Entradas

La normalidad está sobrevalorada

No, no te invito a convertirte en anti-sistema, no va por ahí. Simplemente se trata de que nuestra sociedad, históricamente ha sobrevalorado la normalidad.

Somos hijos de la generación de la cautela y la discreción. Hijo, no hagas esto, que no lo hace nadie. Hijo, haz esto, que es lo que hace todo el mundo.

El cuento ha cambiado, y seguirá haciéndolo. Según el informe “Trabajar en 2033” de PwC, “Distinguirse entre la gran multitud será el gran reto de los trabajadores que, por otra parte, exigirán a las empresas un nuevo modelo y de relación laboral que les permita trabajar de manera independiente y para varios empleadores”.

La normalidad está sobrevalorada: hoy, si haces lo que hace todo el mundo, no vas a ninguna parte.

Haber cursado un grado y un máster ya no es un elemento de diferenciación. Puede que lo sea de relevancia, has adquirido nuevas competencias, pero tus 200 compañeros de estudios también. ¿Cómo asegurarás que te elijan a ti para un trabajo, y no a los otros 200?

Acumular 10 años de experiencia profesional puede parecer diferencial, pero si miramos a nuestro lado, veremos miles de personas iguales.

En el terreno de valores, ser voluntario de una ONG, aunque interesante tampoco es diferenciador.

Tener un blog es genial, pero muchos profesionales disponen de uno, y actualizado.

¿Dónde puede estar entonces la diferencia?

No se trata de sacar el conejo de la chistera, es tan simple como SUMAR. Me explico: si además de haber estudiado un grado, dominas un idioma extranjero, tienes alguna experiencia profesional, haces voluntariado y tienes un blog, te aseguro que serás una persona única en el mundo.

La clave de todo esto es considerar nuestros valores y rasgos de personalidad como atributos emocionales que, sumados a los racionales, marcan la diferencia. Se trata de ver cuál es nuestra propuesta de valor.

A menudo se considera que la diferencia obedece a factores de imagen (Josef Ajram y sus tatuajes, por ejemplo). Los medios impulsan esa creencia. Pero nada es casual, un tipo como Ajram no es diferente por su aspecto, lo es por defender un modelo diferencial de inversión (trading) y por buscar la superación en todo lo que hace (deporte…).

El profesor Xavier Sala i Martín no es diferente por llevar chaquetas de colores, lo es por explicar la economía mediante símiles muy fáciles de entender para profanos y por ser profesor titular de la universidad de Columbia.

Más allá de lo que esperarías: casos

personas extraordinarias

Esta semana he finalizado un proceso de personal branding apasionante con el Dr. Salvadó. Es alguien que más allá de su excelencia como médico anestesista, consiguió bajar 30 kilos de peso, prepararse hasta completar dos ironman y crear un catálogo de servicios de salud fuera de lo normal en un perfil como el suyo. Beyond Health (más allá de la salud), es la esencia de su proyecto.

Mi admirada Paula Fernández-Ochoa es abogado, especialista en marketing jurídico, en marca personal, y por si fuera poco es una deportista consagrada, cuya cuenta en Instagram @vivircorRiendo la convierte en una profesional excepcional.

La especialista en capital humano y colega Eva Collado Durán es también una experta en marca personal y en redes sociales y transformación digital. Eso la distingue de cualquier directivo, consultor o formador RR.HH, añadiendo el valor de la suma. Y para sumar más, es una conectora emocional nata.

La personal brander Helena Casas es además una captadora de emociones, psicóloga y fotógrafa, experta en marketing digital, cantante… Su visión de la marca personal es 360º, lo que la sitúa en un plano más allá de lo esperable, de la normalidad.

Mi buen amigo y humanista digital, Joan Clotet, es un knowmad en estado puro. Él trabaja en una gran organización, pero es un emprendedor con múltiples proyectos que suman a su marca personal, y también a la de su organización. Desde luego, encontrar knowmad en una organización está fuera de la normalidad.

