Tu identidad digital no se crea, se refleja

 

 

Trato aquí la identidad digital desde el punto de vista de nuestra marca personal, no de las técnicas para verificar nuestra identidad en la red. Esto, por tanto, no versará de registros, claves, blockchain… Va de identidad en el sentido más metafísico y relacionado con marca personal.

Aclarado este punto, debo confesar que este post es fruto del cansancio en leer y releer artículos que nos hablan incesantemente de “crear” nuestra identidad digital.

Si no tienes mucho tiempo, aquí tienes un vídeo-resumen de 1 minuto:

Marca personal es identidad percibida, por uno mismo y por los demás

No olvidemos que nuestra marca personal es algo que dejamos, no que creamos. La creación de una marca está en el terreno del branding, y si creas una marca personal desde cero, será la marca de un personaje.

Por tanto la identidad ya está, ya existe, está ahí, es percibida por uno y por los demás. Y lo digital es un medio, como lo es el mundo real de átomos, carne y hueso.

Hay negocios como Amazon que han creado su identidad desde lo digital y luego la están reflejando en lo real. Pero las personas no somos negocios. Nuestra identidad es, o debería ser, una.

Reflejar la identidad en el entorno digital es difícil, pero no partimos de un folio en blanco

En formaciones, muchas personas me preguntan ¿por qué no basta con darle a un botón para trasladar nuestra identidad al mundo digital? También me lo pregunto yo. Pero es así, un botón no basta. Hay que trabajar.

La ventaja es que no hay que crear esa identidad digital, hay que reflejarla. Crearla significa que estaríamos manipulando o falseando la realidad, creando un entorno Matrix. Aquí de lo que se trata es de ser lo más fieles y auténticos posible.

Si una persona proyecta una imagen en el entorno digital diferente a la que proyecta en la vida real, está falseando su marca personal.

3 pasos clave para reflejar tu identidad real en identidad digital

  1. Muéstrate como eres
  2. Muéstrate como eres
  3. Muéstrate como eres

¿A qué no esperabas que fuera tan sencillo? Pues lo es. Quizás necesites a un experto para que te ayude a poner en marcha entornos digitales: redes sociales, web, blog, email, trabajo en la nube, aplicaciones de productividad… Fuera de los aspectos técnicos, lo demás se llama coherencia. 

Hace un tiempo escribí un post titulado Muéstrate como eres, en persona, en papel y online. Eso de que el papel lo aguanta todo no es cierto. Si mientes en un CV, te expones a no tener más oportunidades de entregar tu CV. Es como mentir en una entrevista. Es como mentir en “lo digital”. Recuerda, tu identidad digital no se crea, se refleja. 

Kitten mirror photo by Ewa Studio on Shutterstock.com

¿Te animas a suscribirte?

Seguro que sí, ya que incluyo el regalo exclusivo de un ebook sobre  employee advocacy a todos los suscriptores. Como la oferta es limitada, te animo a pasar a la acción.

ebook embajadores de marca

Me suscribo a este blog y tras confirmar la suscripción vía correo electrónico recibiré inmediatamente la descarga gratuita del ebook “Employee Advocacy: El poder de los embajadores de marca de la casa”.

 

boton suscripcion blog guillem

Política, Religión, Deportes, Sexo: PRDS y #MarcaPersonal

 

 

Llevo un tiempo reflexionando sobre si la política nos une o nos separa, si la religión nos une o nos separa, y lo mismo con deportes y sexo, el grupo que bauticé como PRDS.

¿Tú qué crees? ¿Nos unen los aspectos PRDS o nos separan? ¿Y qué tendrá eso que ver con la marca personal?

Si tienes poco tiempo, te invito a ver este vídeo de un minuto:

PRDS: Política, religión, deportes y sexo pertenecen a creencias, filiaciones y valores

En efecto, política, religión, deportes y sexo o PRDS pertenecen a nuestro grupo de creencias, filiaciones y valores, por esa razón nos unen, y por esa misma razón nos separan. El problema con esto es que tanto política como religión como deportes como el tratamiento alrededor del sexo se convierten en factores polarizantes (o estás conmigo o contra mí) y de discriminación.

Si a PRDS añadimos la raza, que no es creencia ni valor, tendríamos la respuesta a la mayor parte de los conflictos de nuestro planeta.

A lo largo de la historia, muchas han sido las guerras producidas por disputas territoriales (política) y religiosas. Y muchas han sido las personas asesinadas por cuestiones de filiaciones deportivas o maltratadas y asesinadas por cuestiones de discriminación sexual.

#Política “Solo hay una regla: cazar o ser cazado” Frank Underwood en House of Cards

En política parece haber desparecido el centro, y el mundo tiende a polarizarse hacia las posiciones extremas. Cazar o ser cazado significa que no hay lugar para huir, esconderse o ser fabricante de armas, solo para ser verdugo o víctima.

La discusión política “saludable” está dando paso al silencio o al enfrentamiento entre iguales. En marca personal, no está prohibido hablar de política, pero sí preguntarse esto:

  1. ¿Estoy respetando las opiniones de los demás, aunque no las comparta?
  2. ¿Aporta algo a alguien lo que voy a decir, compartir, comentar?

Invertir esos 10 segundos en las respuestas a estas preguntas puede ser la salvación a un despido disciplinado, al fin de una carrera profesional o a ser expulsado de un foro o red social.

#Religión Creyente y no creyente son humanos, merecen un gran respeto. Dalai Lama

Con la segunda PRDS, el problema, a mi juicio, es que muchas religiones son excluyentes, no incluyentes. Yo me eduqué en la religión católica, que durante siglos fue excluyente, y ahora ha evolucionado y respeta otras creencias. Desgraciadamente, todavía subsisten muchas corrientes religiosas excluyentes.

Claro, podemos hablar de religión pero con las dos premisas del Dalai Lama:

  1. Respetar a quien cree en otras religiones
  2. Respetar a quien no cree en ninguna

Nietzsche prejuicios

#Deportes En el fútbol todo se complica por la presencia del otro equipo. Jean Paul Sartre

La “D” de PRDS no puede aplicarse a todos los deportes. Afortunadamente, en la mayoría de deportes impera el fairplay. Golf, tenis, atletismo, motociclismo, esquí, remo… En otros, por desgracia, las filiaciones pueden ser extremas, especialmente en Fútbol, basket, baseball y algunos otros.

