Entradas

Tu modelo de negocio: cómo pasar del diagnóstico al plan de acción

 

 

A menudo me encuentro con errores de concepción en el lienzo del modelo de negocio. Si lo entiendes como un mero diagnóstico de situación actual, te será poco útil. Lo ideal es plantearlo como diagnóstico + modelo estratégico para elaborar un plan de acción. Vayamos por partes.

¿Qué es un modelo de negocio? ¿Para qué sirve?

La expansión del design thinking nos ha traído multitud de lienzos con los que trabajar múltiples facetas estratégicas. El lienzo de modelo de negocio más conocido y utilizado es el Business Model Canvas, y también su aplicación personal, el Business Model You.

En esencia, el lienzo del modelo de negocio es una gran herramienta para ayudarte a entender un modelo de negocio de una manera sencilla y estructurada. El uso de este lienzo te ayudará a comprender mejor a los clientes a los que sirves, qué propuestas de valor ofreces a través de qué canales y cómo gana dinero tu empresa o tu negocio personal.

La utilidad de trabajar este lienzo va más allá de entender tu modelo de negocio, permite analizar los modelos de los competidores.

El lienzo del modelo de negocio fue creado por Alexander Osterwalder, de Strategyzer. El propio Osterwalder junto a Yves Pigneur publicaron en 2010 el libro Business Model Generation: A Handbook for Visionaries, Game Changers, and Challengers (Wiley). En 2011 se publicó la traducción del libro al español con el título Generación de modelos de negocio (Deusto).

Se trata de un modelo lean o ligero basado en un principio: es mejor la rapidez imperfecta que la parálisis por el análisis de los viejos “Business plan” de 800 páginas y 12 meses de trabajo. Está pensado para empresas pequeñas, departamentos de empresas grandes, proyectos colaborativos e individuos.

En el caso de personas a título individual, en 2012 los mismos autores del anterior junto a Tim Clark lanzaron Tu modelo de negocio (Deusto), un “must” de la gestión de marca personal. Este libro es un gran facilitador de ideas, ya que incluye los casos reales de más de 400 profesionales de todo el mundo.

La fase diagnóstica de tu modelo de negocio

Saber dónde estás hoy es esencial para entender los cambios que requieres para alcanzar tus objetivos. Por tanto, me parece también esencial definir tu objetivo de proyección de marca personal: en qué área de negocio quieres ser referente, con qué especialidad, con qué formato (presencial, online, mixto…) y en qué zona geográfica. Sin fijar un objetivo claro no sabrás si tu diagnóstico requiere de un plan de acción para mejorarlo.

Tu modelo de negocio

Business Model You. Traducción de Samuel Villegas @sam1meta CC

A menudo veo que el formato diagnóstico se desarrolla sin conocer antes el objetivo, y por tanto se puede leer como un ejercicio de autoconocimiento.  Gran error. Pienso que el espíritu original del modelo es estratégico, no solo diagnóstico.

Si veo muchas notas Post-it del mismo color, ya entiendo que el trabajo hecho es de puro diagnóstico; una ocasión desperdiciada.

La fase estratégica de tu modelo de negocio

Esta fase parte de que ya tenemos un objetivo definido en clave de proyección de marca personal. Eso nos permitirá una definición muy precisa de la propuesta de valor, de nuestra diferencia relevante.

Para entender mejor el modelo, lo ideal es trabajar con notas adhesivas (o virtuales) de dos colores: uno para colocar el dónde estoy hoy (y qué quiero mantener) y otro para el dónde quiero estar mañana (y qué necesito activar, crear…).

Eso nos facilita crear dos planes de acción a simple vista de color: el plan de mantenimiento de acciones y el plan de nuevas acciones a crear, desarrollar e implementar. Tendremos una estrategia de defensa (lo que queremos mantener) y otra de ataque (lo que queremos incorporar). Y recordemos que todo plan de acción debe ser medible, para lo que podemos trabajar con objetivos SMART que nos permitan analizar la evolución de los indicadores de éxito. 

ejemplo lienzo modelo de negocio

Todo gira entorno a la propuesta de valor

Suelo decir que si no aportas, no importas. Trabajar en tu diferencia relevante es imperativo para diferenciarte ofreciendo valor y posibilidades de crecimiento para tus clientes, sean internos o externos. Eso es la propuesta de valor, el núcleo central del lienzo de modelo de negocio.

