la persona más visible.

No hace mucho, mi buen amigo y mentor Andrés Pérez Ortega, en su post La esclavitud de los números, refería a que muchas de las personas que defendemos una idea estratégica del branding personal no aparecemos en las búsquedas de marca personal. El motivo es que quienes dominan las primeras páginas son quienes dominan el SEO. Lo cual hace cuestionar, en la opinión de Andrés -que comparto-, la idoneidad de Google como herramienta “seria” de búsqueda.

La paradoja de la marca personal

Hace un tiempo publiqué el post ¿Un profesor de marca personal sin marca personal? Hacía referencia a que a veces, quienes hablan de todo esto se han basado en esas evidencias efímeras, sin investigar a fondo. Seguramente, sin haber leído libros como Expertología, sin haber leído a Edward de Bono, a Al Ries y Jack Trout, a Ivan Díaz . La paradoja de la marca personal es que nos hemos de preocupar tanto del valor que aportamos (el fondo) como de “lo guapos” que estamos en Google.

Nuestro ser de otro mundo tendrá que investigar mucho para entender que la marca personal no es solo la imagen que proyectamos, que esto, al final, gira en torno al valor.

Cover hands photo by Vlue on Shutterstock.com

La fuerza de los embajadores de marca internos (Employee Advocacy)

¿Eres de los que se miran el bloque de anuncios entero en un intermedio de un programa TV? ¿Esperas a que termine el anuncio del vídeo de YouTube que quieres ver? ¿mantienes el volumen de la radio cuando los anuncios interrumpen tu programa favorito? ¿entras en la sala de cine antes de hora para ver todos los anuncios? ¿abres y lees todos los newsletters que llegan a tu correo electrónico?

Si has contestado mayoritariamente NO a estas preguntas, podemos confirmar el dato que nos avanzó Nielsen: la publicidad tradicional (aunque sea online) está en la UCI.

¿Qué está pasando con la comunicación “de toda la vida”?

La eficacia de los formatos de comunicación convencionales (publicidad, RR.PP, patrocinio, notas de prensa…) ha caído en la misma proporción en que ha subido la eficacia de recomendaciones que nos llegan a través de personas como nosotros.

¿Qué pueden hacer las marcas ante un panorama tan complejo?

  1. Dejar de interrumpir, de perseguir. Y empezar a atraer con contenidos que tengan VALOR
  2. Cambiar el B2C (de empresa a consumidor) y B2B (de empresa a empresa) por P2P (de persona a persona)

Por simplificarlo, podríamos decir que el contenido, el relato, es el mensaje. y la forma en que nos llega es la plataforma, el medio, el vehículo. La una y la otra se complementan. Si el relato no encuentra vía de comunicación, existe, pero no nos llega. Y al contrario, si nos llega un mensaje basura, aunque lo haga muchas veces, pasará a la papelera de nuestra memoria.

Contenidos de valor

Un contenido de valor nos atrae. Y lo hace porque 1. está pensado  para nosotros y 2. se ha preparado para provocarnos una reacción y una emoción (reír, llorar, reflexionar, inspirarnos, compadecernos,…).

Ese contenido puede ser visual (imagen, infografía, texto, gif…), auditivo (podcast, música, emisión de radio…), audiovisual (vídeo, TV, cine) o sensorial (realidad aumentada, simulación 3D…). El formato no importa, puede ser directo (TV) o diferido (Netflix), analógico (un libro) o digital (un ebook).

Lo importante es que ese contenido nos provoque una reacción, nos cree una necesidad, nos la resuelva, nos advierta de un problema, nos lo resuelva, nos abra una oportunidad. Y eso no es fácil en un entorno donde la economía de la atención nos lleva a quedarnos solo dos o tres de los 3.000 impactos que recibimos diariamente. Para ello es primordial que las marcas desarrollen una propuesta (única) de valor dentro de un relato diferente, relevante y transformador.

¿Marketing de contenidos o branded content?