El extremismo muchas veces obedece a rivalidades locales. El “derby” entre las dos ciudades importantes enfrenta a clubs, pero también a ciudadanos.

En marca personal, conviene actuar con cierto sentido común:

  1. Por supuesto que podemos celebrar los triunfos de nuestro equipo, pero sin humillar al contrario
  2. Como fairplay, abriremos nuevos caminos si somos capaces de felicitar al adversario cuando le van bien las cosas o animarle cuando le van mal.

#Sexo ¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. Albert Einstein

La “S” de PRDS no es un creencia, ni filiación ni valor. Pero tratar sobre cuestiones de sexo es delicado, porque puede discriminar. La redes sociales se encargan de censurar -a veces exageradamente- las fotografías que consideran “indecorosas”.

Pero las mismas redes no pueden controlar ciertas formas de discriminación por sexo, referidas a colectivos como el LGTBI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, personas Transgénero e Intersexuales). Y también al colectivo heterosexual.

El prejuicio se ceba sobre cuestiones relacionadas con sexo, así que en marca personal trataría de:

  1. Reconocer el derecho al honor y la intimidad
  2. Respetar a cualquier persona con independencia de su condición

El experimento de la cueva de los ladrones

Hace unas semanas traté el tema de la influencia social con el experimento de Solomon Asch sobre conformidad social.

Siguiendo con el tema, y relacionado con lo que trata este post sobre PRDS, te dejo este magnífico vídeo con un experimento que llevó a cabo uno de los fundadores de la psicología social, Muzafer Sherif, llamado “La cueva de los ladrones”.

¿Qué te ha parecido? ¿te sorprende? Después de verlo, ¿no crees que las banderas nos separan? ¿no crees que los símbolos, las filiaciones, algunas creencias culturales actúan como prejuicios?

Trata con sumo cuidado todo lo referente a PRDS política, religión, deportes y sexo. Especialmente en los medios escritos (y eso incluye Whatsapp, Messenger, además de las redes sociales). Tu marca personal es consecuencia de lo que haces, pero también de lo que dices, cómo lo dices, a quién lo dices, y también lo que callas.

 

Angry man photo by Alphaspirit on Shutterstock.com

¿Es buen momento para suscribirte?

Seguro que sí, ya que incluyo el regalo exclusivo de un ebook sobre  employee advocacy a todos los suscriptores. Como la oferta es limitada, te animo a pasar a la acción.

ebook embajadores de marca

Me suscribo a este blog y tras confirmar la suscripción vía correo electrónico recibiré inmediatamente la descarga gratuita del ebook “Employee Advocacy: El poder de los embajadores de marca de la casa”.

 

boton suscripcion blog guillem

Algunos beneficios de cambiar un ¿por qué? por un ¿por qué no?

Eso, ¿por qué no? Si me conoces sabrás que no soy muy dado a discursos motivacionales ni esotéricos. En mi opinión, las palabras “calidad”, “democracia” y “pasión” se han gastado tanto que han pasado al otro lado, a menudo se utilizan cuando no se tienen. Aunque mi perfil es algo más emocional que racional, tengo claro que trabajo para vivir y que dos y dos son cuatro.

Hace algún tiempo que vengo reflexionando sobre en qué momento nos convertimos en adultos. De niños, nos encanta preguntar constantemente ¿por qué? La curiosidad es el ADN emocional de la niñez, y nos permite conocer más cosas de las que conoceríamos estando callados.

Nunca dejamos de preguntar ¿por qué? pero la diferencia es que cuando somos adultos ya pasamos de la curiosidad a cuestionarnos las cosas. El ¿por qué? adulto a menudo supone una barrera antes de dar un paso adelante: ¿por qué debería hacer eso o lo otro? Esta frase, aparentemente inocente, es a menudo el origen del estancamiento.

Si dispones de poco tiempo, te invito a ver el resumen en vídeo de este artículo en un minuto:

¿Por qué no?

Pienso que el ¿por qué no? es el equivalente al ¿por qué? de la infancia aplicada en adultos. Es una pregunta que quiere superar barreras, miedos, creencias limitantes. Cuando alguien te proponga algo que tu lado racional se resista a aceptar, deja que actúe tu otro lado, el lado salvaje, creativo, y haz que emerja esta pregunta poderosa: ¿por qué no?

Los pros y los contras

Si sólo preguntas ¿por qué?, cierras el paso a las posibilidades. Con el ¿por qué no? generas una doble negación, es decir, estás en la vía positiva para considerar seriamente pasar a la acción y aceptar un reto. Por supuesto, te abres a considerar pros y contras. 

Leyendo biografías, siempre llego a la conclusión de que las personas que han llegado lejos han utilizado con más frecuencia el ¿por qué no? que el resto de los mortales. Si das un vistazo a una de las mejores recopilaciones biográficas sobre éxito y liderazgo, el dúo “Aprendiendo de los Mejores” de Francisco Alcaide, verás cómo el ¿por qué no? es un denominador común de progreso.

Tony Robbins se pregunta el por qué

El escritor y conferenciante Anthony Robbins (por cierto, 2º ejemplo de Aprendiendo de los Mejores tras Amancio Ortega) es considerado el mejor mentor en desarrollo personal. No voy a desvelar las razones que llevaron a Francisco Alcaide a incluirlo en su libro, eso sería hacer spoiler.

Sin embargo, hay un punto en el relato personal de Robbins que me fascina: es capaz de explicar su propósito y su propuesta de valor en cinco palabras cortas que requieren dos segundos para pronunciar: I’m the why guy (soy el chico del por qué). Ese es su motor.

Mirad los primeros segundos de su TED para ver cómo se presenta:

Y justamente la respuesta que consigue de sus clientes, mentees, coachees o quienes le escuchan es invariable: ¿por qué no?

Es un caso absolutamente excepcional. Él quiere conocer tus motivaciones para que luego tú te hagas la pregunta ¿y por qué no podría yo hacer esto o lo otro?

El por qué como propósito

Otros nos han hablado del por qué como propósito. Desde Nietzsche hasta Simon Sinek, pasando por Viktor Frankl, el por qué nos ha ayudado a resolver un puzzle complejo: el de nuestra razón de ser.

