Entradas

Personal Branding FAQ 20 Preguntas frecuentes (1)

A pesar de sus 20 años de existencia consciente, el Personal Branding, entendido como la gestión de nuestra marca personal, sigue siendo un desconocido para muchas personas y organizaciones.

En las formaciones que imparto se dan una serie de preguntas frecuentes y recurrentes que a menudo parten o bien de creencias arraigadas o simplemente de mera curiosidad. Me ha parecido buena idea compilarlas en varios posts incluyendo las respuestas (siempre desde mi modesta opinión y en base a mi experiencia). 

Preguntas frecuentes (1)

Personal Branding FAQ 1. ¿Esto lleva mucho tiempo? (que no tengo)

El tiempo es el gran temor del ser humano. Pocas personas están dispuestas a aceptar que hay que quitar para poder poner. Quitar lo que no nos aporta para adoptar lo que puede ayudarnos es un ejercicio raro, y a la vez saludable.

La gestión consciente e integral de la marca personal comporta un primer año de cierta dedicación. Es el tiempo de conocernos, saber dónde estamos , entender dónde podemos llegar (estrategia personal) y poner las cosas en solfa para hacerlo saber al mundo (visibilidad).

Como toda nueva disciplina, hasta que no nos familiarizamos con la mecánica pasa un tiempo. Si uno se dedica a fondo puede sentar las bases en tres meses. Si la dedicación es menor, hablaríamos de un año. ¿Y después? Esa es la mejor parte, el mantenimiento es cosa de pocas hora la semana, tres quizás.

Personal Branding FAQ 2. ¿Esto es para cuando me quede sin trabajo?

Supongo que el dicho “todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena” te es familiar. El personal branding es una competencia estratégica, no táctica. Si has trabajado bien tu marca, es posible que nunca truene para ti, y si lo hace, tendrás vías de salida.

Responde a una pregunta sencilla: ¿Qué es más fácil, buscar trabajo mientras trabajas o cuando ya no tienes el trabajo? No hay más preguntas, Señoría.

Personal Branding FAQ 3. Ya, entonces ¿se trata de publicitar mis productos y servicios?

No exactamente. No se trata de ti. Se trata de generar VALOR hacia tu cliente o stakeholder. Si tú tienes lo que ellos necesitan para resolver un problema o detectar una oportunidad, vamos bien.

Por supuesto que llegará un momento en que, tras captar la atención de tus clientes, deberás explicar de qué manera aportas VALOR, y eso sí puede tratarse con un catálogo de servicios o productos.

Se trata de compartir insights i contenidos que tengan la capacidad de cambiar la percepción de tus clientes sobre algo, siempre a través de una propuesta de valor potente, relevante y diferenciada (ahí es nada).

Personal Branding FAQ 4. Una marca personal ¿se tiene, se crea, se construye?

Los anglosajones utilizan a menudo el término build your personal brand (construye tu marca personal). Mi opinión personal es que no somos marcas (perdona que te contradiga, Tom Peters), ni creamos, construimos o fabricamos nuestra marca personal. La marca personal, es como los valores, no vienen de serie pero se enrraizan desde la más tierna infancia.

Una marca se deja. Dejamos marca. Todo deja marca, lo que hacemos y lo que no hacemos, lo que decimos y lo que callamos. La clave, y una de las partes importantes del personal branding, es conocer cuál es esa marca que dejamos en los demás. Es un principio de autoconocimiento que nos permitirá después conocer si esa huella que dejamos está alineada o no con nuestros objetivos.

Resumiendo esta cuestión, dejamos marca y somos capaces de gestionar, potenciar, impulsar marca personal, siempre tras un proceso que incluya una fase de autoconocimiento y otra de estrategia (dónde estoy + dónde quiero ir).

Personal Branding FAQ 5. ¿Por qué debería yo gestionar mi marca personal?

Existen numerosos motivos. No hace mucho publiqué en este mismo blog un post titulado “23 razones para ponerte en valor”. Pero siendo algo más sintético, destaco los seis principales motivos para gestionar tu marca:

  1. Control. Si no la controlas tú, dejarás que sean los demás quienes lo hagan. Tomar las riendas es siempre aconsejable, y más en entornos digitales, donde es relativamente fácil la manipulación.
  2. Valor. Marca es Valor, Valor es Marca. Nuestra propuesta de Valor actúa como un imán que puede atraer a stakeholders (grupos de interés) que tengan problemas por resolver u oportunidades por detectar, y que éstas estén a nuestro alcance.
  3. Valores. La propuesta de Valor por sí sola puede no ser suficiente. Diferenciarse con relevancia debería complementarse con la ayuda de nuestros SuperPoderes, nuestros Valores, los que nos hacen más cercanos al proyecto que se dirima.
  4. Portavoces. Todos somos embajadores de una o varias marcas. Si trabajas por cuenta ajena, representas la marca o marcas de una organización. Si trabajas por cuenta propia, te representas a ti o la enseña que hayas creado. Es una responsabilidad que requiere aprendizaje y ciertos protocolos.
  5. Encontrar trabajo, mejorar nuestra posición en un trabajo existente o emprender. Para cualquiera de estas tres facetas, la gestión de marca personal es una aliada imprescindible.
  6. Ser la opción elegida, preferente. Es una consecuencia de un proceso de marca bien gestionado y, sin duda, uno de los objetivos del personal branding.

Espero haber aclarado dudas y conceptos con este arranque de Preguntas frecuentes (1). Te espero las próximas semanas con las 15 preguntas restantes. Feliz semana!

 

FAQ Vector by shutterstock.com

¿Qué clase de riesgos inasumibles puede correr una organización que dedica esfuerzos a que sus empleados aboquen con plenitud su singularidad?

Confieso que el título se lo he robado a un post soberbio de Miquel Àngel Escobar titulado Empresa y Personal Branding.

La singularidad genera marcas fuertes (a veces demasiado)

Me preguntaban hace pocos días unos colegas si la singularidad de las personas es relevante y arriesgada en las organizaciones y la marca que éstas proyectan. Pensemos, por ejemplo, en la Casa Blanca, ¿es la misma con Trump que la que fue con Obama? De acuerdo, pensarás que es un ejemplo facilón, entonces ¿No afecta a la marca del equipo de fútbol su entrenador? ¿y si es Jose Mourinho? Piénsalo.

El choque entre singularidad y valores

Hay ocasiones en que los directivos de una organización han dado luz verde a la contratación de alguien tan importante como un portavoz con criterios equívocos. No se trata de “fichar” al más popular, especial, divertido, controvertido, notorio… se trata de encontrar al que comparte los valores y la visión de la marca. Tanto como para hacer de la visión corporativa la suya propia. La singularidad es bienvenida, pero en un marco de comunión de valores.

