Entradas

De empleados a implicados: Una solución de #Branding

Uno de los grandes retos de las organizaciones es conseguir que su capital humano pase de empleados a implicados. Las diferencias son ingentes, como ya he manifestado en algún post. Pero que nadie se engañe: en este movimiento deben salir ganando las dos partes en juego; si no, no funciona.

Superpoderes para qué os quiero

Hace unos días hablaba de superpoderes, refieriéndome a los valores. Era en una charla TED, en que insistía en este hecho: sin la empatía ni los valores de los profesionales de las organizaciones, conquistar el corazón de los mercados será una tarea cuanto menos compleja.

El bombardeo masivo de la publicidad, la promoción y las relaciones públicas es cada vez menos eficaz para generar complicidades. Aquí dejo este vídeo que lo explica de una manera más simple (excusas por la falta de acentos, una carencia del software):

Requisitos para alinear valores personales y corporativos

Alinear valores personales y corporativos NO es una tarea fácil. Se requieren disciplinas muy diferentes para llevarlo a cabo con éxito:

  • Comunicación personal y corporativa
  • Personal Branding
  • Experiencia directiva en organizaciones
  • Competencias digitales avanzadas

Eso es branding

En definitiva, hablamos de una solución de BRANDING con mayúsculas. Eso que tantos asocian con crear un logotipo es mucho más. Me quedo con la idea magistral de Iván Díaz (Branzai): El principal objetivo de una Marca es crear Valor y Preferencia.

Qué necesita poner la organización

Por su lado, las organizaciones deben poner a trabajar, desde la dirección general, a sus equipos de comunicación, RR.HH y formación. Los programa de Embajadores de Marca (Brand Ambassador, Employee Branding, Advocate Branding) son realmente transversales. Y si se requiere algún requisito previo para arrancar, ese se llama mindset, una clara mentalización por parte de la dirección sobre la necesidad y beneficios del proceso.

Una cuestión de confianza y de amplificación del mensaje corporativo

Si tu empresa necesita mejorar su confianza en los mercados y amplificar sus mensajes, no lo dudes, necesita implementar este programa, y convertir su ADN humano de empleados a implicados. Tengo la suerte de contar con partners realmente preparados para desarrollar con éxito el programa. Hablemos.

 

¿Y tú? ¿Has descubierto ya tus superpoderes? #TEDxLleida16

¿Superpoderes? ¿De qué va esto?

El 30 de septiembre recibo una llamada de alguien con superpoderes. Ricard Pons, buen amigo y personal brander, además de otros roles no menores. Solemos hablar de vez en cuando, y vernos cuando se puede. Me propone para un TEDx de ponente. No me lo creo. ¿Por qué yo? ¡Ostras! ¡Parece que va en serio! Poco después hablo con Pau Samo, su gran colega, buen amigo mío y coordinador del TEDxLleida. Pau confirma.

¡Caramba! La cosa se complica. La fecha que me proponen no me va bien. Consulto con Eva y Fran, los responsables del compromiso que tenía adquirido para el 11 de noviembre, fecha prevista para el TED. ¡Salvados! El otro compromiso es flexible en fechas. El 12 de octubre ya está anunciada mi participación en la web de TEDxLleida. Queda menos de un mes. Ya no hay vuelta atrás. O sí. Una gripe oportuna. No. Me lanzo. Con dos. Además, prepararlo puede ser divertido. Allá voy. Vaya… ¿y de qué hablo? Me dicen que la audiencia es muy amplia, no especializada. Vamos, que entre el público podría estar mi madre. Un reto.

Buscando tema

Hablar de personal branding como si estuviera en un congreso no funcionará. Pero habré visto cientos de charlas TED a lo largo de mi vida. Y hay un patrón. Siempre hay una idea inspiradora. Casi siempre hay un relato personal relacionado con esa idea. Miro hacia mi interior. ¿Para qué estoy aquí? ¿Tengo una visión? ¡Sí! ¡Es eso! Ayudar a dibujar futuros. Esa es mi visión desde hace muchos años. Y ahora la cuestión: ¿Qué me llevó a definir esa visión? ¡Claro! Trabajar con personas. Pasé de trabajar para “grandes” marcas y empresas a trabajar con “pequeñas” marcas. Y no hay color. From big to small. Las pequeñas son humanas, son personas, reales, duraderas, auténticas. De hecho, sin las pequeñas no existirían las grandes. Esto se pone bonito. Pero necesito algo más. ¿Qué nos diferencia a empresas y personas? ¡Voilà! Lo tengo. Y empieza por “V”. Son los valores.

Small Data: el poder de las personas

Small Data: el poder de las personas. Genial. Ya tengo título. Seguramente no soy la primera persona a la que se le ocurre lo de “Small Data”. En efecto. Miro en Google. Ricard mira en Google. Compartimos enlaces. Pero no hay que temer nada. Mi enfoque es distinto, habla de humanizar, de dotar a marcas corporativas y empresas de alma. Y eso sólo se consigue con el poder de las personas. Las personas y sus superpoderes. Sin ser muy conscientes, las personas tenemos algo, un driver, que nos convierte en superhéroes… ¿Qué será? Son los valores.

Los superhéroes ya no gastan capa

No. Esa idea de un tipo que vuela o trepa y lleva capa la dejamos para el cine y los cómics. En la vida real los superhéroes no llevan capa. Y muchas veces no sabemos que lo son. El mundo está lleno de personas que han superado obstáculos impensables. Personas corrientes. Viven en tu escalera. Entre tus amigos. Entre tus familiares, tus colegas, tus clientes… Viven dentro de ti. Tienen más aspecto de Woody Allen que de Arnold Schwarzenegger. Y entonces, ¿qué les ha permitido levantar cabeza y tirar hacia adelante? Son los valores.

Las empresas aún no conocen el alcance de ese driver en las personas

Está muy verde. Pocas empresas han comprendido el poder de su gente más allá de sus competencias profesionales básicas. Todavía, en pleno SXXI, llaman “empleados” a sus profesionales. RAE. Empleado = Utilizado, usado, Gastado. Así no vamos a ninguna parte. ¿Dónde está nuestra humanidad? Pero volviendo al meollo de la cuestión. Las empresas tienen gente, y esa gente tiene superpoderes. Lo sé. Pensarás que estoy como una cabra. Y no vas mal del todo.

Estás a pocos segundos de saber qué narices son los superpoderes. Y cómo pueden ayudar a las empresas a multiplicar su fuerza de conexión con sus mercados. Te dejo con el vídeo Small Data: El poder de las personas. Contiene una pequeña historia personal. Estoy muy seguro de que cuando acabes de verlo palparás tu propia espalda en busca de una capa. No busques, son tus valores. 

¡Feliz semana!