Entradas

#11s2013 Comunicación y contracomunicación: espadas en alto

 

Los ecos de la pasada Via Catalana del 11 de septiembre pasado han sobrepasado las portadas de la siguiente semana en la prensa. La guerra de cifras continua con el ritmo habitual: los que están molestos con la cadena humana presentan cifras bajas (400.000 personas según el ministro del interior, el catalán Jorge Fernández Díaz). Por contra, los que quisieran ver a Catalunya como nuevo estado europeo acogieron inicialmente la cifra de 1.500.000 personas y ahora, a medida que a gigafoto de la Via Catalana se va haciendo nítida, se habla de una movilización cercana a los 2.000.000 de personas, lo que significaría un hito sin demasiados precedentes.

Imagen: Unicat Sabadell

Imagen: Unicat Sabadell

Con las espadas en alto, los gabinetes de comunicación política de uno y otro bando se están esmerando por encontrar la mejor forma de neutralizar o maximizar el efecto de la cadena humana. Existen elementos contaminantes de todo tipo, aunque tal vez el más notorio es el protagonizado por grupos de extrema derecha al grito de “Cataluña es España” o “Puta Cataluña” en su irrupción en la librería Blanquerna de Madrid. También aparecen elementos contaminantes en el lado independentista, los clásicos descerebrados que queman banderas etc.

El papel de la prensa es clave para alimentar o neutralizar esta movilización. En la prensa estatal estaría “El País” por un lado y “ABC”, “La Razón” por el otro. “El Mundo”, por libre, siempre apostará por el titular que ayude a generar más polémica, vaya contra unos o contra otros. Las televisiones refuerzan su papel como pro o contra, y así tendremos a algunas más neutrales como Mediaset (Cuatro y Tele5) y otras más oficialistas como TVE o el grupo A3Media. En Catalunya, TV3, líder de audiencia, ha dado máxima cobertura a la Via Catalana, y también lo ha hecho el Grupo Godó en menor medida.

Algo que como ciudadano catalán me llama poderosamente la atención es la obsesión de muchos medios de comunicación por hacer responsable a Artur Mas de esta movilización. Que me perdone el Sr. Mas, pero ya le hubiera gustado tener ese poder de convocatoria. El Sr. Mas no leyó con nitidez la manifestación del 11S 2012 en Barcelona, pensó que buena parte de ese millón y medio de personas eran potenciales votantes suyos y se estrelló en su adelanto electoral. El Sr. Mas no ha tenido nada que ver con la Via Catalana. Como mucho, habrá podido influir en la cobertura mediática del evento, poquito más.

La Via Catalana ha sido un movimiento transversal de una parte importante de la sociedad civil catalana, un movimiento cuyo combustible principal ha tenido una doble fuente:

  1. El anticatalanismo visceral de una parte de la sociedad española, manifestado por muchos de sus representantes políticos en forma de presión económica, declaraciones explosivas, corazas constitucionales, boicots etc.
  2. Los movimientos civiles catalanes como la ANC, Omnium Cultural y muchos otros, que han conseguido mayor respeto y credibilidad que la clase política.

En la guerra de comunicación que estamos viviendo, Catalunya tiene las de perder, ya que se enfrenta al mundo en solitario y con pocos apoyos. El comisario Almunia, que hace pocos meses planteaba como algo posible la inclusión automática de Catalunya en la UE en caso de independizarse, está abanderando el discurso contrario desde que le han estirado las orejas.

Entretanto, han aparecido mensajes por las redes sociales que, al no venir revestidos de color político, se están convirtiendo en excelente munición para Catalunya: la carta de una tenista catalana, el artículo de Jordi Évole sobre la mayoría silenciosa, el artículo “Catalunya” de Andreu Buenafuente, las manifestaciones de Ona Carbonell, campeona olímpica… En las redes sociales, la comunicación que huele a partido o a medio de comunicación no consigue el interés viral de los cibernautas. Pero todo lo que venga de personas humanas, de ciudadanos, de líderes de opinión no política, se constituye en “la conversación”. Y no olvidemos el poder de una conversación bien planteada. Ya lo decía la introducción del Manifesto Cluetrain (1999): los mercados son conversaciones.

