Entradas

Imagen personal y Marca personal ¿es lo mismo?

Es lógico que haya confusión. Cuando escuchas a alguien decir “ese hombre transmite una imagen personal muy sólida”, empieza la fiesta.

La punta del iceberg

Suelo decir que la imagen personal es uno de los elementos de comunicación personal que mayor calado puede tener en la huella que dejamos. Siguiendo la metodología del Iceberg de la Marca Personal, la imagen personal se sitúa en la fase de visibilidad, en la punta del iceberg.

Una correcta imagen personal debe ser capaz de transmitir quizás no quién somos, pero sí cómo somos. Ese es el sentido, dar coherencia a través de nuestros gestos, tono, color y volumen de voz, forma de vestir, de caminar, de mirar, tipo de peinado, captadores de imagen (joyas, tatuajes, complementos) a lo que somos.

Los códigos de imagen desaparecen: no queremos ser como todo el mundo

Antes los códigos estaban claros: un financiero no podía ir tatuado, un CEO tenía que ser alguien sénior, un economista no podía vestir de colores vivos, un conferenciante de negocios no podía ir con jeans. Dale un vistazo a estas paradojas:

paradigmas de imagen personal

Josef Ajram, David Hernández, Xavier Sala-Martín y Álex López

Aquí los tienes, Josef Ajram (fotografía de su site) tatuado hasta las manos, David Hernández (CEO de Pangea), todo un centennial, el profesor de economía Sala-Martín (foto de Elisabeth Magre) luciendo colores y el especialista en ventas y social selling Álex López en una conferencia con jeans y zapatillas deportivas. Una paradoja es una idea extraña o irracional que se opone al sentido común y a la opinión general. Por eso me gustan.

En las empresas, muchos “dress code” se han relajado. Recuerdo hace pocos años que dimos una formación a Panasonic con Andrea Vilallonga y nos comentaron que se había eliminado el dress code. Ya no era necesaria la corbata, y la chaqueta sólo para comerciales. Hasta los japoneses de Japón excusan el uso de la corbata cuando llega el verano.

Así y todo, existen ciertas normas, y las/los profesionales de la imagen están para garantizar que estas paradojas no conduzcan a trasladar una marca personal incoherente de sus clientes.

La confusión, querer decir “imagen personal” y en su lugar utilizar “marca personal”

Hace unos días, leyendo mis alertas de Google sobre el término “marca personal”, di con un enlace del rotativo El Español, cuyo título es Cómo construir tu marca personal con las tendencias de otoño 2018. Y yo pensando que era un diario serio. Está muy claro que el titular debería empezar con un algo así como “Cómo potenciar tu imagen personal…”, pero claro, eso no tiene el mismo impacto y no está tan a la moda. Mola más “Cómo construir tu marca personal…”.

No sabemos quién firma esta aberración, parece que aparece un tal “Jaleos”. Ante la duda, es contenido editorial, y por tanto, avalado por la marca del diario. Veamos. Si eres capaz de “construir” tu marca personal con las tendencias de este otoño, ¿qué pasará cuando llegue el invierno? ¡Dios mío! ¡Cuánto trabajo!

La perversión de utilizar una palabra como “marca personal” en un lugar que no le corresponde solo puede obedecer a dos razones: 1. Ignorancia: le han dado el artículo al becario (con mis respetos) 2. Mala leche: Han utilizado un término erróneo para atraer a idiotas como yo a leer esta sarta de tonterías.

Executive Branding, marca personal e imagen personal

En los procesos de executive branding se trabaja la gestión de marca personal de directivos. Suelo incluir al final del proceso a una especialista en imagen personal para que lo trabajado esté alineado con lo que proyecta el cliente en primera impresión. Aquí se trata el lenguaje no verbal en su espectro más amplio, que nadie crea que se limita a una personal shopper. La forma de hablar en público, los gestos, las miradas, los silencios… se analizan a fondo y se dan pautas de mejora, siempre manteniendo la esencia de la persona.