Hay similitudes pero también diferencias. La marca Michelin genera acciones de marketing de contenidos para vender sus neumáticos, con acciones actractivas y a la vez informativas sobre sus productos y marca. Y por otro lado, esta marca fue pionera en branded content con la creación de la Guía Michelin, un referente de la gastronomía mundial. ¿Qué tendrá que ver un neumático con un restaurante? Más de lo que pensamos, la guía se creó para que los conductores “en ruta” identificaran buenos lugares para comer o cenar. El branded content, como explica Antevenio en su blog, tiene un carácter más lúdico.

P2P (persona a persona), la fuerza de los embajadores de marca internos

Cuando se habla de embajadores de marca muchos pensamos en influencers (término confuso), celebridades o fans de la marca (brand advocates). Y eso es porque el recurso clásico de utilizar a  personas famosas por parte de las marcas eclipsa otras acciones de marketing. Eso es lo que se conocería como embajadores de la marca externos o employee advocacy.

Buscando ejemplos fáciles, el gran tenista Rafa Nadal es un embajador de marca externo, y también lo fue el gran jugador de golf Tiger Woods. Creo que ya intuyes los pros y contras de todo esto.

La  credibilidad y confianza están dentro de casa

Los programas de embajadores de marca internos (employee advocacy, en su versión anglosajona) persiguien objetivos similares a los externos, pero obtienen resultados distintos… ¿mejores? Depende de la variable que consideremos.

Humanización

Si se trata de humanizar la marca (comunicación P2P, de persona a persona), ambas estrategias pueden resultar eficaces. El embajador de marca externo puede aportar notoriedad de marca muy rápida, ya que la marca se apoya en la gran comunidad de la celebridad. El embajador de marca interno no aporta tanta notoriedad, pero sí experiencia y conocimiento sobre el producto o servicio que abandere la marca. El branding eficaz es humano, conector, empático y ético. Y si no, no es branding.

Para entender mejor el contexto de la humanización en tiempos de automatizaciones, te invito a ver este vídeo de Jeff Leonhard que me atreví a traducir incorporando la voz de mi colega personal brander Helena Casas:

 

¿Te queda claro tu papel absolutamente vital en este futuro que ya está encima nuestro?

Como dice Leonhard, la tecnología es el CÓMO del cambio, y los humanos somos el POR QUÉ.

Credibilidad y confianza 

Aquí la balanza se inclina a favor del embajador interno. El informe anual Edelman Trust lleva años confirmándonos que quienes generan mayor confianza (y por ende credibilidad) son los expertos técnicos de las organizaciones. Es razonable ¿quién sabe más de un producto o servicio que la persona que lo ha desarrollado?

Gestión de crisis 

No hablas con una marca, tampoco con una empresa. La comunicación tiene lugar persona a persona (lo de los bots es otro asunto, no es un diálogo, es una conversación programada).

Si te enfadas con una línea aérea porque retrasa tu llegada cuatro horas, esperas un trato P2P. Si te contesta la empresa (una abstracción) sabes que es alguien siguiendo una respuesta de estándar de manual. Pero si en una crisis de un hospital, además de la marca te contesta una enfermera o enfermero con nombre y apellido, tu reacción será menos airada, ya que ese “alguien” se ha quitado la máscara.

Sinceramente, no me imagino a un cocinero famoso dando la cara por un error de fabricación en una olla a presión que anuncia en un programa de cocina.

Fidelización de profesionales 

Actuar de forma consciente como embajadores de marca internos (de forma inconsciente, todo el mundo que trabaja por cuenta ajena lo es) es tan beneficioso para el profesional -o más incluso- como para la organización:

Ponen en valor su marca personal, adquieren nuevas competencias de comunicación y digitales, actúan como líderes informales, como portavoces… en el fondo, adquieren un sentido de pertenencia con la marca, se convierten en algo así como “accionistas emocionales”.

No me gusta hablar de retención del talento, se trata de que los profesionales se sientan parte activa de la marca.

Atracción de nuevos profesionales 

También conocido como employer branding. Lo que nos puede atraer como proyecto tiene poco que ver con un futbolín o con que haya un famoso que anuncie las virtudes de las marcas de la organización. Lo que nos atrae es el purpose (propósito), el pensar que podemos generar valor a determinados clientes, y sobre todo, el saber que quienes ya trabajan en o para esa organización están satisfechos y muestran sin problemas ese orgullo de pertenencia.