Las personas forman parte de la marca, y la marca de las personas

El branding es cada vez más complejo, más rico. No tiene nada que ver con un logotipo, es todo lo que conforma una marca, pero siempre en relación con su purpose y con la huella que deja dentro y fuera de las organizaciones. Me gusta la geometría de marca que proponen los expertos de Summa:

geometría de marca

Fuente: Summa:

En el núcleo de la marca se halla el propósito o purpose de la marca, sin cual ésta va a la deriva. De ahí emerge la identidad, cuyos pilares son los valores. De ahí, de la identidad, se definen muchos de los patrones de comportamiento de la marca, sus campos de significado y, por supuesto, su forma gráfica, colores, sabores, texturas, olores. También aquí encaja la historia de la marca y su modelo de negocio. La experiencia de marca puede ser un resultado, pero también puede formar parte del proceso de reflexión estratégica, trasladada al campo del customer journey y user experience.

Una vez definido el núcleo de la marca, Summa: define cinco elementos que le dan vida y sentido: Personas y procesos, entornos físicos, entornos virtuales, productos y la comunicación.

¿Qué ha pasado en los últimos años con este equilibrio de elementos?

Lo que pasado son varias cosas:

  1. Hemos pasado de una cultura de producto a una cultura de marca. De acuerdo, no es algo universal, sabemos que sin productos no hay marca, y que sin marca puede haber producto (graneles, por ejemplo).
  2. Los formatos de comunicación se han multiplicado de forma proporcional a su bajada de impacto. Si en los años 80 la confianza en la publicidad, relaciones públicas… era del 90%, hoy, según Nielsen, es del 33%.
  3. Como proceso inverso a la bajada de confianza en las marcas, la confianza en empleados y expertos técnicos es, según Edelman, la máxima. Eso implica que el apartado “personas y procesos” de las organizaciones gana en peso y se convierte en transversal, apoyando la comunicación de manera muy eficiente.
  4. Los entornos virtuales han acentuado, si cabe, la influencia de las personas en el branding corporativo. Las personas generan e interactúan con comunidades virtuales más poderosas y de confianza que las de las propias marcas. No solo eso, todos los profesionales de la organización han ocupado la portavocía de las marcas al actuar -consciente o inconscientemente- como embajadoras de marca. En pocas palabras, los entornos virtuales han empoderado primero los profesionales y por ende a las organizaciones que representan.
  5. Los entornos físicos se han transformado. Ahora es habitual encontrar oficinas donde no hay lugares fijos para los profesionales, sino que son “plug & play”. En muchos caso, el tele trabajo se ha impuesto o introducido con fuerza, mejorando el rendimiento de las empresas y mejorando el modelo de negocio. La transformación digital nos ha traído herramientas de bajo coste para comunicarnos con cualquier parte del mundo a tiempo real.
  6. Y los productos y servicios son capaces de mutar a una velocidad antes nunca vista. El ciclo de vida es más corto, pero rápidamente sustituido por propuestas alternativas que encuentran encaje en el mercado.
  7. Finalmente, la capacidad de medir lo que hacemos se ha universalizado, y eso hace más fácil pensar que estamos en modelos líquidos de negocio, en fase beta permanente.

Cualquiera puede crear un buen producto, aquí lo difícil es levantar una buena marca

La singularidad, para acabar, nunca puede ser vista como una propuesta unilateral de profesionales o empresas, es algo que debe retroalimentar a las marcas.

Preguntaba ¿qué clase de riesgos inasumibles puede correr una organización que dedica esfuerzos a que sus empleados aboquen con plenitud su singularidad?

Creo que ya tienes la respuesta. Ninguno.

 

Sheep vector by Shutterstock.com

 

Team Branding: el espíritu de equipo frente a tus competidores

El hombre no tiene que hacer grandes esfuerzos para crear grandes obras… sólo debe tener las herramientas necesarias: ganas de  hacerlo, una buena idea y un gran equipo.

Si quieres ir rápido  camina solo, si quieres llegar lejos ve acompañado Proverbio africano

A veces nos complicamos la existencia queriendo hacer todo nosotros solos, nuestro EGO dice que somos capaces de hacerlo, pero no es verdad, siempre necesitamos de los otros. Y fue por eso que surgieron muchos temas como la influencia, el liderazgo… y también es por lo que ahora  gestionamos nuestra marca personal.

Team Branding: Un equipo de trabajo también es una marca

Un equipo de trabajo también es una marca, es una suma, un todo! pues es aquí donde vamos a sumar lo mejor de cada uno de nosotros , lo mejor de cada Marca Personal que integra este equipo se va a mezclar y dará mejores resultados. Recordemos que  las cosas son mucho más fáciles cuando se trabaja en equipo. Pero para que esto funcione, los miembros del equipo deben estar en perfecta sintonía: Trabajar hacia OBJETIVOS en común, conocer e identificarse con los VALORES de la empresa, tener la MOTIVACION correcta y sobre todo, debe haber un COMPROMISO verdadero con la empresa y los compañeros.

Cada uno de los integrantes de los Avengers y la liga de la justicia saben que solos pueden tener resultados, pero jamás podrán lograr lo que lograrían en equipo: derrotar al enemigo.

Ahora que están tan de moda, son el mejor ejemplo para hablar de Team Branding y Branding personal, los conocemos por su trabajo individual y por su trabajo en equipo (seguramente tenemos a nuestro favorito y con el cual nos identificamos), cada uno de ellos SUMA una habilidad, una experiencia o idea diferente, saben que se complementan, comparten una motivación, compromisos y valores. ¡Hasta los villanos hacen equipo! (Suicide Squad) y suman para hacer sus fechorías, entonces debemos ser capaces de trabajar en equipo  también.

Qué aburrido sería que nuestros súper héroes favoritos fueran capaces de resolver y hacer todo, no necesitarían de quienes les aportan de tecnología, información…

Detrás de cada empresa, proyecto o emprendimiento hay una historia tan común como la vida misma, y también existen personas que suman con sus habilidades. El Team Branding nace cuando hay clientes a quienes servir, habilidades para practicar y valor para crear, es ahí donde el equipo se  hace conocido por algo, pero también es donde no podemos parar de sumar, hay que crear valor constantemente, ser proactivos y al igual que los superhéroes conocer nuestras fortalezas y debilidades, para con nuestra propuesta de valor sumar al gran equipo.

Una gran marca de equipo tendrá a los mejores! Serán los mejores comunicando de forma clara lo que hacen de forma individual y de equipo, pero también serán capaces de hacer que se cumplan los objetivos establecidos, garantizarán calidad y valor para sus clientes.

¿Por dónde empezar?

Creo que para poder lograr una Gran Marca de equipo y hacer un gran Team Branding, se debe iniciar por el principio:

TU Marca Personal, tú como individuo  y tu AUTOCONOCIMIENTO.

  • ¿Qué te hace único?
  • ¿Cuál es tu propuesta de valor?
  • ¿Cuál es tu debilidad?
  • ¿A dónde vas?

Cuando tienes claro esto y todo lo demás (Personal Branding) es más fácil saber lo que vas a aportar, y entonces  para trabajar como equipo se necesita tener:

  • Comprensión clara de nuestro mercado objetivo, a quien le servimos
  • Nuestras competencias centrales, lo que hacemos mejor que otros equipos
  • Beneficios que ofrecemos, el valor de lo que hacemos, y por último
  • Personalidad de nuestra marca, es decir la forma particular en la que hacemos las cosas.