Hay grandes profesionales en esta materia, la propia Andrea, mi colega y amiga Beth Borés, desde un plano más científico María A. Sánchez... Pero si un lugar del mundo es favorable a las asesoras de imagen personal es Brasil. Los próximos 5, 6 y 7 de noviembre 2018 estaré en Sao Paulo con Ilana Berenholc y Reinaldo Campos impartiendo el workshop BRAVE (Brand Value Evolution) de personal branding a un buen grupo de consultoras de imagen.

Qué tengas una feliz semana, y no olvides que tu imagen personal es parte de tu marca personal.

Cover photo by mentatdgt on Shutterstock.com 

Agenda

  • Jueves 18 octubre 19 a 21h en la sede de ICAB (Mallorca, 283, Barcelona), doy una conferencia sobre redes sociales para el entorno legal.
  • Martes 23 octubre de 9 a 14h, nueva edición del Espacio Knowmad, esta vez en Cádiz, con mis colegas Eva Collado, Andrés Pérez Ortega, Elena Arnaiz, Susana Beato, Lola Rueda y el gran David Barreda. Asistencia gratuita.
  • Viernes 26 octubre a las 17h (Spain): Webinar sobre Personal Branding Político impartido con Nancy Vázquez para Quifer Consultores
  • Sábado 27 octubre a las 11h, en la sala Príncipe del Barcelona Meeting Point, imparto charla sobre personal branding para el sector inmobiliario. Inscricpión gratuita (si se hace antes del 19/10) aquí.

¿Cuál es el impacto positivo que quieres dejar en la sociedad? ¿Lo tienes? Se llama propósito

¿Por qué te levantas todas las mañanas, más allá del dinero o la felicidad? ¿Está en tus manos mejorar el mundo, o una pequeña parte del mismo? ¿Por qué o por quiénes estás dispuesto a luchar? ¿Qué es lo que hace que a veces no recuerdes la hora de comer? y añado ¿Cuál es el impacto positivo que quieres dejar en la sociedad?

Demos la bienvenida al Propósito, al purpose, a la visión, a la búsqueda de sentido.

Hace un tiempo publiqué en este blog el post La persona como ser irrepetible, una reseña del magnífico libro del psicólogo Viktor Frankl “El hombre en busca de sentido” y sus observaciones sobre el propósito durante su cautiverio en diversos campos de concentración nazis durante la 2ª Guerra Mundial. Una conclusión de sus estudios es que las personas con un propósito superior, con algo que les estuviera esperando más allá de las alambradas, sobrevivían mejor que las demás.

En el ámbito de las organizaciones, como comentaba Iván Díaz, experto en branding y fundador de Branzai, “La realidad, es que toda aquella compañía que disponga de elementos de foco, es decir de proposiciones que ayuden a caminar en un mismo sentido, crece por encima de la media. Es más, toda compañía que tenga definido un Brand Purpose, es altamente probable que tenga una mayor cultura de marca, y eso por sí mismo ya te hace estar por encima de la media.”

El filósofo transcendentalista Ralph Waldo Emerson (1803-1882) dijo “El próposito de la vida no es ser feliz. Es ser útil, ser honorable, ser compasivo, hacer que marque la diferencia que hayas vivido y vivido bien “. Estoy de acuerdo, la felicidad puede ser una consecuencia de tu propósito y la manera como lo llevas a cabo, no un fin en sí misma.

Ayudar a dibujar futuros“. Ese es mi propósito. Tardé años en descubrirlo, y lo hice sencillamente analizando el impacto positivo de lo que hacía en mi trabajo como personal brander.

De acuerdo, y ¿cómo se aplica esto en una organización?, ¿quién es el reponsable?

Te recomiendo la lectura de un fantástico artículo de Harvard Business Review titulado Creating a Purpose-Driven Organization, de Robert E. Queen y Anjan V. Zhakor, dos profesores y consultores. Es un artículo largo pero lleno de ejemplos, fruto de sus investigaciones y experiencia en consultoría.

