Entradas

Algún consejo para sobrevivir en LinkedIn (II)

La versión móvil de LinkedIn es muy operativa

Como complemento al post que publicamos el 21 de junio pasado (ver post), esta vez entramos más en el detalle de cómo mejorar el networking vía LinkedIn. El texto se lo debo al blog de Frank Scipion ingresosalcuadrado.com, que creo que ha hecho un excelente trabajo llamado “Cura de vitaminas para tu perfil de LinkedIn“. Ahí va eso:

LinkedIn es una red social soberanamente desaprovechada. En un afán de justicia, he decidido escribir hoy una guía Linkedin para emprendedores. Muchas personas creen que resulta muy complicado hacer nuevas conexiones, y terminan utilizándola simplemente como un sitio para colgar su currículo, ¿no es así?. Y lo que yo pienso es que tiene un potencial bastante mayor del que muchos de nosotros le estamos sacando en la actualidad.

Antes que nada, Linkedin es de por sí un buscador y tiene enorme reputación en Google y otros buscadores importantes. Sólo esa razón ya es motivo para estar presentes, ya que si sólo buscas en Google tu nombre y tienes un perfil en Linkedin, verás que apareces en las primeras páginas de los resultados. Haz la prueba y te darás cuenta del peso que tiene Linkedin para Google.

Aquí te paso ocho puntos principales que me ayudaron a darle el valor real que tiene esta red social.

Guía Linkedin 1. Mejorar tu posición en los buscadores

En tu perfil de LinkedIn encontrarás tres espacios para añadir enlaces a tus propios sitios o blogs. En lugar de utilizar “My Website”, haz click en “Other”. Allí podrás entrar el texto que coincida mejor con lo que la gente puede buscar acerca de tu negocio.

Por ejemplo, yo he utilizado ingresos pasivos parar mi blog, que es una palabra clave por la cual quiero posicionarme. Puedes poner aquí tu página de admiradores de Facebook, tu canal youtube, etc… y también optimizar el texto de tu enlace.

En mi caso, la vista pública de mi perfil en Linkedin tiene un PageRank 2. Nada extraordinario, pero tampoco despreciable para un blog recién lanzado.

Desde luego, es una forma tremendamente sencilla de impulsar tus posiciones en los buscadores.

Guía Linkedin 2. Promover el contenido de tu blog

También es posible importar hacia tu perfil Linkedin el feed de tu blog en WordPress, buscando la aplicación correspondiente en ese programa. Esto se convierte en una forma ágil y sencilla para que los demás puedan echarle un vistazo al contenido de tu blog en un minuto.

Si no usas WordPress (¡desgraciado!), también hay puedes usar Blog Link. Ésta aplicación soporta TypePad, Movable Type, Vox, WordPress.com, WordPress.org, Blogger, LiveJournal y varios otros.

Todos sabemos bien que los blogs son la mejor forma de cultivar tu marca, sea personal o de tu proyecto. Con esto podrás automatizar la difusión de tus posts en Linkedin.

Guía Linkedin 3. Lanzar una campaña de publicidad en LinkedIn

La verdad es que hasta que no me lo contaron, no tenía idea de que LinkedIn ofrecía un servicio de publicidad contextual. LinkedIn es un sitio de profesionales para profesionales, que está menos expuesto al azar de otros entornos, y por el contrario, recibe visitas y atención de personas más bien interesadas en los negocios.

El sistema es sencillo y te permite en minutos escribir, orientar y lanzar tu publicidad, y pagarlo ya sea por clicks o por impresiones, con presupuestos que arrancan en los 40 euros. La ventaja es que te permite llegar rápidamente a una comunidad realmente premium de 63 millones de profesionales con altos niveles de ingreso (unos 100.000€ de media). Y además podrás segmentar tu anuncio en función de la edad, industria, puesto de trabajo, el tamaño de la compañía y ubicación.

Por falta de presupuesto, yo no utilizo servicios de publicidad de pago. Esto no quita el interés real de este servicio de publicidad pensando en una empresa, ya que linkedin ofrece un servicio similar al servicio de página de admiradores de Facebook, el servicio de página de empresa.

