Entradas

Destruir una marca en 11 pasos

Hablamos mucho de construir marcas personales. Pero para los que no acaban de creer del todo quizás ha llegado el momento de verlo desde el ángulo inverso: cómo destruir una marca personal. Aunque parezca fácil, lleva su tiempo. Aquí os dejo algunos pasos a seguir.

  1. Mentir con frecuencia. No ser auténtic@
  2. Inclumplir promesas o propósitos
  3. Priorizar cantidad sobre calidad
  4. No escuchar
  5. Ser conformista o excesivamente inconformista
  6. No seguir los temas, estancarlos
  7. Practicar la parálisis por el análisis
  8. Practicar un exceso de autobombo
  9. No tener plan
  10. Fallar en coherencia
  11. Invertir excesivos esfuerzos en acciones online vs offline y viceversa

Se nos ocurren muchas más fórmulas para autodestruirse, pero 11 nos parece un buen número, y siempre es más original que el clásico decálogo.

Con un simple proceso de inversión, tendremos una buena fórmula para crear buenas marcas personales. Que aproveche!

Marcas personales con sello propio: Sir Winston Churchill

Es casi imposible no relacionar el signo de la victoria con Sir Winston Leonard Spencer-Churchill, el que fuera Primer Ministro Británico durante la 2ª guerra mundial.

Una de las curiosidades de este gran estadista es que además, era un excelente orador, escritor y un gran articulista. No en vano recibió el premio Nobel de Literatura en 1953.

Su imprenta gráfica, su herencia de marca, fue su cara sonriente, el signo de la victoria y el puro en la boca.


Sin crisis no hay desafíos: Pasar de la rutina al reto

Desde luego, sin crisis no hay desafíos

Me permito utilizar esta frase de Albert Einstein para incidir sobre un aspecto de la marca personal que me parece importante: la necesidad de autocuestionarse con cierta frecuencia.

Me explico: si bien todo apunta a que la autoestima es la clave de una buena proyección de la marca personal, el cuestionarse a uno mismo de vez en cuando genera nuevos desafíos que nos llevan a mejorar. Es lo que se llamaríamos entrar en crisis.

La crisis no se refiere aquí a una recesión económica como la que estamos viviendo ahora, pero no cabe duda de que las situaciones de crisis obligan a muchas personas a reinventarse a sí mismas y generar nuevos rendimientos.

Si cada día somos capaces de completar 3 sudokus, llegará un punto en que afrontarse a un sudoku no generará interés ni contribuirá a desarrollar nuestro cerebro, es lo que sería una rutina. Tendremos que buscar un nuevo reto que nos permita seguir creciendo intelectualmente, como el ajedrez, los crucigramas o aprender un nuevo idioma.

Imaginemos que nos encontramos en una situación de crisis personal. Un ERE nos ha puesto en la calle, o hemos decidido largarnos de una empresa que no nos dejaba vivir. Empieza un nuevo desafío, que seguro será interesante. Tengo en mente el caso de una amiga que, tras años trabajando en agencias de publicidad, y yéndole muy bien las cosas, aceptó la oferta de unos analistas financieros. Algo teóricamente impensable: aceptó. Pagaban mucho mejor. Ese nuevo trabajo le ha llevado a distintos países del mundo, y ahora ha conseguido un status con apenas 40 años que muchos quisieran para sí. Ella decidió cambiar su rutina, ponerse en crisis. Y le salió bien. Pero ya se sabe, si no se prueba no se sabe.

Si decides ponerte en crisis, salud. Tu marca personal saldrá beneficiada. Y recuerda, sin crisis no hay desafíos.

Einstein image by Shutterstock.com

Never underestimate the power of a great story

Hoy me llega esta historia tan bien contada realizada para Canal +. Animaos, dura poco más de un minuto.
La moraleja roza la perfección: Never underestimate the power of a great story.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=X7MVtgXMclI&hl=en_US&fs=1&]

18. ¿Utilizas a menudo Google para encontrar respuestas?

