Entradas

¿Cuánto pagarías por escuchar a Joshua Bell en directo?

Desde el Washington Post nos llega uno de los relatos más interesantes que he oído en años.

Se trata de un experimento: ¿Qué pasaría si pasaras junto a un virtuoso de la música en el metro, en hora punta? Que no le harías ni caso. Por dos razones:

1. No tienes tiempo. Es hora punta. Tu mente está en no perder ni un solo segundo.

2. Jamás creerías que un genio como Joshua Bell pueda estar tocando el violín en el metro con una cesta que pretende recaudar algunas monedas.

Pues eso es exactamente lo que pasó. Aquí tenéis el relato íntegro “Pearls before breakfast” de The Washington Post. Es un poco largo, pero no os lo perdáis. En esencia, Bell se plantó en el metro de Washington DC durante 45 minutos en hora punta. Pasaron más de 1.000 personas mientras él interpretaba magistralmente algunas piezas de Bach. Sólo pararon algunos niños, alucinados, mientras sus padres tiraban de ellos para no llegar tarde. Joshua Bell consiguió -a pesar de todo- recaudar 36 dólares, una cifra que ningún músico de metro despreciaría.

¿Cuánto pagarías para escuchar a Joshua Bell en directo? Aquí tienes el vídeo del metro.

 

Y aquí te dejo una actuación suya “de pago”. Aviso: impresiona.

 

 

 

 

Marca personal y pensamiento lateral

Hace ya 40 años que el pensador maltés Edward de Bono publicó su “Lateral Thinking”, uno de los mejores manuales de creatividad que ha existido. Os aseguro que el método expuesto en el libro de Bono sigue más vigente que nunca. Hoy trataré de establecer una analogía entre el pensamiento lateral y el personal branding.

Si tenemos en cuenta que una marca personal es la portadora de un mensaje y si tenemos en cuenta que ese mensaje debería ser convincente, diferencial y relevante, ya tenemos una justificación para utilizar las técnicas de pensamiento divergente o lateral.

Para establecer una diferencia que nos ayude a generar una preferencia necesitamos pensar y actuar de forma distinta (eso también lo recogió Einstein). Tom Peters, en “The brand You 50” establece formas de pensamiento divergente como “The main chance is becoming a free agent in an economy of free agents, looking to do your best work and to secure a remarkable track record”.

Si nos pasamos la vida tratando de resolver nuestras debilidades, abandonaremos nuestras fortalezas y perderemos una oportunidad única de POSICIONARNOS en un entorno lineal.

Aquí os resumo algunas de las técnicas que recoge el pensamiento lateral, tanto en provocaciones como en analogías:

Palabra aleatoria

Se trata de introducir una palabra al azar (punto de entrada), luego generar una palabra que esté relacionada con la misma, y así sucesivamente, repitiendo este último paso. Cada vez que se cambie de palabra se intentará unir esta al problema para el cual se está buscando una solución, generando posibles ideas.

Escape

En este caso se examina el o los objetos involucrados en el problema y se niega o cancela una característica del mismo. A partir de este nuevo entorno, esta nueva situación generada, se buscan ideas con las herramientas habituales.

Piedra en el camino

Aquí la idea es exagerar, distorsionar o modificar de cualquier forma una entidad del entorno del problema (generalmente es muy útil suponer que cierta entidad es tal cual como se desea que fuese, no como es en realidad).

El método de inversión

En la inversión de problemas éstos se alteran en su sentido para ver cuál es su contrario y ver cómo se pueden solucionar, ver al problema y girarlo para llegar a un resultado favorable. En cuanto a este método no se planea solucionar el problema de lleno sino que el tomar la idea principal al invertirlo servirá para acercarse a su solución. El método de inversión también trata de evitar el encadenamiento de ideas y la cerrazón, buscar las soluciones más descabelladas en ocasiones puede funcionar. Ver al problema desde distintos puntos de vista, no fijarse sólo en uno, tener distintos ángulos de visión que nos permitan tener una visión más clara del problema, no verlo superficialmente.

