6. ¿Te gusta probar cosas nuevas?

La pregunta se las trae, pero aunque uno la lea y diga, existe una gran mayoría de profesionales a los que no gusta en absoluto cambiar las rutinas. Un ejemplo de la “vida real” lo tenemos en las visitas al restaurante. En una mesa siempre estará el conservador que pide macarrones y bisté, el que se atreve con un carpaccio de rape o el que va más lejos y prueba unas algas con gamba cruda.

La tipoplogía del hedonista innovador, un perfil muy típico de los 80′, responde a este tercer comensal al que no da miedo probar cosas nuevas. En el mundo de los negocios es interesante abrir la mente a nuevas propuestas, especialmente cuando se quiere progresar (un destino internacional) o cuando se quiere encontrar un nuevo trabajo.

Se puede dar el caso de probar algo nuevo y que no nos satisfaga, pero el riesgo “is part of the business”. Las empresas japonesas tienen fama de conservadoras. Dejan que los occidentales inventen y ellos perfeccionan… No es así, en absoluto. Soy un admirador de la empresa Honda, una de las mayores fuentes mundiales de creatividad. La aplican a la robótica, y en función de sus resultados, lo aplican a motores de barco, de automóvil…

5. ¿Por qué deberían escucharte?

“Tengo una estrategia para que su Fundación pueda captar más socios”, “Soy consumidor y vendedor de los productos de su empresa”, “Tengo la seguridad de que esta empresa podría reducir costes evitando traumas personales”, “Soy experta en moda para la futura madre”, “Soy especialista en marketing infantil”, “Ejerzo de médico, pero paso 3 meses al año en Africa ayudando a una ONG”, “Cuanto más escucho, más aprendo. Y cuento más aprendo, mejor puedo ayudar”, “He escrito tres libros”…

…y a ti, ¿Por qué deberían escucharte?

4. ¿Qué significa para ti status quo?

Enlazamos con la frase “Progress comes from a dissatisfaction with status quo”. En otras palabras, el progreso surge tras la insatisfacción con el status quo. La frase es de los hermanos Saatchi, inmigrantes iraquíes que revolucionaron la publicidad y el arte en los 80 en el Reino Unido con su agencia Saatchi & Saatchi Advertising.

Pero ¿Qué significa para ti status quo?. ¿Lo establecido? ¿la norma a seguir? ¿La línea recta?, ¿La línea a romper?, ¿El punto de rebeldía?…

Status Quo, quizás un enemigo de nuestra marca personal

Si lo piensas bien, el status quo nace de la necesidad de control. Pero eso puede viciarse hacia una sociedad uniforme, homogénea, que no premie el talento y la diferencia sino la servidumbre a la normativa sin más.

Los grandes liderazgos han pasado por personas que, en su momento, decidieron romper con el status quo y crear algo nuevo.

Recuerda, la diferencia sin relevancia puede ser algo banal y pasajero

La exaltación por la diferencia se vuelve en lago vacío y sin sentido sin Valor, sin relevancia.

 

 

Umbrella image by David Carrillet on Shutterstock.com

3. ¿Lideras o sigues a la multitud?

Liderar o seguir a la multitud son opciones. Liderar tiene un coste, pero también grandes recompensas. Aunque algunos no lo crean, no se nace líder. Existen técnicas y aprendidajes específicos para reforzar el liderazgo de equipos. La seguridad en uno mismo ayuda a esa sensación de liderazgo.

Juana de Arco

¿Qué tienen en común Jesús de Nazaret,  Julio César, Carlomagno, Isabel la Católica, Karl Marx, Nietzsche, Cristobal Colón, Hernán Cortés, Simón Bolívar, Magallanes, Marco Polo, Napoleón, Gengis Khan, Gandhi, Gorbachov, Lenin, Stalin, Hitler, Isabel I de Inglaterra, Lincoln, Washington, Jefferson, Juan XXIII, Juana de Arco, Luis XIV el Rey Sol, Mandela, FD Roosevelt, Churchill, Da Vinci…?

En efecto, fueron líderes, y muchos de ellos fueron además emprendedores. Aquí va la frase del día referida al liderazgo: “Progress comes from insatisfaction with status quo”.

Si alguien adivina a su autor le pago una buena cena (yo sé quién es).

2. ¿De qué maneras creas valor?

Para una empresa existen muchas formas de crear valor. La originalidad de un producto, un servicio, o de un proceso productivo pueden ayudar a la compañía a generar valor.

¿Y para una persona? Ayer iniciamos la primera pregunta de esta serie con  ¿Qué te hace indispensable?.

Para reforzar nuestra marca personal es indispensable crear valor. Los demás tienen que percibir en nosotros un valor claro, algo que nos haga distintos. Desde una capacidad analítica suprema hasta una intuitiva creatividad musical, hemos de ser capaces de TRANSMITIR nuestro valor. Muchos lo llevan dentro y nunca lo sacan. Hay que sacarlo.

El hace poco desaparecido Vicente Ferrer destacaba por ser fiel sus fuertes valores personales: sencillez, capacidad -casi sobrehumana- de trabajo y la creencia de que las personas son buenas por naturaleza.