Guía Linkedin 4. Organizar eventos

Me encanta esta herramienta de Linkedin que te permite anunciar eventos. Ni siquiera es necesario que seas el coordinador de ese evento para poder subirlo a la agenda de Linkedin. Un evento puede ser creado sólo con la información básica y el interés por difundirlo. Incluso podrás enviar invitaciones a través de tu red de Linkedin, aprovechando la utilidad de confirmación de asistencia. Y además puedes visualizar rápidamente todos los eventos de tus contactos.

Guía Linkedin 5. Utilizar grupos para conectarte con la gente

En un grupo Linkedin, puedes leer/publicar noticias, lanzar un debate, publicar una oferta de trabajo, etc… Son entornos cerrados que gestionan miembros que pueden acceder al conjunto de contenidos.

Resulta más que frecuente que las personas se sumen a un grupo, pero luego no vuelvan ni por asomo a participar de él. Y la verdad es que yo no puedo tirar la primera piedra porque soy uno de ellos. En mi caso, en vez de tener una participación online continua en uno o varios grupos, visitándoles cada día, prefiero recibir los avisos por correo y solo entro en una conversación si tengo un interés real.

Lo que conviene aún más es comenzar un nuevo grupo, ya que te dará la ventaja de contar con las direcciones de email de los que se sumen, actualizadas cotidianamente mientras crece. Ya sé que puede darte un poco de trabajo armar y empujar un grupo, pero una buena forma de comenzar es directamente invitar a toda tu red de contactos. Cuando tus contactos se vayan sumando al grupo, estas novedades se harán visibles en sus perfiles, y allí otra gente podrá sentir interés y también sumarse. Así nace un pequeño imperio..

Veamos algunos grupos en Linkedin que están haciendo furor. Empiezo con 2 grupos en ingles a los cuales debes monitorizar, porque ahí pasan muchas cosas:

2 referencias en español, con conversaciones diarias activas:

¿Te imaginas teniendo tú acceso a semejante base de contactos? Pues bien, quizás deberías empezar hoy.

Guía Linkedin 6. Conseguir recomendaciones para atraer más clientes

Si hay algo que diferencia a Linkedin del resto de las redes sociales, son las recomendaciones, algo realmente único. Y a mí no se me ocurre mejor manera de promocionar tu negocio que pidiéndoles a tus clientes y tus colegas que compartan con otros la opinión que tienen de ti.

Te estarás preguntando cómo conseguirlas. Sencillo: primero dar, luego recibir. Escribe buenas recomendaciones de tus pares, y pronto recibirás mejores de parte suya. Conviene invertir algún tiempo en esto.

Para dar credibilidad y convencer, las recomendaciones de terceros son muy muy importantes. Con Linkedin tienes una fuente inagotable de testimonios de gente reconocidos (expertos en su campo, directivos, etc..) que pueden apoyar tu proyecto y asentarte como una de los lideres de opinión en tu sector.

Guía Linkedin 7. Haz preguntas, y responde a las preguntas de lo demás

Una forma rápida de destacar como experto es de responder a las preguntas que hacen otros. Es cierto que este servicio en español esta infra utilizado (si lo comparas con la base de datos de preguntas/respuestas disponibles en ingles), pero aún así, no me perdería la ocasión de responder a un par de preguntas relevantes a tu actividad.

También puedes hacer tu mismo preguntas, y ver como lo responden otros. Es una gran forma de hacer encuestas antes de lanzar tu web por ejemplo, o de validar el interés de un posible producto que quieres lanzar al mercado profesional muy pronto.

Guía Linkedin 8. Conecta tu cuenta twitter a tu perfil Linkedin

Tus tweets aparecen en tu perfil, y puedes lanzar un tweet desde linkedin. Hay un par de widget que te permiten saber que se estña diciendo sobre ti en Twitter. ¿ Porque hacerlo?. Porque dotas de contenido relevante a tu perfil, útil para tu posicionamiento en buscadores y también porque remites un tráfico muy cualificado hacia tu cuenta twitter, y si lo que ven al aterir en tu perfil les gusta, se harán seguidores tuyos.

Eso es todo para esa guía Linkedin para emprendedores. No pierdes más tiempo, dale una oportunidad a Linkedin. Merece la pena.

Oportunidades offline para reforzar la marca personal

El desarrollo de marca personal no es algo exclusivo del entorno digital

Hace unos días vi un  vídeo de William Arruda que me interesó por la utilización de un vocablo casi olvidado en nuestros días: el mundo real, también conocido técnicamente como el mundo offline.