Si los gobiernos de uno y otro lado no analizan al detalle la transversalidad de este fenómeno, sus gabinetes de comunicación dispararán salvas, poco más. Un economista exfalangista insinuando que hay que bombardear Barcelona no asusta a los catalanes, al contrario, suma nuevos adeptos a largarse de España.

En Madrid me han expulsado dos veces de un taxi por hablar catalán por teléfono… ¡con mi hija! ¿Quién alimenta esa ignorancia, esa contaminación?. La comunicación lo es todo, y si los políticos tienen voluntad de evitar el odio, lo pueden conseguir. De lo contrario, la Via Catalana se irá haciendo cada vez más grande.

La felicidad tras el despido

Es un tópico hablar de despido y depresión, de fases de luto, de indefinición, desorientación, crisis. Como hubiera dicho Louis Van Gaal, “siempre negativo”. Pero, ¿Qué pasa con el lado positivo del despido? ¿Por qué nunca se habla de personas que han descubierto que existe una vida mejor tras un ERE? ¿Qué hay de todos aquellos que, de la noche a la mañana, han descubierto que eran auténticos emprendedores? ¿Por qué insistimos tanto en tapar nuestrosfracasos? ¿Hay vida tras el despido?

Como no podía ser de otra manera, comenzaré con un caso que creo conocer bien, el mio.

El caso GR. La vida comienza a los cuarenta

Foto tomada en mi funeral publicitario, en 2004

El qué

Cuento con el privilegio personal y profesional de haber experimentado un despido, lo que fue la palanca de lanzamiento de una nueva vida con más sabores que sinsabores. Con más destellos de felicidad que de tristeza. Si  hoy me dedico al personal branding es gracias a lo que aconteció a finales de 2004.

El cómo

Inicié mi carrera profesional muy joven. Mi primera nómina, un contrato de prácticas en la agencia de publicidad Tiempo BBDO, está fechada en enero de 1979. Yo tenía 16 años y estudiaba por las noches. Ahí entendí que el entorno de la comunicación, lacreatividad, la publicidad y toda la locura que conllevan se convertirían en miprofesión.

Y así fue. Pasé 11 años por J. Walter Thompson, luego por Bassat & Ogilvy y luego por Saatchi & Saatchi. En total, unos 20 años en el entorno de la agencia de publicidad internacional, trabajando para anunciantes de gran presupuesto y para marcas globales. Tras esos 20 años quise probar el sabor de formar parte del accionariado de una empresa, así que acepté la oferta para dirigir la agencia barcelonesa Altraforma. Corría el año 1998 y la experiencia no pudo empezar mejor.

Me sentía a gusto, trabaja con la misma intensidad o más, fines de semana, algunas noches. Pero trabaja “para mi”. Un cachito del resultado (si no recuerdo mal un 15%) era mio. En 2000 y 2001 conseguimos colocar a la agencia en lugares de ranking reservados a grupos muy grandes. Éramos un bombón. Recibimos muchas ofertas de compra de grupos multinacionales. Las circunstancias hicieron que no se aceptara ninguna de esas ofertas (craso error) y que en 2003 se avistaran signos de desaceleración. Algún cliente perdido, algún despido inoportuno, cosas que pasan en las mejores familias y que se suelen superar.

Pero sucedió algo que marcaría mi vida para siempre. Sin saberlo, me instalé en la “zona de confort“, en esa zona cerebral que impide ver la necesidad de cambiar la manera de hacer las cosas. Es posible que alguna circunstancia adversa en mi entorno familiar influyera en mi estado de ánimo, pero fuera como fuere en septiembre de 2004 llegué a un acuerdo de salida con el socio mayoritario de la agencia. Eufemismos al margen, me despidieron de la compañía. Hablemos claro, por favor. Vendí mis acciones y me fui en diciembre de ese mismo año, tras una fiesta de Navidad que se convirtió en mi funeral publicitario.

En enero de 2005, y gracias a algún anunciante que no se quería desprender de mi, inicié mi propio negocio, Lateral Consulting. Lo de lateral venía por la influencia positiva de Edward de Bono y su “Lateral thinking”, un libro que se debería leer a los bebés en la cuna.

