Entradas

Diálogo sobre personal branding, la previa del #BrandingWeekRD

Mi colega Paula Fernández-Ochoa y yo ofrecimos un diálogo sobre personal branding que titulamos “Te distingues o te extingues“. Fue en el marco de un webinar organizado por Quifer Consultores (República Dominicana) como warm up o calentamiento de los eventos que tendrán lugar en la #BrandingWeekRD de principios de febrero 2019 en Santo Domingo.

Te dejamos el vídeo del webinar, y si tienes poco tiempo, te hemos dejado un resumen del diálogo en formato texto que encontrarás tras el vídeo.

Te distingues o te extingues (diálogo sobre personal branding)

 

Paula: Guillem, empezamos el diálogo sobre personal branding. ¿A qué viene el título Te distingues o te extingues?

Guillem: La generación de nuestros padres apostaba por la discreción. Hoy la discreción equivale a la desaparición. Paula ¿Dónde quedó la discreción de los abogados?

Paula: Eso lo conozco bien… Soy abogado y he visto la evolución: confidencialidad de la profesión, prohibición de publicidad… Muchos no ven la necesidad de hacerse visibles, un error. 

Guillem: Volviendo al título “Te distingues o te extingues”, Paula, ¿por qué crees que es importante hacer las cosas de forma diferente?

Paula: En el mercado actual hay un exceso de oferta y demanda, estamos saturados de profesionales e información, por lo que es preciso diferenciarte, tener una propuesta que te haga único y realmente aporte valor

Guillem: Un factor que da sentido a la diferencia es la relevancia. En otras palabras, la diferencia por sí sola no es un factor de elección. Lo que hagas, además de ser distinto, debe aportar valor.

Paula: Es lo que conocemos como La Propuesta de Valor,… Pero vayamos por partes.

 

El Método Iceberg de la Marca Personal

Paula: ¿Por dónde empezamos nuestra gestión de marca personal o plan de personal branding? El Iceberg de la marca personal

Guillem: Me gusta pensar en el símil de casa = Iceberg, no se empieza por el tejado. Las partes del Iceberg son Autoconocimiento. Estrategia. Visibilidad

Autoconocimiento, el diagnóstico de nuestra marca personal

Paula: Autonocimiento es una fase diagnóstica para conocer cuál es la marca que proyectamos

Guillem: Hay distintas herramientas para conocerla: DISC, Crystal, How to Fascinate, IE, test 90º…

Paula: El ejercicio final de autoconocimiento es una síntesis que conocemos como FODA, DAFO, SWOT…

Estrategia personal, hacia dónde vamos y cómo llegamos

Guillem: La siguiente fase a nuestro diagnóstico es saber dónde queremos ir, qué queremos hacer y cómo podemos hacerlo. Es lo que conocemos como estrategia personal. Paula, ¿por dónde empezaría una estrategia?

Paula: Por definir un objetivo. Sin eso no podremos valorar el proceso, el éxito o el fracaso.

Guillem: La ventaja es que en Personal Branding nos centramos en un objetivo: Ser referente en algo, con una especialidad definida, en un área geográfica concreta y con una propuesta de valor diferencial.

Paula: No parece fácil, aunque sea uno, pero es cierto que esto marca todo lo que haremos a continuación, así que hay que darle máxima prioridad.

Guillem: Es importante no confundir el objetivo, que se refiere a nosotros, con el purpose o propósito, que se refiere a nuestra contribución hacia el mundo.

Paula: Decía Nietzsche que si encontramos nuestro porqué ya encontraremos el cómo, y tenía razón. Después de Nietzsche, el especialista en liderazgo Simon Sinek (Teoría Golden Circle) nos invitaba a generar nuestro discurso empezando por el porqué, siguiendo por el cómo y acabando por el qué (producto, servicio), y no al revés como se viene haciendo desde siempre.

Guillem: Definir el propósito no es fácil, pero hay un ejercicio, que quizás no nos guste, que puede ayudar. ¿Qué te gustaría que pusiera en tu epitafio?. Pues si lo sabes, cambia la forma “hice” por “haré” y ya tienes tu purpose.