Fraccionamiento o división

El objetivo del fraccionamiento es romper la sólida unidad de modelos de ideas, sin importar que sea confusa en algunos puntos, pero no se trata de encontrar las partes o de dividir los modelos en componentes, sino de crear nuevas partes y fraccionar los mismos componentes. Así, al dividir el modelo, se obtiene material para una reestructuración de los modelos, se intenta formar un nuevo orden. El objetivo del fraccionamiento es evitar los efectos de la inhibición implícita en los modelos fijos por medio de su descomposición.

Respuestas idóneas

Según De Bono, existen tres maneras en que el pensamiento puede ser obstruido: Puede faltar algo de información, puede existir un bloqueo mental o lo obvio obstruye la visión de una mejor opción. El tercer caso tendría una solución con la lógica lateral. Una vez estructurada la información es ya difícil transformarla en otra cosa. De este modo parece obvio que la única salida sea aquella que ofrece la información ya estructurada, de modo que si da respuesta al problema que se intenta resolver, pareciera que no hay necesidad de buscar otra.

Os aseguro que si aplicáis alguna o varias de estas técnicas a mejorar vuestra marca personal. A menudo me encuentro con clientes que presentan casos claros de bloqueo. Por ejemplo, personas con una amplia experiencia en un campo que, tras haber fracasado en un proyecto, deciden reinventarse renunciando a la experiencia adquirida.

Os deseo lo mejor en el intento. Si necesitáis un poco de ayuda, contad conmigo.

Los profesionales buscan ‘personal branding’

Aquí os dejamos el artículo de María Paz López aparecido el pasado jueves en La Vanguardia

Estrategias para el empleo en tiempos de crisis

Los profesionales buscan ‘personal branding’

El método tiene dos fases: autoanálisis de puntos fuertes y cómo comunicarlos a otros | La identidad digital se cimenta en interacción y contactos; si no interactúas, no existes

Hace pocos años, hablar de marca personal sugería un universo deportivo de mejora de tiempos de competición. Pero los vocablos mutan con los usos sociales, y la eclosión en el mundo de la empresa y de las profesiones del concepto anglosajón personal branding –esto es, la marca en sentido comercial aplicada a las personas– ha dado a la expresión marca personal un nuevo significado.

augusto costhanzo

En España, cada vez más directivos y ejecutivos de empresas, y profesionales de disciplinas diversas, incluidos maestros de oficios, recurren a agencias y expertos para que les ayuden a configurar su propia marca personal, la que, en el mejor de los casos, les llevará a conseguir un nuevo empleo, avanzar en su carrera o brillar más en su ámbito de actuación. Internet y las redes sociales se han convertido en elementos esenciales de esa apuesta.

“El método de creación de marca personal toma elementos de la psicología, el marketing, la gestión de empresas, la comunicación y la filosofía”, explica el químico Andrés Pérez Ortega, asesor de personal branding (www.marcapropia.net) y autor de los libros Expertología. La ciencia de convertirse en un profesional de referencia (ed. Alienta) y Marca personal. Cómo convertirse en la opción preferente (ed. ESIC). Atención, aclara Pérez Ortega: “La creación de una marca, ya sea para una persona o para un producto, tiene dos etapas. La primera es de análisis de uno mismo, de sus creencias, valores, fortalezas y habilidades, y la segunda es de comunicación de esa marca, de establecimiento de relaciones. Y todo tiene que hacerse buscando la autenticidad, no el maquillaje o las falsas apariencias”.

La marca –recalcan los expertos– no es un mero envase; es confianza de los otros en esa persona o producto, es transmisión de credibilidad. Entre los casos citados por las agencias consultadas, hay algunos ilustrativos (que prefieren no dar su nombre). Un directivo del Barça, por ejemplo, empresario consolidado en su sector, hizo en el extranjero un curso de actualización para emprendedores. En ese curso fue premiado, con lo que creció su reputación como “joven emprendedor”, lo cual paradójicamente lesionó su perfil de empresario ya asentado. Para reposicionarse, dio conferencias en escuelas de negocios, y así creó una marca personal de experto sénior en gestión empresarial.

Otro caso: una periodista mexicana especializada en gestión de proyectos de comunicación en su país deseaba dar un giro a su carrera. Con ayuda de un experto en marca personal, redefinió la suya: centrarse en proyectos de comunicación en el ámbito de la mujer y trabajar en Europa. Las sesiones se realizaron a través de Skype y pagó los servicios por PayPal.
Las herramientas de internet resultan básicas para crear y transmitir la marca personal. Conviene tener tarjeta de visita también en formato electrónico, y empaquetar en la red el currículum vitae clásico según nuevos modos que enseñen lo que el profesional sabe hacer, con minivídeos, gráficos y enlaces. Llevar un blog temático ayuda (los motores de búsqueda los privilegian), así como tener perfiles en LinkedIn yFacebook, y no descuidar los mensajes de Twitter.