Es muy importante fijar el orden de trabajo del lienzo. Aunque algunos autores recomiendan definir primero el segmento de clientes, pienso que es más útil empezar por la propuesta de valor. Acto seguido, ver cuál es el perfil de clientes a quienes puede interesar esa propuesta de valor. Después, qué tipo de relaciones deberemos plantear con nuestros clientes, qué canales utilizaremos para trasladar la propuesta de valor a los clientes.

La segunda parte del lienzo (la parte izquierda del mismo) define las actividades que deberemos llevar a cabo para materializar la propuesta de valor. También los recursos necesarios, y los socios clave que necesitaremos para acceder con mayor facilidad a nuestros clientes.

Y la tercera parte se refiere a los aspectos económicos. Modelo de gastos y modelo de ingresos. El actual y el futuro, el que marca el objetivo trabajado.

El modelo de negocio es dinámico. De un día a otro todo puede cambiar

Los formatos clásicos como el business plan no ofrecían ninguna flexibilidad. Quizás es porque los mercados se movían de forma más lenta que hoy.

El lienzo de modelo de negocio es flexible, y tiene en cuenta que en 24h se puede producir un cambio radical.

Imagina que tu propuesta de valor es la creación, producción, venta y distribución de zapatos personalizados. Imagina también que a los 6 meses de arrancar tu negocio recibes una oferta de un fabricante importante de la industria para comprar tu negocio. Eso implica un cambio importante, ¿estás de acuerdo?

Imagina también que tu modelo de ingresos se basa en la dedicación personal de tu tiempo a tus clientes (un modelo limitado). De repente te proponen una mejora a través de machine learning que te permitiría un ingreso escalable online y no dependiente de tu tiempo.

En todos esos cambios, es más fácil adaptar el lienzo de modelo de negocio que un plan de 800 páginas. Los lienzos de modelos de negocio con formato estratégico están vivos, son dinámicos, y es bueno revisarlos cada seis meses o cada vez que se produce un cambio.

Espero haberte ayudado. Un buen consejo es leer esos dos libros referenciados, buscar a un par de amigos o consultores que te puedan ayudar y dedicar una mañana a trabajar en tu propio lienzo de modelo de negocio: un paso esencial en la gestión de tu marca personal si lo conviertes en un plan de acción, sigues, lo mides y lo mejoras.

 

Cover vector by Iscomit on Shutterstock.com

Si buscas trabajo, mejor ir a por el 80 y olvidarse del 20

Se dice que un 80% de las ofertas laborales no se publica. Si buscas trabajo, ¿no crees mejor ir a por el 80 y olvidarse del 20?

El pasado 3 de mayo en Avilés hubo un congreso de marca personal extraordinariamente organizado por el equipo de Formación y Empleo del Ayuntamiento de la ciudad y por Elena Arnaiz. El resumen del evento y de las 6 ponencias está recogido en los artículos “Dejar huella en el espacio líquido“, “El corazón de la marca personal: #MPAviles” y en el hashtag #MPAviles.

En mi intervención, además de tratar sobre aspectos estratégicos y de mensaje y posicionamiento personal, sugerí a los que buscan trabajo que piensen en grande, en ese 80%. De acuerdo, pero ¿cómo hacerlo?

¿Conoces el WOM?

Lo que a pesar de las redes sociales sigue siendo el medio de comunicación más efectivo que existe es lo que los anglosajones llaman Word-Of-Mouth (WOM) y aquí podríamos llamar boca-oreja. Es decir, utilizar a nuestros círculos de influencia más cercanos.
¿Por qué? por lo dicho, el 80% de las ofertas de trabajo jamás ve la luz, y hay que pelearse por entrar en ese 80%, no en el infestado 20% restante.

Nuestros socios clave o prescriptores ¿quiénes son? ¿cómo nos pueden ayudar?

En nuestro modelo de negocio, uno de los elementos más importante son nuestros socios clave, prescriptores, los que pueden ayudarnos a llegar a nuestro público objetivo. Si buscas trabajo, tu público son todos aquellos profesionales que pueden ofrecerlo antes de sacarlo al mercado masivamente.

Tus prescriptores son diversos: clientes satisfechos, colaboradores, amigos, familia, compañeros de estudios, ex-colegas de trabajo, colegios profesionales y en general cualquier persona que cumpla con dos requisitos:

  1. Dar fe de que eres buen profesional y de que tu propuesta de valor es potente
  2. Conocer a profesionales que puedan tener información fresca de vacantes laborales

¿Cómo nos pueden ayudar? Ya lo imaginas. Recomendándonos antes de que la oferta llegue el mercado.

