Entradas

Caballé, Lotería y marca España

 

Esta semana la gran soprano Montserrat Caballé ha sido noticia por partida doble. Por un lado ha recibido un Doctorado Honoris Causa en la UIMP en Zaragoza (felicidades) y por otro la hemos visto como co-protagonista en el anuncio navideño de la lotería nacional.

El discurso de Caballé en la UIMP

La diva nunca ha escondido su condición de embajadora de la marca España, y es conocida su aversión por el nacionalismo catalán. Por supuesto, está en su derecho, faltaría más. En el discurso de agradecimiento que hizo en Zaragoza comparó la Vía Catalana del pasado 11 de septiembre con las cadenas de la esclavitud y lloró de emoción cuando hablaba de la unidad de España. Hasta aquí, nada que decir, ningún reproche…

… ¿Ninguno? Quizás sí hay uno. Un reproche relacionado con la COHERENCIA DE MARCA. La soprano no puede declarar su amor incondicional por España mientras tenga su domicilio fiscal en Andorra. La verdad, hay que echarle narices al asunto. ¿No debería llorar de emoción por la unidad de Andorra?. Resulta que el país al que tanto ama no recibe ni un solo euro de impuestos de Doña Montserrat. Feo, muy feo.

El anuncio de lotería

Los señores de la Lotería Nacional de España han decidido imprimir un cambio en su comunicación navideña, y abandonan el discurso onírico de los sueños (muchos años abanderado por “el calvo de la lotería”). Este año han decidido apostar por la marca España y han aprobado una campaña protagonizada por abanderados hispánicos como Montserrat Caballé, Marta Sánchez, Raphael, David Bustamante y Niña Pastori. No voy a valorar el anuncio, ya lo han hecho las redes sociales sin ninguna piedad, júzgalo tu:

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=Iwk8-wDcaEc[/youtube]

Aquí sí veo COHERENCIA CON LA MARCA ESPAÑA: si lo que se pretende es continuar transmitiendo una imagen de pandereta, salchichera, de horterada, de mal gusto, de sonrisas falsas, sí, es coherente. Quizás el anuncio podría ser útil para alguien que necesite adelgazar rápidamente: debería verlo tres o cuatro veces seguidas (más sería letal): seguro que llegarán pronto las ganas de “arrojar“.

Tres acciones:

  1. Me adhiero a la campaña #quevuelvaelcalvo
  2. Trataré de cambiar mi décimo por una buena botella de Oliver Conti, DO Empordà
  3. Seguiré escuchando música de la Caballé, pero ya no pagaré por ella, si ella escaquea impuestos, yo también.