“La identidad digital en la red se caracteriza por la interacción y por los contactos”, explica Neus Arqués, socia y directora de una gestora de identidad digital de empresas (www.manfatta.com) y autora del libro Y tú, ¿qué marca eres? 12 claves para gestionar tu reputación personal (ed. Alienta). Interacción: “Si no interactúas, no existes –alerta Arqués–. El mero hecho de tener dado de alta un perfil en internet no basta, hay que interactuar. Y los contactos que se tienen en la red, las personas que conoces, hacen de aval de esa identidad digital”. Arqués y su equipo trabajan con empresas, no con individuos, pero dan seminarios a grupos de ejecutivos y estudiantes de escuelas de negocios, a los que animan a autogestionarse esa marca personal en internet.

“El blog es una excelente herramienta de visibilidad, así como estar en las redes sociales, pero también hay que cuidar el networking clásico”, añade Guillem Recolons, socio y asesor de una consultoría de marca personal (www.soymimarca.com). El intercambio de tarjetas de visita en conferencias y congresos aún funciona, del mismo modo que el contacto visual genera una empatía que no da una foto, por lo que lo sensato es combinar ambos tipos de redes de contactos.

Para definir y encauzar la marca personal, Recolons y sus socios y equipo practican elsistema iceberg con un enfoque multidisciplinar: “La parte del iceberg que no se ve incluye autoconocimiento e introspección, en manos de un psicólogo y un coach, y estrategia de producto, que lleva un especialista en marketing; mientras que la parte visible del iceberg es la comunicación de la marca, de lo cual se ocupa un publicitario, en este caso yo”. Entre sus clientes figuran: estudiantes cargados de másters, emprendedores y profesionales desempleados o en activo.

“La marca personal tiene que ver con los valores que queremos proyectar, tanto en el trabajo como en sociedad, con cómo queremos ser percibidos”, afirma Nadine Kazerounian, británica afincada en Barcelona, propietaria de la agencia Praxis Image Consultants (www.praxisimageconsultants.co.uk). Pero, según Kazerounian, no hay que subestimar el concepto clásico de imagen, entendido en modo presencial. “Las primeras impresiones sobre alguien, e incluso las siguientes, se forman largamente a través de pistas visuales: vestuario, maneras, lenguaje corporal y tono de voz –argumenta–, así que tener una buena imagen personal es básico para proyectar los valores de la marca personal, igual que el envase es fundamental en la marca de un producto”. Cuanto ayude a bien posicionarse es bienvenido.

Destruir una marca en 11 pasos

Hablamos mucho de construir marcas personales. Pero para los que no acaban de creer del todo quizás ha llegado el momento de verlo desde el ángulo inverso: cómo destruir una marca personal. Aunque parezca fácil, lleva su tiempo. Aquí os dejo algunos pasos a seguir.

  1. Mentir con frecuencia. No ser auténtic@
  2. Inclumplir promesas o propósitos
  3. Priorizar cantidad sobre calidad
  4. No escuchar
  5. Ser conformista o excesivamente inconformista
  6. No seguir los temas, estancarlos
  7. Practicar la parálisis por el análisis
  8. Practicar un exceso de autobombo
  9. No tener plan
  10. Fallar en coherencia
  11. Invertir excesivos esfuerzos en acciones online vs offline y viceversa

Se nos ocurren muchas más fórmulas para autodestruirse, pero 11 nos parece un buen número, y siempre es más original que el clásico decálogo.

Con un simple proceso de inversión, tendremos una buena fórmula para crear buenas marcas personales. Que aproveche!

