Entradas

#TheFollowerObsession ¿Seguidores? ¿fans? ¿contactos? Mejor pocos y buenos

Hoy trato sobre una enfermedad que se está convirtiendo en epidemia: #TheFollowerObsession, o la absurda obsesión por coleccionar seguidores, contactos o fans. Hace unos meses abordé el tema desde otro ángulo en el post Marcar paquete como propuesta de valor ¿funciona?. Ahí me refería a esa absurda costumbre de algunos de colocar su nombre junto a su número de contactos. Por ejemplo, en Linkedin, que supuestamente es una red seria y no debería admitir este tipo de fantochadas, se populariza esta costumbre.

En esta ocasión, quiero darle otro enfoque, mucho más operativo, y que ya viene anunciado en el título:

Mejor pocos y buenos

La grandes preguntas sobre el sentido de nuestra presencia digital las podría listar así:

  • ¿Para qué estamos ahí? ¿qué justifica nuestra presencia?
  • ¿A quién queremos llegar?
  • ¿Con qué objetivos?
  • ¿Con qué propuesta de valor?
  • ¿Con qué mensajes? ¿con qué contenidos?
  • ¿Con qué intensidad de interacción o engagement?
  • ¿Cómo vamos a controlar si logramos los objetivos?

Pronostico que hay pocas personas que se han formulado estas preguntas antes de lanzarse al gran circo de Internet. Y menos aún las que las han respondido y actuado en consecuencia. Sin embargo, es un ejercicio que, a pesar de su complejidad (no nos gusta hacernos preguntas), despeja muchas duda y se muestra eficaz en el desarrollo del área comunicativa nuestra marca personal.

El clásico error: querer llegar a todo el mundo

Si no definimos a quién queremos llegar y con qué propuesta de valor, acumularemos contactos, pero no tendrán más peso estratégico que el de engrosar un número.

De acuerdo, dicen que necesitamos unas comunidades mínimas en las redes sociales para que todo funcione. Yo lo pongo en duda. Si tengo 150 seguidores, y 100 contratan mis servicios o los de la empresa para la que trabajo, ¿para qué necesito 50.000?

Puedo entender que las marcas comerciales necesiten comunidades grandes en productos o servicios B2C de venta masiva. Las personas no, seamos agentes libres o trabajando por cuenta ajena.

La teoría de los 1.000 seguidores verdaderos

Carlos Rebate, en su magnífico libro Influencers, todo lo que quieres saber sobre influencia digital (Empresa Activa, 2017), refiere al artículo de Kevin Kelly (co-fundador de Wired) titulado 1.000 true fans. La teoría de Kelly es que en realidad no necesitamos más de 1.000 fans, entendidos como seguidores verdaderos. Son Brand Advocates, personas dispuestas a compartir, comentar, recomendar y “comprar” lo que hagamos. Y el “comprar” aunque entrecomillado, se refiere literalmente a personas que comprarán y probarán los servicios o productos que ofrezcamos o prescribamos.

Si esto es así, y es así, ¿de dónde viene la obsesión de conseguir seguidores a toda costa?

El marketing de atracción pone las cosas fáciles

El término inbound marketing o marketing de atracción trata de la capacidad de los contenidos de alto valor de invertir el ciclo clásico de la publicidad. En pocas palabras, no es el mensaje el que llega de forma no deseada a nosotros, somos nosotros quienes llegamos al mensaje por la riqueza de su contenido. Contenido de valor, que nos induce cambios, y que a menudo llega por recomendaciones de personas a las que consideramos referentes o creíbles en el campo de actividad del que trate el contenido.

Una lectura recomendable sobre el tema (y gratuita) la encontramos en el ebook de Oscar del Santo y Daniel Álvarez Marketing de atracción 2.0. El marketing de atracción facilita la creación de comunidades de valor. Quizás no sean muy grandes, pero lo importante es que nos ayudará a conseguir de forma meritoria los 1.000 fans verdaderos.

obsesion seguidores redes sociales

Fuente: Shutterstock

Tu comunidad depende de tu modelo de negocio

Muchos se preguntan por qué hay personas con comunidades verdaderas tan grandes. Es sencillo de explicar. Si eres consultor, por cuenta propia o ajena, tu comunidad será pequeña y muy valiosa, y se moverá en un “boca a oreja” de valor que te hará crecer. Si eres periodista presentador de TV tendrás una comunidad ingente, aunque quizás nunca consigas 1.000 fans verdaderos. Si eres conferenciante, escritor de éxito, profesor universitario, es más posible que tus comunidades sean grandes. También si trabajas en el ámbito del marketing digital, donde tus comunidades conectadas te seguirán masivamente.

Si eres ingeniero, trabajas en una industria, y no tienes blog o plataforma de creación de contenidos, tu comunidad será pequeña. Pero puede que sea de más valor que la de un coleccionista de followers.

¿Quieres 100.000 seguidores? Es fácil si tienes a mano £189.99

Aunque hay compañías que ofrecen seguidores a cambio de dinero, ninguna ofrece de momento fans verdaderos. Se trata de bots generados por ordenador, que ya se han sofisticado tanto que hasta te pueden dar likes a publicaciones de forma automatizada. Pero claro, no esperes que te pongan un comentario o que te ofrezcan una colaboración, un trabajo, o participar en un proyecto. Eso no pasará, al menos de momento.

Además, si tienes la tentación de comprar seguidores, existe software de dominio público que te delatará sin piedad. El rotativo La Vanguardia publicaba hace pocos días que Twitter tiene 330 millones de usuarios, de los que un 10% o quizás más son falsos. El Telegraph, por su lado, afirma que el “pack” de 100.000 seguidores está a menos de 200 libras esterlinas. Y también tenemos packs “más creíbles” de 1.000 seguidores por 15€.

Deshazte de falsos seguidores

La revista PC Actual publicaba hace poco un listado de herramientas para 1. conocer que parte de nuestra comunidad es fake y 2. en sus versiones premium, deshacernos a golpe de un solo click de todos los falsos seguidores y quedarnos con lo más parecido a seguidores verdaderos.

  • Twitter Audit > Aquí puedes ver, por ejemplo que el presidente del gobierno español tiene un 34% de usuarios falsos en Twitter, y un porcentaje no determinado de dudosos.

Otras herramientas que recomienda la revista son SocialRank, Social Audit Pro. Me ha gustado especialmente Status People, porqué también te da el porcentaje de seguidores inactivos ¿quién los quiere? Aunque hay muchas herramientas para Twitter e Instagram, para Facebook y otras redes parece que de momento no hay gran cosa.

Hacer las cosas bien, ser persistentes y mirar a medio plazo, el secreto para conseguir pocos pero buenos seguidores

A los amantes de la fugacidad y el cortoplacismo lamento decirles que no hay receta. Para el resto, garantizo que con estrategia clara, paciencia, propuesta sólida de valor, buenos contenidos y una interacción razonable, los mil seguidores reales llegarán. Yo estoy a medio camino, pero satisface ver como poco a poco la cosecha da pequeños frutos.

Concluyendo, cambia #TheFollowerObsession por #RealFanCommunity. Créeme, te irá mejor. Buena semana!

 

PD: Esta semana se presentan dos libros a tener en cuenta: Aprendiendo de los mejores 2, de Francisco Alcaide, que tras superar la barrera de los 30.000 ejemplares vendidos en su primera versión, se atreve con nuevos personajes inspiradores. En otro frente, mi compañero de batallas Jordi Collell ha lanzado (ya disponible en Amazon) Tu start-up personal, una verdadera hoja de ruta para el personal branding. 

Images by Shutterstock.com