 

Resumiendo, y por no frustrar expectativas, no exageremos. No se trata de ser una persona extraordinaria, solo de llevar ADN emprendedor sin importar si tienes un único cliente (profesional por cuenta ajena) o muchos. Y ese ADN viene de la suma de competencias, valores e inquietudes. Dentro de un foco, claro. Es, por decirlo de alguna manera, la marca personal perfecta.

 

Birds image by Shutterstock.com

Los recursos humanos necesitan transformarse: recursos fuera!

Transformar… ¿Qué y para qué?

El pasado miércoles 1 de febrero 2017 asistí como invitado y ponente en mesa redonda del #DCH (Organización Internacional de Directivos de Capital Humano) que tuvo lugar en el Círculo Ecuestre de Barcelona bajo el título “Transformar… ¿Qué y para qué?”

Ante todo, agradezco a Pau Hortal y a Juan Carlos Pérez Espinosa esta invitación, que me permitió tantear el estado general de los mal llamados Recursos Humanos y su capacidad de transformarse y adaptarse al cambio social y tecnológico.

¿En qué empresa te gustaría trabajar? En ninguna

Una de las intervenciones estelares fue la de Pablo González, de Pangea, un centennial de 22 años que dio una lección sobre el formato laboral que ya se está instalando, y que está muy alejado de los estándares de las empresas clásicas,  de los departamentos RR.HH, y, como el mismo recalcó, de los hábitos millennial.

Advertencia de González: El 50% de los puestos de trabajo de hoy en día desaparecerán en 2025. Ahí queda eso, y solo faltan 8 años.

González recomendó a los recruiters que contraten por actitud, no por experiencia. Toda la razón: de mis 35 años de experiencia laboral hoy solo me son útiles los últimos 5. Pero todavía hay muchos baby boomers reclutando que valoran la experiencia acumulada y el prestigio de los centros educativos por encima de la actitud y las competencias.

Referencia: “Cómo analizan tu CV según la generación de tu reclutador

RR.HH y transformación digital bajo mínimos

Por alguna razón desconocida, el sector RR.HH aboga por la transformación digital sin aplicársela primero. Será eso de “en casa del herrero…”, y Joana Sánchez (Incipi, Inesdi) invitó a los responsables que estaban en la sala a transformarse digitalmente como paso previo a “vender” transformación digital para los demás.

Yo compartí mesa redonda con Joana y, además de estar de acuerdo con lo que dijo, apunté que de nada sirve la transformación digital si no empieza desde la cúpula de la empresa.

Referencia: “La transformación digital empieza desde arriba… o fracasa

Innovar y transformar: ¿Hay diferencias?

La pregunta que tuve que contestar para arrancar mi intervención era sobre la diferencia entre innovar y transformar. No hay diferencia. El problema es que mucha gente confunde innovar con crear, y eso sí es distinto. Una esferificación de pan con tomate, aceite y sal no es una creación, es una nueva manera (innovación) de plantear una receta clásica, es una transformación. Como recuerda el diccionario María Moliner, “Innovar: Introducir novedades en alguna cosa”.

Referencia: “Consideraciones sobre la innovación y el marketing de marca” Ignacio Muñoz, Branward

La transformación pasa por no solo atraer talento, sino por cuidar al de dentro

Cuando preguntaron qué barreras hay que vencer para lograr la transformación, expuse que RR.HH siempre habla de Employer Branding, técnicas para atraer el talento externo, y nadie habla de Employee Branding (o Employee Advocacy, estrategias win/win para proyectar la marca con la fuerza y credibilidad de los profesionales de la empresa). En este sentido, confesé mi no pertenencia al “gremio” y abogué por la introducción del personal branding en la gestión de RR.HH, algo que hoy es una utopía en el sector.

Referencia: “Personal Branding en la empresa: aplicaciones, pros y contras

Lo que dice la gente de ti será la métrica más importante del futuro

Para los amantes del big data y las métricas, recordé la genial reflexión de Shiv Singh, responsable de Innovación en VISA Inc.: “Lo que dice la gente de ti será la métrica más importante del futuro”. Pura marca personal que da que pensar.

