Entradas

Cómo conseguir una marca personal invisible

Lo sé. Eso de “una marca personal invisible” es un oxímoron, una contradicción. Si hay marca personal es porque existen los demás, y si es invisible no deja marca personal.

Por una vez, no nos pongamos exquisitos y vayamos al meollo de la cuestión. No quieres que nadie te encuentre, ni en un listín telefónico, ni en las listas de alumni de la universidad ni en Internet. Dejarás marca en un círculo cerrado de allegados, pero a efectos de fuera del círculo, quisieras una marca personal invisible, inencontrable, inexistente.

¿Es posible conseguir una marca personal invisible?

Es difícil, pero no imposible. Entiendo, aunque no comparto, tus motivaciones. Quizás no eres lo que se conoce como un “ser social”. Quizás tienes un pasado delictivo y no quieres que te encuentren. Tal vez eres un “pez gordo” y prefieres mantener el anonimato. Y no descarto que, sencillamente, seas una persona muy celosa de su privacidad y que no quiere dejar rastro alguno.

Antes de Internet era algo más fácil que ahora conseguir una marca personal invisible. Ahora la cosa se complica, ya que hasta el más pasivo de los internautas puede cometer un error y dar sus datos a sites malintencionados en cuanto a privacidad.

Existen dos escenarios para no dejar rastro, para simplificar lo llamaremos el escenario fácil y el difícil.

El escenario fácil. Hoy no hay rastro de ti en Internet

Si tu marca personal digital es inexistente hoy, lo primero, felicidades. No es fácil. Estás en el 0,1% de seres vivos “conectados” indetectable. Has tenido que sortear muchas trampas, o mejor dicho, e-trampas.

Para asegurarte de que esto siga así, te doy la clave infalible: Hazte anacoreta. Lo que lees. Olvida el smartphone, el wifi, vuelve al papel, recupera tu vieja Olivetti. Vete lejos, en soledad, a una ermita o un monasterio de monjes/monjas que hayan hecho voto de silencio. Cámbiate el nombre, idealmente con primer apellido García y segundo Rodríguez.

Por supuesto, olvídate de familia y amigos, compañeros de trabajo, de estudios. Tus próximos eventos de networking serán con arañas, gavilanes, mariposas, alguna serpiente, y plantas, muchas plantas.

El escenario difícil. Hay rastro tuyo en Internet, y te gustaría que no existiera

Aquí la cosa se complica. Pero no desesperes. Hay salidas, aunque estás en el 99,9% de personas (en la OCDE) que ha dejado rastro digital.

Tus motivaciones tendrás, y seguro que están justificadas. Dejar marca personal es algo natural, significa que lo que dices y, sobre todo, lo que haces, tiene consecuencias hacia los demás. El problema a menudo está en el descontrol del mundo digital. Internet está repleto de seres con malas intenciones que, en la vida real, parecen corderitos.

Así, déjame darte algunas pistas para borrar rastro y evitar dejarlo.

Clave 1. Apúntate a la lista Robinson

¿La conoces? Creo que solo existe en España, por el momento. Es un servicio que evita que las empresas te envíen spam. Es gratuita, fácil de gestionar. Evitarás llamadas, mails… de empresas a las que no hayas autorizado para hacerlo. Aquí tienes el enlace de la Lista Robinson.

Clave 2. Elimina todas tus redes sociales, webs y otros entornos que estén a tu alcance

Para desaparecer, es obvio que deberás empezar por eliminar. Esta es la parte fácil. El problema es que a veces tenemos perfiles en red que creamos hace años y no recordamos ni el mail con el que nos dimos de alta. En este caso, envías un correo al servicio de atención al cliente (aviso, te costará lo tuyo encontrarlo) y explicas el caso. Finalmente te harán caso y lo borrarán.

¿Cuál es el problema? Pues que tú puedes borrar tu cuenta de Twitter -por ejemplo-, pero los retweets que te hayan hecho terceras personas no se borran. Ahí deberás localizar el material que haya tuyo (antes de eliminar el perfil) y pedir a los que han compartido que borren esos mensajes. Lo sé, es laborioso, pero ya he avisado que estamos en el escenario difícil.