Si es así, bien hecho. Google es una de las mayores fuentes de conocimiento. Y no sólo por su búsqueda de webs, también como buscador de imágenes, de blogs, de mapas, de alertas… Si además tienes conocimientos de inglés, tus respuestas se amplían, ya que la suma arrasa. Google te trasladará a Wikipedia, a YouTube, a los millones de blogs del mundo, a redes sociales, prensa online, a webs temáticas…

Sólo veo un pero. Y es que somos muchos los que no sabemos utilizar correctamente el metabuscador Google. No es lo mismo buscar Lateral Consulting que “Lateral Consulting”. En el primer caso tendremos más de 1 millón de respuestas, la mayoría no afines. En el segundo caso tendremos poco más de 3.000 pero totalmente afines. Haz la prueba con tu nombre o el de tu empresa.

¿Más pistas?

  • AND: de forma predeterminada Google se lanza en busca de resultados uniendo las palabras introducidas por el usuario utilizando este operador. Así el resultado final de una búsqueda sin especificar nada o utilizando el operador AND serán los resultados que contengan a la vez la lista de palabras especificada. Las búsquedas “coches AND ocasión” o “coches ocasión” obtendrán los mismos resultados, una lista de los sitios Web que contengan la palabra coches y la palabra ocasión.
  • OR o símbolo “|” : Si quieres especificar que no es necesaria la aparición de las dos palabras en cada resultado de la búsqueda, sino cada una de ellas por separado, deberás especificar el operador OR entre los términos que deban cumplir este criterio. “coches OR ocasión” ahora obtendrá como resultado una lista de los sitios Web que contengan el término coches u ocasión.
  • El operador – : permite excluir resultados de la búsqueda. Debe especificarse antes del término a obviar para que se busquen los resultados que no contengan la palabra especificada. “coches –ocasión” buscara los sitios Web que contengan la palabra coche pero no ocasión.
  • Se pueden asignar distintos ámbitos a los operadores delimitándolos con paréntesis: “(coches OR motos) AND ocasión” buscará todas las Webs que contengan la palabra coches o motos y con cualquiera de estas dos es indispensable que aparezca ocasión.

Comandos especiales:

  • “site:nombre_del_sitio palabras para buscar”, busca sólo en este sitio.
  • “site:es.wikipedia.org matemática”, búsquedas para todas las páginas que contienen la palabra “matemática” dentro de la web https://es.wikipedia.org. Se pueden consultar un sitio incluso cuando no funciona haciendo clic en el botón “cache” que aparece al lado de cada uno de los resultados de la búsqueda.
  • Si uno pone “define:” seguido de una palabra (ej: define:Cuerpo Humano) busca definiciones y textos enciclopédicos sobre ese tema.
  • Usando “cache:” antes de una URL, se nos mostrará el contenido de la caché de Google (esto es útil en momentos en que por alguna razón una dirección no es accesible temporalmente).
  • Si tecleamos “filetype:” seguido de la extensión de un archivo buscará páginas que contengan la extensión de ese fichero. Por ejemplo: universidad filetype:doc

17. ¿Cuál fue la última vez que intentaste crear algo nuevo?

Si alguna cosa buena tiene la crisis es que fuerza la necesidad de cambio. No en vano, la palabra griega crisis significa cambio. Es difícil, a no ser que trabajes en la administración publica, que en los últimos años o meses no se haya producido un cambio en tu situación laboral.

En estos momentos es cuando es más importante reinventarse uno mismo. Algo así como una deconstrucción de Ferran Adrià, pero de tus propias ideas y proyectos.  Si lo que has hecho durante años ya no “vende”, necesitas urgentemente modificar la perspectiva. Introducir nuevos elementos, evolucionar. La web 2.0 ha abierto muchos nuevos horizontes. Se puede trabajar online mejor que nunca. Los hábitos de ver televisión cambian, y aumentan las horas al frente del ordenador y de internet.

¿Alguién imagina que el personal branding pudiera ser igual de rápido y efectivo sin la red?

Finalmente un consejo. Si hace tiempo que no intentas crear algo nuevo, vamos mal. Los cambios vienen de procesos creativos. Dedica unas horas al día a pensar en algo nuevo. Si necesitas ayuda, te aconsejo un viejo manual “Una técnica para producir ideas” de James Webb Young. Tiene años pero funciona.

16. ¿Sacas provecho a las alertas de Google?

Reconozco que tengo una relación de amor y odio con las alertas de Google. Por un lado, te saturan el buzón de correo entrante. Pero por el otro, te pasan una información muy valiosa sobre los temas a los que hayas decidido suscribirte.