Puede parecer chocante que hablar del mundo real sea una excepción, pero en este caso, Arruda lo justifica con una invitación a convertir un evento real (offline) en un acontecimiento online.

Podríamos poner un ejemplo. Imagínate que eres un especialista en marketing y tienes que dar una charla sobre la importancia del packaging en la comunicación. Este evento, al que es posible que acudan 20 o 30 personas, puede convertirse en un excelente refuerzo de la marca personal si se provechan adecuadamente los recursos 2.0., convirtiendo un hecho real en un fenómeno virtual.

Antes de empezar el evento, ya podríamos redactar una nota de prensa y enviarla vía email a las revistas del sector (en este caso de branding, diseño gráfico, packaging) y también a algún soporte más generalista.

Luego podríamos publicar un post en nuestro blog para dar a conocer a nuestra comunidad virtual nuestra charla, y no sólo eso: podríamos pedir a nuestros lectores que nos den sus inputs sobre el entorno del packaging, algo que contribuirá a enriquecer nuestra presentación.

También podríamos actualizar nuestro estado en redes sociales, desde las profesionales como LinkedIn, Plaxo, Viadeo o Xing hasta las personales como Facebook o las de microblogging como Twitter.

Cuando tenga lugar la charla, hay que recordar a los organizadores que nos interesa una copia de la filmación, ya que con un buen editaje de la misma tendremos material para poder crear pequeños clips en YouTube.

Para compartir la charla con nuestra comunidad seguiremos los mismos pasos: post en el blog, tweet, actualización de redes, pero además aquí podemos publicar el powerpoint utilizado en la charla en SlideShare o en Issuu.

En definitiva, un evento offline puede convertirse en un gran evento en la red sin excesivo esfuerzo.

Algún consejo para sobrevivir en LinkedIn

Es indiscutible que LinkedIn se ha consolidado como la principal red de networking mundial. Lanzado hace sólo 6 años desde Mountain View, California, hoy cuenta con cerca de 70 millones de profesionales. LinkedIn se visita una media de 37 minutos al mes, y España es el 7º país en el ranking LinkedIn con cerca de 700.000 usuarios, tras EEUU, India, Reino Unido, Canadá, Italia y Alemania. Aunque no es el tema del post, si aún te preguntas qué es y para qué sirve LinkedIn, aquí cuelgo un vídeo muy didáctico:

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=ZVlUwwgOfKw&hl=en_US&fs=1&]

Cuando analizamos los distintos perfiles que se encuentran en LinkedIn, es fácil descubrir perfiles hechos de prisa y corriendo, sin fotografía, sin apenas datos de contacto, sin el historial de empresas en que se ha trabajado, sin actualizar. Es decepcionante que mucha gente crea que hay que “estar” en LinkedIn sin más. LinkedIn sirve para generar networking activo, para descubrir perfiles interesantes, para ofrecer nuestros servicios. Eso no es “estar”, hay que currárselo un poco y dejar claro quiénes somos (a nivel profesional), dónde estamos y a qué aspiramos.

Nos tenemos que imaginar que LinkedIn es nuestra página web. Actualizarla, cuidarla, explicar nuestros proyectos o lo que pueda atraer colaboradores o clientes. Aquí algunos consejos de cómo sacarle mejor partido:

  • Estar o Ser: LinkedIn es un lugar que invita  a ser descriptivo, es estratégico -no táctico-, así que es mejor evitar frases cortas al estilo powerpoint, e intentar explicar nuestros logros, nuestras aportaciones de forma clara y descriptiva.
  • Presentémonos: He visto que mucha gente no aprovecha el “extracto”, un lugar perfecto para contar en 4 líneas qué hemos hecho. Tampoco se acostumbra a rellenar el apartado “especialidades”, pieza clave para encontrar colaboradores, socios o clientes. Y la foto. Algunos creen que no es importante. Lo es. La cara es el espejo del alma.
  • Cuanto más, mejor. A diferencia de otras redes sociales, en LinkedIn es interesante presumir un poco. No hay que dejarse ningún trabajo anterior por insignificante que parezca. Es posible que un stage hecho en nuestra época de estudiante nos abra las puertas a una oferta.
  • Utilicemos la jerga profesional:  Conocer el lenguaje de cada sector es importante. Hay un sinfín de maneras de describir lo que haces, pero la jerga sectorial es clara, concisa y comprensible. Si quiero atraer a colaboradores en el sector del marketing boca/oreja usaré el término “Wominomics”, referido a la industria del “word of mouth”.
  • Si buscas trabajo, dilo. A nadie le gusta decir que está buscando trabajo. Pero si lo buscas, dilo. De otra manera, nadie se fijará en ti como candidato “disponible”. Es perfectamente viable escribir bajo tu nombre “especialista en marketing medioambiental”. Con eso no engañas a nadie, es una mezcla de tu formación con tu carrera profesional. Pero si no trabajas actualmente en ninguna empresa, déjalo claro.
  • ¿Hablas idiomas? LinkedIn es un medio global, y permite en una sola página disponer de distintos perfiles según el idioma. Una muestra: Aquí va mi perfil público en castellano, inglés y catalán.
  • Muestra tu perfil más social: LinkedIn es un escenario perfecto para la creación y seguimiento de grupos profesionales. Los hay de todos los colores y para todos los gustos. Suscribirse a grupos permite recibir información actualizada sobre nuestro sector y participar en foros de debate. Además, la creación de grupos puede ayudarnos a generar tráfico para nuestro propio negocio, blog…

Aquí tenéis la 2ª parte: Algún consejo para sobrevivir en Linkedin II

No se trata de la cantidad de contactos, se trata de cómo interactuamos con ellos

En nuestra gestión de marca personal, a menudo se confunde cantidad con calidad.

Es cierto que el networking se basa en propabilidades, y cuanto más altas, mejor. Aunque también es cierto que estamos en la época de las afinidades, de la segmentación personal, del one-to-one, y, en definitiva, de la personalización. Tener 5.000 contactos en LinkedIn es muy interesante, pero aún lo será más si dividimos ese patrimonio en grupos afines (consultores, directivos, pensadores, periodistas….) y nos dirigimos a ellos de una forma más afín.

Tanto en Facebook como en LinkedIn, Plaxo, Viadeo… la caza del contacto se convierte a veces en un sinsentido. Puedo entender que un candidato político necesite una base muy amplia de “amigos” para desvelear su agenda, sus pensamientos y sus propuestas. Tal vez el problema resida en la nomenclatura “amigos”. No niego que pueda haber alguien con muchos, muchos amigos. Pero esas cifras que vemos a menudo de 5.000 amigos son irreales. En nuestra gestión de marca personal, a menudo se confunde cantidad con calidad.

El caso de Twitter es algo diferente, ya que ahí es posible “seguir” a personas por lo que piensan y lo que escriben, no por nuestra relación con esas personas. Twitter, además, ofrece en su interface la posibilidad de crear grupos por afinidad. De modo que, según el estado de humor del momento, a uno le apetece leer cosas de “coach”, de “políticos” o de “futbol”…

Twitter ofrece la posibilidad de crear grupos por afinidad

En el fondo, la gestión de contactos online no debería distar mucho de la gestión offline. Cuando uno crea una base de datos, siempre hay un campo que define el sector. Esa es la clave de la personalización. Así pues, no se trata de la cantidad de contactos, se trata de cómo interactuamos con ellos.

La impresionante historia del tipo que encontró el trabajo que él quería utilizando Google Adwords

Subtítulo: Y SÓLO LE COSTÓ 5€!!

Sub-Subtítulo: Basado en una historia real

Imagínate que el sueño de tu vida es encontrar trabajo como redactor creativo en una de las 5 mejores agencias del país. Imagínate que además, estás sin blanca y no puedes gastarte más de 4 o 5€ en conseguir tu azaña.

Te diría lo mismo si tu meta es conseguir entrar en uno de los mejores bufetes de abogados, de economistas, de ingenieros. Te diría lo mismo si quieres encontrar una buena plaza de maestro de escuela, de director comercial o de lo que tu quieras.