Clave 3. Localiza webs externas que te mencionen y negocia eliminar tu rastro

Esto lo puedes hacer haciendo búsquedas específicas en buscadores, por ejemplo poniendo tu nombre y apellidos entre comillas. Eso incluye imágenes, contenido escrito, vídeos… La diferencia de entrecomillar o no es importante:

Por ejemplo, si busco Guillem Recolons obtengo 61.100 resultados, pero a partir de la página 4.000 de Google muchos resultados se refieren solo a Guillem o solo a Recolons. Si busco “Guillem Recolons” encuentro 44.000 resultados, pero todos afines y exactos. Eso significa que sin búsqueda precisa hay cerca de 20.000 resultados que no tienen que ver conmigo.

Cuando las encuentres, empieza la negociación. Según la conocida como “ley del olvido” de Google, si se trata de un contenido con muchos años, tienes derecho a que lo retiren. Mi consejo es que lo hagas con un abogado, puede que gastes algo de dinero, pero ganarás horas de vida y te ahorrarás muchas preocupaciones.

Si estás censado en cualquier país de la Unión Europea, aquí tienes el formulario Google llamado “Retirada en función de la ley de privacidad de la UE”.

Así y todo, nos queda algo muy complicado: eliminar los cargos oficiales en empresas. Si eres o has sido administrador, apoderado, tesorero o cualquier función de obligada escritura pública, mi consejo es que vayas directamente a un despacho de abogados.

Clave 4. No te apuntes a competiciones oficiales (o léete antes la letra pequeña)

Si eres runner en España, posiblemente ya sabes que cualquiera puede ver tus marcas en la web de Runedia. ¿Cómo? ¿Que no te han pedido permiso? Seguro que sí, pero como no leemos la letra pequeña.

Hay infinidad de trampas en Internet que pueden darnos un disgusto. Conozco a muchos clientes míos que antes de la primera sesión yo sabía su dirección personal y teléfono de casa. ¿Cómo es posible? Por las webs con malas intenciones, tipo Softonic, en que a cambio de descargarte un software “gratuito” se quedan con tus datos y los venden a terceras partes. Se puede evitar leyendo la letra pequeña o sencillamente buscando una página de pago. Lo barato sale caro.

En general, desconfía de todo lo que en Internet lleve la palabra “gratis” puesto que para mí, dar mis datos es romper mi privacidad.

Clave 5. Elimina tus cuentas de correo, número de teléfono y aplicaciones

Todas las cuentas de correo que hayas utilizado hasta ahora para redes sociales, compras online, grupos de empresas, escolares, gmail, tienen que desaparecer. Te puedes crear una nueva, eso sí, desde un café internet, desde una IP no reconocible, y que no contenga tu nombre.

Lo mismo con el teléfono móvil. Ya lo puedes vender o regalar, y hacerte con un modelo vintage de Nokia sin conexión a Internet y con un número nuevo. Renuncias a la mensajería instantánea, lógicamente (Whatsapp, Messenger, Telegram…) ya que si no, tus datos estarán en poder de gigantes como Facebook…

En consecuencia, extermina todas las aplicaciones, pero no sin antes darte de baja de forma oficial, con eliminación de tus datos. De lo contrario, seguirán corriendo por el submundo digital y no lograrás una marca personal invisible.

Pues nada, te doy la bienvenida a 1990

Lo has conseguido. No hace falta que te vayas al monte, pero recuerda llevar la vida que llevábamos hasta 1990. Ir a una cabina para llamar. Enviar cartas sin remitente. No utilizar dispositivos electrónicos de ningún tipo, y menos si llevan rastreo o geolocalización. Leer diarios y libros en papel (mientras existan)…

Habrás conseguido casi una marca personal invisible. Al menos, solo será visible para quien tú elijas. Es una opción de vida, y tienes todo el derecho a hacerlo. Yo todavía no conozco a nadie que lo haya conseguido, esto del aislamiento social es complejo. Si conoces a alguien, te invito a contar esa experiencia en los comentarios, quizás podamos escribir un libro a medias…

Feliz semana!