Paula: Otros utilizan aquella fórmula que combina 1. Lo que te apasiona 2. Lo que sabes hacer 3. Aquello por lo que te pagan (Mercado + Pasión + Talento)

Guillem: En cualquier caso, el propósito podríamos considerarlo como la Visión. Todo lo que pongamos en marcha en pos de ese propósito será nuestra Misión.

Paula: Importante considerar los valores. Guillem los llama “superpoderes” y los tenemos como herencia emocional y educativa desde muy pequeños.

Guillem: Seguramente al trabajar el feedback para llegar al FODA han emergido algunos de ellos, pero una fórmula para identificarlos es buscar una lista de valores (las hay de hasta 200), pre-seleccionar 10 valores que sean importantes para nosotros y luego de ahí quedarnos con 3 o 4, esos son nuestros superpoderes.

Paula: Definido el objetivo, la visión, misión y valores, llega el momento de la verdad, definir nuestra propuesta de valor y nuestro modelo de negocio. Estamos en el momento cumbre de la estrategia. David Barreda dice que una propuesta de valor es la que hace que un determinado cliente o empresa se decante por ti.  

Guillem: Muy de acuerdo. De hecho la defino con una frase: ¿Por qué diantres te deberían elegir a ti?  Si no aportas, no importas…

Paula: Y de eso va la cosa, de aportar. La propuesta de valor se centra en tu cliente, no en ti. Y tu cliente puede ser tu jefe, no lo olvides.

Guillem: Así es, no es hablar de uno mismo, sino de cómo podemos mejorar la situación de quien nos contrate. Ya sea aliviando un problema (pain) o detectando una oportunidad (gain).

Paula: Lo interesante, y lo difícil, es que esa propuesta, además, sea única. Si tu propuesta dice lo mismo que la del vecino, no será diferencial, y el factor de elección queda en el aire.

Guillem: Deja que ponga un ejemplo. Marta. Se definía como Senior Manager y tras trabajar con ella colocó en su perfil de Linkedin “Auditora especializada en el entorno inmobiliario. Auditando con una sonrisa”

Paula: Y otro ejemplo: el abogado que escribió una coletilla tras su especialidad “nunca me rindo”. Ahí puede estar la diferencia. 

Guillem: Vemos que en ambos casos, el de Marta y el del abogado, la propuesta se dirige al cliente, crea valor y es única- En el caso de Marta, resuelve un problema, pero de manera más agradable que el resto…

Paula: en el otro caso, se abre una oportunidad de explorar nuevas vías de ingresos gracias a un valor de resiliencia. 

Guillem: Es importante que no nos fijemos únicamente en nuestros atributos racionales. Las actitudes cuentan, y los valores también. Algo como una sonrisa, como un “nunca me rindo”, puede ser un factor de diferenciación. Paula, ¿Por qué no explicas tu caso propio, el de una abogado, personal brander y embajadora del deporte y la salud?

Paula: El caso VivirCoRiendo > (Dar un vistazo a Instagram)

Guillem: Gran caso! Tenemos lo más difícil para arrancar con nuestro modelo de negocio, la propuesta de valor. Ahora nos falta completar nuestro segmento de clientes…

Paula: Definir quiénes son y -muy importante- a quiénes puede hacer crecer nuestra propuesta de valor

Guillem: Definir las relaciones con nuestros clientes…

Paula: Si somos solucionadores de problemas, si somos creativos o innovadores, consultores, formadores, investigadores…

Guillem: Listar cuáles son nuestros canales…

Paula: nuestro canales son los que nos ayudar a llevar la propuesta de valor a nuestros clientes… ¿cuáles deberíamos añadir o suprimir?

Guillem: Definir nuestras actividades…

Paula: las actividades sería lo que aparece en nuestra tarjeta de visita, es nuestro catálogo de servicios o productos.

Guillem: Detallar nuestros recursos clave…

Paula: En pocas palabras, qué necesitamos para realizar nuestro trabajo: oficina, idiomas, premios, certificados, equipo humano…

Guillem: Muy importante, definir a nuestros socios clave…

Paula: Y aquí no se refiere a socios legales, sino a personas que pueden validar nuestra propuesta de valor frente a nuestros posibles clientes

Guillem: Y para acabar el modelo, lo referido a ingresos y gastos

Paula: Sin ese cálculo no sería un modelo de negocio.