Es extraordinaria la fuerza movilizadora de un buen propósito. Pero también desmoviliza su ausencia o un propósito que no sea auténtico. En el artículo se habla de una empresa que en plena crisis de 2008 triplicó sus ingresos en los años siguientes, fidelizó mejor a sus profesionales y mucho más. Por tanto, no es únicamente una mejora de aspectos intangibles.

Lo sé, pensarás que es mucho más fácil redactar el propósito de una organización sin ánimo de lucro (ONG, administraciones, escuela pública, hospitales públicos…). No es así. Hasta una empresa funeraria puede generar un impacto positivo en la sociedad, humanizando el trato con los familiares, facilitando los trámites… Lo mismo con una empresa de material bélico ¿acaso los cascos azules de las O.N.U. no actúan como fuerza pacificadora? No sirven las excusas. Toda organización (no criminal) crea un impacto positivo en la sociedad. Hay que investigar cuál es. Y lo más importante, compartirlo.

No puedo estar más de acuerdo con la frase de Simon Sinek, experto en liderazgo: “Los clientes nunca sentirán nada por una empresa hasta que su gente lo sienta primero”.

En cualquier caso, y volviendo a recomendar la lectura del artículo, resumo sus 8 claves para crear una organización con propósito superior:

  1. Visualizar una fuerza laboral inspirada.
  2. Descubrir el propósito.
  3. Reconocer la necesidad de autenticidad.
  4. Convertir el mensaje auténtico en un mensaje constante.
  5. Estimular el aprendizaje individual.
  6. Convertir a los mandos intermedios en líderes impulsados ​​por objetivos.
  7. Conectar a las personas con el propósito.
  8. “Liberar” a los agentes del cambio

Conectar a la gente con su propósito

Quinn y Thakor concluyen que “aunque un propósito no garantiza beneficios económicos, hemos visto resultados impresionantes en muchas organizaciones. Y otra investigación -particularmente el estudio de Gartenberg, que incluyó a 500.000 personas en 429 empresas e involucró 917 observaciones anuales entre 2006 y 2011- sugiere un impacto positivo tanto en el rendimiento financiero operativo (rendimiento de los activos) como en las medidas de rendimiento prospectivas cuando el propósito se comunica con claridad.

Así el propósito no es solo un ideal elevado; tiene implicaciones prácticas para la salud financiera y la competitividad de su empresa. Las personas que encuentran sentido en su trabajo no acumulan su energía y dedicación:. Las liberan, desafiando las suposiciones económicas convencionales sobre el interés propio. Crecen en lugar de estancarse. Hacen más, y lo hacen mejor.”

¿Sigues pensando que el propósito obedece a una retórica vacía y simplista? Si has desterrado la idea, tienes una misión como líder de tu organización: conectar a la gente con su propósito. 

 

Photo Colourful defocused glitter by SBW18 on Shutterstock.com

Executive Branding: de ejecutivos a changemakers

Es interesante la expresión “changemakers que utilizan los autores del libro “Social Selling”, Tim Hughes y Matt Reynolds (Kogan Page, 2016). Podríamos traducirla literalmente como “hacedores del cambio”, aunque la expresión más aceptada es “agentes del cambio”.

Sin ninguna duda, los impulsores del negocio en las organizaciones son los vendedores (comerciales, account managers…) junto a los ejecutivos que toman las grandes decisiones. Pero con la cuarta revolución ha emergido una figura nueva:  los Changemakers o agentes del cambio.

Mi colega Eva Collado define a estos changemakers como líderes informales de las organizaciones, conectados, formados, informados, y que acaban tomando decisiones clave que anteriormente tomaban los grandes directivos (Hughes los llama C-Suites). Raquel Roca preferiría llamarlos Knowmads, esos nómadas del conocimiento que muchos creen que son siempre agentes libres, pero que realmente también los encontramos en empresas trabajando por cuenta ajena.

