Entradas

Ventajas y desventajas de tener perfiles privados en las redes sociales

Veo que disponer de perfiles privados o públicos sigue generando dudas a muchos usuarios de redes sociales. En este post explico, con la ayuda de Oscar Del Santo, los pros y contras de tener un perfil privado, aunque te avanzo que desde el punto de vista de tu marca personal, hay más ventajas y oportunidades teniendo esos perfiles públicos.

Si tienes poco tiempo, te invito a ver este vídeo-resumen: 

Imagina las redes sociales como un club social. ¿Cubrirías tu cara para que no te vieran los socios? ¿Mantendrías silencio?

Vaya, no quería condicionar la respuesta, pero creo que es justo lo que acabo de hacer. Imagínate la situación. Pagas la cuota de entrada a un club, el que sea, deportivo, de bridge, de negocios, lo que quieras. Y el primer día, el día de tu estreno como miembro del club, llegas con la cara cubierta, tapones en los oídos y sin decir palabra… ¿te parece razonable? 

Si una red es social, y por tanto abierta ¿qué sentido tiene un perfil cerrado?

Esta fue la reflexión que me impulsó, entre 2008 y 2009, a darme de alta en las redes más relevantes, y con la excepción de Facebook, lo hice con perfiles abiertos. La razón de no hacerlo con Facebook es que se trataba, al menos inicialmente, de localizar a tus amigos y seguirlos en el mundo virtual. 

En aquel tiempo, yo seguía muy de cerca a Francesc Grau, autor de Twitter en una semana, y recuerdo que le pregunté su opinión sobre los perfiles privados en Twitter. Su respuesta fue tajante: Twitter no es una red de amigos, es un lugar donde personas y empresas se informan de lo que acontece a tiempo real y conversan. Un perfil privado no tiene sentido. 

Pero siguen habiendo muuuchas cuentas privadas, especialmente en Instagram

Instagram me sorprende porque muchas de las personas que me siguen (y a las que sigo) tienen perfiles privados. Es decir, que aunque me sigan, yo no puedo ver lo que publican si no me dan permiso explícito. Pienso que en la economía de la atención, quizás no tenemos el tiempo necesario para tomar decisiones si hay obstáculos por el camino. Es mi manera de verlo, aunque tal vez me equivoque. 

Pero más allá de mi opinión (digamos que bastante subjetiva), prefiero cotejar la opinión  de otro gran profesional como Oscar Del Santo, y luego listar las ventajas (que también las hay) y las desventajas de mantener cuentas privadas en las redes sociales, especialmente Twitter, Facebook e Instagram.

La opinión de un experto: Oscar Del Santo

Oscar Del Santo es para mí uno de los mayores referentes en marca personal, inbound marketing, marketing digital, inteligencia emocional y coaching. Es autor de “Marketing de atracción 2.0”, “Reputación online para todos” y co-autor de “De Twitter al cielo”. Esta es su valoración sobre los perfiles privados: 

La privacidad es algo muy importante para muchas personas, sobre todo aquellas que utilizan los medios digitales y redes sociales para comunicarse con un grupo exclusivo de contactos y que quieren mantener un cierto anonimato y la sana capacidad de decir lo que les dé la gana con un mínimo de censura.

Desde esta perspectiva, uno no tendría nada que objetar con respecto a los perfiles privados en Twitter e Instagram. Son una opción perfectamente legítima. 

Eso sí, transmiten una cierta sensación de oscurantismo y no contribuyen particularmente a la construcción o el desarrollo de nuestra marca personal, ni a que podamos implementar estrategias de crecimiento. Todos nos los pensamos dos veces antes de seguir a alguien cuyos tuits, feed o imágenes están censuradas. Por lo tanto, desde una perspectiva de Social Media Manager y para lograr objetivos de marketing o reputación no son particularmente útiles.

Ventajas principales de los perfiles privados

La libertad de elegir a quién sigues y quién te sigue 

Quizás es la ventaja más destacable. En el fondo, creas tu propio club social. Mi cuestión es si eso ya estaría cubierto con los grupos de Whatsapp, Telegram, Messenger… 

Seguridad

Al controlar el flujo de seguidores y seguidos, evitas a trolls, ofendiditos, y fauna prescindible como spammers, cuentas fake… 

Privacidad 

Esta es la principal ventaja que confiesan quienes tienen perfiles privados. A mi juicio, va contra la idea de red “social”. Si quieres compartir fotos con familia y amigos, hay otras fórmulas. Ya sabes, Drive, Dropbox, carpetas privadas en Pinterest,… Y si queres tertulia, también puedes contar con Whatsapp, Telegram, Messenger…

Modo espía: ver sin ser visto

También es una ventaja. Permite un perfil observador (el internauta mayoritario en la red) de esos que mira pero no toca, no comenta, no rumorea, no comparte. 