Guillem: Este modelo, y las instrucciones para completarlo, se llama Business Model Canvas y lo podéis encontrar en la web Strategyzer.com

Visibilidad. Cómo nos presentamos

Paula: Con el modelo de negocio, tenemos definida una estrategia: hay que mantener lo que funciona y crear un plan de acción para lo que aún no tenemos. Y con esto pasamos al siguiente nivel: Visibilidad.

Guillem: la punta del Iceberg, nuestro plan de comunicación y networking. Como todo plan, aquí necesitamos objetivos, con el foco puesto en indicadores precisos sobre audiencias, personas a las que alcanzamos… ¿no es así, Paula?

Paula: Así es, Guillem. Los conocemos como objetivos SMART, cuyas siglas nos indican que deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y relativos a un tiempo.

Guillem: por ejemplo, imaginemos este objetivo SMART:  Vamos a aumentar la actividad y la frecuencia de publicación en Twitter y Facebook para conseguir un 500% de seguidores (de 100 a 600) durante los siguientes 12 meses, con objeto de aumentar nuestra reputación online y tener una comunidad de seguidores activos.

Paula: Aquí lo específico son nuestros seguidores en Twitter y Facebook. Lo medible es pasar de 100 a 600. Lo alcanzable es aumentar la actividad y frecuencia. Lo relevante es aumentar nuestra reputación online y tener una comunidad de seguidores activos. Y lo relativo al tiempo son los siguientes 12 meses.

Guillem: De acuerdo, definimos nuestros objetivos SMART con la máxima precisión posible, solo así podremos medir la evolución de resultados. El siguiente paso es definir a nuestros públicos objetivos.

Paula: La ventaja es que si hemos trabajado bien el modelo de negocio, ya conocemos los segmentos de clientes.

Guillem: Sí, pero aquí necesitamos definir mejor sus perfiles demográficos y de comportamiento para luego afinar al máximo en los medios y soportes para vehicular nuestros mensajes hacia ellos.

Paula: Con un perfil neard no hablaríamos por teléfono, y con un abogado sénior no utilizaríamos snapchat. Por eso es clave definir bien a nuestro público objetivo.

Guillem: Definido nuestro público objetivo, llega el momento de los mensajes y las palabras clave. ¿Cómo queremos ser encontrados? Hoy el marketing que funciona bien es el marketing de atracción, mejor que el clásico basado en la interrupción. Definir mensajes específicos y palabras clave es primordial

Paula: Para trabajar el mensaje utilizaremos la base de la propuesta de valor, pero adaptada a nuestros públicos y a los distintos formatos de canal que utilicemos.

Guillem: Ahí está. No es lo mismo la frialdad de un encuentro fortuito en un ascensor que la calidez de un almuerzo o de una videoconferencia de una hora.

Paula: El elevator pitch pide un primer impacto muy fuerte para captar la atención, tipo ¿Sabe que su empresa fidelizaría un 50% más a sus profesionales con un programa interno de salud y deporte?

Guillem: Ese es un mensaje hecho a medida de un segmento de clientes. Sin embargo, cuando nos presentamos en las redes sociales debemos redactar un discurso más genérico, y ahí podemos aprovechar la base de la propuesta de valor. Por ejemplo, en el caso de Paula podría ser > “Ayudo a mejorar las condiciones de salud y motivación en las organizaciones”, o mejor “Impulso organizaciones saludables a través del deporte y la marca personal”  

Paula: Podría ser, podría. Fijaos que sin propuesta de valor es muy difícil llegar al mensaje. Y un mensaje como este podría encabezar nuestros perfiles de redes sociales. ¿Dónde entra la parte más emocional del mensaje?

Guillem: Estás hablando del relato personal o storytelling personal. Hoy sabemos que lo que nos conecta tiene más relación con nuestros valores, nuestra historia, nuestro propósito, que sobre nuestro cargo profesional.