Ahí descubrí que se podía trabajar como un burro y ser feliz. Las presiones eran mis presiones, nadie me ponía metas, me las ponía yo solo. Sin  saberlo, ideé mi propio personal branding plan. En 2007 acepté una oferta para gestionar en España el negocio de TVLowCost, una joven agencia francesa que rompió moldes y abrió en dos años filiales por todo el mundo desafiando con su filosofía a las grandes multinacionales. El invento no funcionó aquí, lo que me dio nuevos parámetros para saber lo que no hay que hacer, pero afortunadamente mi negocio con Lateral Consulting funcionaba bien.

En 2007, desde Lateral, empecé a trabajar en proyectos de estrategia y comunicaciónorientados a personas, a profesionales. Políticos, emprendedores, personas que habían sufrido un despido… Aun no lo sabía, pero mi buena amiga Linda Reichard un día me dijo que lo que yo hacía se llama “personal branding“.

A principios de 2010, de la mano del que luego sería mi actual socio, Jordi Collell, asistimos a una jornada en Madrid sobre marca personal capitaneada por el sherpa Andrés Pérez Ortega, y en octubre de ese mismo año abríamos SOYMIMARCA.

El porqué. Key learnings.

La felicidad existe. Solo hay que ir a buscarla. Y eso se consigue superando miedos.

Arriesgar es clave. Si no arriesgas puedes vivir razonablemente bien con un sueldo digno, pero será difícil que vayas a trabajar con el grado de motivación adecuado.

Se puede vivir con  menos. Muchas personas se cierran en banda a emprender por miedo a no llegar a los niveles de retribución  que tenían trabajando como empleadas.

Think big. Piensa en grande. Si tienes una buena idea, ponle recursos, no seas tacaño. No hay idea que prospere sin una inversión decente.

Rodéate de los mejores. Hasta ahí el tópico. Pero quiero decir rodéate de las mejores personas, de gente a la que puedas confiar las llaves de tu vida. Despréndete rápidamente de quien no comparta tu grado de entusiamo por el proyecto, se convertirá en un agente tóxico.

Hazte un plan. Tu plan. Sigue un guión. Y ves adaptándolo según las circunstancias. No te cierres a cambios de rumbo, pero mantén el destino. Y recuerda, como dijo el poeta griego Constantino Kavafis, que lo importante no es solo llegar al destino, sino aprender del viaje sin forzar la travesía.

 

Marketing Humano V: La cuarta C es Comunicar

Además de establecer nuestra marca personal, construida y edificada sobre valores reales, y sobre una argumentación vital consecuente con lo que somos y con nuestras aspiraciones, el marketing humano establece las relaciones entre personas, entre marcas personales.

Tanto los aspectos de visibilidad como de actitud son bases de una estrategia de comunicación. La comunicación entre personas es condición sine quanon para la actividad del marketing humano.

Vivimos en una sociedad cada vez más compleja. Y no nos referimos a los últimos años, no. La sociedad lleva evolucionando desde hace un millón y medio de años, y hasta hoy no ha dejado de hacerlo. Eso sí, cada vez a un ritmo mayor.

Desde la aparición de los primeros homos hasta hoy, el lenguaje ha ido siempre por detrás de la necesidad de su uso, hasta que el hombre moderno ha construido en los últimos siglos un sistema de lenguaje tan complejo que hemos aprendido a utilizarlo incluso para trabajar el engaño.

Es por ello que la complejidad del lenguaje poco ayuda al establecimiento de relaciones en el marketing humano, el marketing entre personas, si no hacemos un uso adecuado del mismo.

  • La marca debe ser coherente
  • La intención debe ser sincera
  • La comunicación debe apoyarla

Así pues, y partiendo de la premisa de que somos marcas y que transmitimos ¿no será inevitable controlar esa comunicación? Su control, su aprendizaje y su práctica se ejercita en tres niveles de nuestra dimensión personal:

  1. Lo que se ve
  2. Lo que se oye
  3. Lo que se percibe

1. Lo que se ve.

Lo que se ve representa la imagen, responsable del primer nivel de impacto. Se compone del aspecto físico, pero también de nuestra formas de transmisión del mensaje, en el aspecto no verbal. La kinesia, los gestos que apoyan mi mensaje, la mirada que lo hace sincero, la demostración palpable de nuestras cualidades en forma de tarjeta de visita o presentación. Y la proxemia que me sitúa en esa distancia íntima o social

2. Lo que se oye.

El tono de voz, si expresa seguridad o temor, franqueza o duda. Nuestra capacidad verbal, que soporte el respeto, el conocimiento y la cortesía. La entonación, la viveza y la musicalidad de mi mensaje. Hacerlo entretenido, agradable. Es el nivel paralingüístico, el de los recursos sonoros.