¿Quieres saber qué dicen sobre ti en la red? Suscribe una alerta Google con tu nombre. A Google no se le escapa casi nada. Si alguien te menciona en un blog, en un tag, en una web o en cualquier 2.o, tu lo sabrás.

¿Quieres conocer las novedades sobre el oficio de sexador de pollos? Suscríbete a la alerta Google “sexador de pollos” y no se te escapará nada. Tendrás material de sobras para preparar tus próximos posts o tweets.

Bromas al margen, las alertas son una gran herramienta que te evita estar “colgado” 24h en red y te avisa con la periodicidad que tu indiques sobre el tópico que hayas elegido.

¿Qué quieres saber?

15. ¿Cómo has configurado tu marca personal?

Son muchos los elementos que configuran una marca personal. Desde luego, la formación es uno muy importante, que pone los cimientos de lo que luego seremos. Pero una vez entramos en el mercado de trabajo, ¿Qué nos distingue de los demás?… ¿Autenticidad? ¿Inquietud constante? ¿Espíritu guerrero?

Imaginemos que sí, que seas una persona “auténtica” en tu área. ¿Lo has comunicado? ¿No? Entonces no tienes marca personal. La comunicación es esencial para configurar tu marca personal. Tiene sentido. Si yo no sé que tu eres un abogado “auténtico”, ¿Cómo voy a contratarte?…

Necesitas dar una exposición a tus elementos diferenciales, y eso lo puedes conseguir dando clases, atendiendo a reuniones de sector, organizando workshops, gestionando un blog, gestionando una cuenta de Twitter, escribiendo regularmente en alguna revista sectorial, y de muchas maneras más.

Una vez hayas conseguido esta exposición, lograrás configurar una figura de tres partes

  1. Lo que la gente piensa de ti
  2. Lo que no quieres que la gente piense de ti
  3. Lo que quieres que la gente piense de ti

En la intersección de las tres partes se hallará tu marca personal.

14. ¿Estás cociendo alguna gran idea?

A pesar de nuestra actividad frenética, sólo dedicamos a pensar nuevas ideas un minuto o dos al día. El tiempo fagocita nuestra iniciativa de renovarnos. Lo urgente siempre precede y supera a lo importante. Llegados a este punto será muy difícil que podamos innovar para crear algún nuevo proyecto o para reinventarnos a nosotros mismos.

Un consejo: crear rutinas. Yo, concretamente, trato de dedicar un mínimo de 30 minutos al día a pensar en temas no relacionados con el día a día. ¿Cómo? Siguiendo técnicas sencillas. Dejarse llevar por la inspiración mientras te duchas o haces deporte suena bien, pero normalmente es preferible tener un papel en blanco y un lápiz en la mano y seguir algún método.

El pensamiento lateral es un buen método para romper con razonamientos excesivamente lógicos. No, no es nuevo. El pensador maltés Edward de Bono publicó su obra “Lateral Thinking” hacia el año 1970. Aquí os adjunto las diferencias entre el pensamiento lógico o vertical y el pensamiento lateral.

PENSAMIENTO VERTICAL PENSAMIENTO LATERAL
El pensamiento vertical se mueve sólo si hay una dirección en que moverse. El pensamiento lateral se mueve para crear una dirección.
El pensamiento vertical sabe lo que está buscando. El pensador lateral busca pero no sabe lo que busca hasta que lo encuentre.
El pensamiento vertical es analítico. El pensamiento lateral es provocativo.
El pensamiento vertical se basa en la secuencia de las ideas. El pensamiento lateral puede y debe efectuar saltos.
En el pensamiento vertical se usa la negación para bloquear bifurcaciones. En el pensamiento lateral no se rechaza ningún camino y se exploran todos por absurdos que parezcan.
En el pensamiento vertical se excluye lo que parece no relacionado con el tema. En el pensamiento lateral se investiga hasta lo que parece totalmente ajeno al tema.
En el pensamiento vertical las categorías, clasificaciones y etiquetas son fijas. En el pensamiento lateral nunca lo son.
En el pensamiento vertical se siguen los caminos más evidentes. En el pensamiento se buscan los menos evidentes.
El pensamiento vertical es un proceso finito. El pensamiento lateral es un proceso probabilístico.