Tu no quieres ser una marca blanca

Las matemáticas no engañan. Las marcas blancas o marcas de distribución ya significan el 50% del mercado en muchos sectores.

Os preguntaréis ¿Son necesarias las marcas blancas? Desde un  punto de vista coyuntural podríamos estar de acuerdo en que sí, son necesarias. Pero desde un ángulo de marketing, me atrevo a afirmar que las marcas blancas son la expresión del fracaso de las marcas de autor. Si no lo digo, reviento.

Muchas marcas comerciales no han sabido justificar su valor. Si a eso le añadimos que muchas marcas comerciales fabrican para marcas de distribución, el caos está ya sobre la mesa. Este cocktail asesino ha venido provocado -entre otras cosas- por la linealidad de la comunicación, campañas muy persuasivas a corto plazo, pero con nula proyección emocional de los valores de la marca a largo plazo.

Y las personas, ¿Pueden las personas convertirse en marcas blancas? Sin ninguna duda.

Antes, pasar desapercibido era un valor. En la mili, por ejemplo, destacar por arriba o por abajo era un peligro contrastado. Las personas debían hacer lo correcto, lo pautado, lo establecido. La diferencia no estaba primada.

Pero ahora, uy ahora… Ahora hay que autogestionarse de una manera distinta, más agresiva, muy focalizada. La creatividad es la diferencia. El que no sobresale por algo cae en la espiral del aburrimiento, del vacío, con el riesgo de convertirse en una marca personal blanca. Ponte en Google, googlea tu nombre… ¿No sales?, eres una marca blanca.

Si ese fuera tu caso, te aconsejo una visita al apartado “contacto“. En pocas sesiones podemos darle la vuelta a la situación, destapando esa marca personal potente, única y maravillosa que hay dentro de ti.

Acerca de mí Guillem Recolons

Convencido de que todo deja marca, ayudo a empresas a conectar mejor con sus stakeholders a través de programas de personal branding (gestión de marca personal) y employee advocacy (programas de embajadores internos de marca).

Socio de Integra Personal Branding y de Soymimarca, también colaboro con Ponte en Valor, Brandergizers,, MoreThanLaw, Noema Consulting, AdQualis y Quifer Consultores.

Como docente, participo en el Posgrado en Social Media de UPF y el de la UVIC, en diversos programas en ISDI, ponente en el EMBA de IESE, entre otras. Publicitario colegiado, Master en Marketing. Estudiante del grado de Humanidades.

Mi ADN publicitario viene de 20 años en agencias: Tiempo/BBDO, J.W.T., Bassat Ogilvy, Saatchi & Saatchi, Altraforma y TVLowCost entre otras.

¿Quieres ver mi TEDx talk?

Visita mi Website
Ver todas mis publicaciones
8 comentarios
    • Guillem Recolons
      Guillem Recolons Dice:

      Habéis animado el debate! No discuto que la marca blanca se vende mejor y más barato, y ese es el gran fracaso de las marcas comerciales -que hace 20 años no creían que esto podía pasar-. Si la marca blanca funciona y se vende, aunque sea paradójico, es porque hay una gran marca detrás: Mercadona, Eroski, El Corte Inglés, Alcampo,… Ya lo véis, debajo de cada alfombra siempre hay una marca.

      También estoy de acuerdo con la moderación, especialmente en personal branding. Un “overbranging” será tan negativo como un “subbranding”.

      Os felicito por el blog, pleno de sentido común con trazos de transgresión.

      Responder
  1. mertxe
    mertxe Dice:

    Las marcas de distribución no son mi especialidad y no sabría decirte si para ellas es un fracaso convertirse en marca blanca, pero de lo que si que estoy segura es que convertirte tú mismo en una marca blanca o en una “commoditie” es una pena. Si algo podemos aportar es ese toque que nos hace únicos. Si perdemos eso nos uniformizamos totalmente y perdemos cualquier oportunidad de generar un valor especial.

    Responder
    • Guillem Recolons
      Guillem Recolons Dice:

      De eso se trata Mertxe, de evitar la uniformización. Y tu sabes que aportar el toque que nos hace únicos no es tan difícil. Todos tenemos algo especial, sólo hay que sacarlo.
      Gracias por escribir

      Responder
  2. juansimo
    juansimo Dice:

    Yo no niego que las marcas blancas o marcas de distribución ya significan el 50% del mercado en muchos sectores. Pero también es cierto que muchos de los consumidores las compramos a disgusto.

    Responder
  3. Guillem Recolons
    Guillem Recolons Dice:

    Comprar a disgusto una marca blanca es el colmo de la desafección de las grandes marcas comerciales, que no saben encontrar discursos para invertir la tendencia “blanca”. Gracias por escribir

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Información básica sobre protección de datos

Responsable » Guillem Recolons Argenter

Finalidad » Gestión de dudas y servicios a cliente

Legitimación » Consentimiento del interesado

Derechos » Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

Información adicional » Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web guillemrecolons.com