¿Cuál sería el protocolo para lograr que el WOM sea efectivo?

  1. Tener un buen estado de salud de nuestra marca personal. Eso significa que cuando alguien busque bien nuestro nombre o bien nuestra especialidad, nos encuentre sin mácula. Dentro y fuera de la red. ¿Fácil? Sí, se trata de ser una persona disciplinada y constante ¿rápido? Tres, seis, nueve meses, un año. Depende de la dedicación y de si cuentas con un mentor o no.
  2. Identificar a los prescriptores. Crear un listado exhaustivo de las personas que pueden ayudarnos, y asegurarse de tener los datos de contacto. Te recuerdo que si alguien es contacto directo en Linkedin ya dispones de su correo electrónico.
  3. Comunicarles tu intención de encontrar trabajo. Pero no sólo eso: hay que enviarles un briefing o resumen de lo que buscas y en lo que crees que puedes sumar valor. ¿Enviar el CV? para mí es papel mojado, algo que queda obsoleto en una semana, pero si lo tienes, más vale eso que nada. Es mejor pasar el enlace del perfil Linkedin o BeBee (si están al día). Y aún mejor: explicar de forma clara tu propuesta de valor.
  4. No ser tacaño. Invertir un poco. Buscar trabajo es una inversión, y de cada uno depende de que sea a corto o largo plazo. Invertir es invitar a tus prescriptores a un café, a almorzar. Invertir es dedicar 8h diarias a buscar trabajo (incluyendo formación complementaria, si la necesitas). Invertir es contratar a un mentor para que te ayude con la gestión de tu marca: Diagnóstico > Autoconocimiento > Estrategia > Plan de visibilidad.
  5. Conseguir recomendaciones. Es un clásico, pero funciona. Antes de las redes sociales, las recomendaciones eran orales (boca-oreja) o escritas. Existe una plataforma genial para emitir y recibir recomendaciones, Guudjob; si no la conoces, ya estás tardando. Ahora también las tenemos en Linkedin, por ejemplo. Sirven las validaciones de competencias, pero sobre todo las recomendaciones escritas en la red. Me gustan porque nadie se jugaría su reputación recomendando a alguien que no valga para el puesto (soy algo idealista, lo sé).
  6. Dejar de estar y empezar a ser. No seas miembro de organizaciones, sé alguien de referencia en ellas. No estés en las redes, sé alguien que ofrece valor, conversación, acción. Sé una persona creativa: atrévete con un videoCV, por ejemplo (si están bien planteado, es un acelerador).

Datos útiles si vas a utilizar el WOM

  • Según el estudio de IAB Spain 2017, del 86% de penetración que tienen las redes sociales en España, de los que una parte importante incluye redes profesionales.
  • Las redes más utilizadas son Facebook (91%), Whatsapp (89%), YouTube (71%), Twitter (50%) Instagram (45%), Spotify (41%), Linkedin (26%), Google+ (26%), Pinterest (19%), Telegram (16%) y Snapchat (7%)
  • La redes profesionales más utilizadas son Whatsapp (89%), seguida de Twitter (50%), Linkedin (26%), Google+ (26%), Pinterest (19%), Telegram (16%), aunque de éstas la única estrictamente profesional es Linkedin, el resto son híbridas.
  • Según leo en el ‘Informe Infoempleo-Adecco Redes Sociales y Mercado de Trabajo‘, el 78% de los usuarios utilizaron las redes sociales en 2016 para buscar empleo. Pero recuerda, hablamos del 20% del empleo que ve la luz.
  • Según el mismo informe de Adecco, Linkedin y Facebook lideran este aspecto con un 66% y 50% respectivamente. El resto de redes quedan lejos, con un 19% en Google+, 16% Twitter, 13% foros, 9% blogs, y 6% Instagram.
  • Adecco indica que el número de empresas que las utilizan como medio para captar talento es de un 84%.  
  • Durante el último año, el 55% de los profesionales de recursos humanos encuestados ha reconsiderado su decisión de contratación después de consultar los perfiles en redes de algún candidato preseleccionado, empeorando su opinión en un 36% de los casos.
  • Según mi experiencia, suele tratarse de un primer filtro, pero también puede repetirse ante un final de proceso entre dos candidaturas igualadas.
  • Ojito con las redes sociales son una herramienta para impulsar la marca personal, pero al mismo tiempo te pueden perjudicar en tu búsqueda de empleo. No lo juegues todo a esta carta.