La marca personal y los vendedores de humo / 2 (by Andrés Pérez Ortega)

Siguiendo el hilo del post publicado la semana pasada sobre la marca personal y los vendedores de humo / 1, esta vez actuamos de amplificador del post que publica esta misma mañana el blog del sherpa de marca personal Andrés Pérez Ortega. Aquí tenéis el contenido:

Coopetidores, saqueadores y conversos

Hace unos meses, en el evento que se organizó sobre Branding Personal, conocí a Guillem Recolons y a Jordi Collell. Ya hacía tiempo que el Google Alerts me informaba de su trabajo en temas de Marca Personal, y me hizo mucha ilusión poder conocerles personalmente. Ayer lanzaron un nuevo proyecto sobre Marca Personal y creo que merece la pena comentarlo aquí.

Supongo que algunos pensarán que soy gilipollas por hablar bien de mi “competencia”. No digo que no lo sea, pero, desde luego, si lo soy, no es por eso. Creo que una Marca Personal o comercial se refuerza si quienes forman parte de su mercado tienen un buen nivel. Un profesional o una empresa no puede alegrarse por ser el único en el mercado. Eso solo debilita y adormece.

Cuando trabajaba en distribución, aprendí que la mejor forma de hacer crecer una categoría es con productos de calidad, y cuanto más, mejor. Si alguien se dedica a meter “mierda” en el mercado, acaba perjudicando a todos. Por eso, siempre que ha surgido alguien que ha intentado hacer las cosas bien en este asunto, como mi amigo Tomás Marcos o la gente de Soy mi marca, me he puesto a su disposición.

En el caso del proyecto que estoy comentando, solo hay que ver el nivel de los profesionales para darse cuenta de que van a ayudar a profesionalizar este concepto y llevarlo a un buen nivel. Y eso es bueno para todos. Además, está claro que han entendido que el Branding Personal es mucho más que un avatar bonito o una cuenta en Twitter. Es una combinación de Marketing, Coaching, Comunicación, Imagen, Gestión de Empresa… y eso se refleja en sus perfiles.

Por eso creo que en este mundo de redes, algunas cosas han cambiado. Lo que hace uno afecta a los otros. Si uno hace bien las cosas, refuerza el posicionamiento de los demás. Ya no podemos hablar de competidores, sino de COOPETIDORES.

Todo esto es especialmente importante porque una de las cosas en las que coincidimos es en una visión del Branding Personal que requiere esfuerzo, trabajo y estrategia.

Ahora que se multiplican las webs que hablan de hacerse rico con la Marca Personal, es importante escuchar la voz de profesionales serios. Podéis identificar a los vendehumo por sus webs con enormes letras en rojo y con exclamaciones en las que se prometen cosas como “¡¡¡Pierda 15 kilos en tres horas!!!”.

Cada vez que surge un nuevo concepto interesante y atractivo ocurre como cuando hay una catástrofe, se multiplican los “saqueadores”. Aquí ocurre lo mismo. De la nada surgen montones de sitios que se dedican a prostituir un concepto que no conocen y en el que claramente no creen.

Aunque estos buitres de ideas no son los únicos que se han olido dinero. Aún peores son los “conversos”. Normalmente se trata de gente de R2H2 que hasta hace dos días despreciaba la Marca Personal y me consideraba un antisistema por hablar de ella.

Headhunters, profesionales del outplacement o directivos de R2H2, de pronto han empezado a hablar de Branding Personal como si lo hubiesen inventado ellos. Porque eso si, no esperes que ninguno de ellos cite el trabajo de quienes llegaron antes y pavimentaron el camino que ahora utilizan.

Tanto los “conversos” somo los ”saqueadores” son oportunistas. Aprovechan el momento, rapiñan y luego cambian de actividad. Son mutantes como los virus de la gripe. Cuando han arrasado con todo, buscan un nuevo “huesped”. Eso ha ocurrido con el coaching, con lo dospuntocero o con cualquier tendencia interesante.

Creo que vivimos en un mundo en el que ya no vale todo. Por eso es fundamental apoyar y colaborar con quienes hacen bien las cosas y quienes elevan el nivel y denunciar a quienes lo debilitan.