De ejecutivos a changemakers

Los ejecutivos de las organizaciones ya no tienen únicamente como misión tomar las grandes decisiones, gestionar equipos o clientes. Su máxima prioridad, en la economía conectada, es actuar como changemakers, como agentes del cambio. Pero, ¿por qué?

Porque ayer no existe, aunque la marca que ha dejado nos puede afectar al mañana. Y la decisión, el proceso de cambio, hay que tomarla hoy. Este galimatías temporal puede ser la clave que justifica que estos nuevos ejecutivos ejerzan como agentes del cambio en un entorno difícil. Vivimos en aguas movedizas, donde éxitos pasados no solo no garantizan éxitos futuros sino que los niegan.

Este barrizal, formado por átomos y bits (lo real y lo digital) requiere modificar la forma de pensar de los ejecutivos para adaptarse a situaciones imprevistas, no tratadas todavía en casos de estudio de escuelas de negocio. Si antes pensábamos que el fracaso es la antesala del éxito, ahora deberíamos entender que el cambio es la palanca de la supervivencia y del crecimiento.

Se nos llena la boca de transformación digital, pero esa no es la espoleta del cambio

La expresión transformación digital se está gastando por exceso de uso y por uso indebido. Estoy trabajando con un directivo de una organización del área de telecomunicaciones. Hablando con él, trabajando su modelo de negocio, me doy cuenta de algo importante:

 Primero se requiere trabajar en la transformación de personas y el cambio cultural de la organización, y de ahí a la transformación digital

Y ahí es donde veo el verdadero sentido del cambio. La personas, primero. La cultura organizativa, después. Y la transformación digital, al final, como una de las líneas del cambio.

El error que cometen muchos ejecutivos en organizaciones es tratar de implantar la transformación digital sin antes haber trabajado a fondo en un cambio de personas y cultura empresarial. Comenzar la casa por el tejado. A menudo nos dejamos llevar por palabras más que por conceptos y planes de acción.

changemakers

No todos están listos para el cambio. Fuente: Shutterstock.com

Executive branding para changemakers

El executive branding es un proceso de personal branding pensado para agentes del cambio, para profesionales que deben decidir y gestionar la transformación.

Algunas escuelas de negocio ya lo han incluido en sus planes formativos. Pero en mi modesta opinión y basado en mi experiencia, un proceso de executive branding está más cerca de la consultoría que de la formación. No podemos considerar a un individuo que debe tomar decisiones críticas como si se tratara de un colectivo.

El branding para agentes del cambio es un proceso muy introspectivo, en que los valores personales juegan un papel relevante, y donde la empatía se convierte en la palanca de la transformación de personas y equipos. Las organizaciones son sus personas. Y quienes las dirigen deberían imprimir su ADN y enriquecer así unos valores corporativos excesivamente poco diferenciados.

El executive branding no pretende únicamente empoderar a ejecutivos para desarrollar su marca personal o formarlos en competencias digitales. Debería ser más ambicioso y ordenado, con la idea de gestionar un cambio permanente en personas, cultura, organización y desarrollo de negocio. Solo así se puede llegar a la transformación digital, un concepto al que le quedan 15 o 20 años de existencia hasta que millennials y centennials lleguen a ocupar puestos de responsabilidad.

El proceso y los artífices

Por no extenderme -y por proteger un poco el método- no desglosaré el proceso de executive branding, pero sí los recursos necesarios para llevarlo a cabo.

Dado que para mí se trata de consultoría, es un bis a bis. Pero no de un consultor a un “cliente”, sino de un equipo a un cliente.