En mi lado hippie, creo que pocas empresas y personas del siglo XXI sobrevivirán a la ausencia de propósito. Y aunque existen herramientas para encontrarlo, como el Ikigai, no nos han educado para encontrar respuesta a una cuestión tan compleja.

El por qué no, visto como acelerador del propósito y del plan de acción

Una manera que me parece más oportuna y simple para acelerar la respuesta a una pregunta tan existencial es rompiendo la negación: el ¿por qué? a secas niega, frena, mientras que el ¿por qué no? facilita, posibilita, hace fluir.

Nuestro propósito también es nuestra visión, nuestra aportación a mejorar el mundo, nuestro sueño, nuestro legado. Entonces ¿acaso no es verdad que todos los sueños rompen barreras? Los sueños son ¿por qué no?

Pruébalo. Descubre tu propósito. Y para llevarlo a cabo, repite esta misma pregunta en cada fase del camino, en tu plan de acción.

¿Quieres un ejemplo? Bill Gates y Paul Allen se preguntaron en 1975 por qué no utilizar su software para empoderar a los profesionales. Y no contentos con ello, se preguntaron por qué no podría haber un ordenador en cada casa y en cada escritorio de oficina. ¿Ves ahora el poder de esta pregunta? Es tu turno.

Why not Image by Comic Sans on Shutterstock.com

Bueno, y ¿por qué no suscribirte? 😉

Perdona el juego de palabras. La semana pasada en el post Los embajadores de marca: el puente de confianza, anuncié un regalo de un ebook sobre el mismo tema de employee advocacy a todos los suscriptores. Como la oferta es limitada, te animo a pasar a la acción.

ebook embajadores de marca

Me suscribo a este blog y tras confirmar la suscripción vía correo electrónico recibiré inmediatamente la descarga gratuita del ebook “Employee Advocacy: El poder de los embajadores de marca de la casa”.

 

boton suscripcion blog guillem

Los embajadores de marca de la casa: el puente de confianza

 

 

Guillem: Deja que te haga una pregunta, Nancy: En quién confías más, ¿en un influencer que te recomienda un producto o servicio, en un usuario convencido, o en el experto que lo ha creado pensando en ti (el embajador de marca de la casa)?

Nancy: Buena cuestión, Guillem. Para mí lo ideal es la combinación del “Brand lover” o “Brand advocate” con el máximo conocedor y experto de ese producto o servicio, lo que conocemos como el embajador de marca de la casa o “employee advocate”.

Guillem: Para que nuestros lectores entiendan la diferencia de perfiles, vamos a definir mejor las motivaciones, comportamientos y capacidad de comunicación de cada grupo de portavoces de la marca.

Si no tienes mucho tiempo, te invitamos a ver un resumen de este post en un vídeo de un minuto.

Los tres tipos de embajadores de marca

El embajador de marca externo 1: el perfil influencer

Puede representar a una marca, siempre a cambio de una remuneración económica. Su alcance de comunicación es importante, ya que suele tratarse de personas con un fuerte nivel de influencia y con unas comunidades muy grandes. Son atractivos para la marca. Quizás su punto débil es su desconocimiento del servicio o producto. Decía David Ogilvy “el consumidor no es estúpido, es mi esposa”, y los consumidores cada vez están más y mejor informados como para dejarse convencer por alguien únicamente por su fama.

El embajador de marca externo 2: el brand lover o brand advocate

A diferencia del anterior, su motivación es la experiencia positiva con la marca, producto o servicio. Están convencidos de que es la mejor marca, la recomiendan de forma natural a sus amigos, familiares, colegas… Son oro para las marcas, a veces no son fáciles de identificar porque usan más el word-of-mouth, y no siempre utilizan redes sociales para proyectar sus recomendaciones. Sus comunidades son pequeñas (comparadas con las del influencer), pero su credibilidad es altísima, y convierten más que los influencers.

El embajador de marca de la casa: el employee advocate

Es el embajador de marca interno. El embajador de marca de la casa es un profesional conocedor profundo del producto o servicio. Es el experto técnico, un perfil que incluye a I+D, marketing, ventas, producción… y que conoce más que nadie las ventajas de uso del producto o servicio. Son influencers cualitativos y expertos, sus comunidades son pequeñas, pero su capacidad de multiplicar el alcance e “engagement” de la comunicación corporativa es proporcionalmente el más alto. Son las enfermeras y médicos del hospital, son los ingenieros y los mecánicos de un modelo de automóvil, es el diseñador y el guía de una ruta turística, es el arquitecto y también el vendedor especializado inmobiliario. Unos por su conocimiento técnico, otros por su conocimiento de las motivaciones y necesidades de sus clientes.

Tus primeros clientes están dentro de casa

Así lo dice Richard Branson: el primer convencido es quien ha probado y mejorado el producto antes de lanzarlo al mercado. Y ese es el máximo transmisor de confianza pública, por encima de la publicidad, de las relaciones públicas, de las promociones. La comunicación persona a persona es imbatible. Y hoy existe el ecosistema perfecto para que una persona de dentro, un embajador de marca de la casa, comunique con un posible cliente de fuera, le convenza, le tranquilice, le asegure en su decisión.

El ebook “Employee Advocacy: El poder de los embajadores de marca de la casa” ya está aquí

Nancy: Guillem, ¿qué información nos da este ebook que hemos trabajado juntos desde Integra Personal Branding contigo?

Guillem: Tras un prólogo y una introducción, podemos adentrarnos en el contexto que favorece la implementación de los programas de Employee Advocacy, con estadísticas muy claras. Luego se analizan una a una las ventajas de estos programas tanto para los profesionales de la organización como para la propia marca de la organización. Sigue con los contenidos del programa, en un workshop de entre 12 y 16 horas de duración. Analiza datos clave sobre el ROI o retorno de inversión. Y finaliza con las claves del cuándo, cómo, dónde y quién puede implementar los programas.

Nancy: Y además es gratuito, solo necesitas suscribirte a este blog mediante este formulario. Esa suscripción, además de este ebook, te proporcionará en los próximos meses nuevos contenidos sobre casos concretos, formatos de formación, aplicaciones de seguimiento principales y mucho más. Si estás en América, también te puedes suscribir al blog de Integra Personal Branding y recibirás el mismo ebook

ebook embajadores de marca

Me suscribo a este blog y tras confirmar la suscripción vía correo electrónico recibiré inmediatamente la descarga gratuita del ebook “Employee Advocacy: El poder de los embajadores de marca de la casa”.