 Todo deja marca

Suelo afirmar que todo deja marca, lo que decimos y lo que callamos, lo que hacemos y lo que no hacemos. Hoy hemos superado la generación silenciosa de nuestros padres que abogaba por la discreción, y tenemos la gran oportunidad de proyectar una marca personal sólida que atraiga a empresas y reclutadores. Pero debe ser sólida, ya que si no se convierte en un arma de doble filo.
Lo que nos puede perjudicar es:
  • Presencia: ausencia o sobreexposición
  • Reputación: malas formas, contenidos pobres, plagio, opiniones muy extremas en FSPR (fútbol, sexo, política y religión)
  • Egocentrismo: Hablar sólo de uno mismo, olvidando nuestra propuesta de valor hacia los demás.

En resumen, si buscas trabajo, pelea por el 80% de ofertas de más calidad que se dirimen en entornos privados. El 20% restante está demasiado poblado de candidatos. Y, sobre todo, no olvides trabajar a fondo tu propuesta de valor.

Fish vector by Shutterstock.com

Plan de comunicación personal: ¿Por dónde empiezo?

El plan de comunicación personal o plan de visibilidad es la última de las etapas del Iceberg de la Marca Personal, la que conseguirá sacarnos del anonimato o potenciar la impresión y difusión de nuestra marca. Podríamos decir que estamos ante la construcción del tejado de la casa, lo que significa que antes habremos consolidado los cimientos (autoconocimiento) y trabajado en la estructura central (estrategia personal). Si no es así, no sigas leyendo, ya que lanzarte a comunicar sin saber qué decir ir es como un pollo sin cabeza¹.

Plan de comunicación personal, esquema general

el plan de comunicacion personal / guillem recolons / soymimarca

Infographics by Guillem Recolons / Shutterstock

Arrancando el plan de comunicación personal: Objetivo

Date cuenta que he escrito “objetivo” y no “objetivos”. En personal branding el objetivo es uno: conseguir ser reconocido como… Por el momento no necesitamos recurrir a los objetivos SMART, propios del área de comunicación online.

De manera que a modo de ejercicio, te propongo que rellenes las líneas de puntos:

Convertirme en un referente en …………………………………………………….. en la zona ………………………. y con la especialidad ……………………………. y basando mi propuesta de valor en ……………………………………………………………………

Definiendo al público objetivo (target)

¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Ahí, en la columna derecha, definíamos a nuestros clientes. Es lo que Osterwalder, creador del Business Model Canvas, llama “segmentos de clientes”. En otras palabras, a quién ayudas con tu propuesta de valor.

Aquí se trata de definir a quién nos dirigimos, qué segmentos son prioritarios. Se trata de detallar a los que ya son clientes y a los que nos gustaría que lo fueran (potenciales). A modo de ejercicio, escribe 10 empresas que te gustaría que fueran tus clientes. Eso te ayudará a crear un plan para llegar a cada uno de ellos.

En clientes potenciales, es clave que una vez identificados, los prospectemos. Para ello podemos utilizar directorios en papel, revistas sectoriales, directorios online, Linkedin, Twitter…

Prescriptores, socios clave, influencers…

¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Ahí, en la columna izquierda, ahí definíamos a nuestros socios clave, las personas que nos pueden ayudar a llegar a nuestros clientes, nos conocen. Pueden dar fe de que somos buenos en lo nuestro, pueden recomendarnos, abrir puertas. Todos sabemos que es más fácil llegar a un nuevo cliente a través de alguien que a “puerta fría”.

Vale la pena destacar que el mejor prescriptor es un cliente satisfecho, así que yo empezaría por aquí, sin duda. La pregunta es muy sencilla:

En base a la experiencia que tuvimos trabajando juntos, ¿conoces a alguna empresa en la que creas que puedo aportar valor?

Mensaje y contenidos, por eso te recordarán

Este capítulo ya debería estar preparado si has trabajado en la estrategia personal, la segunda fase de trabajo del Iceberg. El mensaje viene determinado por la propuesta de valor y por la definición del territorio de marca.

Propuesta de Valor

Para encontrar tu propuesta de valor te puedes hacer estás preguntas:

¿Cómo añado valor a mis clientes / accionistas / jefes / pacientes….?
¿Qué problema soluciono?
¿Qué necesidad puedo satisfacer?
¿Qué salen ganando si me contratan?
¿Qué ofrezco yo adicional, diferente?