Desventajas principales de los perfiles privados

Oportunidad perdida en procesos de elección

Muchos piensan que los procesos de elección solo se producen cuando alguien busca trabajo, cuando busca equipo, cuando se presenta a una contienda electoral. Hay más. Cada día se producen procesos de elección de los que a menudo no somos conscientes, o solo lo somos cuando nos contactan para un proyecto determinado.

El tener perfiles privados, que equivale a una deficiente marca digital, dificulta la elección. Recordemos que si no comunicamos, no nos encontrarán. Y un perfil privado no comunica

Comunidades más pequeñas

Tal vez sea una desventaja secundaria, pero las redes sociales exigen unos mínimos para que podamos considerarlas “comunidades”. Linkedin lo ha fijado en 500 contactos, el resto de redes no tiene un mínimo fijado. 

Muchos internautas rechazan conectar o devolver seguimiento a personas que no muestran las cartas boca arriba

Adiós al posicionamiento SEO

Si tienes un nombre y apellido muy comunes, es más difícil que te encuentren en Internet. Con perfiles abiertos (y activos, detalle importante), es más fácil que encuentren tu nombre. 

Oportunidad perdida de networking

De la misma manera que hay una oportunidad perdida en procesos de elección, la hay de aprovechar conexiones que nos pueden ser de gran utilidad. Estoy con Oscar, tendemos a desconfiar de personas que no comparten unos mínimos de información, y eso genera un descarte. 

Una de las cosas buenas que nos ha traído Internet y las redes y medios sociales es, precisamente, la capacidad de generar relaciones. Inicialmente son virtuales, y muchas acaban siendo reales. Gracias a la red, he conocido a personas que me han hecho crecer, y a las que luego he tenido la oportunidad de estrechar la mano. 

En resumen…

Tú eliges cuál es el monasterio en que quieres vivir: uno abierto y que admita visitas o uno de clausura y con voto de silencio. Ambos son aceptables. Ahora ya conoces los pros y contras de cada uno. La reflexión es tuya. Feliz semana.

Stock Photos from T-Kot / Shutterstock

Regalo exclusivo para suscriptores

Lo mejor y lo peor del personal branding en 2019 y tendencias 2020El ebook “Lo mejor y peor del personal branding en 2019 y tendencias 2020” ya está disponible, exclusivo para suscriptores. 87 páginas que resumen mucho, repletas de enlaces y referencias. 

Compila 10 posts de este blog muy interrelacionados en una única lectura que puede ayudar a poner al día sobre gestión de marca personal (personal branding) y a ver cuáles son las líneas de futuro inmediato que marcan tendencia.

Solo tienes que hacer clic justo aquí debajo.

Vídeo: Marca Personal y liderazgo personal

Hace unos días tuve el placer de compartir plató con María José Fonseca, especialista RRHH y presentadora del canal TV “Círculo de Mujeres de Negocios y también con mi buen amigo y experto en comunicación Francesc Grau. Durante la entrevista, en que también participaron “a distancia” los coach Josep Coisals y Carolina Isaacs, se trazaron buenos argumentos en defensa de la necesidad de gestionar correctamente la marca personal como ayuda al liderazgo personal. Pero no digo más, os dejo la entrevista, breve pero intensa.

 

 

Papá, no quiero estar en Facebook

 

Hace solo dos años, recuerdo que mi hija, de 11, me envió un powerpoint de 20 páginas con varias razones que justificaban el crearse una cuenta en Facebook. Aun lo conservo. Una de las razones, como era imaginable, era que muchas de sus amigas ya estaban en la red social. La edad legal para entrar era y es de 13 años, así que sus amigas tuvieron que “engañar” a Facebook y mentir sobre su fecha de nacimiento. Aquí está una de las brechas de muchas redes, no existe un control real, basta con mentir y uno está dentro.

Convencí a mi hija para que esperara dos años (mucho tiempo para alguien de corta edad, lo sé) antes de tener perfil propio, y desde mi cuenta hicimos “amistad” con sus amigas.

Hace dos meses mi hija cumplió 13, y uno de los regalos era el crear el esperado y deseado perfil en Facebook. Pero los cambios que se están produciendo son tan rápidos que ahora, mi hija, la que casi me maldijo por no autorizar su perfil hace dos años, mi hija no quiere estar en Facebook.

¿Qué está pasando en la red?

Para entender el fenómeno del abandono (o no entrada, como es el caso) de muchos adolescentes en Facebook, recomiendo la lectura del post del experto Francesc Grau “Los adolescentes de Facebook“, en que muestra la migración de este colectivo en dos mercados gigantes como son EEUU y China hacia otras plataformas digitales.

Las nuevas preferencias

Como comenta Francesc, todo apunta hacia nuevos formatos de chat donde hay menor control paterno. En el caso concreto de mi hija, la preferencia se inclina a tres lugares, por orden de utilización:

  1. Whatsapp, que permite un chat en tiempo real, inmediatez absoluta y creación de grupos afines.
  2. Instagram, que permite comunicarse con imágenes y utilizar los hashtags para encontrarlo todo.
  3. Snapchat, un chat que permite compartir historias (texto, vídeo, imagen) que desaparecen en pocos segundos sin dejar rastro.