3. Lo que se percibe.

La energía, la franqueza, la credibilidad, la confianza,… nuestra promesa de valor. Es el fruto, el resultado de las anteriores, pero también es el objetivo último de una marca personal, y el fondo estructural del marketing humano.

La interrelación entre marcas personales, y su sentido conceptual humano, basado en la realidad, la sinceridad y la confianza tiene el fin último de instalarse en la memoria social, esa parte de nuestro cerebro que se destina a recordar tras ser identificado y admitido.

Para ello la memoria utiliza el filtro de la percepción. Y ésta decidirá si hemos pasado a formar parte de una memoria colectiva, y por lo tanto a estar entre los llamados a interrelacionarnos en el marketing de las personas y de las percepciones. El marketing humano.

  Pablo Adán y Guillem Recolons / Asesores de marca personal

Una marca en Twitter ¿Peligro u oportunidad?

Recogiendo datos de la red, vemos que casi un 20% de usuarios particulares de Twitter sigue a alguna marca comercial. Las razones para hacerlo pueden ser muy diversas:

  • Conexión emocional con la marca (experiencias positivas, publicidad…)
  • Mantenerse informado de las novedades de cada marca; productos, eventos, ferias…
  • Vigilar si se trata la competencia. También ahí apunto “aprender”.
  • Beneficiarse de ventajas exclusivas a los miembros de una determinada red (promoción)

Y seguro que hay más. Pero en cualquier caso, parecen razones sufientes como para que las marcas se planteen su presencia en esta red de microblogging. Entonces… ¿Qué está pasando?, ¿Por qué hay muchas marcas que no están? y ¿Por qué hay muchas marcas que abandonan?

La respuesta solo puede ser una: el desconocimiento del funcionamiento de Twitter, de las opotrtunidades que representa para captar nuevos consumidores, fidelizarlos, crear corrrientes positivas de opinión o defenerse ante posibles crisis que afecten a la marca. Es cierto que Twitter tiene una asignatura pendiente en crear herramientas que analicen la rentabilidad hacia las empresas, pero no olvidemos que abrir una cuenta en Twitter es gratuito y nos abre a un mundo de miles de posibles seguidores.

Hemos hablado largo y tendido en este blog sobre las posibilidades de Twitter: Twitter como medio de comunicación, Twitter como plataforma de diálogo, Twitter como medio de información ,Twitter como medio de contacto, Twitter como foro público, Twitter como medio de denuncia,Twitter como red social abierta,Twitter como SMS social, Twitter como herramienta de marca personal, Twitter como herramienta laboral, Twitter como termómetro de la opinión pública, Twitter como plataforma para entrevistas y debates a tiempo real, Twitter como medio de vida , Twitter como gran base de datos pública o privada (las listas de Twitter), Twitter como estímulo a la creatividad, Twitter como agenda pública (política y Twitter), Twitter como fanpage, Twitter como página personal, Twitter como elemento de promoción para empresas, Twitter como símbolo de web 2.0, Twitter como teaser, Twitter como un libro abierto, Twitter como error, Twitter como testigo del día a día, Twitter como foro de recomendaciones y Twitter como medio de captación de personas

Si esta información no es comprendida por las marcas puede que estén perdiendo una excelente oportunidad. Tarde o temprano existirán herramientas para medir el ROI y para otras mediciones. Pero si esperamos demasiado, la competencia habrá tomado posiciones.

Dos cosas más:

  1. La gestión de Twitter desde la empresa nunca debe hacerse desde RRHH. Se debe hacer desde la dirección de comunicación. Este es un aspecto clave.
  2. Por favor, una marca inactiva es peor que una marca que no está. Si abrís cuenta en Twitter tened la precaución de asesoraros sobre cómo funciona, y mantened un hilo permanente con vuestros seguidores. No hay nada peor que una marca abandonada.

¿Por qué un 50% de las cuentas abiertas en Twitter por marcas no se utiliza?