  1. La parte introspectiva requiere, a mi modo de verlo, a una persona formada en psicología. Últimamente se ha focalizado mucho el autoconocimiento en el coaching, pero me niego a creer que cuatro o cinco años de formación en psicología se pueden comparar a seis meses o un año de coaching. Si además de psicología hay formación en coaching, mejor, pero no es indispensable.
  2. La parte estratégica requiere dos elementos clave: por un lado a alguien con mentalidad y experiencia en estrategia, y también a alguien con experiencia directiva y de transformación cultural.
  3. Finalmente, la parte de comunicación requiere a alguien con competencias y experiencia en esta área. Alguien que pueda no solo desarrollar sino acompañar en un plan de acción que ponga la propuesta de valor y de cambio al servicio de la organización y sus principales stakeholders.

En resumen, diría que para forjar a un changemaker se necesitan changemakers. Que tengas una semana inspiradora.

 

Dedicado a Christian Fernández, un verdadero changemaker. Y a mis buenos amigos psicólogos y personal branders Helena Casas, Fran Segarra, y Elena Arnaiz.

Images by shutterstock.com

Personal Branding FAQ 20 Preguntas frecuentes (2)

Continuamos con las preguntas frecuentes tras la primera entrega de hace unos días. Entonces traté de dar respuesta al factor tiempo de gestión, a la falsa idea de que esto es para desempleados, al concepto de catálogo de servicios, a la idea de “fabricar” una marca y a las razones de gestionar la marca personal.

Preguntas frecuentes (2)

Personal Branding FAQ 6. Siendo empleado, ¿tiene sentido para mí la marca personal?

Imagino que ya sabes que el empleo para toda la vida ha caducado. Hasta en Japón. Pero más allá del “apego” a un puesto de trabajo, el personal branding para profesionales por cuenta ajena de una organización es útil por muchas otras razones:

  1. Ser percibido como un especialista único y valioso.
  2. Romper el techo de cristal, una expresión que inicialmente se refería a la dificultad de las mujeres para acceder a puestos de alta dirección, pero que hoy se podría ampliar a personas de cualquier sexo estancadas o frenadas por el muro de un superior jerárquico infranqueable.
  3. Planificar la carrera profesional, una responsabilidad que antaño era de las empresas y que ahora es responsabilidad única de cada profesional.
  4. Alinear la EVP (employee value proposition o propuesta de valor del empleado) con la propuesta de valor corporativa.
  5. Actuar como un embajador de la marca, trasladando valor al mercado (clientes), atrayendo a nuevo talento (employer branding) y mejorando la eficacia de la comunicación (employee engagement).

Personal Branding FAQ 7. Siendo directivo ¿qué necesidad tengo de gestionar mi marca personal?

Podrías pensar que ya has llegado a tu destino profesional. Pero ahora queda el trabajo más complejo: mantenerte ahí. Leo en El País que Otto Walter (consultora) realizó un estudio sobre “Los jefes tóxicos”, con miles de empleados de todos los sectores y categorías profesionales acerca de cuáles habían sido los comportamientos más irritantes que habían sufrido de sus superiores. Concluye “el 49% de los encuestados denunció las “faltas de respeto” como la principal lacra procedente de los mandos. “Prepotencia”, escogida por un 37%, “incompetencia directiva” (29%), “falta de apoyo al equipo” (28%) o “ausencia de trato humano” (25%) completan este cuadro de los horrores”. Un reto.

Tu responsabilidad en el liderazgo de equipos pide a gritos un plan de gestión ya no solo de tu propia marca, sino de la de los profesionales a tu cargo. Doble trabajo.

Al proceso de gestión de marca personal de un directivo lo conocemos como Executive Branding, y la diferencia básica con un proceso de Personal Branding es esa doble responsabilidad y una simbiosis camaleónica con los valores de la organizaciòn, su visión y su misión.

Personal Branding FAQ 8. ¿Cuánto tardaré en ver resultados en un proceso de personal branding?

Pregunta del millón de dólares, cuya importancia me recordó la personal brander Alicia Ro, reciente ganadora el premio al mejor blog de marca personal 2017 (felicidades de corazón, querida Alicia).