El employer branding no atraerá talento externo si el interno no está en condiciones (bien remunerado, integrado, con proyecto, alineado con la visión corporativa…). No olvidemos que hoy estamos a un clic de cualquier persona, y es fácil dar con alguien y preguntarle sobre la organización para la que trabaja.

Los resultados

Esta es la mejor noticia de un programa de embajadores de marca internos. Es medible, sin excesivas complicaciones.

La multiplicación del alcance de la comunicación y del engagement (interacción alcanzada con los usuarios de la marca) son solo dos factores. Pero hay más, como la mayor facilidad en la conversión de los contactos (leads) obtenidos a través de profesionales de la organización.

En el artículo El auge del empleado social en la empresa publiqué muchísimos datos sobre la eficacia de este tipo de programas. Hoy existen además diversas plataformas, que  mediante un panel de control y una app móvil permiten a la organización medir a tiempo real el retorno de inversión. Eso sí, una formación previa es necesaria para todos los que participen (de forma siempre voluntaria) en el programa. Y para ello recomiendo contar con facilitadores que:

  • Proyecten una marca personal fuera de duda, tanto en el ámbito privado como público (Google…)
  • Tengan experiencia formativa en personal branding corporativo y habilidades digitales
  • Idealmente, que hayan ejercido cargos de dirección en empresas

Como resumen de resultados, el engagement de los profesionales equivale al engagement de la marca (Employee engagement = Brand engagement).

La infografía

Aquí puedes  ver la infografía que resume lo hablado hasta ahora. Clicando en este enlace de Slideshare > Employee Advocacy: La fuerza de los embajadores de marca internos te la podrás descargar sin problemas. Espero que la información te haya sido de utilidad.

 

People illustration from shutterstock.com

El personal branding es como la cirugía plástica: no se explica, se nota

¿Qué tendrá que ver la cirugía plástica con Personal Brand (marca personal) y Personal Branding (el proceso)?

Empiezo con una pregunta algo particular. Mi intención es responderla, y agradezco a dos buenos amigos del entorno de la cirugía plástica, los Doctores Salvadó y Vila-Rovira que me hayan inspirado (sin saberlo) para redactar estas líneas.

Marca personal

Hace algunas semanas descubrí una de las mejores definiciones que he leído de marca personal (en inglés personal brand), la de Joan Clotethumanista digital y persona inspiradora. Dice así:

Marca personal es identidad percibida. Es lo que los demás piensan y especialmente sienten sobre lo que decimos y hacemos (o no). Inspirada en nuestros valores y proyectada en nuestros canales de influencia.

Si me parece tan buena es porque contiene el todo y las partes:

  • Identidad percibida. No la controlas. Es lo que ven y perciben los demás. Como dice Bezos, lo que dicen de ti cuando no estás delante. Es el resultado de lo que proyectas.
  • Lo que los demás piensan y sienten sobre lo que decimos y hacemos (o no). Si me lees de vez en cuando, te habrás hartado de la frase “Todo deja marca“, una especie de mantra personal. Pues también deja marca lo que no pensamos, lo que no sentimos, lo que no decimos, lo que no hacemos.
  • Inspirada en nuestros valores. Representan el factor humano y pilar de la marca personal: somos lo que somos. Y es absurdo cambiarlo, nuestros valores nos mueven. Recordemos que las emociones y los errores son los factores que nos humanizan.
  • Proyectada en nuestros canales de influencia. Muchos pensaréis en redes sociales. Pero cada uno tiene sus canales de influencia. Algunos no necesitan internet, ya que su buen hacer se propaga de boca a oreja. Si eres uno de ellos, como mis amigos los doctores referenciados, felicidades, no hay mejor forma de crecer que haciendo crecer a tus clientes directos. Si tu modelo de negocio requiere amplificación, necesitas redes sociales, y, sobre todo, un lugar propio, web, blog o ambos.

