smile

Networking 05 / Smile!

Smile

Sonríe, por favor. Este es un principio simple y básico de marca personal, y mucha gente se lo salta.

A nadie le gusta hacer negocios con alguien que frunce el ceño. Es más fácil entablar relaciones laborales con alguien que dice buenos días con una sonrisa.

Esta regla básica fue creada en 1936 por Dale Carnegie en su libro How to Win Friends and Influence People, pero creédme, sigue vigente.

 

 

Photo by Joanna Nix on Unsplash

Guillem Recolons on InstagramGuillem Recolons on LinkedinGuillem Recolons on TwitterGuillem Recolons on Youtube
Guillem Recolons
Convencido de que todo deja marca, ayudo a empresas a conectar mejor con sus stakeholders a través de programas de personal branding (gestión de marca personal) y employee advocacy (programas de embajadores internos de marca).

Colaboro con Ponte en Valor, Soymimarca, MoreThanLaw, Noema Consulting, Brandergizers y Quifer Consultores.

Como docente, participo en el Posgrado en Social Media de UPF, ISDI, el EMBA de IESE, entre otras. Publicitario colegiado, Master en Marketing. Estudiante del grado de Humanidades.

Mi ADN publicitario viene de 20 años en agencias: Tiempo/BBDO, J.W.T., Bassat Ogilvy, Saatchi & Saatchi, Altraforma y TVLowCost entre otras.
2 comentarios
  1. Celestino Martínez
    Celestino Martínez Dice:

    Pero sonríe primero desde el interior y deja salir esa sonrisa al exterior porque casi es mejor un ceño fruncido que una sonrisa falsa.

    En el libro 59 segundos, de Richard Wiseman, que aborda tópicos de la autoyuda enfrentandolos a experimentos científicos, hay un capítulo que se llama La felicidad es un lápiz.

    Dice en él que se pidió a dos grupos que leyesen una tira cómica. Un grupo debía sostener un lápiz en la boca sosteniendolo con los labios y el segundo lo debía sostener con los dientes, sin que sus labios tocasen el lápiz. Para esta última acción, lo más sencillo es sonreir. Pues bien, a los que sonreían les hacía más gracia la tira cómica y se sentían mejor que los del ceño fruncido.

    También se pidió a dos grupos que hiciesen una suma de números: unos frunciendo el ceño y otros sonriendo. Los que sonreían pensaban que la operación era más sencilla.

    Por lo tanto, sonreir siempre es una buena inversión.

    Un saludo,
    Celestino Martínez.

    Responder
    • Guillem Recolons
      Guillem Recolons Dice:

      Gracias Celestino por enriquecer este post de manera tan sobresaliente. No conocía el experimento de Wiseman, pero corrobora todas las teorías que anteponen la sonrisa a cualquier acción.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información básica sobre protección de datos

Responsable » Guillem Recolons Argenter

Finalidad » Gestión de dudas y servicios a cliente

Legitimación » Consentimiento del interesado

Derechos » Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

Información adicional » Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web guillemrecolons.com