Paula: Y esa baza hay que saber aprovecharla. El relato quiere generar empatía, tratar de ponernos en la piel de quien lo cuenta, experimentar y vivir lo que ha vivido. En el terreno de marca personal, un relato puede ser un vídeo de 1h de duración, uno de 10 minutos, o un simple Tweet. Mi compañero Guillem se define en Twitter como “Versión S. XXI de limpiabotas, me gusta trabajar para que los demás brillen”. Eso es una historia en sí misma, es un propósito trasladado a un relato de presentación.

Guillem: Y otro relato corto es el referido antes ”Vivir Corriendo”, una evolución del primer “Vivir Riendo” de Paula adaptado a su nuevo entorno deportivo. Como veis, no se necesitan 20 folios para explicar una pequeña historia que nos defina, lo que necesitamos es la base, y tanto en el caso de Paula como en el mío, detrás está el propósito.

Paula: De acuerdo, en nuestro plan de comunicación personal tenemos los objetivos, el público objetivo y el mensaje ¿Qué nos falta?

Guillem: Algo importante, el medio y la medición del mismo. Como cuenta el brander Andy Stalman, hoy el mundo es OFF y ON, una simbiosis, y tiene razón.

Paula: Dicen que hoy no hay una cosa sin la otra. El mundo real necesita al virtual y viceversa. Aquí, si hemos trabajado bien nuestro modelo de negocio, sabemos ya cuáles son los canales que necesitamos para trasladar nuestra propuesta de valor a nuestros clientes.

Guillem: Hay medios fusionados “espejo” como la radio, analógica y también digital, la TV, la prensa, las revistas. Estos medios funcionan de maravilla, ya que convierten una entrevista efímera en un diario en un enlace digital casi eterno.

Paula: Y luego hay medios necesarios OFF para el networking, como una tarjeta de visita. También hay medios digitales puros, como las redes sociales y los blogs. Guillem, ¿recomiendas un blog en un plan de marca personal?

Guillem: Claro. Si se publica regularmente, será lo primero que encuentren de nosotros en Google. No solo buscando nuestro nombre, sino buscando palabras clave. Un reto > Buscad “Personal Branding Empresa” en vuestro PC o smartphone. Si salgo yo, es que algo habré hecho bien, es una keyword importante para mí. Y eso, un blog lo facilita. Como dice Alfonso Alcántara, “sin blog somos sintechos digitales”. Paula ¿Con qué red social te quedarías?

Paula: Por interés personal con Instagram, sin duda, aunque cada red llega a un tipo de público y permite un formato de mensajes. Instagram me gusta porque es muy visual, muy inmediata (stories). Pero para negocios B2B funciona genial Linkedin, para B2C Facebook, y para conocer personas Twitter. Para buscar imágenes Pinterest. Y me dejo la N1, la más completa ¿de qué red hablo?

Guillem: Ya me extrañaba que YouTube tardara en aparecer. Desde la marca personal, YouTube es la red que mejor nos permite comunicar, con lenguaje verbal y no verbal.

Paula: Otros medios a considerar sería publicar o co-publicar un libro, utilizar el webinar como éste, el podcast, las conferencias, talleres, Wikipedia. Hago caso a Stalman y lo mezclo todo.

Guillem: Paula, ¿y cómo medimos el éxito de todo esto?

Paula: Afortunadamente hay muchos indicadores. El primero es cumplir los objetivos. Pero luego tenemos herramientas muy potentes para medir los resultados de nuestra red y nuestras redes sociales.

Guillem: Para medir resultados, incluso de conversión en ventas, de nuestra web o blog, no hay nada como la herramienta Gratuita Google Analytics. También Semrush y otras nos ayudan a seguir la eficacia del SEO, nuestro posicionamiento online.

Paula: Para redes sociales, hay muchas herramientas, las propias de cada red, muy potentes. En Linkedin el Social Selling Index, en Twitter, Twitter Analytics, en YouTube, YouTube Analytics. En Instagram y Facebook necesitamos una página profesional para medir con eficacia, pero siempre podemos contar likes y seguidores.

Guillem: Yo siempre digo que no importa cuántos nos siguen sino quiénes. Pero en venta masiva, necesitamos comunidades grandes o alianzas estratégicas o campañas publicitarias, desde AdWords a las propias herramientas promocionales de las redes sociales.