 

boton suscripcion blog guillem

Conversar para conectar: #Networking para proyectar tu marca personal

 

 

Una de las mayores dificultades en la era de Internet es a la vez una de las mayores oportunidades: conversar para conectar con la persona adecuada. Entendamos persona adecuada a un potencial cliente

Conversar para conectar: de átomos a bits

Si tenemos la práctica de conversar para conectar en el mundo real, el de los átomos, ¿por qué no traspasarlo al entorno digital, el de los bits?

Si alguna vez has asistido a un evento de speed networking, sabrás lo que es conversar para conectar en tiempo récord. Reconozco que la fórmula esa del minuto para convencer y vender me parece algo artificial, pero es una ocasión de oro para practicar nuestro discurso de ascensor o elevator pitch.

Definir el perfil de persona a conectar es clave

Ir dando tumbos por internet para conectar personas por coleccionar contactos es una aberración. Sabemos que una red de contactos muy numerosa no tiene por qué ser buena. Si tu modelo de negocio es B2B o P2B (person to business) como el mío, con 20 buenos contactos al año tenemos suficiente.

Definir a tu buyer persona es esencial para acertar el contacto. Para conocer a nuestra persona objetivo necesitamos conocerla a fondo, no basta con los viejos datos de sexo, edad y zona geográfica.

Según el equipo de Inbound Cycle, debemos conocer:

Aspectos personales:

Aficiones, personas que influencian en sus decisiones, qué le hace feliz, cuáles son sus objetivos, qué motivaciones tiene, etc.

Conducta online:

Qué redes sociales utiliza, si compra productos online y de qué tipo, dónde busca la información, con qué frecuencia lo hace, cuáles son sus páginas de referencias, en qué horas está online, etc.

Conducta laboral:

Responsabilidades, retos, mayores influencias, etc.

Relación con nuestra compañía (o nosotros, añado):

De qué nos conoce, motivos por los que nos ha contratado o comprado, cómo nos conoció, qué es lo que valora más de nosotros como empresa, qué interacción tiene con la marca, etc.

Y ahora, al grano: Cómo conversar para conectar

Una de mis recomendaciones a aquellas personas que no comparten contenidos en las redes (y por tanto no generan interacciones) es este: comenta y comparte el contenido de los demás. Y concretamente, de esas personas que constituyen tu grupo objetivo, las que responden a tu definición de buyer persona.

En Linkedin, en Twitter y en todas las redes puedes hacerlo. Conversar para conectar, interactuar para conectar, la fórmula es muy poderosa y efectiva. Olvídate del like o la recomendación, eso no supone un elemento de atracción para tu cliente; comentar y compartir (con comentario), por contra, atrae.

La condición básica es que el comentario que hagas en su contenido sea inteligente, provocador y que aporte algo interesante. Un simple halago no basta.

Formatos de interacción

Si logras que tu interacción despierte una interacción de vuelta de tu cliente, ¡bingo! ya os habéis presentado digitalmente. Los formatos de interacción son varios, y recuerda que las preguntas tienen el poder de que “obligan” a una respuesta:

  • Estoy de acuerdo con tu contenido, pero con un matiz ¿lo ve adecuado?
  • Estoy de acuerdo, y de hecho, tal otro autor amplía tus ideas para lograr un contexto más amplio, ¿qué le parece esa aportación adicional?
  • Estoy de acuerdo en la idea global, pero ¿qué le parecería si además…?
  • Estoy de acuerdo, pero existe una dificultad a la hora de llevar esa idea a la práctica ¿se ha encontrado con este problema alguna vez?
  • Estoy en desacuerdo. Sé que parece arriesgado pero ¿cómo vería invertir su planteamiento? ¿no cree que tendría consecuencias más asumibles?

Y podría seguir hasta el infinito. La clave es que ese comentario provoque. Un simple: “qué buena idea” o “estoy totalmente de acuerdo” no moviliza.

El terreno está abonado, es el momento de conectar

La idea de conversar para conectar se materializa en este momento. Tras esas interacciones se habrá conseguido (en la mayoría de casos) una respuesta. Llega el momento de formalizar la relación.

Ahora es momento de visitar el perfil de la persona a contactar y pulsar el botón. Siempre que sea posible (en Linkedin, por ejemplo) personalizando la invitación. El mensaje podría contener una referencia a la conversación mantenida. Podría ser algo así:

Apreciada Sra. X, me encantó el hilo de su artículo sobre xxxxx. Le estaría agradecido que me acepte en su red de contactos. Tal vez algún día podremos poner en valor intereses comunes. Un cordial saludo, firma.

Siento abusar de anglicismos, pero esto sería “inbound networking” en estado puro. Tras el contacto es prudente esperar unas semanas antes de proponer nada. Cuando veo un texto de invitación con un mensaje directo de venta, me echo atrás. La etiqueta del mundo real hay que mantenerla en el entorno digital.

Cover vector by patiphane khoupaka on Shuttestock.com

Evento de la semana

#BrandingWeekRD

Branding Week RD

Esta semana que entra estaré impartiendo un taller de Employee Advocacy junto a mi colega y socia Nancy Vázquez en el Hotel Embassy Suites by Hilton de Santo Domingo, República Dominicana.

El evento tendrá lugar todo el miércoles 29 y la mañana del 30 de mayo. La tarde del 30 Nancy dará una charla sobre social selling en Facebook y yo otra sobre storytelling en la cuarta revolución.

Si estás por la zona, te puedes inscribir aquí > hola@madi.digital Tel. (829)-694-8080. Feliz semana!

Tu modelo de negocio: cómo pasar del diagnóstico al plan de acción

 

 

A menudo me encuentro con errores de concepción en el lienzo del modelo de negocio. Si lo entiendes como un mero diagnóstico de situación actual, te será poco útil. Lo ideal es plantearlo como diagnóstico + modelo estratégico para elaborar un plan de acción. Vayamos por partes.

¿Qué es un modelo de negocio? ¿Para qué sirve?

La expansión del design thinking nos ha traído multitud de lienzos con los que trabajar múltiples facetas estratégicas. El lienzo de modelo de negocio más conocido y utilizado es el Business Model Canvas, y también su aplicación personal, el Business Model You.