Es más sencillo de lo que parece. Entras en Google, buscas Google Adwords y compras unas palabras clave. Si quieres comprar “creativo publicitario” te costará una pasta. Y sólo tenemos 4 o 5€. La fórmula de Adwords no es de precio cerrado, si no que pagas por subasta. Si nadie quiere lo que tu quieres, te costará 0,15 por clic, realmente barato. Pero si quieres comprar palabras generalistas como “creativo”, prepárate a pagar un dineral.

En nuestra historia, lo que haremos es comprar los nombres de los mejores creativos publicitarios del país. ¿Porqué?

Porque cuando busquen su nombre en Google se van encontrar con nuestro anuncio: “Hola Director Creativo XXXX, Googlearte a tí mismo es divertido. Contratarme a mi como creativo en tu empresa, también. Llámame. Ya tardas.”

Pues bien, esta pequeña historia es cierta, y acabó bien. Nuestro amigo, cuyo nombre real es Alec Brownstein consiguió entrar como redactor senior en Young & Rubicam. Le contrato Scott Vitrone, un director creativo que quedó alucinado de la capacidad de Alec para llamar la atención.

Doy gracias a mi buena amiga y compañera Linda Reichard por publicarlo en su LinkedIn. La historia la publicó el pasado 18 de mayo el diario online “The Globe and Mail”, y aquí tenéis el enlace para ver la historia completa, que incluye una  entrevista a los protagonistas.

+45: Buscando una segunda oportunidad

En 2009, más de 1.300.000  personas mayores de 45 años han pasado a engrosar la cola del paro en España.

Leía hace pocos meses en Expansión que los profesionales de más de 45 años están entre los más perjudicados por la crisis económica. No deja de ser curioso que esta edad representa la plenitud del liderazgo, la madurez, la experiencia adquirida. ¿No tiene valor todo eso? Sí, claro que lo tiene, pero también esa edad puede representar el nivel salarial más alto de un profesional. Y de ahí viene el problema.

¿Cuáles son las alternativas para estos profesionales?

Las empresas los prefieren más jóvenes. Cuestión de presupuesto. Pero las preguntas que emergen son ¿Cuáles son las alternativas para estos profesionales? ¿Cómo pueden aprovechar sus ventajas? 

  1. Seguir trabajando para la misma empresa que te rescindió el contrato, pero desde fuera. Poner en marcha un negocio es una solución adecuada al desempleo para este colectivo. Aunque las compañías reducen costes, existen funciones que tienen que seguir haciendo y que ahora subcontratan. Por eso, colocarse por cuenta propia puede ser una alternativa interesante, porque para la empresa contratar estos servicios es más barato, y el profesional trabaja en un campo conocido y aprovecha la experiencia adquirida.
  2. Buscar un nuevo trabajo por cuenta ajena. Para eso quizás habrá que tener en cuenta dos factores. Por un lado, estar dispuesto a una remuneración menor i tal vez a condiciones laborales algo más rígidas (la crisis obliga). Y por otro, en esta estapa es esencial aprovechar para aquirir formación en nuevas áreas de conocimiento. En otras palabras, ponerse al día (idiomas, tecnologías…).
  3. Convertirse en emprendedor ¿Y porqué no? Con 45 años uno se puede apoyar en elementos que un junior no puede ofrecer: Una buena red de contactos, conocimientos de gestión y la competencia más importante, el valor del liderazgo. El único freno que podría haber aquí es la predisposición al cambio, pero como la crisis obliga, el planteamiento podría ser tan sencillo como el “ahora o nunca”.

Convertirse uno mismo en una marca

Se elija la opción que se elija, nuestro consejo será el mismo: Trabajar a fondo la reputación personal, reposicionarse, fortalecerse y, sobre todo, COMUNICAR al resto del mundo QUIÉNES SOMOS, CÓMO SOMOS, y qué podemos hacer por una empresa, por una sociedad…

Llegados aquí es absolutamente indispensable contar con la herramienta del PERSONAL BRANDING para poder hacer llegar nuestra oferta al mundo exterior. Hoy, las posibilidades de la web 2.0 facilitan la emisión de mensajes rápidos y económicos a colectivos concretos. El currículum es obsoleto, ahora nuestra información base sobre experiencia y formación se cuelga en LinkedIn o Viadeo, o Xing o Plaxo.

Si queremos hacer llegar nuestra visión particular sobre un tema, nos tenemos que lanzar al ruedo de los blogs y de Twitter, publicar nuestras opiniones en YouTube. En pocas palabras, hay que darse a conocer.