#BrandingWeekRD

Aquí os remitimos al post sobre el Evento #BrandingWeekRD que tendrá lugar entre el 4 y 8 de febrero 2019 en el Hotel Embassy Suites by Hilton de Santo Domingo (República Dominicana). Organizado por el equipo de Quifer Consultores y con presencia de Eva Collado Durán, de la propia Paula Fernández-Ochoa, de Nancy Vázquez (desde México) y de quien os escribe, Guillem Recolons

Se tratarán talleres y conferencias de:

Conecta con Anabel Ferreiras de Quifer Consultores para reservar plaza o para patrocinar el evento.

Esperamos que te haya gustado este diálogo sobre personal branding, ojalá te animes a participar en Santo Domingo para profundizar y ponerte en valor.

Plan de comunicación personal: ¿Por dónde empiezo?

El plan de comunicación personal o plan de visibilidad es la última de las etapas del Iceberg de la Marca Personal, la que conseguirá sacarnos del anonimato o potenciar la impresión y difusión de nuestra marca. Podríamos decir que estamos ante la construcción del tejado de la casa, lo que significa que antes habremos consolidado los cimientos (autoconocimiento) y trabajado en la estructura central (estrategia personal). Si no es así, no sigas leyendo, ya que lanzarte a comunicar sin saber qué decir ir es como un pollo sin cabeza¹.

Plan de comunicación personal, esquema general

el plan de comunicacion personal / guillem recolons / soymimarca

Infographics by Guillem Recolons / Shutterstock

Arrancando el plan de comunicación personal: Objetivo

Date cuenta que he escrito “objetivo” y no “objetivos”. En personal branding el objetivo es uno: conseguir ser reconocido como… Por el momento no necesitamos recurrir a los objetivos SMART, propios del área de comunicación online.

De manera que a modo de ejercicio, te propongo que rellenes las líneas de puntos:

Convertirme en un referente en …………………………………………………….. en la zona ………………………. y con la especialidad ……………………………. y basando mi propuesta de valor en ……………………………………………………………………

Definiendo al público objetivo (target)

¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Ahí, en la columna derecha, definíamos a nuestros clientes. Es lo que Osterwalder, creador del Business Model Canvas, llama “segmentos de clientes”. En otras palabras, a quién ayudas con tu propuesta de valor.

Aquí se trata de definir a quién nos dirigimos, qué segmentos son prioritarios. Se trata de detallar a los que ya son clientes y a los que nos gustaría que lo fueran (potenciales). A modo de ejercicio, escribe 10 empresas que te gustaría que fueran tus clientes. Eso te ayudará a crear un plan para llegar a cada uno de ellos.

En clientes potenciales, es clave que una vez identificados, los prospectemos. Para ello podemos utilizar directorios en papel, revistas sectoriales, directorios online, Linkedin, Twitter…

Prescriptores, socios clave, influencers…

¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Ahí, en la columna izquierda, ahí definíamos a nuestros socios clave, las personas que nos pueden ayudar a llegar a nuestros clientes, nos conocen. Pueden dar fe de que somos buenos en lo nuestro, pueden recomendarnos, abrir puertas. Todos sabemos que es más fácil llegar a un nuevo cliente a través de alguien que a “puerta fría”.

Vale la pena destacar que el mejor prescriptor es un cliente satisfecho, así que yo empezaría por aquí, sin duda. La pregunta es muy sencilla:

En base a la experiencia que tuvimos trabajando juntos, ¿conoces a alguna empresa en la que creas que puedo aportar valor?

Mensaje y contenidos, por eso te recordarán

Este capítulo ya debería estar preparado si has trabajado en la estrategia personal, la segunda fase de trabajo del Iceberg. El mensaje viene determinado por la propuesta de valor y por la definición del territorio de marca.

Propuesta de Valor

Para encontrar tu propuesta de valor te puedes hacer estás preguntas:

¿Cómo añado valor a mis clientes / accionistas / jefes / pacientes….?
¿Qué problema soluciono?
¿Qué necesidad puedo satisfacer?
¿Qué salen ganando si me contratan?
¿Qué ofrezco yo adicional, diferente?