En esencia, el lienzo del modelo de negocio es una gran herramienta para ayudarte a entender un modelo de negocio de una manera sencilla y estructurada. El uso de este lienzo te ayudará a comprender mejor a los clientes a los que sirves, qué propuestas de valor ofreces a través de qué canales y cómo gana dinero tu empresa o tu negocio personal.

La utilidad de trabajar este lienzo va más allá de entender tu modelo de negocio, permite analizar los modelos de los competidores.

El lienzo del modelo de negocio fue creado por Alexander Osterwalder, de Strategyzer. El propio Osterwalder junto a Yves Pigneur publicaron en 2010 el libro Business Model Generation: A Handbook for Visionaries, Game Changers, and Challengers (Wiley). En 2011 se publicó la traducción del libro al español con el título Generación de modelos de negocio (Deusto).

Se trata de un modelo lean o ligero basado en un principio: es mejor la rapidez imperfecta que la parálisis por el análisis de los viejos “Business plan” de 800 páginas y 12 meses de trabajo. Está pensado para empresas pequeñas, departamentos de empresas grandes, proyectos colaborativos e individuos.

En el caso de personas a título individual, en 2012 los mismos autores del anterior junto a Tim Clark lanzaron Tu modelo de negocio (Deusto), un “must” de la gestión de marca personal. Este libro es un gran facilitador de ideas, ya que incluye los casos reales de más de 400 profesionales de todo el mundo.

La fase diagnóstica de tu modelo de negocio

Saber dónde estás hoy es esencial para entender los cambios que requieres para alcanzar tus objetivos. Por tanto, me parece también esencial definir tu objetivo de proyección de marca personal: en qué área de negocio quieres ser referente, con qué especialidad, con qué formato (presencial, online, mixto…) y en qué zona geográfica. Sin fijar un objetivo claro no sabrás si tu diagnóstico requiere de un plan de acción para mejorarlo.

Tu modelo de negocio

Business Model You. Traducción de Samuel Villegas @sam1meta CC

A menudo veo que el formato diagnóstico se desarrolla sin conocer antes el objetivo, y por tanto se puede leer como un ejercicio de autoconocimiento.  Gran error. Pienso que el espíritu original del modelo es estratégico, no solo diagnóstico.

Si veo muchas notas Post-it del mismo color, ya entiendo que el trabajo hecho es de puro diagnóstico; una ocasión desperdiciada.

La fase estratégica de tu modelo de negocio

Esta fase parte de que ya tenemos un objetivo definido en clave de proyección de marca personal. Eso nos permitirá una definición muy precisa de la propuesta de valor, de nuestra diferencia relevante.

Para entender mejor el modelo, lo ideal es trabajar con notas adhesivas (o virtuales) de dos colores: uno para colocar el dónde estoy hoy (y qué quiero mantener) y otro para el dónde quiero estar mañana (y qué necesito activar, crear…).

Eso nos facilita crear dos planes de acción a simple vista de color: el plan de mantenimiento de acciones y el plan de nuevas acciones a crear, desarrollar e implementar. Tendremos una estrategia de defensa (lo que queremos mantener) y otra de ataque (lo que queremos incorporar). Y recordemos que todo plan de acción debe ser medible, para lo que podemos trabajar con objetivos SMART que nos permitan analizar la evolución de los indicadores de éxito. 

ejemplo lienzo modelo de negocio

Todo gira entorno a la propuesta de valor

Suelo decir que si no aportas, no importas. Trabajar en tu diferencia relevante es imperativo para diferenciarte ofreciendo valor y posibilidades de crecimiento para tus clientes, sean internos o externos. Eso es la propuesta de valor, el núcleo central del lienzo de modelo de negocio.

Es muy importante fijar el orden de trabajo del lienzo. Aunque algunos autores recomiendan definir primero el segmento de clientes, pienso que es más útil empezar por la propuesta de valor. Acto seguido, ver cuál es el perfil de clientes a quienes puede interesar esa propuesta de valor. Después, qué tipo de relaciones deberemos plantear con nuestros clientes, qué canales utilizaremos para trasladar la propuesta de valor a los clientes.

La segunda parte del lienzo (la parte izquierda del mismo) define las actividades que deberemos llevar a cabo para materializar la propuesta de valor. También los recursos necesarios, y los socios clave que necesitaremos para acceder con mayor facilidad a nuestros clientes.

Y la tercera parte se refiere a los aspectos económicos. Modelo de gastos y modelo de ingresos. El actual y el futuro, el que marca el objetivo trabajado.

El modelo de negocio es dinámico. De un día a otro todo puede cambiar

Los formatos clásicos como el business plan no ofrecían ninguna flexibilidad. Quizás es porque los mercados se movían de forma más lenta que hoy.

El lienzo de modelo de negocio es flexible, y tiene en cuenta que en 24h se puede producir un cambio radical.

Imagina que tu propuesta de valor es la creación, producción, venta y distribución de zapatos personalizados. Imagina también que a los 6 meses de arrancar tu negocio recibes una oferta de un fabricante importante de la industria para comprar tu negocio. Eso implica un cambio importante, ¿estás de acuerdo?

Imagina también que tu modelo de ingresos se basa en la dedicación personal de tu tiempo a tus clientes (un modelo limitado). De repente te proponen una mejora a través de machine learning que te permitiría un ingreso escalable online y no dependiente de tu tiempo.

En todos esos cambios, es más fácil adaptar el lienzo de modelo de negocio que un plan de 800 páginas. Los lienzos de modelos de negocio con formato estratégico están vivos, son dinámicos, y es bueno revisarlos cada seis meses o cada vez que se produce un cambio.

Espero haberte ayudado. Un buen consejo es leer esos dos libros referenciados, buscar a un par de amigos o consultores que te puedan ayudar y dedicar una mañana a trabajar en tu propio lienzo de modelo de negocio: un paso esencial en la gestión de tu marca personal si lo conviertes en un plan de acción, sigues, lo mides y lo mejoras.

 

Cover vector by Iscomit on Shutterstock.com

Tus redes sociales son tuyas, forman parte de tu marca personal

 

 

Tus redes sociales son tuyas. Pensarás “este se ha vuelto loco, ¿de quién van a ser?”

Lo cierto es que de un tiempo a esta parte estoy viendo cómo muchas personas creen que sus redes personales pertenecen a la organización para la que trabajan. Y no es así. En absoluto.