¿Un ejemplo? “Puedo organizar un evento que aumentará el tráfico de clientes y tus ventas”

Territorio de marca

Por su lado, el territorio de marca personal es un espacio competitivo donde conceptualmente nuestra marca personal tiene una serie de oportunidades. Definimos qué lugar queremos ocupar en el mercado, cómo queremos competir, y con qué queremos que se nos asocie. Por ejemplo, ¿qué espacio ocupa para tí BMW? ¿Tecnología, diseño o experiencia? Y ahora pregúntate ¿Qué espacio ocupo yo?

Para definir el territorio de marca te aconsejo la lectura de este post de Iván Díaz (Branzai), en el que también se apoya en los 12 arquetipos de Jung para definir un territorio de marca personal.

Construcción del mensaje

Llegados aquí, podemos crear una estructura básica. Luego el trabajo es adaptarla a distintos medios. Una fórmula puede ser

Mensaje = Nombre + Cargo + Empresa + Propuesta de Valor + Territorio de Marca

Hola, me llamo ………………………….. soy ……………………… en la empresa …………………………….puedo conseguir que su negocio / marca alcance ……………………………………………………………….. y baso mi método de trabajo en …………………………………..

Contenidos

Ahora se trata de crear un listado de los 5 temas principales de los que tenemos autoridad. Por ejemplo, si eres interiorista puedes hablar de análisis previos, de espacios, de iluminación, de muebles, de experiencia, de colores…

Y lo más importante, se trata de crear un calendario y planificar esos contenidos en el tiempo y en los medios. Hablaremos de contenidos con más detalle en un monográfico. El tema lo merece. Recordemos que cada vez más nos recordarán por lo que creamos y compartimos.

Medios

De nuevo ¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Sí, cuando definíamos los canales nos referíamos a eso, a los medios. Los que ya utilizamos (si tienen éxito) y lo que no pero deberíamos. Por regla general aquí todo el mundo piensa en internet y las redes sociales, pero hay vida fuera de internet, y recordemos que muchos tratos se cierran con un apretón de manos real.

No se puede recomendar los mismos medios para todo el mundo. A un cantante de rock, por ejemplo, Linkedin puede no aportarle gran cosa a priori. Por eso, para saber qué medios elegir dependes de tres factores:

  1. Qué medios llegan a tus clientes (afinidad). Es el punto clave. Si decides basar toda tu acción de comunicación en Instagram y tus clientes son abogados senior, fracasarás con seguridad.
  2. Presupuesto disponible. Quítate de la cabeza que los medios como blogs y redes sociales son gratuitos. Escribir este post me ha llevado tres horas, y time is money. Si dispones de presupuesto puedes utilizar medios clásicos offline (escribir un libro, aparecer en anuncios de radio, prensa, TV, exterior…), agencias de RRPP para aparecer en medios (formato redaccional). O medios online: banners, redes sociales, web, blog, campañas social media…
  3. Dominio del medio. Sería absurdo tratar de gestionar un blog sin competencias para ello. Así que o descartas, o delegas o te formas. Y lo mismo con redes sociales: No se te ocurra entrar en Twitter sin haber leído algún libro, que los hay. Y vigila si quieres hacer vídeos “busto parlante” o a hablar en público sin haber pasado por un especialista como Alicia Ro, Terry Mclean, Carles Lombarte o Elena Tecchiati.

Como este aspecto da para mucho lo abarcaremos en dos monográficos, uno sobre medios offline y otro sobre medios online.

Un punto importante en comunicación online es definir objetivos S.M.A.R.T., recuerda, Specific (Específico), Measurable (Medible), Achievable (Alcanzable), Result-oriented (Orientado a resultados) y Time-limited (Fecha límite de ejecución).

 

Espero haberte animado a crear tu propio plan. Es un artículo muy breve, pero tienes lo básico para empezar. Para adentrarte en el tema puedes leer el libro de Andrés Pérez Ortega Te van a oir o el de Neus Arqués Tu plan de visibilidad +40.  Y por supuesto, si necesitas mentor, cuenta con nosotros.

¹Expresión by Eva Collado

²Imagen: Shutterstock.com

 

Low Cost, ¿Una nueva forma de pensamiento lateral?. La charla sobre low cost y TVLowCost en ESADE

Los pasados 13 y 15 de mayo tuvieron lugar en Madrid y Barcelona respectivamente los monográficos sobre low cost bajo el título “El modelo de negocio low cost y las principales opciones estratégicas de los competidores”. La conferencia se dirigía a antiguos alumnos de ESADE, y lo cierto es que ambas sesiones fueron un éxito tanto desde el punto de vista de asistencia como de interés. El profesor a cargo de la charla, Michele Quintano, contó con la ayuda de Guillem Recolons para describir el modelo de TvLowCost.