Cuando se logran resultado efectivos a través del  Team Branding estos serán reconocidos por nuestros clientes, nuestra competencia y el equipo mismo.

Se tendrá un buen feedback y buena percepción de forma interna y externa, el reconocimiento será para el equipo y por lo tanto para cada unan de las personas que lo integran.  Cada uno de los integrantes se sentirá orgulloso de lo que hace, aumentará su productividad, su calidad de trabajo y su compromiso.

Una marca de equipo sólida respalda los objetivos corporativos estratégicos, ayuda a que la empresa sea más competitiva en el mercado, el equipo pasa de un rol de servicio a un rol de estrategia, el equipo se vuelve una fuente confiable de información y referencia, será relevante para otras áreas de la empresa o la misma competencia.

El espíritu de equipo es lo que da a muchas empresas una ventaja sobre sus competidores George Clements

Este espíritu es lo que hace que se redefinan la forma de hacer de las cosas, porque después de que como equipo brindemos un producto o un servicio nada debe ser igual  y para muestra un botón:

Google

El buscador más popular de la web, y ¿Acaso existe otro?

Después de google nada es igual, existen otros buscadores, pero ninguno es tan fresco, dinámico y divertido, según mi opinión.

El equipo de google está conformado por los 4 fantásticos, un comodín, un agitador, un líder y un experto en negocios; Sergey Brin, Larry Page, Eric Schmidt y Omid Kordestani, juntos lograron llevar a Google a la cima de una forma sencilla, sumando lo mejor de cada uno de ellos, con un toque de humildad y objetivos muy claros.

Nuestra capacidad de construir grandes obras es mucho mayor si tenemos la humildad de desarrollar la capacidad de trabajar en equipo hacia una visión común, dirigiendo nuestro valor individual hacia el logro de objetivos en común.

Construye un equipo

Si quieres resultados poco comunes construye un equipo, trabaja en equipo, lidera e  inspira a tu equipo. Cual quiera que sea tu rol en el equipo debes estar dispuesto a dar el todo por el todo, el Team Branding es la clave.

 

Imagen: Shutterstock

Diez años de incontinencia, diez años de este blog

Diez años de no poder reprimir mis pensamientos, mis ideas. Diez años de incontinencia. Al principio cuesta desnudarse. Después te das cuenta que ese striptease mental no es negativo si tiene su público y, sobre todo, si le aporta valor.

Pues sí, este mes se cumplen diez años de este blog

Corría la primavera de 2007. Llegué a un acuerdo con Jean-Paul Tréguer en París para representar su exitosa agencia TVLowCost en España. La idea era buena: paquetizar campañas publicitarias en TV nacional a precio asequible (250.000€) e incluyendo investigación, 6 guiones de anuncio, rodaje de 3 o 4 versiones de anuncio de entre 7 y 10 segundos y campaña en TV de aprox. 250 GRPs (unos 250 puntos de audiencia sumadas en bruto).

La forma de llegar a los clientes ideada por Jean-Paul era (y es) comprar listados de correos electrónicos (permission marketing) para enviar un newsletter mensual, y, más importante, gestionar un blog. ¿Qué es un blog? Yo en aquel momento no tenía ni idea, para mí un blog era una web pero personal. Pero estaba errado, no tenía por qué ser personal y por su dinamismo y actualidad, no era una web al uso.

Primeros pinitos en blogging

En abril 2007 ya había creado dos blogs, el de TVLowCost Spain y otro para un candidato político. Y en diciembre, hace 10 años, abrí el mío propio. Entonces la URL era www.lateralconsulting.wordpress.com. Mi empresa propia se llamaba así, Lateral Consulting, y no fue hasta 2010 que le cambié el nombre por el actual de guillemrecolons.com.

Si me atreví a abrir mi propio blog fue porque ya me había familiarizado con la creación de contenidos y la publicación en plataformas Blogspot y WordPress (finalmente unifiqué con WordPress, no hay comparación). Por aquel entonces apenas existía el SEO, se trataba sobre todo de crear una nube de etiquetas para que los visitantes al blog pudieran encontrar contenidos con más facilidad.

Aunque las redes sociales ya existían, en España pocos tenían en 2007 una cuenta en Twitter o Facebook o Linkedin. Lo importante era compartir el blog en lugares como Delicious, Menéame y alguna plataforma de curación más.

El primer post

El 12 de diciembre de 2007 publiqué el primer post Marketing lateral. El placer de releer a Kotler, una reseña de un libro que me impactó tanto como “la biblia” Pensamiento Lateral, del gran pensador maltés Edward de Bono.

Los primeros años los contenidos se centraban más en las áreas que en aquel momento ocupaban mi campo de acción: comunicación política, pensamiento lateral y entorno low cost.

Releyendo alguno de esos primeros posts con criterio de hoy, diríamos que eran contenidos muy simples, anti SEO (post muy breves), pero con ideas e insights de cierto valor. Y siempre en tono personal. Quien escribe en una bitácora como en una nota de prensa de empresa siempre resulta aburrido.

Poco a poco, transmitiendo marca personal

Es cierto que un blog es un “acelerador” de marca personal. Me explico: lo que antes quedaba en la huella en círculos privados (trabajo, amigos, familia) extiende con el blog su círculo de influencia a la humanidad conectada. Gran responsabilidad.

Además de ir ampliando ese círculo de influencia, desde 2007 empecé a trabajar -sin ser todavía consciente de ello- en consultoría de personal branding. Mis primeros clientes: líderes políticos, artistas, directivos y emprendedores. Yo lo llamaba “consultoría de comunicación personal”.

Pocos meses más tarde, mi amiga Linda Reichard me dijo -mirándome con rictus serio- what you are doing is called personal branding.

Tomar conciencia del Personal Branding

A partir de ese momento empecé a tomar conciencia de que existía un procedimiento estratégico (por entonces algo primario) para gestionar la marca personal de personas, el personal branding. Empecé por leer el primer manifiesto del personal branding, el artículo de Tom PetersThe Brand Called YOU“. Mi amiga me recomendó leer a Dan Schawbel, y William Arruda. Excelentes libros y excelentes blogs. Además, descubrí a Neus Arqués con su ¿Y tú, qué marca eres? (Alienta 2007) muy orientado a la reputación personal. Poco después leí Marca Personal de Andrés Pérez Ortega (Esic, 2008).

Posteriormente, empecé con otros autores como Brenda Bence (How you are like shampoo), Catherine Kaputa (You are a brand), Hubert Rampersad (Be the CEO of your life), …

A pesar de que la mayoría de textos se centraban mucho en la necesidad de diferenciarse, como publicitario tuve claro que esto trataba de VALOR. Recordaba eso de “Marca = Propuesta Única de Valor). También tuve claro que se necesitaba un método simple para gestionarlo, basado en tres fases clave: autoconocimiento, estrategia personal y visibilidad; posteriormente, al inaugurar Soymimarca, lo bauticé como “método Iceberg de la Marca Personal“.