Creo que ya sospechas cuál es la respuesta: los resultados llegarán antes o después en base a la inversión realizada. He tenido clientes que han asumido el personal branding como una nueva competencia soft en su agenda y otros que han pensado que seis sesiones de consultoría les traerían resultados en pocas semanas.

¿Qué es invertir? ¿se refiere a dinero? Invertir se refiere a dedicar tiempo en adquirir una nueva competencia, es como adquirir un hábito. Pero quien te diga que son 21 días te engaña, no es cierto (a no ser que sean 21 días sin dormir y con dedicación total). También se refiere al dinero, para qué engañar a nadie. Si contratas a un buen consultor o mentor en personal branding que te ayude, acortarás el proceso y acelerarás el resultado. Si además cuentas con un presupuesto para diseño gráfico, programación web, gestión y curación de contenidos, gestión de redes, seguimiento de KPI’s, pues vas a acelerar, sin duda.

Por experiencia en esto (llevo desde 2007), los tiempos en ver resultados oscilan entre los 6 meses para los muy motivados y los 2-3 años para quienes llevan un ritmo más relajado. Si lo comparamos con lo que tardó Roma en construirse, hablamos de plazos razonables.

Personal Branding FAQ 9. ¿El personal branding es marketing personal?

Es marketing personal, pero también es mucho más que eso. El branding es un paraguas de marca muy amplio, entre cuyas herramientas está el marketing. Toda la parte de identidad quedaría en un campo entre la psicología (idealmente) o el coaching, alejado del marketing.

En mis charlas suelo plantear el siguiente símil: Marketing personal es lo que YO digo sobre mí. Branding personal es lo que los DEMÁS dicen sobre mí. Aunque creas que hay poca diferencia, hay un abismo entre una y la otra. Nuestra meta, el gran objetivo del personal branding es el reconocimiento de los demás y su posterior elección de nuestra persona. En pocas palabras, que sean los demás quienes nos “vendan”.

Personal Branding FAQ 10. ¿marca personal es lo mismo que personal branding?

Si traduzco la pregunta al inglés, sería “Is personal brand the same as personal branding?”. Obvio. No. El gerundio branding indica acción. El personal branding es el proceso de gestión de nuestra propia marca, cuyos pasos principales son el autoconocimiento, la estrategia y la visibilidad. La marca personal (personal brand) será el resultado de ese proceso, en forma de la huella emocional que dejamos en los demás.

Confío en haber aclarado dudas y conceptos con esta segunda parte de Preguntas frecuentes (2). Te espero las próximas semanas con las 10 preguntas restantes. Feliz semana!

FAQ Vector by shutterstock.com

La fuerza del Personal Branding en la empresa #PBlabDay17

Sí. Ese es el lema del próximo Personal Branding Lab Day del 22 de junio 2017: La fuerza del Personal Branding en la empresa. Las dos primeras ediciones se dedicaron a los fundamentos de la marca personal y sus ventajas para profesionales. Pero llega el turno de quien puede beneficiarse más de las ventajas de los distintos tipos de programas de Personal Branding: las organizaciones. Empresas, instituciones, organizaciones sin ánimo de lucro, proyectos colaborativos…

¿Por qué un formato WEBINAR?

Desde la primera edición en 2015 hubo muchas peticiones para que el evento se pudiera seguir en todo el mundo. Lo sé, eso se podría conseguir con una retransmisión en streaming. Pero el formato webinar, en este caso, ofrece tres ventajas adicionales:

  1. Capacidad de interacción con el ponente. Preguntas, dudas formuladas a través de las redes sociales y el hashtag #PBLabDay17 y respuestas en directo del ponente a través de los moderadores.
  2. Asincronía. Quien no pueda seguir en directo todas las ponencias el mismo día 22 de junio podrá hacerlo durante la semana siguiente, ya que cada ponencia quedará registrada en un canal de YouTube.
  3. Gratuidad. La organización del PBLabDay17 ha decidido que el seguimiento de las ponencias sea gratuito este año, a diferencia de los dos años anteriores presenciales, donde había una cuota de 125€ por asistente.