¿Un ejemplo? “Puedo organizar un evento que aumentará el tráfico de clientes y tus ventas”

Territorio de marca

Por su lado, el territorio de marca personal es un espacio competitivo donde conceptualmente nuestra marca personal tiene una serie de oportunidades. Definimos qué lugar queremos ocupar en el mercado, cómo queremos competir, y con qué queremos que se nos asocie. Por ejemplo, ¿qué espacio ocupa para tí BMW? ¿Tecnología, diseño o experiencia? Y ahora pregúntate ¿Qué espacio ocupo yo?

Para definir el territorio de marca te aconsejo la lectura de este post de Iván Díaz (Branzai), en el que también se apoya en los 12 arquetipos de Jung para definir un territorio de marca personal.

Construcción del mensaje

Llegados aquí, podemos crear una estructura básica. Luego el trabajo es adaptarla a distintos medios. Una fórmula puede ser

Mensaje = Nombre + Cargo + Empresa + Propuesta de Valor + Territorio de Marca

Hola, me llamo ………………………….. soy ……………………… en la empresa …………………………….puedo conseguir que su negocio / marca alcance ……………………………………………………………….. y baso mi método de trabajo en …………………………………..

Contenidos

Ahora se trata de crear un listado de los 5 temas principales de los que tenemos autoridad. Por ejemplo, si eres interiorista puedes hablar de análisis previos, de espacios, de iluminación, de muebles, de experiencia, de colores…

Y lo más importante, se trata de crear un calendario y planificar esos contenidos en el tiempo y en los medios. Hablaremos de contenidos con más detalle en un monográfico. El tema lo merece. Recordemos que cada vez más nos recordarán por lo que creamos y compartimos.

Medios

De nuevo ¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Sí, cuando definíamos los canales nos referíamos a eso, a los medios. Los que ya utilizamos (si tienen éxito) y lo que no pero deberíamos. Por regla general aquí todo el mundo piensa en internet y las redes sociales, pero hay vida fuera de internet, y recordemos que muchos tratos se cierran con un apretón de manos real.

No se puede recomendar los mismos medios para todo el mundo. A un cantante de rock, por ejemplo, Linkedin puede no aportarle gran cosa a priori. Por eso, para saber qué medios elegir dependes de tres factores:

  1. Qué medios llegan a tus clientes (afinidad). Es el punto clave. Si decides basar toda tu acción de comunicación en Instagram y tus clientes son abogados senior, fracasarás con seguridad.
  2. Presupuesto disponible. Quítate de la cabeza que los medios como blogs y redes sociales son gratuitos. Escribir este post me ha llevado tres horas, y time is money. Si dispones de presupuesto puedes utilizar medios clásicos offline (escribir un libro, aparecer en anuncios de radio, prensa, TV, exterior…), agencias de RRPP para aparecer en medios (formato redaccional). O medios online: banners, redes sociales, web, blog, campañas social media…
  3. Dominio del medio. Sería absurdo tratar de gestionar un blog sin competencias para ello. Así que o descartas, o delegas o te formas. Y lo mismo con redes sociales: No se te ocurra entrar en Twitter sin haber leído algún libro, que los hay. Y vigila si quieres hacer vídeos “busto parlante” o a hablar en público sin haber pasado por un especialista como Alicia Ro, Terry Mclean, Carles Lombarte o Elena Tecchiati.

Como este aspecto da para mucho lo abarcaremos en dos monográficos, uno sobre medios offline y otro sobre medios online.

Un punto importante en comunicación online es definir objetivos S.M.A.R.T., recuerda, Specific (Específico), Measurable (Medible), Achievable (Alcanzable), Result-oriented (Orientado a resultados) y Time-limited (Fecha límite de ejecución).

 

Espero haberte animado a crear tu propio plan. Es un artículo muy breve, pero tienes lo básico para empezar. Para adentrarte en el tema puedes leer el libro de Andrés Pérez Ortega Te van a oir o el de Neus Arqués Tu plan de visibilidad +40.  Y por supuesto, si necesitas mentor, cuenta con nosotros.