Primeros contenidos sobre marca personal

El primer post tiene apenas 150 palabras (era poco SEO), titulado “El impacto de la web 2.0 en el Personal Branding“. De ahí en adelante hay 300 artículos bajo la categoría Personal Branding, que con el tiempo fue derivando a las aplicaciones del personal branding en las organizaciones. Si a eso le sumo los 400 escritos en el blog Soymimarca y le añado las colaboraciones externas, estoy cerca de los 1.000 artículos.

Lo más leído

Empecé a “auditar” la web en febrero 2012, así que quizás me olvide algún contenido relevante por el camino. Los 10 más leídos, según Google Analytics, de mayor a menor son:

  1. Qué te hace una persona única en el mundo. Enero 2017
  2. Cómo analizan tu CV en base a la generación del reclutador. Julio 2016
  3. Personal Branding en la empresa. Aplicaciones, pros y contras. Enero 2017
  4. Qué tipo de pensador eres. Diciembre 2015
  5. Lo mejor de 2016 en Personal Branding. Enero 2017
  6. Profesiones que desaparecen ¿estás en la lista? Abril 2014
  7. 8 pasos para encontrar un buen trabajo. Agosto 2015
  8. Y tú ¿ya has descubierto tus superpoderes? Diciembre 2016
  9. 23 razones para ponerte en valor. Abril 2017
  10. Sr. Risto Mejide, las cosas como son: gracias. Septiembre 2014

Con lo que más he disfrutado

Los rankings son los rankings, pero por el camino quedan algunos artículos que tal vez hayan ejercido mayor influencia entre mis clientes.

  1. La putada de llamarse García. Junio 2012
  2. ¿Qué es un stakeholder y como afecta a la gestión de marca personal? Mayo 2017
  3. Storytelling, el discurso que conecta, seduce y convence. Abril 2016
  4. Marcar paquete como propuesta de valor ¿funciona? Abril 2017
  5. Personal Branding y plan B: Las claves de la transición. Febrero 2016
  6. 14 preguntas para saber si encajo en una organización. Abril 2015
  7. ¿Cuál es el detonante de tu carrera profesional? Agosto 2017
  8. Un profesor de marca personal sin marca personal? Marzo 2014
  9. Palabras inútiles y marca personal. Septiembre 2016
  10. La estupidez de los estereotipos. Junio 2016

Esto no acaba aquí

Amenazo: pienso seguir escribiendo. Ojalá la cosa dé para otros diez años. Si esto ha durado 10 años os lo debo a vosotros, los lectores. Gracias de todo corazón. Todo deja marca, y vosotros recargáis energía en la mía.

Quién es mejor portavoz, ¿el empresario o su gente?

Cuando hablamos del mejor portavoz de una organización solemos confundirnos. Pensamos que el mejor portavoz es aquella persona que ostenta ese cargo. No es así. Todos los profesionales de una organización, desde su máximo dirigente hasta el becario, son portavoces de la misma.

El humanista digital Joan Clotet suele contar una anécdota en las formaciones de marca personal que compartimos. Tuvo que ocupar el puesto de su jefe en una mesa redonda formada por diversos profesionales de diversas empresas. Tenía apenas 25 años. Un periodista se dirigió a él con la pregunta ¿qué opina Arthur Andersen de…?

La anécdota refleja la importancia y responsabilidad que conlleva trabajar para una organización, con independencia del tiempo que uno lleve o el cargo que ocupe. Todos somos embajadores de marca.

De acuerdo, pero ¿quién es mejor portavoz, el empresario/a o su gente?

Mi respuesta es: si se hace bien, todos. Según Edelman, creemos menos en los directivos. Pero no se debe a que ofrezcan menos confianza, sino que algunos suelen ser más opacos, más reacios a contar lo que de verdad acontece en sus organizaciones. Suelen ir a la defensiva, y a menudo juegan o manipulan datos que son de dominio público. De ahí viene esa fama injustamente ganada, ya que lo que hacen pocos no se puede atribuir a todos.

Tiene sentido pensar que los perfiles más bajos y los intermedios ofrecen más confianza porque no tiene por qué engañar, ni exagerar. Los perfiles técnicos y académicos ofrecen mucha fiabilidad, es lógico pensar que sabe más un ingeniero sobre un automóvil que el presidente de la compañía.

Sin embargo, ese potencial de portavocía de los mandos intermedios o perfiles técnicos es el gran olvidado. ¿Una oportunidad perdida?

¿Por qué no quieren dar voz a su gente clave?

Hace unos años escribí un artículo en Soymimarca titulado ¿tu empresa no da voz a la gente clave?. En ese momento (2011) pocas empresas eran conscientes de la importancia de proyectar a su gente. Los principales motivos eran dos enemigos poderosos: el desconocimiento y el miedo.

Desconocimiento

Desconocimiento que, por otro lado, era comprensible. En 2011 muy pocas empresas disponían de una red social interna. Muchas tenían el acceso a las redes sociales “capado”. Debo decir que este dato no ha mejorado excesivamente: según Eurofirms, todavía hoy un 60% de empresas limita el acceso a las redes sociales a sus empleados. Eso es desconocimiento del potencial de su gente actuar como refuerzo humano y creíble de la portavocía de sus marcas.

acceso empleados RRSS

Radiografía del Employee Branding en España. 2017. Eurofirms

Además, había poca literatura de employee advocacy, employer branding, y la penetración de las redes sociales de empresa era todavía escasa.

Miedo

Miedo a romper el statu quo, a ser diferente, a promover a su gente con el peligro de ser captados por la competencia. Pero se dice por ahí que hay algo peor que formar a tu gente y que se vaya, y es no formarla y que se quede. Yo avanzaba en 2011 que una imagen fuerte y positiva de un individuo, por carisma, beneficia al final la imagen y de la empresa y confianza en sus marcas.

Las claves: mindset y formación

La solución a todo esto viene en dos fases: mentalización y puesta en marcha de programas de formación. Y siempre por este orden, y empezando por los directivos y trasladándolo luego al resto de la organización.

Suelo hacer sesiones de mindset con directivos, no llevan más de dos horas. A través de un recorrido por la caída de eficacia de los medios de comunicación tradicionales, se proyectan las ventajas y el ROI de los programas de Employee Advocacy en la empresa y se plantean las características y recorrido de los mismos.

El siguiente paso es la formación, cuyos programas van desde talleres de 8h a otros de 16h. Por supuesto, también hay formatos más cortos, pero son menos experienciales.

 

Como conclusión, cualquier profesional de una organización es el mejor portavoz, los directivos ofrecen mayor conocimiento del contexto, el mercado y el negocio, los empleados conocen mejor el producto y servicio. Solo un 16% de empresas han iniciado un programa de este tipo en España. Son las que han decidido no quedarse atrás. Pero el 84% (Según Eurofirms) que lo hace prioriza como objetivo del employee advocacy la atracción de talento externo, lo que me parece un error de orden: primero actúa con tu gente, luego con el mercado. Como dice Arruda “your people are your brand”.