Image by Tottem Torro on Shutterstock.com

14 casos de marca personal invisible que han cambiado el mundo

Cuando una marca personal invisible puede cambiar la historia

Si no fuera porque alguien se atrevió a romper las reglas, ahora no estaríamos donde estamos.

Siempre es difícil hablar de marca personal y famosos. El sesgo es grande, ya que se confunde a personas que cambian el mundo con otras que, simplemente, son diferentes. Suelo decir que la diferencia, sin relevancia, solo es pose, carece de propuesta de valor.

Por eso me animé hace unas semanas con un pequeño experimento: publicar micro-relatos sobre “héroes desconocidos” en una red social no pensada para algo así: Linkedin. La sorpresa es que el alcance de las publicaciones fue mayor del que podía esperar, y no solo eso, también la interacción generada (engagement).

Tal vez sea una conclusión precipitada, pero las historias, los pequeños relatos, nos gustan. Y no importa dónde los encontremos, especialmente si van acompañados de imágenes que hablen solas.

Aquí tenemos magníficas fotografías con sus pequeños mini-retatos de personas que no aparecen en los libros de historia pero que sin ellas muchas cosas no hubieran sucedido o se hubieran producido años más tarde. La marca personal invisible quizás no deje toda su huella, pero sí su influencia.

Tenzing Norgay

Edmund Hillary y Tenzing Norgay en 1953

Edmund Hillary y Tenzing Norgay en 1953 / Fuente: Wikimedia Commons

El Sherpa nepalés Tenzing Norgay fue una de las primeras personas en alcanzar la cima del Everest el 29 de mayo de 1953 junto a Sir Edmund Hillary. El propio Hillary y John Hunt, jefe de la expedición británica, fueron nombrados “Sir” por la gesta.

Norgay recibió una simple medalla honorífica.

La fama, el poder y la gloria son menos importantes de lo que creemos. Quizás Don Quijote no hubiera sido nadie sin Sancho Panza.

Ruby Bridges

Ruby Bridges

Wikimedia Commons: Ruby Bridges custodiada por agentes de policía a la salida de la escuela.

En 1960 Ruby Bridges entra por primera vez en una escuela para blancos en New Orleans, dando inicio a la integración. Fueron 6 los niños admitidos pero solo la pequeña Ruby con el apoyo de su madre tuvo la valentía de cruzar el umbral de aquella puerta bajo la mirada hostil de los padres de los niños blancos que hicieron salir del colegio… Los profesores también se negaron a impartir clases, todos menos una, Bárbara Henry.

Un general brasileño

 

https://www.infobae.com

Fuente: www.infobae.com

¿Por qué un jefe de policía y los manifestantes estarían compartiendo pastel entre ellos? Este general brasileño suplicó a los manifestantes que no usaran la violencia el día de su cumpleaños, así que fueron a comprarle una tarta en su lugar.

Elena Maseras

Elena Maseras

Fuente: enroquedeciencia.blogspot.ca

Elena Maseras, de Vila-Seca, fue la primera española que se matriculó en la Universidad en 1872, concretamente en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona. Aunque no había una prohibición expresa que impidiera a las mujeres realizar estudios superiores, se consideraba una extravagancia, por lo que su presencia en las aulas suscitó numerosas críticas, que se tradujeron en las consiguientes trabas administrativas.

Bayard Rustin

Bayard Rustin

Fuente: history/people/martin_luther_king.shtml

Aunque todo el mundo conoce a Martin Luther King, pocos saben que fue Bayard Rustin el que le convenció sobre el uso de la no-violencia para defender los derechos civiles. De hecho, Rustin fue el máximo organizador de la marcha sobre Washington de agosto de 1963.

Wang Weilin

El hombre del tanque

Fuente: https://helpme167.web.fc2.com/ Widener / Associated Press

Apodado “el hombre del tanque“, este héroe anónimo podría ser Wang Weilin, de 19 años, hijo de trabajadores de la fábrica de Pekín. El 5 de junio de 1989 se enfrentó a varios tanques que querían sofocar la revuelta de la Plaza de Tiananmen.