¹Expresión by Eva Collado

²Imagen: Shutterstock.com

 

Marca personal, modelo de negocio y entorno colaborativo

El 27 noviembre 2014 tuvo lugar en el Auditorio principal de Barcelona Activa una mesa redonda bajo el título “La colaboración y las nuevas maneras de buscar empleo”. La mesa fue coordinada por Cèlia Hil, y participé junto a las consultoras Alicia Pomares y Virginia Guisasola. En formato remoto el evento también contó la presencia de Andrés Pérez Ortega, Eva Collado Durán, Arancha Ruiz, Alfredo Vela, Pedro Rojas, María Redondo, Víctor Candel, Isabel Iglesias, Manel Macià, Víctor Puig, Ximo Salas, Álex López, Pedro de Vicente y Pablo Alonso.

Aquí adjunto un resumen de mi parte de la ponencia. El documento analiza la relación entre gestión de marca personal, modelo de negocio personal y entorno colaborativo (para encontrar empleo o para generar un networking más efectivo). También adjunto enlace al storify según el hashtag de Twitter #bcntreball.


 

[subscribe2]

Personal Branders: tres razones para contratarlos

Dicen por ahí que todo entrenador necesita un entrenador. Aunque seas de los que prefiere autogestionarse, no estaría mal que tengas en cuenta tres ventajas esenciales que te supondría contratar a un o una personal brander (los personal branders son especialistas en estrategia y gestión de marca personal):

1. Trabajar tu autenticidad (autoconocimiento)

Es decir, adentrarte en tu propio conocimiento para saber con qué competencias cuentas y cuáles necesitas trabajar. Averiguar cuál es la marca personal que dejas en los demás para entender mejor la información que circula sobre ti y que quizás desconozcas. Ser consciente no solo de tus debilidades y fortalezas sino de las amenazas y oportunidades de tu entorno. Trabajar tu modelo de negocio actual y analizar posibles evoluciones. Analizar tus valores para saber dónde debes situar las líneas rojas de tu actuación y para no perder ni un ápice de autenticidad de marca.

2. Trabajar tu relevancia (estrategia)

Aquí se trata de trabajar el propósito, el por qué hago lo que hago. También la visión y la misión, pero no para crear literatura inútil, sino como fundamentos del mensaje personal. Para llegar al mensaje deberemos ser conscientes de nuestro posicionamiento comparado con el de otros competidores que tengan una oferta cercana: El posicionamiento nos indica el lugar que ocupamos en la mente de nuestros posibles clientes y stakeholders, y debe ser relevante y diferencial, pero también coherente. Una vez lleguemos a definir nuestro mensaje personal, necesitamos adaptarlo a los distintos momentos y targets: no será lo mismo una presentación telefónica que presencial, ni un encuentro casual en un ascensor que un almuerzo, ni la información que pongamos en Linkedin, en Facebook o en un CV. Y aquí hay que huir del “yoísmo”, no se trata de ti, se trata de las ventajas que tendrán los demás si cuentan contigo.

3. Trabaja tu diferencia (visibilidad)

Igual que no existe una gota de agua igual que otra, no hay dos personas iguales. Si en tu modelo de negocio (de la fase de autoconocimiento) has definido bien tus propuestas de valor, seguro que tienes armas suficientes como para trazarte una estrategia de comunicación que refuerce esa diferencia: el uso creativo del medio y del mensaje, combinado con un propósito claro y con elementos de ADN propio (autenticidad) y relevancia, te harán imbatible. Por si fuera poco, además de contar con los medios tradicionales desde hace unos años contamos con las enormes posibilidades comunicativas del entorno online, que bien utilizado puede ayudar a difundir el mensaje a un público amplio.

Conclusión:

No olvidemos que el personal branding está ahí para ayudar a que seas la opción preferente en cualquier proceso, y para ello requiere estructurar una cadena de valor alrededor de uno mismo para lograr que la marca dejada coincida con la deseada. No es fácil, tampoco rápido, pero con la ayuda de un personal brander todo puede canalizarse y fluir más fácilmente. También puedes aprender a jugar a golf sin ayuda, pero te costará más tiempo (o sea, dinero) y posiblemente acabes adquiriendo vicios peligrosos.

[subscribe2]