 

Photo by Apollo Reyes on Unsplash

 

Personal Branding en la cuarta revolución industrial ¿amenaza u oportunidad?

Ya estoy empezando a escuchar la expresión “darwinismo tecnológico“. Te lo puedes imaginar: quien no se adapte al cambio tecnológico no logrará sobrevivir. La cuarta revolución industrial ya está aquí.

Qué supone la cuarta revolución industrial

Podría explicar una teoría sobre lo que eso significa, pero prefiero poner algunos ejemplos de sus implicaciones en nuestras vidas y en nuestros trabajos:

  • Automatización: ¿Qué será de los taxistas -incluyendo a Uber y similares- cuando las flotas de taxis sean de automóviles autónomos sin conductor? ¿Y de las autoescuelas?
  • IoT: El nuevo Apple watch es un teléfono autónomo (datos integrados), además de un pequeño ordenador multifunción ¿qué será de los smartphones? ¿y de los pulsómetros?
  • Logística: Prime Now, el nuevo servicio de supermercado de Amazon, te lleva un encargo a casa en dos horas sin pasar por la tienda ¿qué será de los supermercados online? ¿y de los tradicionales? Una farmacia podría enviar un encargo a través de un drone a 200 Km en apenas veinte minutos ¿qué será de los servicios tradicionales de mensajería?
  • Big Data: Alphabet (Google, YouTube…), Facebook (Whatsapp, Instagram…), Amazon, WeChat, Weibo… son capaces de generar datos más precisos a tiempo real que nadie ¿qué será de las empresas de investigación y demoscopia?

Esto no es nada nuevo. Cada revolución trae cambios, y la sociedad acaba adaptándose (aunque algunos de sus individuos no lo hagan). La primera revolución industrial, con la máquina de vapor, modificó el mapa de la industria y del trabajo. La segunda revolución, a principios del S.XX hizo lo mismo con el petróleo, la electricidad, el zinc, el acero, el aluminio, el automóvil… La tercera, más cercana y global, es la de la inteligencia, donde convergen las nuevas tecnologías de la comunicación con los nuevos sistemas de energía.

Esta cuarta revolución industrial, viene marcada por la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas, que anticipan que cambiará el mundo tal como lo conocemos. Así lo describe un excelente artículo de BBC.

Y lo mejor es la vertiginosa rapidez con la que se producen los cambios. Si entre la 1ª revolución y la 2ª pasaron más de 50 años, ahora los nuevos entornos digitales y de inteligencia artificial propician velocidades increíbles.

Las malas noticias

La visión pesimista de todo esto es que quizás nuestro trabajo desaparezca. Hace pocas semanas, un excelente profesional del mundo de los seguros que prefiere cierto anonimato, me dio a conocer una app llamada Will robots take my job?

Si colocas tu profesión actual (de momento está en inglés) te da un porcentaje de robotización previsto para 2024, siendo cero una profesión segura y 100 un profesión sin futuro. No sólo eso: te da una estimación de salario (en USA) y número de “competidores”.

Hay que leer con precaución los porcentajes, ya que se refieren al mercado estadounidense y no tienen en cuenta los elementos que conforman la propuesta de valor diferencial en un currículo (idiomas, experiencia, competencias, logros…).

Aquí algunos ejemplos: agente de seguros, diseñador gráfico, contable, abogado, ejecutivo de publicidad o taxista.

robotización agentes seguros

Alto nivel de robotización. “Estás condenado”. Futuro incierto para los agentes de seguros.

robotización diseñadores gráficos

Bajo nivel de robotización. Futuro asegurado para los diseñadores gráficos.

robotización contables

Altísimo nivel de robotización. Futuro negro para los contables.

robotizacion abogados

Muy bajo nivel de robotización. Futuro sin peligro para los abogados.

robotizacion ejecutivos publicidad

Nivel de robotización en alerta para los ejecutivos de publicidad

robotización taxistas

Alto nivel de robotización para los taxistas y chóferes. Futuro incierto.

Las buenas noticias

Como avanzaba, cada revolución industrial a traído amenazas para quien no se “subiera al carro” pero también oportunidades para quien lo hiciera. En esta recomendable lectura de Enrique Dans, el autor no descarta que se pueda provocar destrucción de puestos de trabajo, pero cree que la velocidad será más lenta de lo que prevé la web de willrobotstakemyjob.

Ya de cosecha propia, la clave en personal branding viene dada por factores poco “robotizables” que tienen que ver con la inteligencia emocional más que por las puras competencias. Un factor clave, como en su día avanzó el responsable de innovación de VISA Inc. es la gestión de nuestra marca personal (personal branding), sin duda una de las nuevas competencias transversales indispensable para identificar la propuesta de valor, las áreas diferenciales y de relevancia que proyecte nuestra marca.

Transformación digital y valor

La transformación digital es un concepto que -a mi juicio- en 15 años se extinguirá. Básicamente porque el concepto está dirigido a las generaciones no digitales -baby boomers y gen X-, que deberán adaptarse al cambio o morir en el intento. Pero en unos años, los nuevos profesionales tendrán integrado el chip digital de manera natural.

Eso no quita que no haya nuevos retos y cambios que gestionar, y parece claro que todo girará en torno al Valor, a la capacidad de comunicarse con los demás y a la facilidad de adaptarse a nuevos entornos.

Recordemos que sin transformación personal no hay transformación digital.

La gran oportunidad

Si eres contable, agente de seguros, taxista o estás en la lista de “condenados”, no desesperes. De la misma manera que se cierne una amenaza sobre tu futuro, existe la posibilidad de ser tú mismo quien busque qué parte de tu trabajo es automatizable y qué parte aporta mayor valor.

Por ejemplo, para un agente de seguros la tramitación de siniestros es algo automatizable (apps, programas de gestión, CRM…) pero la labor de venta o asesoría personal no tanto. En este caso el valor estaría alrededor de la capacidad de conectar, de persuadir, y el agente podría centrarse en esa tarea para aumentar su Valor y evitar la obsolescencia.

Cover photo by Shutterstock.com

La apasionante historia del Señor de los Abrazos

Este fin de semana he tenido la suerte de conocer al Señor de Los Abrazos. Siempre que conoces a nuevas personas te llevas una primera impresión que puede ser errónea si no profundizas un poco. Lo cierto es que cada vez valoro más la segunda impresión. Será que me hago mayor, pero hay muchas técnicas para dar una buena impresión y muy pocas para dar una buena impresión permanente.

Conocía a Guillermo, mi tocayo, en el mundo virtual. No pasa desapercibido, es de los pocos empresarios que sabe como utilizar correctamente Internet para generar relaciones de valor. Sabe gestionar muy bien su marca personal, entendiendo que el secreto del éxito es lo que ganan los demás al contratar sus servicios o al adquirir los productos que ha creado.

Pero debo reconocer que la impresión inicial que tenía de Guillermo no era ni buena ni mala. Me parecía uno más. Y recogiendo la frase de Andrés Pérez Ortega, si eres uno más, serás uno menos.