Me entretuve en “googlear” a los ponentes de las mesas redondas, y la marca personal digital proyectada no era ejemplar en general. Se salvan Juan Carlos Pérez Espinosa (DHC & Facthum), el ya referido Pablo González, Pol Hortal, Joana Sánchez, Joan Clotet y Cristobal Paus.

Referencia: La marca personal del directivo, una asignatura pendiente

El talento está lento

Puede parecer una broma, pero el juego de palabras de Joan Clotet (Ferrovial) encerraba una reivindicación muy clara. El sector del talento requiere de mayor innovación (transformación) y agilidad para afrontar los retos ya no del futuro, también de hoy. Joan habló del Digital Hub que ha organizado su compañía para atraer talento y formar en competencias digitales a los profesionales de Ferrovial.

Referencia: “Ferrovial crea un Digital Hub para la implantación de la estrategia digital en la compañía

Funciones y disfunciones de la era digital

Quim Falgueras (e-magister) destacó que las herramientas digitales representan una oportunidad, pero al mismo tiempo permiten disfunciones que pueden provocar el cierre de empresas y la desaparición de marcas (Nokia, Kodak…).

Referencia: “Cómo perdió Nokia la batalla de la innovación

Propósito, visión y ética

Silvia Vilchez (MRW) puso el punto de “seny” en cuanto a la fiebre digital: “Ante la urgencia digital, propósito, visión, ética, no generalizar, valentía”.

Referencia: “Un día en la vida del director de personas“. El País.

Los humanos no somos recursos

A lo largo de las distintas intervenciones pude ver que había dos tipos de directivos, los que mantienen como válido el título de “Recursos Humanos” y los que han buscado otras fórmulas, como el caso de la propia Silvia Vilches “Director de Personas”. Desde luego, tengo claro que los humanos somos algo más que recursos. Un recurso es el big data, el cloud computing o la energía eólica. Pero las personas somos más. Hace un par de años escribí en este mismo blog que hemos de pasar de recursos humanos a humanos con recursos. Hay otra alternativa: Recursos fuera!

Referencia: “De Recursos Humanos a Humanos con Recursos

Imágenes: DCH

Mi balance de 2014 solo puede ser bueno: he conocido a grandes personas

Cuando llega la hora de los balances de final de año se acostumbran a poner de relieve hechos muy mayúsculos. Yo no voy a ser diferente. O sí. Mis hechos mayúsculos no están detrás de contratos firmados, de trabajos bien hechos, de actualidades efímeras. Mis hechos mayúsculos están en las personas como tú, en grandes personas.

Adioses

En el lado negativo, el adiós a mis amigos del alma Cristina Torrens y Javier Giménez-Salinas, dos volcanes de buen rollo a los que echaré de menos todos los días de mi vida.

Holas!

El el positivo, haber conocido a personas que me han ayudado a ser un poco mejor, personas con las que se crece día a día. Ojalá yo fuera una esponja para absorber más de ellas. Bienvenidos seáis a mi vida: Eva Collado, Joan Clotet, Carmen Rodrigo, Enrique Rueda, Cristina Mulero, María A. Sánchez, Ricard Pons, Anna Moreno, Elena Tecchiati, Toni Muñoz, Cèlia Hill, Virginia Guisasola, Alicia Pomares, Jordi Hereu, Pilar Ruiz, Iván Portolés, Vero Ribera, Ilana Berenholc, Eva Tabah, Richard Wakefield, Laura Cabezas, Patricia Dalpra, Adriana Motta, Francesc Segarra, Anabel Obeso, Pepi Belles, Jordi Cabrisses, Isabel Ricciardi, Rubén G. Castro, Anna Noguera, y a más que seguro me dejo.

Un gran balance. Feliz Navidad a todos, a mis viejos conocidos, a mis nuevos conocidos y que los angelitos os llenen de besos y abrazos , Cristina y Javier!