Tus redes sociales son tuyas. O mejor dicho, son personales

Bueno, exactamente tuyas no son. Son de Zuckerberg (Facebook, Whatsapp, Instagram). Son de Bill Gates / Microsoft (Linkedin). Son de Jack Dorsey (Twitter). Son de los chicos de Google (YouTube)… Así que en honor a la verdad, tus redes sociales son personales, aunque no sean estrictamente tuyas.

Digamos que sus propietarios te alquilan su espacio a cambio de algo muy valioso: tus datos, tus contenidos y el análisis de tu comportamiento (engagement).

Si tus redes sociales son personales, son tu tesoro

Parafraseando a Gollum, mi red social personal “es mi tesoro”. Y por ello es importante mantener esa privacidad desde que la creas hasta que la cierras. Para ello, piensa en tomar las siguientes precauciones:

El correo de contacto de cada red debe ser personal

Un error clásico es crear una red social a partir de un correo de empresa. Sí, todos habremos caído en esa trampa alguna vez.

Estamos en las empresas de forma provisional. Lo mismo sucede en proyectos colaborativos. El trabajo para toda la vida hace tiempo que no existe. Quizás queda alguna excepción con los funcionarios públicos, poco más. Es fácil que se produzca un despido formato película estadounidense: está despedido, recoja sus cosas y váyase. Quizás quien se despide eres tú.

Desde que pasé del branding al personal branding, hace algo más de 12 años, habré negociado con redes sociales la eliminación de 200 perfiles. Se trata de perfiles de profesionales que sólo habían puesto como correo electrónico de contacto el de su ex compañía. Así que ya sabes, usa tu gmail, hotmail o el email de tu dominio personal.

En tu fotografía de perfil deberías aparecer tú, sin logos

… Y si apareces con algún logo, que sea el tuyo. Tu fotografía de perfil es mejor que te muestre sin más, con tu mejor yo. Y si es posible que seas tú quien contrate al fotógrafo/a, mejor; así, si sales de la compañía podrás seguir utilizando la imagen sin problemas.

mal ejemplo foto perfil redes sociales

Ejemplo de lo que NO es interesante hacer

Por supuesto, si sientes la camiseta, eres un verdadero employee advocate y quieres presumir de tu empresa, hay formas de hacerlo. Por ejemplo, utilizar la imagen que muchas redes nos dejan como fondo (Linkedin, Facebook, Twitter, YouTube…). Aquí tenéis dos ejemplos:

Buen ejemplo perfil redes sociales

Buen ejemplo de cómo tratar la foto de perfil y la de fondo

 

Aplicación perfil a YouTube

Otro ejemplo, esta vez aplicado a YouTube

El titular y extracto de Linkedin son tuyos 100%

Otro tema: Tu empresa puede formarte en cómo mejorar tu marca personal y cómo ser el mejor embajador de marca. Pero no puede “dictarte” el titular profesional ni el extracto de tu perfil en Linkedin. Eso te pertenece. No tienes ninguna obligación de incluir el nombre de tu empresa en tu titular; yo te puedo recomendar que lo hagas si crees que aporta valor, pero la decisión solo es tuya. El extracto o resumen es tuyo, y ahí tienes la oportunidad de mostrar tu propuesta de valor y tus valores. 

En cambio, puedo estar de acuerdo que la información de la empresa que des esté alineada con los responsables de RR.HH y Marketing. Se trata de dar una información consensuada. En cuanto a descripción de tu puesto de trabajo, si no mientes, la empresa no debería influir demasiado en eso.

La otra cuestión: ¿Tus contenidos son tuyos?

Gran cuestión. Ya vemos que eso de “tus redes sociales son tuyas” es una verdad a medias. ¿Y los contenidos? En teoría, los contenidos que compartes en las redes son tuyos. El problema es que las redes “requieren” contar con ciertos permisos sobre esos contenidos. Requisitos significa que si no los aceptas, no puedes crear el perfil. 

Esos permisos habilitan a las redes para (literalmente) “alojar, usar, distribuir, modificar, mantener, reproducir, mostrar o comunicar públicamente y traducir tu contenido”. En otras palabras, cuando subes una imagen o un vídeo o un texto a una red social, ellos la pueden compartir a su antojo sin pedir permiso. Eso equivale, en la práctica, a afirmar rotundamente que tus contenidos en las redes sociales no son solo tuyos.

Si cierras tu cuenta, teóricamente revocas el permiso. Pero claro, si alguien lo ha compartido, ahí queda. Así que hazte a la idea de que muchos de tus contenidos vagarán por el espacio digital por los siglos de los siglos… hasta que quien cierre sea la red social.

En resumen

Ya lo ves, tus redes sociales son tuyas. Forman parte de tu marca personal. Pero solo desde la perspectiva de tu control personal. No son de tu empresa. Son de los propietarios de cada plataforma, que imponen sus reglas, hasta el punto de poder utilizar tus contenidos como les complazca.

Tener el control de tu contenido puede considerarse una utopía. Lo más cercano a ese control es disponer de tu propio blog, tu verdadera casa digital. ¿Te animas?

 

Cover image by pathdoc on Shutterstock.com

¿Qué mueve la conformidad social? (El experimento de Asch)

Hace algún tiempo participé en un artículo de Alicia Pomares junto a mis colegas Jordi Collell y Cèlia Hil titulado De luciérnagas a estrellas refulgentes. No trataba intrínsecamente sobre la conformidad social, pero sí sobre el conocido como “síndrome de Solomon Asch” una patología derivada del Experimento de Asch. Dicha patología podría resumirse como el miedo a la diferencia.

Solomon Asch (1907-1996) fue un psicólogo polaco-estadounidense mundialmente conocido y prestigioso debido a sus trabajos pioneros en psicología social

Hoy abordo la razón principal del Experimento de Asch, la conformidad social.

¿Qué es la conformidad social?

En una definición sencilla, la conformidad social trata de los individuos de un grupo social que cambian su comportamiento, opiniones y actitudes para encajar con las opiniones del grupo.

Muchas veces, y de forma inconsciente, “relajamos” nuestro criterio para no nadar contra corriente y evitar posibles conflictos. Y eso no parece ser algo que suceda ocasionalmente, sino que parece estar instalado en un ámbito cercano a lo cotidiano.