El poder de la segunda impresión

Este fin de semana he tenido la fortuna de tener a Guillermo como asistente a un curso de marca personal. Y digo fortuna porque he podido conocer su verdadera marca, su impresión permanente. El contexto ha sido el taller Ponte en Valor que hemos impartido Fran Segarra, Eva Collado y yo en Madrid. Debo reconocerlo, ha sido una experiencia maravillosa, y los protagonistas han sido los asistentes, personas hambrientas de conocimientos pero también de emociones.

Mis compañeros y yo sabíamos que sería un taller especial. A poco de empezar, las presentaciones personales de los asistentes nos impresionaron. No eran currículum impersonales y fríos. Eran auténticos relatos con lo aprendido, y sobre todo con lo vivido. Hablaré de los demás asistentes en otro post, pero aquí me centraré en Guillermo y su potente relato.

¿Quién es Guillermo?

Guillermo Rodríguez Borges

Guillermo Rodríguez Borges, el señor de los abrazos

Venezolano, 45, casado y con dos hijos pequeños, Guillermo Rodríguez Borges tuvo el valor de decirle a su suegro que se trasladaría a vivir con su esposa a España, y así lo hizo en 2005. Farmacéutico de profesión, ha trabajado en distintas posiciones tanto en su Venezuela natal como en España. Visitador médico para empresas importantes, como Novartis, Lily,… Responsable de marketing farmacéutico, de ventas, farmacéutico adjunto….

El mundo se derrumba… o no

En 2008 le detectan una Leucemia Promielocítica Aguda. Guillermo afirma que todos nacemos con 2 pasaportes: el de la salud y el de la no salud, no sabemos cuándo tendremos que utilizarlos. Lejos de derrumbarse, se enfrentó a la enfermedad con una terapia infalible. Él la llama optimismo crónico. En dos años estaba curado y con energías renovadas para iniciar un cambio.

Optimismo crónico

Esta variedad de optimismo podría tener su espejo en la resiliencia, esa capacidad que tienen los seres vivos (sí, las plantas y los animales también) de levantarse una y otra vez ante las adversidades. Este deportista completó la maratón de NY y poco después la de Tokio. ¿Lo hizo como reto de auto-superación? Sí, pero también con causa altruista para ayudar a niños con problemas de corazón desde la Fundación Menudos Corazones.

Pero hay más. Se dio cuenta de que los pacientes oncológicos sufrían problemas agudos en la piel a causa de los tratamientos. Y así decidió emprender y crear Galenika Cosmétics, una empresa con la que comparte visión: mejorar la vida de los pacientes con cáncer.

El Señor de los abrazos

La anécdota del curso, protagonizada por el optimista crónico, es que en plena exposición de Eva el televisor donde proyectábamos la presentación se avería y la mitad queda oscura. Guillermo, en ese momento, nos dice: “es momento de abrazarnos”, y se levanta y empieza a abrazar a todos. El movimiento se contagia y se convierte en una sinfonía de abrazos. La casualidad (o la magia del momento) quiere que el televisor recupere su imagen. Momentazo inolvidable, momento de marca que demuestra que el optimismo crónico existe.

Puñetera primera impresión

En homenaje a Guillermo, trataré con todas mis fuerzas de no dejarme llevar más por la banalidad efímera de la primera impresión. Hay que llegar al fondo de la cuestión. No lo dudo, siempre recordaré al señor de los abrazos porque ahora le voy a seguir de cerca como un admirador sincero.

Hug image by Shutterstock.com

¿Eres peor en las redes sociales que en la vida real?

A continuación plasmo un fragmento del artículo de Tino Fernández publicado en Expansión el 4 de septiembre de 2015: ¿Y si eres mucho mejor de lo que muestras en las redes sociales? que dibuja una situación frecuente de defecto en el plan de comunicación personal. Una de las buenas aportaciones del artículo es de mi buen amigo y mentor Andrés Pérez Ortega, y también se refleja la opinión de Montse Ventosa (Truthmark) y la mía. Bon appétit!

¿Y si eres mucho mejor de lo que muestras en las redes sociales?

Algunos tienden a edulcorar y exagerar su vida profesional en las redes, pero otros se venden peor de lo que son: buenos profesionales que brindan una imagen en Facebook o Twitter alejada de su realidad.

¿Qué pasaría si tu vida real -la personal y la profesional- fuera mucho mejor de lo que muestras, incluso con orgullo, en las redes sociales? ¿Te puedes recuperar si cometes la equivocación de vender en Facebook, Twitter o LinkedIn un subproducto de tu verdadera realidad?

Exagerar, edulcorar o mentir en las redes sobre lo que eres o haces, mostrando una vida maravillosa, hiperactiva, superinteresante y divertidísima tiene sus riesgos… Pero quizá debes valorar lo que te juegas al ofrecer una imagen que crees adecuada pero que nada tiene que ver con tu vida real. Peor aún si en esa realidad eres un gran profesional que no precisa de exageraciones ni relatos falsos.

Hay profesionales más preocupados por hacer bien las cosas y crecer que por aparentar

Andrés Pérez Ortega, experto en estrategia personal, recuerda que “hasta hace pocos años, estar en Internet era algo diferenciador que transmitía la importancia de un profesional. Pero las redes sociales han eliminado las barreras de entrada… En Facebook o Twitter, cada día es más difícil encontrar perlas únicas, y así cualquier profesional que pretenda destacar tiene muy difícil convencer de su capacidad. Y si lo consigue, se le va a ver con sospecha. Es como tratar de vender una joya de Tiffany’s en El Rastro”.

Recomienda buscar sitios en la Red menos saturados, más exclusivos y más profesionales, o crear uno propio como un blog.

Ajenos a las apariencias

Montse Ventosa, presidenta de Truthmark, asegura que “en muchos fenómenos sociales existe lo que se conoce como mayoría silenciosa: un grupo de personas más preocupadas por hacer las cosas bien, y por crecer personal y profesionalmente que por aparentar”.

Añade que hay toda una serie de profesionales que suelen pensar que cuando llegue la inspiración es mejor que les pille trabajando; otros a los que no les hace falta esa apariencia, porque su talento y acciones hablan por ellos. Están además los que no son conscientes de su valor o del impacto de su trabajo, y también aquellos que tienen escasa habilidad para conseguir visibilidad de su trabajo, o que piensan que el politiqueo es negativo, por lo que no invierten tiempo en cultivar relaciones, cuando el politiqueo puede tener un lado amable y necesario. Sin olvidarnos de los que, al contrario que vender la moto (entendiendo esto como prometer más de lo que se puede cumplir) prefieren cumplir más de lo prometido (overdeliver & underpromise).

Si la primera impresión es importante, en internet es letalmente importante

Guillem Recolons, socio de Soymimarca, se refiere a aquellos profesionales que creen que magnificar su imagen, sus descripciones de perfil e incluso “alegrar” su currículo online es algo habitual y recomendable: “No es así. No es fácil llegar al equilibrio, pero ser uno mismo, fuera o dentro de la red, debería ser un brújula que marca nuestro Norte. A menudo en estos perfiles se produce el efecto desilusión, que se da cuando la relación virtual se convierte en real. Es decir: es un overpromise, anglicismo que denota que te has pasado de la raya”.