Personal Branding

El personal branding, proceso por el que gestionamos nuestra personal brand o marca personal, tiene buenas definiciones. Quizás porque acaba de salir del horno, os recomiendo una lectura de la definición que hace mi buen amigo y colega, el profesor Vladimir Estrada, desde el blog Soymimarca.

El profesor lo define así (resumo):

Personal Branding es el proceso estratégico a través del cual una persona, con o sin asesoría especializada, gestiona integralmente, en un concepto/proyecto de marca y la comunica al mundo.

Permíteme profesor descuartizar tu definición para sacarle todo el provecho:

  • Proceso estratégico: Parte del propio diagnóstico de marca personal, ¿cuál es la marca que dejo en mi entorno? Este es un proceso de autoconocimiento que empieza pidiendo feedback, pero que no acaba ahí. (Aprovecho para recomendar la lectura de Smart Feedback). Sigue con una estrategia personal y finaliza con un plan de proyección (comunicación y networking).
  • Con o sin asesoría especializada. En efecto, no es necesario contratar a un personal brander para trabajar una gestión CONSCIENTE de nuestra marca personal. Básicamente es una cuestión de velocidad y precisión. Velocidad porque el/la personal brander se ha especializado en esto, y sabe por dónde empezar y cómo seguir. Precisión porque con los casos que lleva a sus espaldas (la experiencia es un grado) sabe qué errores no cometer. Claro, tiene un precio. Puedes aprender a esquiar solo o con monitor, automedicarte o ir al médico. Conoces las consecuencias de una u otra acción.
  • Gestiona íntegramente un concepto/proyecto de marca. Explicado fácil, si solo gestionamos nuestra comunicación, no sabremos qué marca debemos modificar o reforzar. Íntegramente se refiere a autoreconocernos (quién soy y qué marca dejo), trabajar una estrategia personal (qué marca quiero dejar, acorde a quien soy y mis competencias, propuesta de valor y valores) y plan de visibilidad (cómo doy a conocer esas competencias, propuesta de valor y cómo transmito mis valores).
  • Y la comunica al mundo. Si no comunicamos, existimos, incluso nos pueden encontrar. Pero debemos conseguir que otros comuniquen y divulguen nuestra marca por nosotros. Es el boca-oreja, el medio más efectivo en B2B. Si te diriges a audiencias grandes, necesitas comunicar sí o sí, y para ello tienes medios tradicionales pero efectivos (libro, revistas, periódicos, radio, TV,…) y medios online de fácil medición de eficacia (el mejor, no lo dudes, un blog).

Personal Branding, cirugía plástica y la esperanza del personal branding en las organizaciones

¿De qué te has operado últimamente?

Muchas personas que van al psicólogo/a no lo cuentan a nadie. En la vieja Europa parece que ir al psicólogo es como estar tarado. Mi cuestión es ¿somos perfectos? ¿no necesitamos ayuda?

De la misma manera, muchos profesionales que han encargado un proceso de personal branding prefieren ocultarlo. Como ese hombre o esa mujer que se operan para lograr una apariencia más joven. Nunca lo dicen. Pero se nota. Y créeme, no hay nada de malo. No hay que sentir vergüenza por querer estar mejor contigo mism@.

antes despues cirugía plastica

Parece que si reconoces que vas al psicólogo, pides ayuda para gestionar tu marca personal o rejuveneces una parte de tu cuerpo, cometes un pecado. Nuestros amigos en América tienen menos manías en compartir estas cosas.

Algo positivo pasa con algunas organizaciones

Veo una luz al final del túnel. Las organizaciones (que defino como agrupaciones de personas que comparten una visión y misión de forma temporal, es decir, que impulsan una o varias marcas) lo ven de otra manera.

Marca corporativa = Marcas Personales

Una marca corporativa es (o debería ser) la unión de varias marcas personales ¿no lo crees? Pues haz un ejercicio de inversión de términos (pensamiento lateral):  Lo contrario de una marca personal es una marca impersonal ¿Quieres que tu organización sea una marca impersonal, fría, distante, robotizada, inhumana?