En una definición más completa, los psicólogos García Sáiz y Gil Rodríguez, autores de “Procesos de Influencia Social.” (Ed. Pirámide) matizan:

“Podría hablarse de conformidad por comisión (actuar en la línea en que presiona el grupo), y por omisión (no actuar de una forma determinada debido a que el grupo no lo aprueba). Por tanto, resulta más apropiado emplear el concepto de congruencia con el grupo, en lugar de movimiento”.

El experimento de Asch

Asch realizó un conjunto de experimentos relacionados con tareas de identificación visual. La tarea propuesta era francamente sencilla: los sujetos debían indicar cuál de las tres líneas de una cartulina tenía igual tamaño a la que figuraba como modelo en otra cartulina.

Esta tarea se hacía en grupos de hasta 9 personas, y todas, a excepción de una (sujeto experimental y a la vez «sujeto ingenuo»), eran cómplices del experimentador. Los cómplices estaban instruidos para contestar de forma correcta en los dos primeros ensayos y responder de forma incorrecta y unánime en los restantes (en los doce ensayos críticos), los cuales estaban intercalados por otros cuatro ensayos en los que los cómplices contestaban de forma correcta. Los sujetos debían expresar sus juicios en público siguiendo el orden en el que estaban sentados. La posición del sujeto experimental, colocado en el puesto penúltimo, le permitía conocer las opiniones de la mayoría de los miembros del grupo antes de dar su respuesta.

Aquí se explica en el vídeo:

Los resultados

Los resultados obtenidos fueron sorprendentes, incluso para el propio Asch. A pesar de que la tarea era muy sencilla se produjo conformidad social, de forma que los sujetos experimentales dieron respuestas incorrectas en una tercera parte (36,8 por 100) de los ensayos críticos, lo que no ocurría prácticamente nunca si realizaban la tarea en solitario (grupo control) y, por tanto, sin conocer las opiniones de los demás.

La mayor parte de los sujetos señalaban que se habían dejado llevar porque consideraban que la mayoría estaba en lo cierto, y que ellos estaban equivocados debido a que no habían entendido bien las instrucciones o a que su agudeza visual no era buena.

Sólo un sujeto de los que siguió el criterio de la mayoría creyó que las respuestas eran correctas.

Aquí otro vídeo sobre conformidad social en formato show televisivo que muestra resultados idénticos:

Un pequeño número era consciente de que las respuestas eran incorrectas, pero contestaron siguiendo a la mayoría para no encontrarse solos o mostrarse diferentes.

Marca personal y la diferencia relevante

Como dice mi profesor, el psicólogo social Dr. Ricard Faura, “En la conformidad social no es tan solo vergüenza lo que manifiestan las personas, es una profunda duda del propio criterio ante el consenso colectivo”.

Nos conformamos para no mostrar públicamente la diferencia. Este es el hecho. Desde la perspectiva de marca personal, el no mostrar la diferencia nos convierte en borregos autómatas. Pero vigilemos con ser diferentes sin más…

Yo apelo a la diferencia relevante. Cuando trabajamos la propuesta de valor personal siempre nos preguntamos ¿por qué nos deberían elegir a nosotros? Y la respuesta 1 es porque podemos resolver un problema o satisfacer una necesidad. Y la dos es porque lo hacemos de una forma distinta. Una y otra respuestas se complementan, se necesitan.

Cover image by Iconic Bestiar on Shutterstock.com

Novedades (Integra Personal Branding)

Aunque la noticia se produjo hace varios meses, te informo que tengo el honor de ser consultor de marca personal y socio de Integra Personal Branding, la agencia más importante de personal branding de México y América Latina.

Staff Integra Personal Branding

Ya llevamos colaborando juntos con Nancy Vázquez y Alan Urbina, socios fundadores, hace un tiempo, y ahora parte de mi trabajo será ayudar desarrollar en México y LATAM el área de personal branding corporativo (Executive Branding, Personal Branding para equipos y programas de Employee Advocacy).

Nuestra próxima colaboración es en la República Dominicana del 29/5 al 9/6. Ahí trabajaremos en varios talleres sobre Personal Branding y Employee Advocacy para el Banco Popular y RE/MAX. También damos dos conferencias en abierto sobre storytelling y social selling, en el marco de la #BrandingWeekRD, todo coordinado por Quifer Consultores (+ anabel@quiferconsultores.com).

El nombre de marca personal ¿cómo quieres que te reconozcan?

Uno de los errores que he cometido, y que ya figuran en mi extenso CV de errores es el de no utilizar siempre el mismo nombre de marca personal. Eso es lo que se conoce en términos castizos como “marear la perdiz”.

¿Qué es el nombre de marca personal?

Es el nombre por el que queremos ser encontrados y reconocidos, tanto en el entorno real como en el digital. Puede tratarse de un nombre real, un apodo (nickname) o la combinación de ambos.

Lo más importante es la regularidad. Apuestes por lo que apuestes, mantenlo en el tiempo.

Los dos supuestos de marca

El supuesto fácil es que tengas un nombre poco común, como el mío, único. Digo que es fácil porque aquí la lógica pide a gritos utilizar tu nombre y apellido como nombre de marca personal.

El supuesto más complejo es que tu nombre y apellidos sea muy común. Basta que busques tu nombre y primer apellido (entrecomillado) en Google para ver cuántos resultados aparecen. Y lo más importante, cuántos de esos resultados se corresponden realmente contigo.

En este segundo supuesto, puedes crear un nickname, idealmente relacionado con tu propuesta de valor. La clave aquí es que tu propuesta de valor debe ser sólida y sostenida en el tiempo.

Ejemplos de nombre de marca personal reconducido

Algunos, vimos que nos equivocamos y corregimos:

  • Yo empecé con la marca lateralconsulting, ahora mi nombre de marca es GuillemRecolons, y lo sostengo igual en mi web, redes sociales…
  • Andrés Pérez Ortega empezó con la web marcapropia.net, y hace pocos años corrigió hacia su propio nombre andresperezortega.com. En redes, sin embargo, trabaja con otras marcas como @marcapersonal en Twitter…
  • África Lucena empezó con unaideabrillante en su web y su perfiles online y ahora utilza africalucena en su site y todos sus perfiles sociales.

En los tres casos, se trata de nombres poco comunes (el caso de Andrés, con el segundo apellido), por lo que era innecesario recurrir a otras marcas.