Una imagen irreal y menor

¿Qué ocurre cuando la situación es la contraria? Si eres alguien con una buena marca, muy reconocido, pero la imagen virtual que proyectas está por debajo de lo que verdaderamente eres y ofreces… Recolons cree que la única salida para evitar que lo virtual “desvirtualice” lo real es acogerse al dicho “bueno es ser bueno, pero es mejor serlo y parecerlo”, y contratar con urgencia a un profesional que sepa clonar tu marca en las redes: “Si la primera impresión es importante, en internet es letalmente importante, ya que no se suele volver a visitar un perfil que no despierta interés o simpatía”.

Seguir leyendo el artículo…

[subscribe2]

Razones para gestionar tu marca personal (IV)

Progresar en tu organización

¿Quién no ha sentido alguna vez una sensación de topar contra un muro que impide progresar en una empresa?

Espero que no te hayas perdido la 1ª parte “Si no la gestionas tú, la gestionará tu enemigo”, la 2ª “No te valoran profesionalmente como te corresponde” y la 3ª “Ser un referente en mi mercado”.

Llegados al tema de hoy, es esencial reproducir un párrafo clave de la primera persona que acuñó el término “personal branding”, Tom Peters, en su artículo de 1997 “The Brand called You”.

“Regardless of age, regardless of position, regardless of the business we happen to be in, all of us need to understand the importance of branding. We are CEOs of our own companies: Me Inc. To be in business today, our most important job is to be head marketer for the brand called You.”

Curiosamente, hoy muchos creen que esto de la gestión de marca personal solo aplica a profesionales liberales, autónomos o free-lance. Es cierto que estos perfiles tienen un reto importante al pasar de ser personas a empresas, pero lo interesante del artículo de Peters es que el plantea el personal branding en el marco del intraemprendedor, de un profesional que trabaja en una empresa, por cuenta ajena.

¿Por cuenta ajena? ¿Cuándo desterraremos esta idea?

Si interiorizamos que trabajamos por cuenta ajena nunca podremos esperar ningún progreso, nos convertiremos en peones de ajedrez, con los movimientos muy limitados. Aunque seas el “empleado” 23.400 de una organización, una pequeña parte te pertenece, la marca para la que trabajas acaba siendo patrimonio tuyo, al menos en el plano emocional.

Por tanto, ya tenemos el paso N1 para progresar en una organización

6 Propuestas para progresar en una organización

1 Entender que nuestros objetivos pueden estar alineados con los de la empresa. Es decir, dejar de lado eso de “cuenta ajena” y pensar que somos parte activa de la estructura. Sin ese marco mental será difícil pretender hacer carrera internamente.

2 Entender que somos una empresa dentro de una empresa. Si las empresas necesitan humanizarse para conectar mejor con sus públicos, los profesionales de las organizaciones necesitan plantearse objetivos, estrategias y planes como si fueran empresas. En este sentido, es básico trabajar nuestro modelo de negocio. Sin un plan estamos perdidos (aunque el plan puede cambiar debido a un factor inesperado).

3 Proactividad como bandera. Aunque nuestras ideas puedan topar contra el muro del “aquí las cosas siempre se han hecho así”, no debemos tirar la toalla, ya que el día que lo hagamos nos convertiremos en peones intercambiables y prescindibles. No seré el primero que lo dice, pero lo cierto es que la base del éxito es insistir, insistir, insistir.

4 Dominio de la comunicación. Si no comunicas no existes, así que de poco nos servirá haber gestionado un gran proyecto si no se ha enterado nadie. Es importante recoger los feedbacks de nuestros clientes (sean externos o internos) y anotarlos en un cuaderno de logros, escribir en un blog o –si la empresa tiene red interna- darlo a conocer a nuestros compañeros de una forma amena, no pedante. Si tenemos un jefe de esos que anula el talento estas herramientas nos serán útiles, aún a riesgo de que el jefe se cabree.

5 No bajar la guardia. El trabajo para toda la vida no existe. Acostumbramos a recordar aquello de “todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena”. En el trabajo, mantengamos la agenda activa y no olvidemos mantener nuestros perfiles en redes sociales al día. Networking activo, una herramienta clave para no tener que empezar de cero si vienen mal dadas pero también para progresar en la organización.

6 Formarnos e informarnos de forma constante. Habilidades directivas, de gestión de equipos, de comunicación, idiomas, nuevas habilidades que nos permitirían ampliar competencias internas, ponernos al día de las novedades de nuestro sector, entender la diferencia de culturas (en una multinacional), habilidades de negociación…Todo ayuda para mostrar nuestra insatisfacción con el statu quo y nuestras ganas de mejora constante.

Y aunque pueda parecer contradictorio, no tener prisa. A mayor tamaño de empresa, menor suele ser la velocidad de implantación de cambios. Incluye la paciencia en tu plan; lo bueno se hace esperar.

Imagen: Freepik

[subscribe2]

 

Por fin un congreso de Personal Branding con cara y ojos!

Bienvenidos al Personal Branding Lab Day 2015. Algo más que un congreso de Personal Branding

Los que llevamos un cierto tiempo en esto del Personal Branding echábamos a faltar un evento como Dios manda que agrupe a la flor y nata de la profesión y abra las puertas a la experimentación entre profesionales, empresas y estudiantes. Recuerdo haber asistido con mi socio Jordi Collell a una jornada de un día que se organizó en Madrid en abril 2010 sobre marca personal, pero aunque fue un éxito de organización y asistencia, la verdad es que entre 10 ponentes sólo hubo uno que hablara con conocimiento de causa de la gestión de marca personal: el sherpa, Andrés Pérez Ortega. Esa jornada fue el germen que provocó que meses más tarde naciera Soymimarca, así que personalmente jamás la olvidaré. Pero dicho esto, no fue un congreso propiamente dicho, y la marca personal estaba aún en pañales.

Ya en 2011, en Valencia, conseguimos reunir a Andrés Pérez Ortega con Pablo Adán y ahí se gestó la idea de un congreso sobre marca personal en sentido mayúsculo, ambicioso, teórico y práctico, con interacción de asistentes y repercusión internacional. Por diferentes razones, y os aseguro que Pablo Adán no ha parado de insistir, la idea se iba aplazando hasta encontrar el marco ideal para celebrarlo. Y el marco ya está aquí.

El impulso definitivo a la organización de un evento “comme il faut” ha sido la apuesta de las instituciones, profesionales y empresas por el personal branding. Ha sido una cocción lenta, pero con muy buenos resultados.

