Entradas

Un político dimite sin pensarlo, aun queda dignidad

 

¿Te puedes imaginar por algún momento que un cargo político dimita tras un acto indigno de su cargo?

Pues sí, ha pasado!

Lo que nunca debería ser noticia en una democracia lo ha sido. Se trata de Narcís Clé, ex-responsable de tránsito en Girona que, tras una carrera honorable desde 1998 en esa posición, fue pillado in fraganti circulando a 160 Km/h por una autopista. Clé estaba durante esos días analizando las consecuencias de una velocidad inadecuada en los accidentes en carretera.

¿Se trata de un escándalo? Por supuesto, alguien como Clé debía dar ejemplo y circular a la velocidad adecuada, en este caso 120Km/h.

Imagen: Flickr CC

Imagen: Flickr CC

Pero ha pasado algo excepcional: Clé presentó la dimisión a su superior solo tres segundos tras haber sido detenido por la policía Sí, presentó la dimisión de forma inmediata y sin que nadie se lo pidiese.

En un mundo sensato, Clé sería una persona digna y con nuevas oportunidades laborales por lo que ha hecho. Un error es siempre una experiencia, al igual que un fracaso. Nuestra cultura se basa en el cinismo alimentado por castas políticas que no incluyen la palabra “dimisión” en su diccionario. Y por eso Clé será repudiado. Hoy mismo he podido leer cómo la prensa le ha sacado -en términos futbolísticos- la tarjeta roja.

No conozco a Clé ni a nadie de su círculo, pero le envío mi más sincera muestra de apoyo. Aún queda dignidad. Y la dignidad es más preciosa que el prestigio. Suerte, Clé!