¿Miedo a dar el salto? Contáctanos, hemos saltado mucho. grecolons@lateral.es

11. ¿Cuántas conexiones virtuales tienes?

Amigos en Facebook, contactos en LinkedIn, amigos en MySpace, seguidores en Twitter, lectores de blog…

Este es tu patromonio virtual. Si quieres que también sea un patrimonio real, interactua con ellos. Envía mensajes, publica notas, tweets, felicita aniversarios, crea grupos temáticos. Tus conexiones virtuales son más importantes de lo que crees. Quizás Twitter sea la plataforma más virtual, donde puedes tener seguidores a los que no conoces de nada, pero que se in teresan por tus ideas. Es una fantástica oportunidad de conocer mundo. No la eches a perder.

8. ¿Qué es lo que encuentras cuando pones tu nombre en Google?

En otras palabras, ¿Cómo gestionamos nuestra presencia en la red?

Tu nombre en Google ¿qué dice?

Nos hemos encontrados con diversos casos entre clientes de nuestro Personal Branding

  • En un caso, el personaje sólo aparecía en un contencioso jurídico de hace 10 años por una deuda impagada (que luego fue satisfecha, pero eso no lo refleja la red)
  • En otro, encontramos que el personaje tenía un falso “otro yo” creado por un tercero en LinkedIn. Obviamente, imposible encontrar las claves y contraseñas para eliminar esa cuenta fraudulenta.
  • En muchos casos, los personajes sólo aparecen en listados de competiciones de golf, padel, windsurf. Algo que no suele ayudar mucho cuando se trata de encontrar trabajo o buscar clientes.
  • En casos de gente más joven, es habitual ver el nombre asociado a frases poco edificantes en MySpace o Facebook, relacionadas con fiestas, sexo…
  • Pero en la gran mayoría de casos vemos que lo que aparece en Google no ha sido gestionado por la persona interesada. La red se ha encargado de marcar sus preferencias.

¿Cómo evitarlo? Una respuesta fácil sería contratar a un personal brander (consultor en gestión de marca personal o personal branding). Pero en líneas generales, se trata de aplicar cierto sentido común. No comprometerse en frases que tengan efecto búmeran. Evitar al máximo los conflictos. Generar noticias positivas. Usar Twitter es una buena recomendación. Son frases cortas (tipo SMS, de 140 caracteres -hasta 280) que ayudan a posicionar a la persona con un ámbito particular.

Para más información contáctame.

 

Google search image by Shutterstock.com

Si Facebook fuese un país, sería el NÚMERO 4 DEL MUNDO después de China, India y USA

Algunas estadísticas escalofriantes de la web:

– Facebook : 174.000.000 de usuarios se conectan una vez al día

– Twitter tiene ya 75.000.000 de usuarios

– LinkedIn tiene 50.000.000 de usuarios

– Flickr acumula 4.000 millones de imágenes

– Más de 35 millones de usuarios de Facebook actualizan su perfil cada día

– La Wikipedia tiene hoy más de 14 millones de artículos

– En el mundo hay más de 200.000.000 de blogs

– India tiene a 3 millones de usuarios de LinkedIn

– El 70% de los blogueros hablan de marcas en sus blogs  

¿Más? Dar un vistazo a este vídeo. Vale la pena.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=sIFYPQjYhv8&hl=es_ES&fs=1&]

El impacto de la web 2.0 en el Personal Branding

Antes que la web 2.0 cambiase nuestro mundo, era difícil obtener la suficiente notoriedad personal como para destacar. No existían los blogs, ni Twitter ni las redes como LinkedIn, por lo que la única alternativa era anunciarse en la prensa local o económica. Con mucha suerte, uno podía quizás organizar un encuentro profesional  y llegar a cinco a diez personas a la vez.

La Web 2.0 amplifica la forma en que nos movemos en la red, las primeras impresiones y la visibilidad personal y la auto-promoción. El personal branding utiliza esta valiosa herramienta no sólo para promocionarnos, si no también para que nuestro nombre se asocie automáticamente a un concepto o rutina.

Si antes el poder era de las empresas, la nueva era es la del personal branding. Inicio desde este blog de un nuevo capítulo de posts que girarán alrededor de esta disciplina.