Algún consejo para sobrevivir en LinkedIn

Es indiscutible que LinkedIn se ha consolidado como la principal red de networking mundial. Lanzado hace sólo 6 años desde Mountain View, California, hoy cuenta con cerca de 70 millones de profesionales. LinkedIn se visita una media de 37 minutos al mes, y España es el 7º país en el ranking LinkedIn con cerca de 700.000 usuarios, tras EEUU, India, Reino Unido, Canadá, Italia y Alemania. Aunque no es el tema del post, si aún te preguntas qué es y para qué sirve LinkedIn, aquí cuelgo un vídeo muy didáctico:

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=ZVlUwwgOfKw&hl=en_US&fs=1&]

Cuando analizamos los distintos perfiles que se encuentran en LinkedIn, es fácil descubrir perfiles hechos de prisa y corriendo, sin fotografía, sin apenas datos de contacto, sin el historial de empresas en que se ha trabajado, sin actualizar. Es decepcionante que mucha gente crea que hay que “estar” en LinkedIn sin más. LinkedIn sirve para generar networking activo, para descubrir perfiles interesantes, para ofrecer nuestros servicios. Eso no es “estar”, hay que currárselo un poco y dejar claro quiénes somos (a nivel profesional), dónde estamos y a qué aspiramos.

Nos tenemos que imaginar que LinkedIn es nuestra página web. Actualizarla, cuidarla, explicar nuestros proyectos o lo que pueda atraer colaboradores o clientes. Aquí algunos consejos de cómo sacarle mejor partido:

  • Estar o Ser: LinkedIn es un lugar que invita  a ser descriptivo, es estratégico -no táctico-, así que es mejor evitar frases cortas al estilo powerpoint, e intentar explicar nuestros logros, nuestras aportaciones de forma clara y descriptiva.
  • Presentémonos: He visto que mucha gente no aprovecha el “extracto”, un lugar perfecto para contar en 4 líneas qué hemos hecho. Tampoco se acostumbra a rellenar el apartado “especialidades”, pieza clave para encontrar colaboradores, socios o clientes. Y la foto. Algunos creen que no es importante. Lo es. La cara es el espejo del alma.
  • Cuanto más, mejor. A diferencia de otras redes sociales, en LinkedIn es interesante presumir un poco. No hay que dejarse ningún trabajo anterior por insignificante que parezca. Es posible que un stage hecho en nuestra época de estudiante nos abra las puertas a una oferta.
  • Utilicemos la jerga profesional:  Conocer el lenguaje de cada sector es importante. Hay un sinfín de maneras de describir lo que haces, pero la jerga sectorial es clara, concisa y comprensible. Si quiero atraer a colaboradores en el sector del marketing boca/oreja usaré el término “Wominomics”, referido a la industria del “word of mouth”.
  • Si buscas trabajo, dilo. A nadie le gusta decir que está buscando trabajo. Pero si lo buscas, dilo. De otra manera, nadie se fijará en ti como candidato “disponible”. Es perfectamente viable escribir bajo tu nombre “especialista en marketing medioambiental”. Con eso no engañas a nadie, es una mezcla de tu formación con tu carrera profesional. Pero si no trabajas actualmente en ninguna empresa, déjalo claro.
  • ¿Hablas idiomas? LinkedIn es un medio global, y permite en una sola página disponer de distintos perfiles según el idioma. Una muestra: Aquí va mi perfil público en castellano, inglés y catalán.
  • Muestra tu perfil más social: LinkedIn es un escenario perfecto para la creación y seguimiento de grupos profesionales. Los hay de todos los colores y para todos los gustos. Suscribirse a grupos permite recibir información actualizada sobre nuestro sector y participar en foros de debate. Además, la creación de grupos puede ayudarnos a generar tráfico para nuestro propio negocio, blog…

Aquí tenéis la 2ª parte: Algún consejo para sobrevivir en Linkedin II

¿Es siempre bueno que su gente sea su marca?

Adjuntamos artículo de Tino Fernández sobre marca personal publicado en Expansión y Empleo, en el que colabora Guillem Recolons

Muchas compañías recelan de los profesionales clave que alcanzan un protagonismo superior al de la identidad corporativa. Resulta difícil luchar contra ello.

Expansión y Empleo

Son embajadores excepcionales de las empresas, de sus marcas y de sus productos. Pero su gran capacidad de comunicación, la cantidad de seguidores que arrastran y el protagonismo que alcanzan, impulsado por las redes sociales y profesionales, asusta a más de una compañía.

Eva Levy, socia fundadora de Eva Levy & Partners, habla de empleados con mucho talento que son excelentes comunicadores. Se trata de profesionales clave que han entendido el poder de las redes sociales haciendo márketing de su marca personal a la vez que impulsan la de sus firmas, creando un auténtico valor económico y estableciendo relaciones con los clientes, los medios, los analistas y los accionistas.