Y tú, ¿De qué maneras creas valor?

Actualizado abril 2016: Me congratulo de participar en la iniciativa de Voluntarios Digitales de la Fundación

1. ¿Qué te hace una persona indispensable?

¿Persona indispensable?

Con este post inicio una serie de preguntas que nos ayudarán a reforzar nuestra marca personal. Algunas están inspiradas en el blog de unos de los gurús mundiales del personal branding: Dan Schawbel.

Algunos dicen que los cementerios están llenos de personas indispensables. Cierto, posiblemente no exista nadie indispensable. Pero aquí la acepción de la palabra es más cercada a “highly valued“, una expresión de difícil traducción que vendría a decir “persona de alto valor añadido“.

Es una pregunta difícil de responder, y si la respuesta es “no lo sé” o “nada”, ya tenemos un elemento de refuerzo. Necesitamos una especialización, ser percibidos por los demás como alguien experto en algo. Puede tratarse de una especialidad técnica -un auditor- o de un skill emocional -alguien con fuerte empatía personal para las relaciones de negocio-.

El aprendizaje es útil, pero en mi opinión aún lo es más el arte de saber escuchar. Una gran campaña publicitaria de Midland Bank de los 80 resumía ese arte de esta manera: “The more we listen, the more we learn. The more we learn, the more we can help” (copywrite Saatchi & Saatchi).

Resumiendo, por un lado la especialización y por otro el arte de saber escuchar son las cosas que pueden contribuir a hacer de ti una persona indispensable.

Image by Shutterstock.com

Si Facebook fuese un país, sería el NÚMERO 4 DEL MUNDO después de China, India y USA

Algunas estadísticas escalofriantes de la web:

– Facebook : 174.000.000 de usuarios se conectan una vez al día

– Twitter tiene ya 75.000.000 de usuarios

– LinkedIn tiene 50.000.000 de usuarios

– Flickr acumula 4.000 millones de imágenes

– Más de 35 millones de usuarios de Facebook actualizan su perfil cada día

– La Wikipedia tiene hoy más de 14 millones de artículos

– En el mundo hay más de 200.000.000 de blogs

– India tiene a 3 millones de usuarios de LinkedIn

– El 70% de los blogueros hablan de marcas en sus blogs  

¿Más? Dar un vistazo a este vídeo. Vale la pena.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=sIFYPQjYhv8&hl=es_ES&fs=1&]

Si la gente no ha oído hablar de tí, difícilmente podrá hacer negocios contigo

¿Quién sabe quién eres? Haz una prueba. Pon tu nombre y apellidos entrecomillados en Google y observa cuantos resultados últiles o relevantes aparecen.

En los tiempos que corren uno no se puede fiar únicamente de las técnicas de “networking” tradiconales para conocer a gente nueva. Lo de organizar reuniones de vecinos o de amigos parece que ha pasado a la historia.

Si uno busca nuevos horizontes y nuevos contactos más afines, está claro que uno necesita ser descubierto. Lo que antes era complejo, lento y caro, ahora es viable gracias a la influencia de la web 2.0. Antes, a un guitarrista se le descubría en un club. Ahora se le descubre en YouTube. Y no sólo eso: antes se contaba con el olfato de una persona (un productor, un manager). Ahora se cuenta con la de miles de personas que pueden ver un vídeo en un sólo día, valorarlo y “pasarlo”. Lo que funciona en internet tiene carácter viral, para lo bueno y para lo malo. En otras palabras, si hoy no nos encuentran en internet es que no existimos.

Internet se ha convertido en la fuente principal de captación, de reclutamiento. Necesitamos que el mundo nos descubra por un lado, y que nuestro mensaje asociado sea RELEVANTE. Si no somos relevantes, nuestra notoriedad será gratuita y efímera. Si la gente no ha oído hablar de tí, difícilmente podrá hacer negocios contigo. Es tajante pero obvio.

Las técnicas de personal branding se orientan a descubrir el experto que hay tras cada uno de nosotros, lograr visibilidad, generar un mensaje relevante y facilitar así que las empresas o personas cuenten con nosotros.

El impacto de la web 2.0 en el Personal Branding

Antes que la web 2.0 cambiase nuestro mundo, era difícil obtener la suficiente notoriedad personal como para destacar. No existían los blogs, ni Twitter ni las redes como LinkedIn, por lo que la única alternativa era anunciarse en la prensa local o económica. Con mucha suerte, uno podía quizás organizar un encuentro profesional  y llegar a cinco a diez personas a la vez.

La Web 2.0 amplifica la forma en que nos movemos en la red, las primeras impresiones y la visibilidad personal y la auto-promoción. El personal branding utiliza esta valiosa herramienta no sólo para promocionarnos, si no también para que nuestro nombre se asocie automáticamente a un concepto o rutina.

Si antes el poder era de las empresas, la nueva era es la del personal branding. Inicio desde este blog de un nuevo capítulo de posts que girarán alrededor de esta disciplina.