El objetivo principal de la sesión fue demostrar que el modelo de negocio low cost “se aleja del concepto de bajo precio y es algo distinto”, según expresó Michele Quintano, profesor visitante del Departamento de Dirección de Marketing, que partió de la idea de que low cost “es plantear, mediante la innovación, nuevos procesos de producción y comercialización de productos y servicios”, donde no necesariamente debe ligarse precio bajo con bajo valor.En primer término, el profesor Quintano comentó el modelo tradicional de “bajo precio” con ejemplos típicos como el discount en la distribución de bienes de consumo, las marcas blancas, las promociones, etc., en donde existe una relación directa entre precio y calidad en el ámbito de las expectativas. Sin embargo, el low cost es un modelo nuevo que “intenta eliminar todos los costes de complejidad (diferenciación)”, en el que se bajan los precios de venta pero, al mismo tiempo, “se está ofreciendo valor y se potencia la satisfacción al consumidor”. Entre los aspectos clave de este modelo, Quintano destacó la optimización de los procesos (gestión de la información, distribución, negocio electrónico, etc.), que permite garantizar el mantenimiento de altos niveles de calidad, aunque se reduzcan precios.

 Quintano también aludió a los distintos sectores en los que las empresas aplican el modelo de negocio (transporte, seguros y banca, automóvil, moda, muebles, informática y sector farmacéutico, entre otros) y dijo que éstas “han contribuido al incremento del tamaño de mercados maduros”. Después de reseñar algunos ejemplos, se centró en las compañías aéreas low cost y en las fórmulas que utilizan para asegurar una reducción de costes y precios sin sacrificar la calidad de sus servicios como, por ejemplo, las conexiones punto a punto o el ajuste de precios a la demanda que realizan easyJet o Ryanair. En la misma línea, repasó otros casos de interés (Dacia, ING Direct, IKEA y Línea Directa Aseguradora) por el concepto diferenciado de negocio que aplican.

 

Michele Quintano finalizó su exposición comentando las estrategias alternativas con las que las organizaciones pueden enfrentarse al éxito de estas compañías low cost: wait and see (observar y esperar); coexistir a través de la financiación; emprender una estrategia dual, ofrecer soluciones o convertirse en low cost.

 

A continuación, Guillem Recolons tomó la palabra prosiguiendo con el análisis del concepto y señaló que “el low cost es una actitud, porque en el fondo no deja de ser una compra inteligente influida por los valores que cada persona otorga a los servicios que intervienen en el proceso de compra”. Por otro lado, puso de relieve la dicotomía que existe entre el posicionamiento de las empresas que utilizan este modelo, como Zara o IKEA, y la percepción que tienen los consumidores de las mismas.

Posteriormente, Recolons relató cómo se originó la idea de TVLowCost, “de un aparente hueco en el mercado”, en un entorno caracterizado por la existencia de dos tipos de empresas de publicidad: por un lado, las agencias pertenecientes a grandes multinacionales, que ofrecen unos servicios costosos y, por otro, pequeñas empresas locales, normalmente incapaces de proyectarse más allá de su ámbito de acción. Así nace esta iniciativa, “que se materializa a través de un vehículo: el pack todo incluido”, con una oferta de servicios preestablecidos (por ejemplo, una campaña en la televisión nacional, producción, investigación y honorarios incluidos, sin fee mensual), a un precio muy atractivo.

Asimismo, el socio fundador de la multinacional TVLowCost indicó que el objetivo no es competir con las grandes agencias, sino “generar un nuevo mercado”, dirigiéndose a aquellas compañías con facturaciones entre los diez millones de euros y los treinta millones que hasta ahora no se habían planteado el uso de la televisión para publicitarse ya que, por lo general, tienen una importante barrera presupuestaria. Su fórmula no es otra que un conjunto de variables adecuadamente combinadas, como la especialización en el medio televisivo, una estructura propia mínima -y la consiguiente subcontratación de creativos de alto nivel-, la presentación de múltiples propuestas creativas o la máxima utilización de las nuevas tecnologías y de Internet.

Para finalizar la sesión, Guillem Recolons comentó varios ejemplos de spots publicitarios realizados por TVLowCost, en los que los asistentes pudieron conocer producciones sencillas y diferentes formatos pensados para empresas de tamaño medio.