Mónica Deza, socia directora de W&M Consulting Group, añade que estos empleados clave aprovechan las ventajas y circunstancias de un nuevo paradigma económico: “Cada vez hay más freelance en lo que se conoce como la gigeconomy, el entorno del pequeño trabajo. Se trata de profesionales bien formados, con una buena gestión de su marca personal y que aprovechan el talento fuera de las organizaciones, con grandes posibilidades de desarrollar su propia carrera”. Enseñar a la gente clave dónde está la suma de su marca personal con la de la compañía es un beneficio indudable para la propia empresa.

Nuevos expertos
Dan Schawbel, socio director de Millennial Branding y autor del bestseller Me 2.0, asegura que la recesión implica que no sea suficiente con ser bueno en el propio trabajo. “El escenario económico obliga a que cada uno sea un experto en su campo. Cada vez más, es necesario ser creativo para distinguirse de los demás. Tu gente es tu marca –talento es lo mismo que marca–, y una compañía debe decidir si finalmente permite a sus empleados este tipo de evangelización. Las ventaja de hacerlo es contar con una voz mucho más poderosa, con un mensaje más consistente para los clientes y que los empleados se sientan autorizados y mucho más productivos. Si las empresas no ven a sus plantillas como embajadores de su propia marca corren el riesgo de perderlos para otras compañías”.

Guillem Recolons, fundador de Lateral Consulting, explica que “las organizaciones se van dando cuenta de que resulta cada vez más difícil frenar el hecho de que la gente con talento desarrolle una identidad fuerte. Es mejor apoyarlas, porque al final van a favor de la corporación, siempre que esta marca personal esté vinculada a ella. Hay que dejar camino para desarrollar esa marca personal, que hablen de ella en la compañía, porque es un medio de comunicación con más fuerza y credibilidad que los mensajes corporativos. Y se debe vincular a los valores positivos de la firma”.

Detener o retener
Eva Levy coincide en que “si no te diferencias y no tienes a los mejores no es posible sobrevivir en un mercado tan competitivo. Hoy existe una necesidad de distinción de las empresas, y esta se da más por las personas que por los productos. Hasta ahora las organizaciones daban escasa importancia a esos profesionales”.

Levy advierte que, evidentemente, esa visibilidad puede implicar que headhunters y otras compañías puedan pujar por esos profesionales más brillantes. La cuestión es cómo retener el talento, y esto implica más una simbiosis que ofrecer más dinero. La búsqueda de los mejores ha de ser constante.

Mónica Deza asegura que “las empresas las hacen las personas. Muchas compañías están en la fase de detener el talento, en vez de retenerlo. Hay que tratar de que la gente no se vaya, invirtiendo en ella”. En este sentido Andrés Pérez Ortega, experto en marca personal, afirma que una de las claves es “captar a ese 1% de profesionales que realmente quieren desarrollar este tipo de actividades, utilizando como herramienta de márketing a esa minoría que tiene voluntad de sobresalir. De directores de recursos humanos se debe pasar a gestores de marcas personales”.

Sintonía
Por su parte Dan Schawbel cree que “al reclutar a cada profesional hay que estar seguro de que existe una visión y una misión común, y atributos de marca. Si no se contrata talento que se pueda integrar en la cultura de la empresa, este puede abandonar la organización en poco tiempo y arruinar el ambiente corporativo”.

La idea es que, una vez que se capta a los empleados adecuados, es necesario formarlos en todo lo que se refiere a la agenda de la compañía y permitirles el uso de las redes sociales para construir su marca y apoyar la misión de su compañía.

Schawbel considera que “la marca personal se vuelve egoísta y trata de ser más importante que la propia compañía cuando la persona y la organización no están en sintonía. Es entonces cuando el empleado tiende a abandonar la organización, a crear la suya propia o a trabajar para otra empresa que sí esté alineada con sus principales intereses”.

Guillem Recolons se refiere asimismo al temor que muestran numerosas firmas ante la posibilidad de desarrollar las marcas personales. “En esto influyen negativamente los casos de personas que no están contentas en su compañía. Crean su marca personal para decir ‘¡Aquí estoy!’; es una forma alternativa de salir de la empresa. Lo ideal sería que las organizaciones conozcan con qué empleados pueden contar, y que éstos sepan que las empresas cuentan con ellos”.