¿Quiere eso decir que a partir de esta edición se celebrará siempre el congreso en formato webinar? No. Falta evaluar el resultado del webinar, pero parece que el congreso presencial será bianual, e irá intercalado por congresos formato webinar.

¿Por qué hablamos de la fuerza del personal branding en la empresa?

Sin duda es la gran asignatura pendiente del personal branding. Muchos empresarios siguen cerrados a la aplicación de programas de personal branding en las organizaciones debido a la falsa creencia de que se trata de promocionar a los empleados con el riesgo de que sean más visibles, y por ello captables por otras empresas.

No nos engañemos, el talento no se puede retener por la fuerza o por esconderlo bajo el escritorio. Yo creo en la convicción del talento, y en eso los programas de personal branding corporativos son más que útiles.

¿Cuáles son las aplicaciones del personal branding en la empresa?

Hace algún tiempo traté este tema en este mismo blog con el post Personal Branding en la empresa: aplicaciones, pros y contras. No sólo eso; pasé el contenido a un breve ebook en descarga gratuita.

Las aplicaciones del personal branding corporativo son:

  • Consultoría: Executive Branding: programas para directivos
  • Consultoría: Personal Branding: programas para empleados
  • Consultoría + Formación: Employee Advocacy (o Employee branding), programas para reforzar el rol de embajadores de marca internos
  • Consultoría: Employer Branding. Programas para la captación del mejor talento.
  • Formación: cursos y talleres de personal branding (o gestión de marca personal)
  • Mindset: Conferencias o talleres cortos (máximo 3h) para poner de manifiesto la importancia de los programas de personal branding corporativos.
  • Medición: Programas de medición con panel de control del seguimiento de employee advocacy.

¿Cómo seguir el webinar del 22 de junio?

Lo primero, inscribirse. Así se recibirá por correo electrónico el enlace del webinar unos días antes. Para ello, invito a conectar con la web del evento: www.personalbrandinglabday.com.

Verás que hay dos tipos de inscripción, la gratuita, que permite ver todas las ponencias del 22J durante el mismo día y hasta una semana después. Y la premium, que permite además acceder a las cuarenta y tantas ponencias de los años anteriores y las ponencias del webinar de forma ilimitada en el tiempo.

En la web también encontraréis el programa y los ponentes, que aun puede variar un poco, pero que en esencia es ese.

Por supuesto, hay hashtag: #PBLabDay17

Organización

Este evento surgió a consecuencia del Posgrado en Personal Branding de URL Facultat Blanquerna Comunicació & RI. Su director académico, mi socio Jordi Collell, tuvo la idea de celebrar un congreso al acabar el posgrado en junio.

equipo personal branding lab day 2017

Andrés Pérez Ortega, Guillem Recolons, Jane del Tronco, Fabián González, María A. Sánchez, Isabel Muela, Jordi Collell / Noviembre 2016

En la edición de este año, hay que agradecer la colaboración altruista de la misma facultad, de Soymimarca, de Infojobs, y de un equipo de personas que lleva algunos meses preparando todo esto: Andrés Pérez Ortega, María A. Sánchez, Fabián González, Jane del Tronco, Cristina Mulero, Oianko Choperena, Alicia Ro, Nilton Navarro, Jordi Collell y quien escribe. La suerte está echada. La fuerza del personal branding en la empresa dispone ahora de un altavoz excepcional.

Os esperamos el 22J, con toda la ilusión.

PD: hace dos días calentamos motores con Cèlia Hil, Jordi y quien escribe en el programa de radio Construyendo Relaciones de RKB Radio, dirigido por Rudolf Helmbrecht con Edward Martin y Francesc Galván. ¿De qué se habló? Has acertado: de la fuerza del personal branding en la empresa.