No sabemos el eco que tuvo esta gesta. De hecho, todas la imágenes de ese día están prohibidas en China. Tampoco sabemos si Wang fue perseguido. Sí sabemos que China, con los años, ha aprobado pequeñas reformas.

Claudette Colvin

Claudette Colvin

Claudette Colvin

Antes que la famosa Rosa Parks, esta chica de 15 años de nombre Claudette Colvin, se negó a ceder su asiento a una persona blanca en un autobús en Montgomery (Alabama) en 1955. Por supuesto, fue arrestada.

Un año más tarde los jueces determinaron que las leyes estatales y locales que requerían la segregación de autobuses en Alabama eran inconstitucionales.

Tess Asplund

Tess Asplund

Fuente: Defiance

En 2016, el Movimiento Nórdico de Resistencia, una organización sueca conocida por su violencia y oposición a la inmigración no blanca, estaba organizando un mitin de fin de semana en Borlange para conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores.

Tess Asplund, activista antirracista sueca, se interpuso en el camino de la marcha neonazi de 300 personas y levantó un puño desafiante antes de que la policía la evacuara.

Lauren Hill

Lauren Hill

Fuente: imermanangels.org

El día de su 18ª cumpleaños, Lauren Hill comenzó a sentirse mal mientras jugaba en un partido con sus compañeras. Cáncer cerebral terminal inoperable. Expectativa de dos años de vida. Pero tenía un sueño: volver a saltar a una cancha de baloncesto, y lo logró. Pocos meses después murió.

Ieshia Evans

Ieshia Evans

Taking a Stand in Baton Rouge, por Jonathan Bachman

La activista Ieshia Evans se mantiene firme mientras ofrece sus manos para ser arrestada mientras es acusada por la policía antidisturbios durante una protesta contra la brutalidad policial frente al Departamento de Policía de Baton Rouge en Louisiana, Estados Unidos, el 9 de julio de 2016. Foto de Jonathan Bachman / Reuters.

Lindsay Hilton

Lindsay Hilton

Fuente: www.worldpressphoto.org/collection/photo/2017

La canadiense Lindsay Hilton puede levantar 45 Kg. Nació sin brazos ni piernas. También siente pasión por la natación, el fútbol, el hockey y especialmente el rugby. Cuando se le pregunta qué le motiva y si se siente o no satisfecha, Lindsay responde: “No quiero ser buena para alguien sin brazos y piernas, simplemente quiero ser buena”.

Foto premiada en el World Press Photo 2017 de Darren Calabrese.

Paul Cowan

Paul Cowan

Fuente: simon-pont

En 1990, Paul Cowan, un joven ejecutivo de Saatchi & Saatchi, decidió que su nueva agencia debía ser la primera en hacer publicidad sobre el muro de Berlín. Esta decisión desencadenó el inicio de la inmortalidad de una de las mayores agencias de publicidad del mundo.

Los hermanos Wright

Wright Brothers

Fuente: https://ravepad.com/

Los hermanos Wilbur y Orville Wright consiguieron el primer vuelo tripulado de la historia un 17 de diciembre de 1903, en Kitty Hawk. Y lo mejor, lo hicieron con menos recursos que otros que lo intentaban al mismo tiempo.

Kathrine Switzer

Kathrine Switzer

Fuente: topic/bostonmarathon

1967, Kathrine Switzer se convirtió en la primera mujer en correr una maratón. Fue en Boston. En la imagen, uno de los comisarios intenta detenerla.

Lo dicho. Si no fuera porque alguien, una marca personal invisible, se atrevió a romper las reglas, ahora no estaríamos donde estamos.

PD: Si tienes oportunidad, no te pierdas la película Hidden figures (Figuras ocultas) dirigida por Theodore Melfi en 2016 y que rozó varios Oscars. Narra la historia nunca contada de tres brillantes mujeres científicas afroamericanas que trabajaron en la NASA a comienzos de los años sesenta (en plena carrera espacial, y asimismo en mitad de la lucha por los derechos civiles de los negros estadounidenses) en el ambicioso proyecto de poner en órbita al astronauta John Glenn.