Profesionales

Durante este tiempo, entre 2010 y hoy, han emergido grandes profesionales: Además de Andrés Pérez Ortega, Neus Arqués y Oscar Del Santo, que ya hablaban de esto hacía años, todo un grupo procedente de distintas disciplinas fue añadiendo valor a la marca: El propio Pablo Adán desde el marketing, Xavi Roca desde el management, Alfonso Alcántara desde los RRHH, Arancha Ruiz desde la selección de personas, Risto Mejide desde la experiencia propia y desde la creatividad, Jordi Collell desde el coaching, Aléxia Herms desde la comunicación, Eva Collado Durán desde RRHH y desde 2.0, Ruth Ríos desde comunicación, Alfredo Vela desde las TIC, Paula Fernández-Ochoa desde los despachos de abogados, Cristina Mulero desde RRHH, María A. Sánchez desde la Imagen Personal, Natalia Gómez del Pozuelo desde su rol de escritora,  Cèlia Hil desde RRHH, Javier Zamora (doctorado incluido) desde la marca personal deportiva, Jane del Tronco desde el coaching, Carmen Santo desde la Publicidad, Francesc Segarra desde la psicología, Enrique Rueda desde la visión humanista, Marta Grañó desde formación,  Fabián González desde Colombia y el comercio internacional, Andrea Vilallonga desde la imagen personal, Helena Casas desde la imagen profesional, Esmeralda Díaz-Aroca desde la ciencia, un servidor desde la publicidad, y muchos más que están ahí y nos van a desplazar a todos en breve.

Personal Branding Lab Day logo

Instituciones

Un gran impulso al personal branding viene de la mano de dos personas con fe: José Mª Carbonell, decano de la Facultat Blanquerna Comunicació i Relacions Internacionals (Universitat Ramon Llull) y mi socio Jordi Collell, que se empecinaron hace tres años en crear el primer posgrado universitario en Personal Branding y lo consiguieron. Y van dos ediciones. De ahí se han consolidado grandes profesionales como Fernando Ríos desde Venezuela, Ilana Berenholc desde Brasil, Oianko Choperena desde Donostia, Ruben G. Castro desde el diseño gráfico (por cierto, el creador de la marca del Personal Branding Lab Day), Ricard Pons desde las ventas, Pau Samo desde las ventas y el TED, Silvia Ríos desde RRHH, Laura Cabezas desde la moda, Verónica Rivero Paredes desde México, Verónica Sánchez desde Colombia, Patricia Dalpra desde Brasil,  Adriana Marins también desde Brasil y muy importante, Anna Noguera, que ha sido el alma de la organización del Personal Branding Lab Day #PBLabDay. Y aquí me dejo a los que acabarán esta temporada, que estarán todos en el evento y espero que se hagan notar.

Me consta que la UNED y otros centros formativos también están haciendo mucho por la marca personal, aunque quizás no tengan la consideración de seriedad de los 35 créditos ECTS  de Blanquerna Comunicació i Relacions Internacionals. No puedo obviar el curso de verano de marca personal de la UdL (Universitat de Lleida) que imparte Xavi Roca, y tampoco la cantidad de escuelas de formación en marketing y liderazgo que han apostado por esta disciplina.

Los cortadores de diamantes

Además de profesionales “directos” e instituciones, muchos otros profesionales y medios han contribuido a “pulir el diamante” para evangelizar y dar potencia a un concepto que ha llegado para quedarse: Entre los medios quiero destacar a Puro Marketing, con un Andrés Toledo que ha abierto una gigantesca ventana de la marca personal, Expansión y Empleo, con un Tino Fernández que ha creído en esto desde el primer día, pero también con Marketing Directo, El País, Forbes, La Vanguardia y muchos otros que están dedicando algunas buenas páginas y reportajes a la marca personal. En editorial no podemos olvidar el esfuerzo de Alienta (Planeta) y Roger Domingo, que lleva más de 10 títulos publicados sobre el tema, entre ellos dos imprescindibles “Y tu, ¿Què marca eres?” de Neus Arqués y “Expertología” de Andrés Pérez. Y entre los profesionales pulidores, el Personal Branding no se entendería sin los grandes expertos en redes sociales, relaciones públicas, comunicación, creatividad, formación in-company, oratoria, imagen personal, protocolo, TIC, starups, marketing experiencial, blogging: No me cabrán los nombres, pero ahí está Celestino Martínez, Francesc Grau, Víctor Puig, Cristina Aced, Elena Tecchiati, Juan Merodio, Antonio Núñez, Enrique Dans, Virginio Gallardo, Andrés Ortega, Alicia Pomares, Pedro Rojas, María Redondo, Pau Hortal,  Manel Macià, Ximo Salas, María Gómez del Pozuelo,  Álex López, Pablo Alonso, Joan Clotet,  Pedro de Vicente, Vilma Núñez, Yolanda Sáenz de Tejada,  Ana Carmen Moruga, Víctor Candel, Isabel Iglesias, Cristina Díez, Olga Villacampa,  Richard Walkfield, Lola Carrasco, José Castelló, Antonio Monerris, Branzai, Morillas, Summa, David Ruiz,  Virginia Guisasola, Francisco Alcaide,…

Por supuesto, no dejaré de mencionar al que encontró el diamante, Tom Peters, ni a muchos de sus compatriotas que ayudaron a cimentar lo que hoy conocemos como el Personal Branding o gestión de marca personal: William Arruda, Dan Schawbel, Brenda Bence, Hubert Rampersad,  Catherine Kaputa y, cómo no, el gran Alexander Osterwalder y su Business Model Canvas.

Empresas

Muchas empresas están apostando fuerte por el personal branding y employeer branding, ya sea en su comunicación externa / interna (Balay, Hasbro, Banco de Sabadell…) como en el capítulo de formación de profesionales, entre las que muchas empresas del Ibex 35 están dedicando un gran espacio. Mención a parte me merece Infojobs de la mano de Jaume Gurt, que ha entendido la necesidad de muchos profesionales de ser auténticos, relevantes y diferentes. 12 millones de inscritos no son ninguna broma, así  que Infojobs tiene en sus manos un gran potencial para conseguir que los profesionales españoles ganen en competitividad.

auditorio Balnquerna comunicació

Sección del auditorio donde se realizará el Personal Branding Day

Cúando, dónde, cómo, quién

Hasta aquí he explicado el por qué de un evento así y los responsables que han dado alas al vuelo de la marca personal. Para saber quiénes son los ponentes, los gestores de las mesas redondas, los protagonistas de los talleres, el programa, los lugares… te invito a visitar el site del evento www.personalbrandinglabday.com, donde también te podrás inscribir a un precio reducido si lo haces antes del 15 de junio. Sólo avanzo dos aspectos importantes: 26 de junio (todo el día) y 27 de junio (mañana) en el Auditorio de Blanquerna Comunicació i Relacions Internacionals (Barcelona).

Un sueño

Mi sueño es que todas las personas mencionadas aquí pudieran participar en el Personal Branding Lab Day, pero necesitaríamos un congreso de una semana al menos para dar cabida a tanto talento. Como diría Adolfo Suárez (EPD), “puedo prometer y prometo” que en ediciones posteriores corregiremos ausencias. La cuestión era poner la primera piedra.

¿Y la jirafa? ¿Qué pinta una jirafa en todo esto?

Este es el “quizz” del evento. Te invito a contestar por qué crees que los alumnos del posgrado de la pasada temporada plantearon una jirafa como imagen para estas jornadas.

[subscribe2]