Los peligros de Snapchat

1snapchat1Según el blog de Orange, Snapchat permite a los usuarios enviar imágenes, vídeos cortos o mensajes a través de sus smartphones. El remitente elige el tiempo que desea que su mensaje sea visible para la otra persona, con un mínimo de 10 segundos. Y después desaparece.

El sistema es interesante, ya que no deja rastro. Pero su fortaleza representa también una amenaza, ya que permite a los teens mandar contenido subido de tono y que éste no quede registrado. Una práctica, denominada sexting, que preocupa a los padres, y que debería preocupar también a los propios adolescentes, ya que para guardar una imagen es tan sencillo como hacer una captura de pantalla con tu smartphone antes de que se borre.

La polémica está servida. La popularidad de Snapchat crece como la espuma y está en todos los rankings de las principales tiendas de aplicaciones (App Store de Apple y Google Play de Android). Forbes titulaba que “a los chicos les gusta Snapchat porque NO es Facebook”, un problema más para Zuckerberg.

¿Te conozo? La notoriedad como etapa 1 del mensaje personal

 

La notoriedad es la primera etapa de un mensaje personal. Descubre en este artículo las distintas formas de darte a conocer, desde las clásicas e infalibles hasta las que han revolucionado la comunicación, las online.

Decía la semana pasada que las cinco etapas de un mensaje personal convincente son:

  1. Notoriedad. ¿Te conozco?
  2. Afinidad ¿Sé lo que ofreces?
  3. Encaje ¿Necesito lo que me propones?
  4. Elección. ¿Eres mejor que tu competencia?
  5. Fidelidad ¿Cumples tus promesas?

Notoriedad

doIknowyouCiertamente, si no te conozco difícilmente sabré lo que ofreces. Así que aquí hablaremos de un iceberg invertido, en que el primer contacto con alguien se produce a través de la visibilidad.

Hoy, afortunadamente, existen más formas de darse a conocer que hace, por ejemplo, 10 años.

Offline 

Tenemos las clásicas e infalibles como escribir un libro, aparecer regularmente en algún medio como radio, prensa, TV. No están al alcance de todo el mundo, pero recordemos que también existen las emisoras locales, la prensa regional… No hay que pretender alcanzar la luna el primer día.

Tenemos la asistencia a actos, eventos… con su correspondiente intercambio de tarjetas (networking, si lo prefieres). Esto está al alcance de todos los mortales. Y lo único que necesitas son tres cosas: ganas, conocer la planificación de eventos afines a tu entorno, y disponer de tarjetas de visita. ¿No tienes una? También puedes ser ponente, seguro que dominas alguna área. Si no te atreves a hacerlo solo, prueba a ir de la mano con otra persona.

Tenemos, en el plano laboral, el CV o currículo, un documento cada vez más inútil pero que muchas empresas siguen requiriendo. Lo encuentro inútil porque se ha convertido en un formato tan estandarizado que es casi imposible destacar en él. Yo, si tuviera que reinventarlo, lo convertiría en una hoja de papel con 10 o 12 nombres y teléfonos de personas importantes en nuestra vida. Y un mensaje: si de verdad me quiere conocer, llámeles.

Online

Y ahora tenemos el mundo de los bits, la web 2.0 o la democratización de la comunicación (gracias a la cual, por ejemplo, estás leyendo este texto). ¿Por dónde empezar?

Hay que recordar algo clave en esta etapa: primero el contenido y luego el medio. No se trata de crearse perfiles en las redes. Se trata de saber a quién queremos dirigirnos, cuáles son los soportes afines, cuál la periodicidad, qué tipo de respuestas buscamos.

El medio rey online es, sin duda, el blog. Es tu alter ego virtual, tu casa, el lugar donde se resume toda la información sobre ti, sobre tu forma de enfocar las cosas, tus pasiones y fobias. En definitiva, tu oferta de valor. No es necesario saber escribir para gestionar un blog. Hay blogs de autor que únicamente reproducen el contenido de otros blogs de una manera selectiva. También hay videoblogs, fotoblogs…

Pero ¿Cómo llega el contenido de un blog a las personas? Sí, a través de las redes sociales. Las hay de todos los gustos, pero distinguiría las personales de las profesionales. Un consejo si lo que quieres es generar un networking de valor es que te muevas por Linkedin, YouTubeTwitter, Slideshare, Pinterest y si quieres Facebook y Google Plus.

Finalmente, no hay que olvidar controlar la reputación, tanto sea real como online. Si tu no lo haces, otros la gestionarán por ti (a su manera).

Libros recomendables en esta etapa de notoriedad:

La próxima semana hablamos de afinidad personal ¿sé lo que ofreces?