Quizás me equivoque recomendando Twitter a las marcas, pero si queréis buenos ejemplos de marcas a las que les va muy bien, aquí los tenéis: Dell, Starbucks, Ford, Samsung, Kodak, ATT, Hertz, Chicago Bulls, FCB, Marvel, Dunkin’ Donuts, Red Cross, Nike, Apple…

La marca personal y los vendedores de humo / 2 (by Andrés Pérez Ortega)

Siguiendo el hilo del post publicado la semana pasada sobre la marca personal y los vendedores de humo / 1, esta vez actuamos de amplificador del post que publica esta misma mañana el blog del sherpa de marca personal Andrés Pérez Ortega. Aquí tenéis el contenido:

Coopetidores, saqueadores y conversos

Hace unos meses, en el evento que se organizó sobre Branding Personal, conocí a Guillem Recolons y a Jordi Collell. Ya hacía tiempo que el Google Alerts me informaba de su trabajo en temas de Marca Personal, y me hizo mucha ilusión poder conocerles personalmente. Ayer lanzaron un nuevo proyecto sobre Marca Personal y creo que merece la pena comentarlo aquí.

Supongo que algunos pensarán que soy gilipollas por hablar bien de mi “competencia”. No digo que no lo sea, pero, desde luego, si lo soy, no es por eso. Creo que una Marca Personal o comercial se refuerza si quienes forman parte de su mercado tienen un buen nivel. Un profesional o una empresa no puede alegrarse por ser el único en el mercado. Eso solo debilita y adormece.

Cuando trabajaba en distribución, aprendí que la mejor forma de hacer crecer una categoría es con productos de calidad, y cuanto más, mejor. Si alguien se dedica a meter “mierda” en el mercado, acaba perjudicando a todos. Por eso, siempre que ha surgido alguien que ha intentado hacer las cosas bien en este asunto, como mi amigo Tomás Marcos o la gente de Soy mi marca, me he puesto a su disposición.

En el caso del proyecto que estoy comentando, solo hay que ver el nivel de los profesionales para darse cuenta de que van a ayudar a profesionalizar este concepto y llevarlo a un buen nivel. Y eso es bueno para todos. Además, está claro que han entendido que el Branding Personal es mucho más que un avatar bonito o una cuenta en Twitter. Es una combinación de Marketing, Coaching, Comunicación, Imagen, Gestión de Empresa… y eso se refleja en sus perfiles.

Por eso creo que en este mundo de redes, algunas cosas han cambiado. Lo que hace uno afecta a los otros. Si uno hace bien las cosas, refuerza el posicionamiento de los demás. Ya no podemos hablar de competidores, sino de COOPETIDORES.

Todo esto es especialmente importante porque una de las cosas en las que coincidimos es en una visión del Branding Personal que requiere esfuerzo, trabajo y estrategia.

Ahora que se multiplican las webs que hablan de hacerse rico con la Marca Personal, es importante escuchar la voz de profesionales serios. Podéis identificar a los vendehumo por sus webs con enormes letras en rojo y con exclamaciones en las que se prometen cosas como “¡¡¡Pierda 15 kilos en tres horas!!!”.

Cada vez que surge un nuevo concepto interesante y atractivo ocurre como cuando hay una catástrofe, se multiplican los “saqueadores”. Aquí ocurre lo mismo. De la nada surgen montones de sitios que se dedican a prostituir un concepto que no conocen y en el que claramente no creen.

Aunque estos buitres de ideas no son los únicos que se han olido dinero. Aún peores son los “conversos”. Normalmente se trata de gente de R2H2 que hasta hace dos días despreciaba la Marca Personal y me consideraba un antisistema por hablar de ella.

Headhunters, profesionales del outplacement o directivos de R2H2, de pronto han empezado a hablar de Branding Personal como si lo hubiesen inventado ellos. Porque eso si, no esperes que ninguno de ellos cite el trabajo de quienes llegaron antes y pavimentaron el camino que ahora utilizan.

Tanto los “conversos” somo los ”saqueadores” son oportunistas. Aprovechan el momento, rapiñan y luego cambian de actividad. Son mutantes como los virus de la gripe. Cuando han arrasado con todo, buscan un nuevo “huesped”. Eso ha ocurrido con el coaching, con lo dospuntocero o con cualquier tendencia interesante.

Creo que vivimos en un mundo en el que ya no vale todo. Por eso es fundamental apoyar y colaborar con quienes hacen bien las cosas y quienes elevan el nivel y denunciar a quienes lo debilitan.