Andrés Pérez recuerda que “muchas compañías tienen miedo de la información que sale, de que la percepción que se tiene desde el exterior no sea la que controla el departamento de comunicación. Que la imagen que ofrece la compañía no sea la que esta desea que se tenga. Es un miedo absurdo a perder el control, porque no se puede ocultar ni tratar de controlar, sino sacar el máximo rendimiento a esa capacidad de comunicación y favorecer las herramientas de visibilidad”.

La impresionante historia del tipo que encontró el trabajo que él quería utilizando Google Adwords

Subtítulo: Y SÓLO LE COSTÓ 5€!!

Sub-Subtítulo: Basado en una historia real

Imagínate que el sueño de tu vida es encontrar trabajo como redactor creativo en una de las 5 mejores agencias del país. Imagínate que además, estás sin blanca y no puedes gastarte más de 4 o 5€ en conseguir tu azaña.

Te diría lo mismo si tu meta es conseguir entrar en uno de los mejores bufetes de abogados, de economistas, de ingenieros. Te diría lo mismo si quieres encontrar una buena plaza de maestro de escuela, de director comercial o de lo que tu quieras.

Es más sencillo de lo que parece. Entras en Google, buscas Google Adwords y compras unas palabras clave. Si quieres comprar “creativo publicitario” te costará una pasta. Y sólo tenemos 4 o 5€. La fórmula de Adwords no es de precio cerrado, si no que pagas por subasta. Si nadie quiere lo que tu quieres, te costará 0,15 por clic, realmente barato. Pero si quieres comprar palabras generalistas como “creativo”, prepárate a pagar un dineral.

En nuestra historia, lo que haremos es comprar los nombres de los mejores creativos publicitarios del país. ¿Porqué?

Porque cuando busquen su nombre en Google se van encontrar con nuestro anuncio: “Hola Director Creativo XXXX, Googlearte a tí mismo es divertido. Contratarme a mi como creativo en tu empresa, también. Llámame. Ya tardas.”

Pues bien, esta pequeña historia es cierta, y acabó bien. Nuestro amigo, cuyo nombre real es Alec Brownstein consiguió entrar como redactor senior en Young & Rubicam. Le contrato Scott Vitrone, un director creativo que quedó alucinado de la capacidad de Alec para llamar la atención.

Doy gracias a mi buena amiga y compañera Linda Reichard por publicarlo en su LinkedIn. La historia la publicó el pasado 18 de mayo el diario online “The Globe and Mail”, y aquí tenéis el enlace para ver la historia completa, que incluye una  entrevista a los protagonistas.

9. ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Has escrito un plan para alcanzarlos?

¿Qué nos pasa cada principio de año, o justo después del verano? Que muy a menudo aprovechamos esa circunstancia para trazar unos objetivos personales. Los hay de muchos tipos:

  • De salud: adelgazar x kilos, apuntarnos a un gimnasio, correr marchas de 10Km, seguir una dieta equilibrada, dejar de fumar, hacer yoga…
  • Familiares: encontrar pareja, decidir una fecha para la boda, plantear un divorcio, cambiar hábitos, tener un hijo, adoptar un hijo…
  • Culturales: leer 4 libros al mes, ver todas las películas en VO, ir al teatro cada més, viajar cada dos meses, acabar los estudios, crear un blog…
  • De ocio: salir a cenar todos los miércoles, reunir a los amigos una vez al mes, comprar un proyector LCD…
  • Profesionales: mejorar posiciones en la empresa, encontrar un trabajo, cambiar de trabajo, conseguir un traslado, emprender…

Si además quieres que esos objetivos se cumplan, escríbelos. No hay nada más habitual que ver cómo pasa el tiempo y como esos objetivos no llegan a cumplirse jamás. Hay que escribirlos, aunque sea en una servilleta de papel. Y hay que leerlos semanalmente, ver el progreso, ver qué falla y corregir el objetivo, pero sin abandonarlo. En otras palabras, redactar un plan, sin plantillas, sin rigideces, un plan.

¿Ya tienes tu plan? Para seguir en Twitter clicar aquí