Esta semana han pasado dos cosas que refuerzan mi teoría. Y las dos tuvieron lugar al comenzar la semana, un lunes:

En clave inteligente (clave-i), algunas organizaciones lo explican sin problemas

La primera es que mi colega, mentora y admirada Eva Collado Durán (felicítala, por favor, su libro Marca eres tú -Rasche 2015- ya va por la 3ª edición) y yo compartimos una formación interesante. O más. Trabajamos durante dos días un programa de Embajadores de Marca Internos (employee advocacy) en una PYME llamada Clavei, orgullosa de su tesoro más preciado: sus personas.

En Clavei pudimos constatar algo importante: Marca eres tú, y ella, y él, y nosotros, y vosotros, y nosotros. Marca son ellos. Soy mi marca, pero contigo, con los demás, conformamos una supermarca con superpoderes: la organización del siglo XXI. La empresas como Clavei (transformación digital) no tienen como objetivo crecer. Quieren ser mejores, quieren ser David, no Goliat.

Su fuerza reside en su humildad y su profesionalidad. Su marca es más una unión de marcas personales dirigidas por un equipo visionario ¿crecer? sí, pero de forma humanizada, personalizada. Human branding del bueno. Una gran lección. Y no tienen reparo en decir públicamente que forman a sus personas (incluyendo a su fundador e impulsor) en programas de “marca personal corporativa” (antes un oxímoron).

Marca personal VS Marca impersonal

El mismo lunes, mis amigos y colegas Andrés Pérez Ortega y Cláudio Inácio lanzaban un street personal branding vídeo que grabaron de forma improvisada en plena calle en Huelva (mayo 2018). Si tienes poco menos de 7 minutos, verás a qué nos referimos con conceptos como humanizar, coherencia, marca personal, gestionar la comunicación en redes sociales y alguna cosa más. Todo con humor, un valor que nunca se debe ocultar (por favor).

Si quieres verlos en acción con otros temas, ver a mi querida Elena Arnaiz (mi psicóloga del norte) o mi querida Eva Collado Durán (alias M.A.) contando verdades como puños en plena calle suscríbete al canal Street Personal Branding. Vale la pena.

Como conclusión a todo esto, gestionar la marca personal puede que no se vea, pero como en el caso de la cirugía plástica, se nota. ¡Feliz semana!

Before-after woman & lips photos by Shutterstock

Recomendaciones de la semana

¿Es usted una persona interesante? El periodista y director de Expansión y Empleo Tino Fernández presenta un artículo de interesante lectura sobre el valor de los profesionales y su relación con la búsqueda de empleo. En la pieza intervienen amigos y personas a las que sigo y admiro, Ovidio Peñalver y Carlos Rebate (autor de Influencers). También aporta sus ideas el profesor José María GasallaMiren Olcoz (Sodexo) con una micro intervención de último minuto de un tal Guillem Recolons.

No te quedan excusas para no aprender. Alex Durán, experto en talento y Director de Proyectos de Consultoría y Formación, del equipo de la consultora ConTalento Recursos Humanos, lo tiene claro. “Ya nadie va a pagarte exclusivamente por los títulos que tengas o hayas conseguido en tu etapa académica, sino que son tus habilidades, competencias y reciclaje continuo los que marcarán la diferencia. El mercado ya no solo reclama títulos, reclama mentalidad líquida y adaptación como elementos clave del nuevo profesional surgido de esta catarsis mundial.”

No te des tanta importancia. Elena Arnaiz ¿recuerdas, mi psicóloga del norte? Un post para leer hasta la última línea (aunque ella no cree que lo hagas), con un lenguaje fresco, directo, tal cual. “Te sobran ideas y te falta quitarte importancia…  Y cómo tú también te das más importancia a ti que a mí, lo vas a amoldar a tus esquemas de conocimiento e interpretación de la realidad”. Muy Elena.

La esclavitud de los números. Andrés Pérez Ortega, experto en estrategia personal y street personal brander. Andrés se pregunta por qué quien busque en Google el término “marca personal” no encontrará a ninguno de los referentes que han hecho grande este concepto:

AmiNeusGuillemEvaClaudioPabloJordiElenaAranchaDavid y muchos otros deberían estar ahí sin discusión.” Las cosas del SEO, ya sabes, a veces parece que Google valora más parecer bueno que serlo.