El consejo general es que es más fácil asociar tu nombre a un concepto que un concepto a tu nombre. Así, en caso de nombres poco comunes, mejor utilizarlos como marca.

Ejemplos de nombre de marca personal con apodo

Si tu nombre es común, puedes recurrir a otras soluciones, como han hecho estos profesionales:

  • Alfonso Alcántara. Conocido como Yoriento, tanto en su web como en sus redes sociales
  • Pedro Rojas, alias @seniormanager en redes sociales, pero mantiene su nombre en su web pedrorojas.es
  • Álex López, alias @retailmeeting en redes, también mantiene su nombre en su web alexlopezlopez.com

Estos casos son aconsejables con nombres muy comunes, y aquí, como decía, la clave es que el apodo sea coherente en el tiempo. Si Alfonso deja de ser orientador laboral, su apodo perderá sentido.

El asunto de influencers es harina de otro costal. Estos profesionales crean un personaje, y por tanto un nombre-máscara comercial como marca. El Rubius, La Vecina Rubia, Auronplay… son lo que conocemos como nombre artísticos. Tiene muy poco que ver con la marca personal, es marca de personaje.

¿Cómo quieres que te reconozcan y te encuentren?

Aquí hay otra cuestión. Muchos no saben cómo te llamas o cuál es tu apodo, pero buscan lo que tú sabes hacer. ¿Estás preparado para eso? Ese es el SEO de nuestra marca personal. Se trata de posicionar una o varias palabras clave que lleven a posibles clientes u otros stakeholders hacia tu web.

Esta es la prueba de la verdad. Debo advertir que es muy difícil apropiarse de una palabra clave sin plataforma propia (web, blog…) ya que recordemos que las redes sociales no son nuestras y ahí competimos de forma indiscriminada con miles de personas.

Hace algunos años, decidí que para mí era importante posicionar tres palabras clave en España: Personal Branding Empresa, Executive Branding y Employee Advocacy. Eso no se basa únicamente en una cuestión de voluntad, sino de tratar el tema profesionalmente, y sobre todo, ser muy muy muy persistente.

A fecha de hoy, tengo la posición primera en Google con Personal Branding Empresa y con Executive Branding, y con Employee Advocacy he ido avanzando de la posición 54 (página seis de Google) a la 7 actual (página 1).

Lo dicho, el nombre de marca personal es importante, pero no es todo.

Girls image by Dean Drobot on Shutterstock.com

¿Sabes cuál es tu mejor activo de marca?

¿Qué es eso de activo de marca?

Está claro que tú eres tu activo de marca más importante. Un activo que nadie puede quitarle. Tus conocimientos, competencias, acciones, miradas y experiencias te convierten en una persona única, irrepetible.

Pero no te dejes engañar: el personal branding, la gestión de tu marca personal NO consiste en encontrar tu mejor versión. Esa es una frase muy bonita, pero irreal, o al menos incompleta. Se trata de encontrar, trabajar y proyectar tu mejor versión. Y medirla. Y modificar elementos de tu estrategia cuando sea necesario.

Si tuviera que listar aquí mi CV de errores, necesitaría un ebook. Y casi siempre esos errores han venido de la autocomplacencia, de creerme que una palmada en la espalda o un like en una red social podrían ser asimilados como signos de éxito.

¿Qué quieres que represente tu activo de marca?

Ya he comentado que tu activo de marca personal eres tú. Ahora necesitas hacer un ejercicio de empatía para entender cuál es el posicionamiento, el territorio de marca que quieres ocupar en la mente de tus grupos de interés o stakeholders.

Recalco la palabra “marca” por algo importante. Si únicamente te abrazas a una propuesta de valor genérica, no única, estás más cerca de representar un producto que un activo de marca. Siempre recuerdo la vieja definición que los publicistas hacíamos de una marca: propuesta única de valor.

Si apuestas por funcionalidad (hard skills) sin habilidades relacionadas con la inteligencia emocional, competirás por precio. Y será a precio bajo. Siempre estamos dispuestos a pagar más por una marca, su campo de significados es muy rico, y nos resuelve necesidades racionales y emocionales. Pregúntate si resuelves estos dos tipos de necesidades, y si lo haces de una forma diferente: habrás identificado tu propuesta de valor.

Rodéate de personas poco convencionales

Si te rodeas de gente gris, no serás mejor que esa gente, serás gris. Jobs dijo a los estudiantes de Stanford eso de “seguid hambrientos, seguid locos”. No puedo estar más de acuerdo. Solo la curiosidad y las ganas de probar cosas nuevas nos salvarán. Y la gente gris es la conformista, que prefiere vivir en una mediocridad segura que arriesgar y subir cada día a la montaña rusa de la vida.

Siempre me ha ido mejor cuando me he reunido con personas excepcionales. Contagian curiosidad, entusiasmo y un punto de locura.

No preguntes a aquellas personas qué saben hacer, pregunta cómo y por qué lo hacen. Pregúntales por su propósito, busca ese lado utópico, irreverente del que tiene un sueño imposible y va tras él. Tu activo de marca será el suyo. Dicen que somos la media de la gente con la que tratamos. No sé cuánta verdad hay en eso, pero por si acaso, mejor rodearse de personas que se abonen a mi insight de la propuesta de valor: “Si no aportas, no importas”.

Tomatoes images by Ed Samuel on Shutterstock.com

Novedades editoriales en marca personal

Llevamos un inmejorable 2019. Primero llegó Andrés Pérez Ortega con su quinto libro “Monetízate” (Alienta). Luego llegó Eva Collado con su segundo libro “El Mundo cambia, ¿y tú?” (Alienta). Y ahora me complace anunciar la inminente salida del segundo libro de Ami BondíaMundo de Valientes” (Círculo Rojo) y de la tercera edición (que no impresión) del que fuera la ópera prima de la madre de la marca personal, Neus Arqués, con su “Y tú, ¿qué marca eres?“(Alienta).

Mundo de Valientes Y tú ¿qué marca eres?

Personal Branding World, el geolocalizador de especialistas en marca personal de Fran Segarra

Mi amigo Fran Segarra ha tenido una gran idea: poner en el mapa a los especialistas en estrategia personal de todo el mundo. Una tarea compleja y “non stop”, pero muy útil para saber dónde se encuentra “la tribu” de la marca personal. Un gran post que te invito a leer y “manipular”: Personal Branding World.